Archivos para el tag ‘Felipe González’

Rajoy hace un ‘ya si eso’

Carlos Navarro Antolín | 9 de abril de 2017 a las 5:00

 

EL tío de la mochila dice que Rajoy no viene el día 20 de abril a la conmemoración del XXV aniversario de la Expo’92.El tío de la mochila es Jorge Moragas, ese señor del pelazo que siempre va detrás del presidente cuando el gallego sale del pleno del Congreso de los Diputados para montarse con rapidez en el coche blindado que aguarda al ralentí en la calle Floridablanca. Moragas es el hombre que habla en nombre de Rajoy, el mismo que, por cierto, usa su enorme influencia para colocar en la ejecutiva del PP andaluz a su gran protegida, Tita Astolfi. Moragas anuncia por carta que Rajoy acepta formar parte del comité de honor de los actos de las bodas de plata de la Muestra Universal, pero que la “complicada agenda institucional y política” del presidente del gobierno le impedirán estar en Sevilla el día 20. En realidad dice que Rajoy aún no puede comprometerse. No dice que no, tampoco dice que sí. Rajoy, a través de su vicario, hace un ya si eso. Todos sabemos que cuando se acepta formar parte de un comité de honor es porque no se va a poner un pie en el sitio adecuado en la hora y el día indicados. Rajoy pasa de estar en Sevilla el día 20 para recordar la gran obra de Felipe González en Sevilla, una ciudad que sigue pagando en los presupuestos estatales (y autonómicos) la gran inversión que recibió con motivo de aquellos fastos. Pareciera que los sevillanos tenemos que seguir pidiendo perdón por el 92, cosa que no ocurre en Barcelona. Pareciera que a nuestras provincias vecinas hay que seguir compensándolas por el “privilegio” del que disfrutamos hace 25 años, no justificado por el peso de la Historia, sino por el dedo de un presidente sevillano que, menos mal, nos dio el AVE los primeros, porque de lo contrario, viendo nuestro potencial y nuestras capacidades de reivindicación, estaríamos aún como los gallegos y vascos: sin oler la alta velocidad.

Ya si eso vendrá Rajoy. O no. El presidente, ya si eso, irá mejor a Barcelona cuando toque recordar los Juegos Olímpicos –“Los mejores de la era moderna”, que dijo Samaranch– o como fue el otro día a anunciar los millones en inversiones que soltará el Estado en 2017 para asegurar la unidad nacional. Ola cohesión. O el equilibrio. O como se diga en el código políticamente correcto de turno. Moragas juega al equilibrio epistolar. Nos suelta un me alegro de verte bueno y a ver si un día nos vemos, al estilo Arenas (Javié), al estilo de Zoido, al estilo andaluz (Este no es tu referéndum). Primero pone el algodón de reconocer la importancia que tuvo la Expo, “que marcó un antes y un después en la ciudad y en la proyección internacional de España”.

–¿Eso lo ha escrito Moragas él solito?
–Han debido ayudarle.

Y después nos coloca la aguja del ya si eso. Ya si eso lo llamaremos si podemos “acompañarle”. Ve yendo tú que ya veré quiénes van y cómo está el PSOE andaluz para entonces. Los reyes eméritos estarán el día 20 en el monasterio de Santa María de las Cuevas para abrir con solemnidad los actos conmemorativos. Pero Rajoy recula. Moragas felicita al alcalde al final de la carta por la celebración de la efeméride. Eso sí que es sevillano. Me recuerda al que felicitó a un pintor en voz alta por la calle Cuna por el “pedazo de cartel” que había hecho, a pesar de que la obra de arte no se había presentado aún. Ojana se llama. Las frases hechas las carga el maligno. A Moragas se le ha olvidado escribir que el Gobierno de España está seguro de que el ministro Zoido sí que se pasará por el acto. Para eso está Zoido, ¿o no? Para presentar libros en el Colegio de Abogados o planes de seguridad del pequeño comercio, o para asistir a inauguraciones de rascacielos y pregones de Semana Santa. Por eso dicen ya con guasa (que no falte) que el de Fregenal de la Sierra es el “ministro laborista” del ejecutivo del PP. Porque se dedica a sus labores. A sus labores en Sevilla.

La verdad es que mejor que contar con Rajoy el 20 de abril en la Cartuja, mucho mejor sería contar con los millones necesarios en el Presupuesto de 2017 para la construcción, por fin, de los túneles que requiere la SE-40 en el Aljarafe. Opara la gran reforma pendiente del Museo de Bellas Artes. O para la red ferroviaria de Cercanías. O para esas comisarías de las que se habla desde los tiempos del socialista Monteseirín como alcalde. Pero decir estas cosas un Domingo de Ramos en Sevilla es como colocarle el silenciador al discurso. Qué más da. Todos esos proyectos vitales para la ciudad bien merecen un ya si eso. Al estilo Moragas. En la Expo al final hizo mucho calor. Quizás podría venir Moragas al acto como director del gabinete del presidente y organizar esa noche un cotarro flamenco, como hizo con ocasión del congreso pepero que hubo en Fibes no hace muchos años. Qué noche aquella, Jorge. Ya si eso la contamos otro día que el coche espera hoy al ralentí y no conviene emitir más gases en Floridablanca.

Los olvidos de Zoido en Bruselas

Carlos Navarro Antolín | 9 de julio de 2013 a las 21:12


Zoido se ha ido a Bruselas a promocionar Sevilla como destino turístico. Allí ha pronunciado un discurso rico en referencias a grandes personajes y que ha resultado como las homilías de monseñor Asenjo, que siempre nos suenan, oiga. Esto lo he oído yo en otra iglesia, esto lo he oído yo en un Pleno municipal. Hay discursos que son un ejercicio para la mente, como los crucigramas de los domingos. Discursos que son la versión en papel de los moros de Queipo, discursos de cortar, pegar y largar. Los mismos moros, las mismas referencias. Zoido habló nada menos que de Trajano, Adriano y Julio César. ¿Recuerdan cuando Rojas-Marcos se fabricó un vídeo en la campaña del 99 en el que el mismísimo Alejandro entablaba un diálogo con el Julio César de la Alameda de Hércules? Alejandro se subió a la columna y se puso a la altura de quien amuralló la ciudad antes de que hubiera carriles bici. Enseguía don Julio iba ahora a poner una muralla habiendo comisión de patrimonio, veladores como botellines de la Cruzcampo e inspectores de disciplina urbanística buscando perras para la caja municipal. Zoido citó también a los visigodos, que ya se sabe lo importante que fueron los visigodos para Sevilla, tanto que los turistas alemanes se hartan de preguntar por la Sevilla de los visigodos; a Almutamid, que tiene nombre de restaurante de la Gran Plaza; San Isidoro y San Leandro, San Fernando, Velázquez, Murillo, Bécquer, Machado… Hasta refirió a Felipe González entre los sevillanos con talento y excelencia, con lo que le escuece a Javier Arenas (Javié, para el alcalde) que su ahijado político le dé pista al ex presidente socialista. Punto de mala uva ahora que a Javié no le llega la camisa de Javier Sobrino al cuello a cuenta de ese tesorero que tiene hechuras de portero de discoteca cara. Con el discurso de Zoido nos llevamos un chasco porque el alcalde no citó a José Manuel Soto como atractivo de la ciudad, pese a que hace poco le concedió la medalla por ser un “exponente de la canción ligera”, según decía la nota oficial. ¡Rabos de pasa para el alcalde! Tampoco citó a Los del Río, que también recibieron la medalla el pasado mayo, por el “enorme impacto” que le dieron a la ciudad con la canción Macarena. Esa canción a la que siempre sigue el ¡aaaaaaaaaaaay! que recuerda a los que suelta la concejal socialista Encarna Martínez en los Plenos cuando pilla al portavoz del PP en un renuncio: “¡Aaaaaaaaaaaaaaay, señor Bueno, aaaaaaaaay!” Y en esos momentos es cuando el Pleno coge altura, entra en nivel de verdad, pero un nivel de Castelar y Cánovas del Castillo revestidos de maceros. Pues eso, nosotros soltamos nuestro particular ¡aaaaaaaaaaaay! por los olvidos del alcalde en Bruselas. Zoido tampoco citó a los simpáticos jóvenes de Siempre Así, que tengan la edad que tengan siempre son jóvenes, ¿verdad? Y no dijo nada de la ciudad de los 10.000 veladores. Si queremos fomentar Sevilla como destino de más de dos pernoctaciones hay que procurar que la gente tome asiento, que el personal se sienta a gusto en cualquiera de los bares, mejor que mejor si son del Grupo La Raza. Si hace falta se dice aquello del “¡se sienten, coño!” Que para eso tenemos Argote de Molina plagada de mesas, sillas y de esos aspersores que le remojan el pelo gratis total como esos urinarios de Japón que le dejan la mar de fresquita esa parte del cuerpo que está algo más abajo. Y para eso tenemos una Avenida de la Buhaira convertida en gran terraza para sentarse, en la que sólo falta que los señores del Registro de la Propiedad también pongan veladores. ¿Y de los gin tonic? Pues tampoco dijo nada el alcalde en Bruselas sobre Sevilla como ciudad de los Gin Tonic. Mucho hablar los denominados operadores turísticos de lo bien que va Sevilla como destino del turismo gay, como destino de los reyes magos en verano y como destino de alto nivel cultural con esas santas de Zurbarán del gran Benito Navarrete, pero ni mú del gin tonic. ¿Acaso no hemos inventado Ginebralia los sevillanos? Yo digo aquí como la concejal Encarna Martínez: “Aaaaaaaaaaaay, señor Zoido, que ha tenido usted muchos olvidos” Y lo remato con media verónica: “¡Aaaaaaaaaaay!”

IU se empequeñece

Carlos Navarro Antolín | 15 de mayo de 2012 a las 22:25

Hay quienes son especialistas en instalarse en la queja como hay quienes se abonan con verdadero entusiasmo a las maniobras de automarginación. Sólo hay que leer el comunicado de IU en el que motiva su rechazo a la concesión del título de Hijo Predilecto a Felipe González para tener un buen ejemplo. Es evidente que en los años de felipismo hubo casos de corrupción, asuntos de especial gravedad y errores de todo tipo. Los años de gobierno de cualquier partido son un baúl en el que cabe de casi todo, como el bombo de la ropa sucia donde siempre caben más prendas. Nadie puede discutir que los sevillanos se montan en AVE quince años antes que los catalanes gracias a FG. Sólo por este motivo cabría honrar en su ciudad a quien lo hizo posible. La altura de miras es precisamente eso. Saber ver más allá, apreciar desde lo alto, tener perspectiva, dejar al lado las aristas para extraer lo bueno que hubo en favor del interés general de una ciudad que jamás había vivido un ciclo inversor como el de aquellos años previos a la Expo. Una lección universal es saber reconocer el mérito donde lo haya. Lo contrario es cicatería. Y Sevilla sabe bien lo que es la cicatería porque lleva veinte años pagando la factura de aquellos años en los presupuestos de las administraciones competentes (Estado y Junta). IU se empequeñece aún más al no apoyar el reconocimiento a FG. Se coloca en el rincón. Se autoexcluye en discursos trasnochados. Se apunta a la política de consumo interno desde la que se aprietan las filas pero nunca se crece. Zoido ha estado especialmente hábil en esta ocasión. Y eso ha irritado a los cicateros.

FG predilecto: gana la política

Carlos Navarro Antolín | 11 de mayo de 2012 a las 13:58

Era otoño de 2011 en aquel café de la Avenida cuando Juan Espadas frunció el ceño al intuir la posibilidad de que fuera un alcalde del PP quien lograra que Felipe González, por fin, fuera Hijo Predilecto de la Ciudad. Y era 2007 cuando a Monteseirín le falló el PP de Zoido en su segundo intento por conseguir este objetivo. Al alcalde socialista le habían negado sus apoyos en un primer intento el PA de los hermanos Villar y el PP de Raynaud conjuntamente y en otra ocasión posterior le salió rana IU, su socio de gobierno. Las vueltas que da la política: Zoido le entregará el título a FG, una distinción solicitada oficialmente el pasado abril por el PSOE de Espadas. Al final gana la política. Esa misma política que dejó sin honores civiles en vida a Francisco Morales Padrón. Con FG ha habido tiempo de hacer lo que se debe. Con Morales Padrón se ha llegado tarde.
Al final, un alcalde del PP honrará a Felipe González después de 12 años de alcalde socialista, de los que ocho lo fueron de “gobierno de progreso”. Y ya se sabe que lo que cuenta es la foto. Y llegar a tiempo.

Honores para FG y las Hermanas de la Cruz

Carlos Navarro Antolín | 5 de mayo de 2012 a las 5:00

El alcalde está decidido a honrar a Felipe el próximo 30 de mayo. Eso está cada vez más claro. Ytrabaja ya en su propuesta sorpresa: el homenaje que muchos consideran que la ciudad tiene pendiente a las Hermanas de la Cruz. Su duda es si conceder el título de Hija Predilecta a Sor Ángela, fundadora de la compañía y a la que la ciudad tiene ya de por sí en la más alta predilección, o a la congregación religiosa como institución. De eso se habló en la junta de gobierno del jueves. La verdad es que Zoido lleva tres años, desde sus tiempos en la oposición, con la idea de reconocer públicamente la labor de las monjas. Y quiere que sea en su primer 30 de mayo como alcalde. Sabe que nadie le va a negar los apoyos.
El PSOE presentó ayer su propuesta de honrar a quienes hicieron posible la Exposición Universal de 1992. El PP la avaló con sus 20 votos. En total, 31. Los dos concejales de IU se abstuvieron. Según matizó Torrijos, la de su grupo era una “abstención crítica”, pues entiende que no todo lo que ocurrió en la Cartuja fue brillante, que en la moción no se reconoce la labor de los trabajadores extranjeros –entre ellos citó a los marroquíes– y que el 92 terminó dando rienda suelta a la especulación. Por todo esto, IU ni votó a favor ni en contra. También trascendió en los pasillos que Torrijos había expresado en la junta de portavoces que no le hacía gracia que el PSOE incluyera en su propuesta un reconocimiento expreso a la labor de los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado. La cicatería de IU debe tener origen en aquello tan rancio de que los policías y guardias civiles son fuerzas represoras, porque de otra manera no se entiende –y ya costaría– que no se comparta el texto amable planteado por el PSOE.
El caso es que los dos grandes partidos respaldaron una moción que hace mención particular a la necesidad de ”agradecer y reconocer” la labor de quien fue presidente de la sociedad estatal, el ingeniero montañés Jacinto Pellón, una suerte de rehabilitación en formato oficial y en el Salón Colón a falta de haberle dado un homenaje en vida.
En cuanto a la figura del ex presidente del Gobierno, los socialistas no incluyeron en la moción la petición del título de Hijo Predilecto de la Ciudad, pese a que Juan Espadas la abanderó pocos días antes de la Feria con vistas a la celebración del próximo Día de Sevilla. Al parecer, el alcalde, Juan Ignacio Zoido, ya ha citado al portavoz socialista la semana próxima para consensuar los nombramientos. Ahí le hablará de las Hermanas de la Cruz. Los socialistas entienden que el camino para honrar a FG en su ciudad natal quedaría allanado por dos motivos: Zoido no ha tenido reparos en elogiar –y mucho– al ex presidente andaluz y ayer no hubo ninguna fisura por parte del PPpara avalar una moción en la que se citaba a González como responsable de los nombramientos de comisarios de la Expo como Manuel Olivencia y Emilio Casinello.
Un Pleno extraordinario previsto para el 14 de mayo servirá para aprobar la concesión de los títulos y medallas, además de para otras cuestiones más áridas relacionadas con el plan de ajuste. La clave está en que FG exigió en su día la unanimidad de las fuerzas políticas para recoger el título honorífico, por lo que serían necesarios los dos votos de IU, una tarea para la que los socialistas no consideran que deba haber muchos problemas tras el recién estrenado pacto de gobierno en Andalucía entre las dos formaciones de izquierdas. Si hay algún momento en que la relación entre el PSOE e IU tenga de fondo una melodía celestial es precisamente este mayo mariano (Rajoy). Y con Zoido pregonando las virtudes de Felipe, todo apunta a la conjunción planetaria que hará posible la concesión de un título que por tres veces intentó Monteseirín y por tres veces fracasó. En Valladolid, por cierto, no se han planteado aún honrar a José María Aznar. Será porque ni impulso una Expo, ni un AVE.
El Pleno de ayer fue el atrasado de abril, que se ha celebrado en mayo como ocurre tantas veces con la propia Feria. Entró el defensor del ciudadano, José Barranca, y los trece concejales de la oposición le hicieron disciplinadamente el fuera de juego. Detalle feo el de negarse a debatir y cuestionar los contenidos de la memoria de un año de trabajo en el foro donde debe hacerse. A esta práctica le llaman ya el barranquismo, porque tiene sus riesgos. Los dos portavoces de la oposición hablaron en los pasillos con la prensa de aquello que no quisieron exponer en el Pleno, cual cofrades de a pie que largan en las barras de tabernas lo que no dicen en un cabildo.
Torrijos no tardó ni dos minutos en sacar pecho y jactarse de la influencia que tendrá ante la Consejería de Obras Públicas controlada por IU para tumbar los proyectos urbanísticos del gobierno local. Tuvo un lapsus cuando se referió al PP en los siguientes términos: “Ustedes ya están en el gobierno de la nación yya están en la Junta”. Eso se llama tener todavía interiorizada las encuestas, o no respetar el luto de casa ajena. El presidente del Pleno, señor Landa, se atragantó con los cacahuetes. Pidió disculpas. Anduvo de maripandi con los dos grupos de la oposición a cuenta de una propuesta de su competencia: la solicitud de adhesión de Sevilla a la red de ciudades en pro del transporte espacial europeo, que se dice pronto. Por cierto, que en los pasillos del Ayuntamiento también se comentó que Landa tiene ya cerrado con los sindicatos la designación de una presidenta para el Consejo Económico y Social, donde sigue por el momento el socialista Luis Ángel Hierro. ¿Será por fin la profesora Pablo-Romero? El PSOE tiene ya claro que tendrá como representante en este organismo al economista Guillermo Sierra y que su sustituto será José Roales, de Cepes.

Y honrarás a Felipe…¿a la cuarta?

Carlos Navarro Antolín | 21 de abril de 2012 a las 5:00

Una suerte de neofelipismo ha germinado repentinamente en la Plaza Nueva. Todos intentan capitalizar la figura del político socialista ahora que el tiempo ha suavizado las aristas de 14 años de gestión en La Moncloa (1982-1996) y que el vigésimo aniversario de la Exposición Universal saca a relucir los perfiles más eficaces y amables de su figura. A González le dedicó el Ayuntamiento una biblioteca sin libros cuando Alfredo Sánchez Monteseirín estaba casi recogiendo ya sus objetos personales tras 12 años en la Alcaldía. La verdad es que Monteseirín intentó honrarle hasta en tres ocasiones, pero en ninguna obtuvo la unanimidad exigida por Felipe González para aceptar el título de Hijo Predilecto como sevillano que ha presidido el Gobierno en unos años de incuestionable prosperidad para la ciudad. A falta de título, la biblioteca. Dirigentes socialistas comentaban en privado el pasado otoño que ya no habría más oportunidades:”No seremos nosotros quienes ayudemos a que un alcalde del PP le entregue ese título al principal símbolo de nuestro partido, después de que hemos tenido un alcalde socialista durante res mandatos seguidos”.

Pero un discurso de Zoido especialmente elogioso con la gestión de González ha provocado un cambio de estrategia en las filas socialistas, cuyo grupo municipal ha jugado a anticiparse para anotarse el tanto de una posible concesión de la distinción el próximo 30 de mayo. El actual alcalde ya citó a FG en su discurso de investidura como referencia de peso en la historia reciente de la ciudad. Y anteanoche, en el acto de homenaje organizado por Radio Sevilla, se deshizo en elogios para con el ex presidente. Zoido se basó en citas de Thomas Jefferson (“Felipe transformó España, y a Sevilla, gracias a sus sueños de futuro, los mimos que llevaron a Jefferson a fundar Estados Unidos”), Gregorio Marañón (“El hombre es el que hace la historia. Y no hay duda de parte de la historia de Sevilla de finales del siglo XX la hizo y la escribió Felipe con letras de oro”) y Donoso Cortés (“Si nos miramos en el espejo del legado de la Expo 92 y en el talento de Felipe, nuestros sueños de futuro harán realidad aquello que nos propongamos alcanzar”). Y antes del comienzo del acto, en un reservado para las autoridades, el alcalde tuvo un guiño (digámoslo así) para con el ex presidente. Testigos hubo de una escena de la que se podía deducir una próxima conversación o encuentro.

Varios socialistas destacaron la generosidad del discurso del alcalde del PP, incluso en las redes sociales. Entre ellos, Alfonso Rodríguez Gómez de Celis, ex delegado de Urbanismo, interventor por la candidatura de Rubalcaba en el último congreso federal y actual diputado autonómico:”A Zoido le honra reconocer lo mucho que Felipe González hizo por Sevilla.A ver si ahora podemos hacerlo hijo predilecto”. Celis estaba aludiendo a los tres sonoros fracasos del anterior alcalde por lograr esa unanimidad requerida por FG.

El portavoz del PSOE en el Ayuntamiento, Juan Espadas, reaccionó al eco del discurso de Zoido aludiendo directamente a la conveniencia de conceder al ex alto mandatario el título de “Hijo Predilecto o la medalla de la ciudad”. La propuesta –que chirría al ofrecer la opción de la medalla– se basa en la siguiente justificación: “Espadas entiende que se dan las circunstancias para que el PSOE tome la iniciativa de la distinción y el alcalde asuma el protagonismo de la propuesta para conseguir la unanimidad del Pleno sobre una figura de valor indiscutible para los sevillanos”. Como en política nada es casualidad, Espadas trata de impedir –al humo de las velas del sonoro acto de homenaje en la Fundación Cajasol– que Zoido aparezca como un alcalde con altura de miras y que, además, se lleve los aplausos y el reconocimiento de muchos socialistas. La alusión a la idoneidad de que “el PSOE tome la iniciativa” delata la jugada. Habilidad, para unos. Deslealtad, para otros. O simplemente política, para la mayoría. El caso es que al gobierno no le sentó ayer nada bien ese intento de apropiación de una iniciativa non nata que probablemente se estaba tejiendo con discreción. La reacción oficial fue el silencio. La oficiosa, el escozor. “Lo que ha hecho Espadas es simplemente una deslealtad. Trata de sacar cabeza cuando en el acto de homenaje a Felipe lo sentaron en la fila octava”.

Todo indica que el cuarto intento de que FG reciba el reconocimiento de su tierra está viciado de origen. Y el tercer grupo político en el Ayuntamiento, Izquierda Unida, ni se pronunció ayer.

La primera vez que Monteseirín intentó honrar a Felipe González fue en 2006, pero los dos grupos de la oposición, PP y PA, se negaron en rotundo. Los portavoces de ambas formaciones, Jaime Raynaud y Agustín Villar, reconocieron que en la figura del ex presidente concurrían los méritos suficientes para recibir el título, pero arguyeron que “en ningún caso” debía entregársele la distinción a un año de las elecciones municipales.

Monteseirín esperó y volvió a la carga. Aquellos comicios de 2007 barrieron a los andalucistas del mapa político de la Plaza Nueva. El alcalde sólo tuvo que negociar con sus socios de IU-CA, que no pusieron problemas, y con el PP, liderado ya por Juan Ignacio Zoido. Pero los populares se desentendieron del compromiso adquirido por su anterior portavoz y expusieron que el insulto de González a Rajoy en un mitin celebrado en Málaga le invalidaba como Hijo Predilecto de Sevilla. El ex presidente llamó “imbécil” al líder nacional del PP, lo que provocó una fuerte polémica política. González dijo textualmente que presentarse como una persona “más moderada y razonable” que el presidente Zapatero –como había asegurado Rajoy en una entrevista– “sólo se le ocurre a un imbécil”. El PSOE reaccionó con contundencia y se negó a pactar con el PP en asuntos de interés general.

El tercer intento se produjo en 2009, pero Monteseirín chocó esta vez contra su propio socio de gobierno, pues la cúpula del Partido Comunista de Andalucía amenazó con hacer público su desacuerdo con la distinción al ex presidente si finalmente era aprobada dicha distinción por unanimidad de los grupos políticos con representación en el Consistorio. Esta advertencia interna fue clave para que el portavoz municipal de IU, Rodrigo Torrijos, se quedara mudo.

La reveladora falta de humildad en el PSOE

Carlos Navarro Antolín | 24 de mayo de 2011 a las 13:05

Cree el cojo del desfile que los demás son los que llevan el paso cambiado. Pero no lo piensa porque sea cojo, sino porque es soberbio. Creen los socialistas que se han pegado el batacazo por la crisis. La crisis es como el niño chico, que siempre interesa que haya uno para echarle la culpa del jarrón roto. La humildad es el primer requisito para salir de todo agujero. Nos decepcionó enormemente que Juan Espadas aludiera la misma noche electoral a que “en un año se verá cómo gestiona la derecha”, por lo que anunció que el PSOE ganará las elecciones autonómicas. Alguien debió decirle al candidato que no era el momento de hablar de la herencia, sino de velar al muerto. Espadas tiene buena imagen, recursos, labia de sobra, simpatía y hasta muchas mujeres le tienen por guapo. Pero cuando te han metido una goleada de espanto y vas a pasar a la historia como el candidato socialista que ha perdido en Este, Alcosa, Torreblanca, Macarena, San Pablo y Santa Justa, por poner los ejemplos más dolorosos, es el momento de ser humilde, quedarte callado y esperar a que pasen los cien primeros días para comenzar a ejercer la oposición con la correspondiente carga crítica que todos esperamos. Tiempo habrá entonces de sacar la artillería y de empezar a recordarle a Zoido su rosario de promesas. Espadas no se ha enterado, no ha sabido ver la jugada o no le interesa ver que determinados planteamientos como esa derecha presentada como el coco ya no cuelan, como ya no vende esa izquierda revestida de superioridad moral a la que tanto se le ha llenado la boca (“Los barrios son nuestros”).

Hagamos un pequeño repaso de algunos hechos recientes. La puesta de largo del candidato fue aplazada sorpresivamente de noviembre a enero porque algún lumbrera la puso el día del partido entre el Barcelona y el Real Madrid. ¡Un cabeza de lista de una gran capital presentado a tan sólo cuatro meses de las elecciones! La lista electoral fue contestada en las urnas por el propio partido. ¿Recuerdan aquellos 50 votos en contra en el Cerro, donde el PP no la olía y donde ahora ha ganado casi diez puntos? La fuerza de convocatoria de Guerra se redujo a 120 personas en Alcosa en la precampaña. ¿Se acuerdan de aquella bulla interna y de la bronca que Rodríguez Villalobos le dedicó a Ramón Díaz, responsable de organización del partido en ese distrito? A Felipe le tuvieron que recortar el escenario en el Cerro para no dejar en evidencia a todo un símbolo del socialismo. El candidato se ha perdido días y días hablando del urbanismo energético y de la Gran Sevilla, temas que nunca han vendido nada electoralmente, pero que se aceptaban en tiempos de bonanza económica. Cuando hay cinco millones de parados resulta grosero hablar de la Gran Sevilla y otros chiringuitos propios de una fábrica de humo. Y en Bellavista te montan una alternativa al aparato orgánico con las urnas abiertas. Lo nunca visto en un PSOE en el que nadie se podía mover porque se quedaba sin salir en la foto.

El enfermo sangra por la boca, le fallan los riñones, se le para el hígado y hay quien sigue diciendo que la culpa es de la cena del día anterior y que en breve estará el tío para correr los mil metros. Todo parece diseñado por el principal asesor de Zoido, el mismo que dijo en febrero: “Espero que el PSOE mantenga este equipo electoral, porque me da hecha la mitad del trabajo”.

Todo tiene ese tufo de padre a cuyo hijo le han suspendido cuatro asignaturas y arremete contra el profesor. La víctima termina siendo el niño, gravemente perjudicado por la falta de perspectiva de su progenitor. Sigan, sigan con el urbanismo energético y la Gran Sevilla, temas de los que se oye hablar en los bares de Pino Montano, el Zodiaco y Amate todas las mañanas…por las que hilan. Y el tío que le miraba el culo a las papeleras (Guerra ‘dixit’) logrando mientras veinte concejales. ¡El coco, que viene el coco!

Coda: las camisetas que lucieron los peperos en la noche electoral que aludían a la imposibilidad de que el PP lograra la mayoría absoluta estaban dedicadas al socialista Alfonso Rodríguez Gómez de Celis, que se ha hartado estos meses de explicar que era matemáticamente imposible tal resultado. Pero es justo reconocer que Celis jamás hubiera cometido ciertos errores de manual observados en el equipo de Espadas. Eso seguro.

Rescoldos del gran mitin del PSOE

Carlos Navarro Antolín | 17 de mayo de 2011 a las 14:02

Ya no pasan cigarreras por la calle San Fernando, ni los mitineros del PSOE recogen el bocadillo al bajarse del autobús. Nada es ya lo que era. De aquel pabellón de San Pablo llenito hasta la bandera con Felipe González precedido por el grupo No me pieses que llevo chanclas, esos maravillosos años noventa, al mitin descafeinado de Miraflores de este lunes, con Zapatero más agresivo que nunca (se le pone el cuello como a la Patiño, bellacos, so bellacos) y con las colas para recoger las botellitas de agua, único obsequio para los asistentes. ¿De cuándo le han hecho falta los autobuses al PSOE para llenar las 1.476 sillas de plástico dispuestas en el Parque Miraflores? Ni que Miraflores fuera la zona nacional de Los Remedios, con las señoras apergaminadas en el funeral de Nova Roma, próximamente Los 100 montaditos.

El candidato Espadas abrió la intervención al estilo del mejor parlamentarismo español: “¡Hola, Pino Montano!” No lo supera ni Castelar. Recordó a Tom Martín Benítez en Canal Sur: “¡Hola andaluces!” Marchando una bien pasadita de buenismo. Zoido saluda hasta a los caballos. Y Espadas practica el buen rollito.

Carlos Herrera dice que “Zoido es el hombre que necesita Sevilla”. Ea, pues ya tenemos la réplica. Mercedes de Pablos asevera que “Sevilla merece a Juan Espadas”. Todos tranquilos. Hay para todos.

Zapatero perdió una gran oportunidad para quedarse callado. “Conozco a Espadas de dos o tres ocasiones. Es un hombre que siente lo que dice”. No, hombre, no. No diga usted eso. Haga el elogio directamente, pero no revele tan baja frecuencia de roce. De dos o tres veces no se conoce verdaderamente a nadie. Usted lo que ha dado es ojana. Eso se llama o-ja-na. Y Espadas le restó mérito a Manuel del Valle: “Tuviste como co-alcalde a Felipe González”. La gracia que le debió hacer el comentario al autor de la foto de la tortilla (con la cámara de Pablo Juliá).

¿Y qué me dicen del comentario de ZP tan grasioso? “Sevilla es una ciudad preciosa”. ¡Ole! Y de la tierra de María Santísima a la tierra de Felipe González. “¿Váis a dejar que gane la derecha en la tierra de Felipe González?” La Muy Noble, Leal, Heorica y Felipista Ciudad de Sevilla. Aceptamos biblioteca como reconocimiento al ex alto mandatario.
La derecha es el coco. Que viene, que viene… Menos mal que siempre nos quedará el recuerdo del aquel mitin con Los Chanclas. Bolillón, bolillón…