Archivos para el tag ‘ERE’

La selva de Mercasevilla

Carlos Navarro Antolín | 12 de septiembre de 2013 a las 5:00

serrano

Ni el desprestigio de la clase política, ganado tacita a tacita por los interesados, ni el drama de quienes ven de cerca ya el final del precipicio que conduce al desempleo, pueden justificar atrocidades como desear la muerte de la hija de un cargo público, ni tildar de asesino al concejal que preside una compañía en vías prácticamente de liquidación, imputándole la muerte de varios empleados por la angustia súbita que le habría provocado el despido de familiares directos que también trabajaban en ella. La sociedad Mercasevilla lleva ya tiempo instalada en un agujero negro, en el todo vale y en un paisaje de incendios que denuncian los mismos que los provocan. En su lenta agonía de ERES fraudulentos, ERES legales, concursos irregulares de concesión de suelos, mariscadas y otros episodios, parece que hay quien está dispuesto a morir matando, a abrir la barra libre de tropelías y a revestirse de la supuesta legitimidad que concedería el verse en la cuerda floja laboral. El presidente de un comité de empresa no puede avalar las graves injurias que se han lanzado contra el concejal Gregorio Serrano en las redes sociales, salvo que sea rehén de sectores radicales, se haya quitado definitivamente la careta o se haya tirado a las barricadas morales. La lucha sindical ofrece amplios márgenes para hacer valer las reivindicaciones con la mayor contundencia, sin necesidad de violar el hogar familiar, ni de mentar a los hijos, ni de tratar de justificar lo injustificable. Es la diferencia que hay entre una sociedad democrática y una selva. Y en Mercasevilla hace tiempo que algunos se escaparon del zoo.

Zoido, de visita pastoral

Carlos Navarro Antolín | 9 de septiembre de 2013 a las 21:50

COLEGIO9.JPG
A un torero de corte filosófico, con algo de Séneca, le preguntaron la razón por la que se vestía de luces.

-Porque es lo que sé hacer.

Zoido se ha ido a visitar un colegio por cada distrito en las vísperas oficiales del curso escolar, decimos oficiales porque cada colegio comienza ya un día distinto, que si el 2, que si el 8, que si el 9… Hace años que esto del curso escolar está como la Semana Santa, que no se sabe ya cuándo empieza, ni cuándo acaba, pero sí se sabe siempre cómo: pasada por agua. Pues los colegios, igual. ¿Cómo empiezan el curso los colegios? En obras. Algunos colegios siempre están como la A-49: en obras. Trabajando para usted, dice el tío del cartel. Y habrá que darle las gracias. Pues Zoido se ha ido a hacer el tour del pupitre. O más bien cabría decir que Zoido ha hecho de Zoido. Porque el tour del pupitre es un calco de su último día de campaña en mayo de 2011, cuando visitó los once distritos, como el obispo cuando hace la visita pastoral a cada parroquia y revisa los libros, las cuentas y el estado del inmueble. Se ve llegar a Zoido a Triana y aparece el concejal de turno, Curro Pérez, cual vicario en la puerta del templo que le recibe, besa su pastoral anillo y le cede la casulla del poder. Llega al frente ruso de Bellavista y ya está esperándole en sus dominios Rafael Belmonte, que cumple a rajatabla con el lema Otra Bellavista es posible, con su traje a lo Florentino Pérez, siempre de colores oscuros. Así, uno tras otro, hasta completar los once distritos con sus once alcaldes de barrio. Hay que ver lo que se parece el modelo de gobierno de Zoido al del cardenal Amigo. Ni vicealcaldes, ni obispos auxiliares, sino delegados de distrito y vicarios de zona.

-Oiga, ¿y Gregorio Serrano no tiene a su cargo ningún colegio? Lo digo porque este hombre tiene de todo.

-Serrano es como un canónigo por lo civil. Y no interrumpa usted más.

Este Zoido del pupitre aparece entre los profesores, los padres y la chiquillería con el semblante recuperado, como si le hubiera retornado la color, después de esos días de cuello duro en el Parlamento Andaluz donde le ha tocado la incómoda briega de la sesión de investidura de Susana Díaz, de esos discursos largos como homilías, de hartarse de verse rebautizado en los telediarios como ‘José Ignacio’ Zoido, mientras Juan Espadas se hartaba de difundir listados de colegios en obras y de removerle el gallinero local con ruedas de prensa de cuarenta minutos que parecen funciones principales de instituto. Lo de Zoido en las Cinco Llagas el otro día tuvo mucho de Emilio Muñoz en las arenas (Javier) de la plaza de Bilbao, cuando se sacudió las zapatillas y se fue para no volver después de una sonora pitada tras matar el toro. Si Zoido pudiera, hace tiempo que se hubiera sacudido los sebago, hubiera aplicado el ya estoy yo en mi casa y le hubiera dicho a la Cospedal el ahí te quedas con Carlos Rojas que se dejó el toro vivo de los ERE. El alcalde ha cogido este septiembre como el alumno que necesita recuperar. En un día, todo el temario. En una jornada, once distritos. Como en mayo de 2011. Zoido hace de Zoido. Como el torero: porque es lo que sabe hacer. Y lo del PP de Andalucía que lo sigan arreglando desde Madrid. Vaya tropa la de Génova… No la superan ni las víboras del COI.

-¿Lo de la víbora lo ha dicho usted precisamente hoy por algo?

Siempre nos quedará salir de beduino

Carlos Navarro Antolín | 26 de septiembre de 2012 a las 11:53

A mamporros se las gastaban en las puertas del Congreso cuando en Cataluña aprovechan el perro flaco del Estado como cuando uno con turbante aprovechó la debilidad de aquel que murió en la cama. Los periódicos traen las portadas más apretadas de temas candentes que los nazarenos del Gran Poder. No hay sitio para tanto titular de letras gruesas. Pero la mejor noticia, la más impactante, la que más hondo llega no es la del arte de hacerse el sueco de los dos que cabalgan juntos todavía cuando se trata de los ERE, porque otra cosa ya no hacen juntos, que eso de ir al cine los domingos por la tarde está más acabado que la tónica Finley. El mejor titular de esta España en quiebra es demoledor: se abre el plazo de solicitud para salir de beduino en la cabalgata de un Ateneo que se fractura a plazos. Los parisinos seguían paseando y yendo al teatro con absoluta y pasmosa normalidad cuando ya se oían los motores de los tanques de los nazis a punto de tomar sus calles, según cuenta Chaves (el bueno, no el sueco). Pues aquí abren el plazo en septiembre para salir de beduino en enero, con la misma antelación que cuando había oposiciones a la administración pública. Que no falten beduinos en la Navidad sin paga extra. Unos se hacen el sueco con los ERE y otros ya hacen cola para salir de beduino. Escapismo, dicen. Cada cual se escapa de lo suyo. Y ya no se oye aquello de qué hay de lo mío. Quizás porque no hay nada. Ya lo dijo el abogado al cliente enrejado: “Lo tuyo va bien, pero si puedes te escapas”. Y se puso en la cola de los beduinos.