Archivos para el tag ‘encuesta’

El clarinazo final del zoidismo

Carlos Navarro Antolín | 24 de abril de 2016 a las 5:00

barometro1
Sitúense. Finales de abril de 2015. La ciudad duerme la resaca de las fiestas mayores. En los brillantes sebagos del alcalde hay leves recuerdos de albero. Aún suena el eco del balance oficial de la Feria, que pregona un aumento de visitantes. Se trata de un éxito de perfil bajo que no sirve para cesar el debate reabierto sobre la seguridad en la Madrugada, una noche que quedó desarbolada en varios puntos del centro y con un intento absurdo del gobierno por anestesiar los efectos. La verdad de cuanto ocurrió (una cofradía literalmente arrollada y otra afectada) emergió con fuerza dejando en evidencia la bajada de guardia de los responsables públicos. En los pasillos del Ayuntamiento se piensa en clave electoral. Queda menos de un mes para que el gobierno con mayor apoyo de la historia de la democracia (20 concejales)se someta a la consideración de los ciudadanos. Zoido sabe que es imposible repetir el resultado. Todo gobierno sufre un desgaste mínimo. Gobernar es apostar, priorizar, tomar decisiones que benefician unos intereses y orillan otros. El PP estima que hay margen suficiente como para retener el gobierno. Además, la mayoría absoluta se ha abaratado de 17 a 16 concejales por la pérdida de población. Sólo un batacazo mandaría al centro-derecha a la oposición. Y hasta cabría especular con en el apoyo de Ciudadanos.

El teléfono suena en la Alcaldía. “Jefe, tenemos ya la última encuesta. Se ha hecho justo después de la Feria”. Se trata de un documento de 44 páginas basado en 400 entrevistas efectuadas entre el 19 de abril y el 4 de mayo con la coartada de obtener información de los ciudadanos para mejorar los servicios municipales. Los sondeos previos, similares al que comentamos, advertían ya un deterioro de la imagen del gobierno. Pero el último es ya un verdadero clarinazo que augura un cambio de pontificado, un giro radical al gobierno de la ciudad. Lo de menos es la opinión sobre los autobuses de Tussam, donde entonces reina la paz social gracias a uno de los escasos gerentes que funciona. La clave son las conclusiones del capítulo denominado La vida en Sevilla. No se pregunta por la intención de voto, lo cual hubiera sido tan burdo como reprobable, pero sí por la evolución de la ciudad en los últimos cuatro años, período de Zoido. Un 45,8% sentencia que Sevilla sigue igual. Y un 37,8% sentencia que la ciudad no ha mejorado en nada. Peor aún es que en los distritos Macarena, Norte y Este, los registros son malos o muy malos. Yeso es preocupante al concentrar el Este un porcentaje muy elevado del voto prestado a Zoido cuatro años antes. Sólo en el Centro, distrito poco poblado, obtiene el todavía alcalde un resultado favorable a sus intereses. El sondeo es el clarinazo final al que, por supuesto, se pone sordina interna. La verdad sobre la Madrugada emergió en horas. Aquel documento se quedó en el cajón, como las motas de albero en los sebago, recuerdos de los días felices. La encuesta no pregunta por España ni por Rajoy. El batacazo se produjo. El PP perdió 60.000 votos. El sondeo no se equivocó. Pero alguien dijo y sigue hoy pensando que la culpa fue de Rajoy. Los autobuses siguen funcionando. La Madrugada se ha arreglado. Y quién sabe si Rajoy, al final, hasta se salva. barometro2
barometro3
barometro4

El traje talismán de Benito Navarrete

Carlos Navarro Antolín | 20 de octubre de 2014 a las 14:09

reportaje
Calladito se lo tenía la derecha local. Como un secreto de Fátima no revelado, como la receta de los 20 concejales que sólo se la sabe el druida Martínez-Vares, como el manual de instrucciones de dar marcha atrás en tantos proyectos anunciados y devueltos al corral al tercer silbido de los vecinos. Nadie dice nada, pero nos hemos dado cuenta de la gran baza de Zoido para seguir en el machito. ¿La encuesta que le da cinco concejales a Juan Espadas? No, hombre, no. ¿La encuesta que colocaría al cura Chamizo de alcalde con apoyo de los concejales del PSOE que van a caber en un taxi? Tampoco. Los de Podemos, Ganemos y Cobremos aún no se han dado cuenta de que Chamizo sigue siendo cura, que lleva dentro un pedazo de sacerdote de los que ponen de los nervios a la actual curia de frío y clergyman. Chamizo no huele a oveja del Pastor argentino, huele a Podemos de Pablo Iglesias que espanta. Y ojo al cura de la barba -que nunca besaría Soledad Becerril- porque es más largo que un viaje a Almería por carretera, que cuando Podemos sólo era un lema para ganar la Eurocopa, ya estaba largando en el Parlamento aquello de la gente está de todos ustedes, señores diputados, hasta donde pone Toledo.
El secreto mejor guardado de Zoido es su talismán: el traje de raya diplomática de Benito Navarrete, el principal asesor de temas culturales de este gobierno. Cuando arrecian las críticas a la gestión plana, de balance inmaterial, sin proyectos estrella y sin imaginación para suplir las carencias de presupuesto, Zoido tira del freno de emergencia de la locomotora que conduce directamente a la oposición, para el tren y, hala, a presentar una de esas exposiciones de brillo que dan un poquito de lustre a este gobierno. Porque al margen de las cuentas saneadas gracias a Doña Fley, ya me dirán ustedes cuál es el principal estandarte de la gestión de Zoido. Pues está clarísimo: el traje de Benito Navarrete, con sus rayas bien separadas a lo Dick Tracy, rayas como filas de nazarenos de ruán trazadas con tiralíneas, rayas que son el símbolo del éxito. ¿No tenía Del Valle sus baches, Soledad su escoba de oro, Alfredo sus viajes y Torrijos sus mariscos? Pues Zoido tiene los trajes de Navarrete, que con el don en el nombre de pila es provincia de Badajoz. Buenos días, señor Navarrete le paso una llamada del alcalde.
-¿Benito? Saca el traje y vamos a inaugurar algo, hijo mío, que me están dando la del tigre.
Y Benito monta la muestra de aquellos vestidos pomposos de Zurbarán para que el alcalde presuma ante las ministras, organiza el simposium de los cuadros de Velázquez para que el Salón Colón descanse un poco de los “¡Virsheee!” de Pepa Medrano arreando estopa al delegado de Urbanismo, restaura cuadros de propiedad municipal eclipsados por la negrura del paso del tiempo y hasta da la idea de hacer el mapping navideño. Navarrete, que parece sacado de un vaciado del San Bruno de Montañés, es de los pocos que da alegrías al jefe. Y hasta adelanta dinero de su bolsillo para asegurar que las obras de arte que ha pedido prestadas sean expuestas en perfectas condiciones de mantenimiento, lo hace sin titubeos, hartito de esperar la lenta burocracia municipal por la que hay que rellenar siete cuartillas para conseguir un paquete de folios. Ya verán ustedes cómo el alcalde saca a Benito muchas veces de aquí a mayo. Y nos vamos a hartar de ver el traje talismán con sus rayas perfectas, que no las mejora ni la gubia de Montañés.

El beltranómetro y el cementerio

Carlos Navarro Antolín | 31 de julio de 2012 a las 19:07

El gobierno ha presentado el ‘Barómetro de Percepción sobre los servicios prestados por el Ayuntamiento de Sevilla‘, donde el PSOE ha echado los perros a la pantorrilla del delegado de Participación Ciudadana, Beltrán Pérez, por haber incluido preguntas políticas en una encuesta sobre el funcionamiento de los servicios municipales. Más que un barómetro, el estudio es un beltranómetro. El concejal ha castigado a la prensa con la lectura de las estadísticas durante más de una hora y cuarto en el crematorio del Laredo, donde la delegada de Hacienda no arregla el aire acondicionado porque tiene a los informadores como conejillos de Indias probando un nuevo modelo de sauna. A lo que íbamos. La lectura de la guía telefónica presenta una trama mucho más interesante que el beltranómetro de marras. Menos mal que cuando el sopor se adueñaba de los sufridos informadores profesionales, Beltrán Pérez se reveló como el mesías del Laredo y reveló la buena nueva ganándose los titulares del día. Paren las máquinas porque la que viene es buena: “Estas encuestas son tan útiles como herramientas de trabajo para el gobierno, para la oposición y para todos los vecinos que el próximo año incluiremos el cementerio en las preguntas de valoración de los servicios municipales”. ¡Esa se le ha ido al PSOE! Toma nota Antoniomuñoz, que ya te veías con las dos orejas dando la vuelta al ruedo antes de las vacaciones. La clave no estaba en preguntar si la gente conoce a Espadas.

-¿A quién dice usted?

La clave estaba en que la derecha despiadada reconoce que se le olvidó el cementerio entre los servicios municipales. Penitencia, Beltrán, penitencia… Ya estamos el año que viene oyendo la grabación de la señorita del teléfono preguntándole al vecino de Bami: “¿Usted cree que con Zoido funciona bien el cementerio? Valóreme del 0 al 10, siendo 0 muy mal y 10 muy bien”. Y aprovechando el viaje del cementerio, adonde te lleva la línea 10 de Tussam la mar de fresquito, le colamos las preguntas políticas para crispar a los chicos del palomar socialista. “De entre sus amistades que la han palmado en el último año, ¿qué político del Ayuntamiento gozaba de mayor simpatía: Juan Ignacio Zoido, Juan Espadas o Antonio Rodrigo Torrijos?” “¿Usted cree que vivir en Sevilla es como estar en el paraíso? Valóreme del 0 al 10, siendo cero el infierno, cinco ni carne ni pescado y diez el nirvana soñado con acceso al centro en coche por todas las calles” “¿Se siente usted más cerca del cielo gracias a la Torre Pelli que el gobierno local ha defendido con éxito ante la Unesco?”
No me pierdo la próxima edición del beltranómetro, hasta he reservado ya el ejemplar en el quiosco de cabecera. Teniendo el crematorio en el mismísimo Laredo, no extraña que el gobierno se preocupe ahora del cementerio. El camposanto es un asunto transversal que nos afecta a todos. Y con lo que le gusta al socialismo la transversalidad, se le había escapado el toro vivo.

Viera en el Blanca Paloma

Carlos Navarro Antolín | 18 de marzo de 2011 a las 19:06

viera2

Mesa para tres en el Blanca Paloma, restaurante de la calle San Jacinto. Triana, ese barrio. Triana, esa agrupación. Triana, cuna del susanismo. Mediodía del viernes. En el Ayuntamiento hay gresca, un concejal zafio de IU insulta a un periodista, al que dedica el calificativo de txakurra, perro en vasco. Mientras, en el arrabal, ay el arrabal, se habla en privado de una macroencuesta encargada por el PSOE. Dicen que “supera las dos mil muestras”. El establecimiento tiene entre sus especialidades el arroz en distintas variedades. Los tres comensales disfrutan de la sobremesa. Bueno, disfrutar, lo que se dice disfrutar, tal vez no lo hagan, pero hacen como si disfrutaran. Son José Antonio Viera, secretario general del PSOE de Sevilla, y Ramón Díaz. Se oyen alusiones a la encuesta que atribuye 18 concejales al PP, al candidato, a una sangría de votos en los distritos Macarena y Macarena Norte y a la necesidad de reactivar al personal de los distritos. En la mesa también está una mujer que nadie sabe identificar, pero de la que se asegura que es militante de la agrupación Macarena. En las guías se dice que el Blanca Paloma es un restaurante caro, pero de calidad…