Archivos para el tag ‘Feria de Abril’

Los retretes de las casetas hablan

Carlos Navarro Antolín | 7 de mayo de 2014 a las 19:53

retrete
Se hartan de contarnos las claves ocultas de la Feria, de enseñarnos esas trastiendas con orondos cocineros friendo pescado, con feriantes de los de verdad (los de la Calle del Infierno) narrando las peripecias de cada pueblo y las zancadillas que les pegan los ayuntamientos de turno queriendo sacarles lo que no pueden exprimirle a sus propios vecinos con el IBI, que ya lo decía el sabio tabernero del Portón cuando insistía en invitar al café con la tostada de última hora de la mañana.

-No te preocupes que lo tuyo lo va a pagar el guiri que se está comiendo ya la paella.

Pues eso. Que hay ayuntamientos que pretenden que el tío de la Noria, el del Gusano Loco y el de la Barca Vikinga paguen los recibos de la contribución urbana que se despistaron del segundo semestre devengado. Y nos lo cuentan en esos magníficos reportajes de televisión de 24 horas donde la mitad se despelota en una playa y la otra mitad hace el canelo a las ocho de la mañana en un una churrería ambulante próxima a la portada. Mucha trastienda, mucho tratar de enseñar las verdades de la Feria, mucho abrir en canal esta fiesta universal, pero nadie se ha ido a enseñarnos esos retretes de las casetas donde sí que se encuentran las grandes claves, donde se exhiben esas normas de conducta en plan “ahora que no nos ve nadie, va a leer usted detenidamente mientras hace sus cositas cómo debe comportarse, so maleducado”. Y sale uno de allí avergonzado, porque te dicen desde cómo tienes que vestirse hasta la hora tope a la que puede haber menores de 14 años y cochecitos de bebé en la caseta. Lean, lean. Y no es en una caseta, sino en muchas. No se habla de señores, sino de caballeros (con o sin caballo) a los que se les exige atuendo de chaqueta, las zapatillas de deporte están prohibidas (como en el Pachá de Madrid) y a partir de las diez de la noche se recomienda el uso de la corbata. No dice qué tipo de nudo debe lucir (si el nudo de gran tamaño modelo Gregorio Serrano, el nudo distraído modelo Juan Espadas o el nudo triangular que nunca se cae modelo camarero del Aeroclub), pero se deduce que hasta antes de las diez puede usted ir despechugado, como si usted fuera un primer teniente de alcalde en un reciente sepelio, a cuello abierto exhibiendo la pelambrera alta del pecho cual guitarrista ochentero. Y todo esto se entera uno mientras orina, oiga. Pedagogía o conciliación del ocio y el ejercicio de las necesidades básicas. Al salir de ese retrete lo primero que hace uno es mirar el reloj (por si han dado las diez), autoescrutarse y pensar dónde fue la última vez que vio el carrito del niño.
No hay que olvidar esas casetas que para darse importancia colocan en el retrete un frasco de colonia de baño, un peine y una toalla, como si fueran los limpísimos servicios de los caballeros maestrantes de la plaza de toros donde se ofrecen además prismáticos y mullidas almohadillas de válvula. Pero qué cochinos los de esas casetas pretenciosas, qué asco de toalla a partir de media tarde, cuando tienen ya hasta una fauna protegida de bacterias, sabrá Dios la trayectoria de ese peine al que siempre faltan entre dos y cuatro púas. ¿A quién se le ocurre poner toallas en el servicio de una caseta? Si el summum de la falta de higiene lo marcan siempre en Sevilla la bombilla de una cuadra o el servicio de una caseta. Y todo por no poner un rollo de papel higiénico. Ocurre como cuando se modernizaron los canapés que perdimos en la Caseta Municipal, que se oía a cierto alto cargo socialista decir cada día en tono jocoso: “Hay que ver lo que inventa Juliá para no tener que poner jamón”, mientras se zampaba el consabido mini-tomatito con una puntita de anchoa. Pues hay que ver los aires de importancia con los que se camuflan algunos titulares de casetas para no gastarse los euros en rollos de papel. Fíjense en los urinarios de la Feria, auténtica trastienda. Si a las ciudades se les conoce por sus mercados y cementerios, las claves más profundas de muchas casetas están en los servicios. Los retretes de la Feria hablan. Y dan órdenes, vaya si las dan. A las diez, los cuellos cerrados. Y los niños, chupete y a la cuna.

Zoido, la hora de los halcones

Carlos Navarro Antolín | 23 de marzo de 2014 a las 5:00

Algunos ajustes, pequeños cambios. Lampedusa en el gobierno local. El alcalde no es hombre de aventuras. Queda un año para las elecciones municipales y ya ha avisado a su grupo municipal de la necesidad de ir planteando algunas estrategias. Es la hora de ir forjando algunas decisiones, de elaborar el mensaje con el que se intentará un segundo asalto al poder, de tener prevista la defensa frente a posibles imputaciones judiciales de miembros del gobierno y de desanillar a algunos halcones, los mismos que le ayudaron a alcanzar la Alcaldía por medio de tres vías: la denuncia reiterada (a veces histriónica, a veces en los juzgados) de irregularidades del gobierno de PSOE e IU, la proyección al máximo de su figura personal y el aprovechamiento de una coyuntura política nacional marcada por la caída libre en la que se hallaba el PSOE de Zapatero. Una vez con el poder absoluto en el Ayuntamiento, los halcones dieron paso a los gestores. Acabada la contienda, Zoido no dudó en poner al frente a hombres de paz, a perfiles muy técnicos para gestionar el presupuesto. Los políticos puros y duros quedaron relegados a papeles secundarios, muy bien maquillados en algunos casos, pero de escaso brillo. No nos engañemos. Y algunos quedaron muy desencantados. Al alcalde difícilmente le oirán hablar de cuestiones de partido, de estrategias, de nombres al alza o de nombres a la baja y mucho menos de quinielas para la próxima lista electoral. Son asuntos que le provocan una verdadera incomodidad, huye de ellos como el perro del agua. En la Feria de Abril de 2012 le preguntaron por las intenciones de unos jeques árabes que acudieron a la ciudad con la vista puesta en unas inversiones. Ni mú. “¿A ti te gusta que el alcalde de tu ciudad sea discreto, verdad?” A pesar de ese hermetismo, de ese deseo de no provocar heridas por alguna de las decisiones que ya tiene en mente y de esa intención siempre imposible de tratar de quedar bien con todo el mundo, en este último año hay algunas claves que resultan ya nítidas en la Plaza Nueva.

Poder absoluto. El PP de Sevilla acaba de salir derrotado (¿Humillado?) del último congreso regional. Todos se han caído en favor de Málaga. Pero hay caídas de bruces en el asfalto y caídas en una entreplanta. Zoido se ha caído en la entreplanta de una poderosa Alcaldía. Es el más fuerte de su partido en Sevilla. Tendrá absoluta libertad para confeccionar la lista, sin un Arenas ya que le cuele a uno de esos independientes con los que demostrar su influencia. Sevilla es su fortín. Ynada indica que el líder regional, Juan Manuel Moreno Bonilla, quiera empezar con mal pie en la provincia que le recibió ese frío que es marca de la casa hispalense.
JORNADA TECNICA GRUPO JOLY. DEPURACION DE AGUAS RESIDUALES EN ANDALUCIA: PERSPECTIVA ACTUAL Y NUEVOS RETOS. JAVIER LANDALanda se cae. El número dos del glorioso mayo de 2011, el de los 20 concejales, no repetirá en la lista electoral de 2015. Ha sido un fiasco. Es delegado de Relaciones Institucionales, presidente del Pleno y cabeza política del Real Alcázar. Zoido le ha ido recortando las competencias. El alcalde ha tenido que externalizar la captación de inversiones después de que el catedrático acabara enfrentado con el economista Rafael Salgueiro, hombre clave en la Zona Franca. Landa le ha generado a Zoido más problemas que soluciones. Aún se recuerda cuando expulsó a un fotógrafo profesional de un Pleno y hasta el conflicto generado con el Curso de Temas Sevillanos al negarle la cesión del Alcázar. ALanda lo metió Javier Arenas con la vitola de decano de la facultad de Económicas y para responder a los fichajes de la sociedad civil que acababa de hacer el PSOE para la lista de Juan Espadas. Landa no ha dado el resultado esperado en varias de las negociaciones que se le han encomendado. Y su participación en primera fila en algunos actos del partido no le computarán como méritos. Lo que sí gusta es que la presidencia del Pleno siga recayendo en alguien que no haya tenido cargos políticos con anterioridad por aquello de que el perfil sea lo más neutral posible. Es muy probable que el nuevo número dos proceda del actual equipo. El gran auriga del alcalde es el concejal Gregorio Serrano. Y entre las mujeres, María del Mar Sánchez Estrella, que es quien ocupa la presidencia delPleno en ausencia de Landa. En cualquier caso, nunca se olvide que Zoido es reacio a designar un vicealcalde. Ni siquiera tiene hoy un concejal de Presidencia, a pesar de que lo contemplaba en el programa electoral. En el corral de Zoido, el único gallo es él. La escuela de Arenas se nota en uno de sus principales discípulos.

Pocas bajas. De acuerdo con el estilo Zoido, no están previstos más de dos o tres cambios en la lista. Nueve de los diez tenientes de alcalde repetirán salvo sorpresas. Todos, menos Landa. A la concejal Evelia Rincón le pueden ofrecer un puesto en el organigrama municipal, pero es posible que fuera de la lista electoral ysiempre que se alcance de nuevo el gobierno. La satisfacción con la delegada de Hacienda, Asunción Fley, es máxima, por mucho que no sea un ejemplo de comunicación política. Maximiliano Vílchez sigue representando al hombre sin pasado en cuestiones urbanísticas, lo que supone una garantía para el alcalde, aunque ha tenido crisis de fe por las que ha querido dimitir en alguna ocasión. Fley y Vílchez son los dos grandes gestores del ejecutivo, los tecnócratas que nunca serán reclutados para la trinchera política, pero que son claves para el modelo de gobierno de un alcalde que tampoco procede de las bases electorales: “Yo nunca he estado en Nuevas Generaciones”, dijo en un acto público delante del mismísimo Moreno Bonilla.

El aparato del partido. La mayoría de los componentes del comité de campaña de 2007 y 2011 repetirán como tales. La figura del presidente del PP de Sevilla, Juan Bueno, quedará dedicada a dos frentes que desbordan a cualquier político: la Delegación de Seguridad y Movilidad y la campaña electoral en los 104 municipios de la provincia, donde el PP sigue sin crecer lo suficiente como para soñar con los 55 diputados que le darían el acceso a San Telmo. A Zoido le interesa la paz sindical que ahora mismo se vive en la Policía Local, donde el ambiente se ha calmado tras la llegada de un político como Bueno y la marcha obligada del edil no electo Demetrio Cabello por aplicación de la Ley de Grandes Ciudades. Ironías del destino, a Zoido le ha terminado beneficiando el pronunciamiento del TC que declaró inconstitucionales los ediles a dedo por mucho que tuviera en alta estima al ex comisario de la Policía Nacional.

¿Imputados? Nunca hay que olvidar que la juez Alaya sigue adelante con la instrucción del caso Fitonovo, que investiga un posible cohecho en la adjudicación de contratos en Medio Ambiente, Parques y Jardines. El secreto del sumario –que va para nueve meses– no ha impedido que haya trascendido por un error de la magistrada el pinchazo de los teléfonos de varios miembros del Ayuntamiento. Entre ellos, todo indica que los de dos concejales del gobierno. ¿Cesaría Zoido de manera fulminante a un concejal de su gobierno si resulta imputado? Depende, dicen en el PP. La reacción pasaría por estudiar a fondo el auto de imputación. Se parte de la base de que no es lo mismo una imputación a cargo de la Guardia Civil (como la que recae ahora mismo sobre Joaquín Peña, el director general de Medio Ambiente que fue destituido de forma fulminante en cuanto trascendió la implicación en el caso) que una imputación a cargo de la juez, en la que pueden entrar muchas variables. Cualquier tibieza en la reacción podría pasarle factura a un alcalde que hasta ahora ha sido especialista en zanjar polémicas con cierta celeridad (enchufes de familiares en los distritos, azulejo en la zapata de Triana, proyecto de instalación de un helicóptero en Los Bermejales, etcétera).

Urbanismo. Zoido se enfrenta al último año de gobierno con el ambiente caldeado en la Gerencia, lo que tiene influencia directa en proyectos que pretende acelerar para su rentabilización electoral. Ningún empleado público firma ya licencias con la alegría de épocas pretéritas después de haber visto a varios compañeros hacer el paseíllo en los juzgados por diversos casos, amén de la propia cúpula de la Gerencia, imputada en el caso de la venta de los suelos de Mercasevilla. Para más inri, el alcalde afronta estos meses la renovación a la baja de un convenio colectivo que ha sido calificado como uno de los mejores de Europa.

 

Zoido y Beltran Perez ante de su comparecencia por la dimision d¿El sexto hombre para la campaña?

Cachorro preclaro que fue del partido, lleva meses detrás del burladero político a la búsqueda quizás de un perfil plano (¿gris?) para los tiempos de zozobra que supone el horizonte electoral en cualquier formación política. Puede ser el sexto miembro del comité de campaña, pues se le reconoce nobleza, olfato político y esas cualidades propias de quien está muchas horas en la calle. Metió el pie en el área en los años de la dura oposición y, al igual que Curro Pérez, no recibió la recompensa esperada.  El hoy portavoz del gobierno (Curro Pérez) quería ser delegado de Urbanismo. Yel hoy delegado de Participación Ciudadana (Beltrán Pérez) quería ser portavoz del gobierno. Los dos halcones,  pese a ser tenientes de alcalde, se quedaron desdibujados en un gobierno tan extenso como fuertemente presidencialista. Zoido movió las fichas con el aval de un resultado histórico y nadie rechistó. Por su propia personalidad, el alcalde evitará cualquier feo o gesto que suponga una marginación pública. Pero a los finos observadores no se les escapa un detalle: no incluyó a Beltrán Pérez ni en la ejecutiva regional que él presidió, ni en la que ahora lidera Moreno Bonilla donde el alcalde tuvo su cuota sevillana. Ysí se acordó de Alberto Díaz, Gregorio Serrano, José Miguel Luque, Curro Pérez y Jesús Maza.

 

Entrevista con el delegado de Fiestas Mayores, Gregorio Serrano.Los fijos en un comité de campaña

Los concejales Gregorio Serrano y Curro Pérez; el jefe de gabinete, Alberto Díaz, el vicepresidente de las empresas municipales, Jesús Maza, y el director de Comunicación del Ayuntamiento, Santiago Martínez-Vares (auténtica pesadilla del PSOE en la pasada campaña), tienen plaza fija cuando suena el tam-tam electoral. Habrán de saber hacer llegar al electorado varios mensajes en el año que resta. Las alusiones a la herencia recibida de Monteseirín y Torrijos trufarán un discurso (deuda oculta y rosario de proyectos bloqueados) al que habrá que sumar varios cortes de cinta relacionados fundamentalmente con la iniciativa privada (todo lo vinculado con la reconvertida Ciudad de la Imagen en el Higuerón Sur) y la difusión de los logros conseguidos, fundamentalmente en la puesta en orden de las cuentas municipales. La Navidad de 2014, la última previa a las elecciones, tendrá especial importancia. Pueden venir ayudas extras de los frentes judiciales que tiene abiertos, por ejemplo, el ex portavoz de IU, Antonio Rodrigo Torrijos (venta de los suelos de Mercasevilla e irregularidades en la lonja), al igual que se pueden producir tropiezos serios con la instrucción del caso Fitonovo, que ya se cobró la destitución de un director general de la era Zoido.

Adelante la caballería

Carlos Navarro Antolín | 5 de febrero de 2013 a las 5:00


Sevilla tiene un olor especial canta la copla de Lipasam, que no es más que la melodía que nos distrae de lo esencial. No es más que la tinta que suelta el calamar Zoido (con tentáculos en la Plaza Nueva y San Fernando) para despistarnos de una maniobra más de esta derecha montaraz y despiadada que pretende privatizarlo y liberalizarlo todo. Absolutamente todo. Primero fueron los horarios de las tiendas del centro y ahora quieren liberalizar el paseo de caballos, timbre de gloria de la Feria de Sevilla, blonda y mantilla. Hala, como en la versión masculina hispalense de la liberal Esperanza Aguirre, el superconcejal Gregorio Serrano decretará la libre circulación de los 1.200 carruajes que se han acreditado para la Feria de Abril de 2013. Este año tendremos doscientos coches menos, razón por la que Serrano suprimirá la división entre matrículas para días pares y matrículas para días impares que instauró la izquierda ilustrada. Como cada vez quedan menos carruajes para cubrir tantas hectáreas de adoquines, Serrano quiere que los mismos coches pasen una y otra vez por las mismas calles, cual moritos de Queipo de Llano pero en el pescante y con sombreros de ala ancha. ¡Ja! Aquí estaba la agenda oculta del PP de Zoido, envuelta en papel de regalo como el perfume Eau de Lipasam que aromatizará el vía crucis de la fe como esto no lo arregle el Ayuntamiento con Maza de Jesús, Jesús cómo pesa la maza de esta huelga. Entre contenedor quemado y papelera boca abajo, Serrano nos ha metido los 1.200 carruajes por la portada. Se acabaron esos constructores cabreados porque se reducían a la mitad los días que cada carruaje podía entrar en el real. Menudos disgustos se llevaba Rafael Carretero cuando explicaba a sus amistades que no podía hacer nada para duplicarles la matrícula. Hasta amistades ilustres se perdieron por este asunto. En época de guerra, los tanques a la calle. En época de crisis, los carruajes a la calle. Si hay menos, pues que den más vueltas. Política de tiovivo. Como el speaker del Pentecostés rociero, Serrano ha dado la orden desde el alminar de las Fiestas Mayores: “¡Adelante la caballería!”

Más peligro que el PP un sábado

Carlos Navarro Antolín | 17 de diciembre de 2012 a las 0:05

La clave del gato encerrado del gobierno de los 20 concejales no está en que te cuelen el presupuesto en mitad del puente celeste de la Purísima con el turisteo nacional trabajando el montadito. Ni tampoco está en que el gobierno de la mayoría absolutísima, que rima con Purísima, cuele los formularios del tasazo judicial en las páginas del BOE… de un sábado. El sábado, sabedete, Gallardón nos la mete. Se dice que hay ‘agosticidad’ cuando se sacan del cajón en pleno agosto los decretos que afectan al bolsillo. Lo de Gallardón es una nueva modalidad. Política de sabatina, por no salirnos de la ortodoxia, no vayan a acusarnos de déficit de eclesialidad. Ojú. A Gallardón se le dirá lo que se le quiera decir, pero el hombre ha conseguido que el Colegio de Abogados agarre la pancarta cual torero la esclavina y salga a los medios de la vía pública a manifestarse contra el tasazo, que ya estaba bien eso de manifestarse intramuros, en el patio del colegio, que hace tiempo que sonó ya eso de la libertad sin ira.
Pero donde el PP nos la ha colado bien colada (la piña) ha sido este fin de semana. El delegado de Urbanismo de la mesura, de la tila alpina y de las grageas de valeriana, nos ha metido cuarto y mitad con el convenio de colaboración que va a firmar el Ayuntamiento de Sevilla con las siguientes compañías: Telefónica Móviles España, Vodafone España, France Telecom España y Axion Red de Banda Ancha de Andalucía. ¿Y todo para qué? Para que los sevillanos tengamos cobertura en los móviles durante la Feria de Abril. Ni un sevillano sin caseta, ni un sevillano sin cobertura en el móvil. Para que ni usted ni yo podamos presentar en fase de alegaciones ante el gorrón de turno aquello de no te pude recibir en mi caseta porque me quedé sin cobertura. Sólo falta que el reverendo Maximiliano, concejal de Urbanismo, regale cargadores de baterías de móviles y no podamos ya alegar ni siquiera la falta de pilas. Y nos lo cuelan en sábado. El PP se carga la esencia de la Feria, nos recorta la capacidad de regate y atenta contra las libertades del feriante. Si al final tiene razón Torrijos, mente preclara de la política municipal: nos estamos plegando a las grades compañías. Diga usted que sí, don Antonio. La derecha nos obliga al extremisno. ¡A apagar directamente los teléfonos!

¿Por qué tragamos tanto polvo esta Feria?

Carlos Navarro Antolín | 25 de abril de 2012 a las 13:36

Traga polvo el toro que es flojo de remos y pierde la manos. Y tragan polvo estos feriantes de fin de mes que son víctimas de un otoño y de un invierno sin lluvias, de la ausencia del mágico cloruro de calcio en el baldeo de las calles del real y del calor que acompaña este arranque de fiesta. Los feriantes parecen más bien peregrinos del Rocío surcando las arenas. Quien estuvo el martes en la Feria sabe de lo que hablamos. A Lipasam hay que rogarle la aplicación urgente de ese cloruro cálcico que mantiene humedo el albero por más tiempo que si se riega exclusivamente con agua, que impide el secado rápido y que, por lo tanto, evita la sensación de suciedad en el ambiente. Quién sabe si el cloruro ha caído como consecuencia del plan de ajuste. O se aplica con urgencia, o tendremos que llevar el pañuelito propio de la Raya Real. No es bueno comer tortilla con arena. O tendremos que decir de la Feria como dijo aquel del Rocío: “No vuelvo hasta que la alicaten”.

Ricos de catamarán, tiesos de puente

Carlos Navarro Antolín | 16 de abril de 2012 a las 22:30

Como no hay dinero en la caja, Zoido permite la publicidad en cuatro puentes de la ciudad durante la Feria. A dos mil euros al día. Sólo se salva el de Triana, que ya sabemos que el bonito no se vende y sólo está para que le coloquen las banderitas de la Velá. Lo de ofrecer los puentes como soporte publicitario debe ser el recurso a la imaginación a falta de perras gordas. Una empresa ya tiene cogido un puente, pero se ha prorrogado el plazo hasta el viernes, porque aún hay tres pasarelas libres. El personal anda tieso y el gobierno busca titulares de farolillos: la supresión de los canapés en la caseta municipal y el uso de las barandas de los puentes en la ciudad de los barandas para colgar anuncios.

Acciones de gobierno, dicen los teóricos que se llaman. Ay, aquellos tiempos de vacas gordas en que se vendía un transporte fluvial hacia la Feria que nunca llegó. ¿Recuerdan cuando Monteseirín anunció un Domingo de Feria que al año siguiente se podría ir al real en catamarán? Llegaban los cohetes y el tiempo de balances y el alcalde y su cuadrilla de concejales se sacaban del sombrero de ala ancha el titular de turno, ora de la amplicación (conecten aquí las risas en off), ora de llegar en barco hasta la puerta de la caseta. De aquellos ricos de catamarán a los tiesos de hoy sin canapés.

Zoido arreglará ahora los baches de cuatro calles gracias a los eurillos que nos darán los puentes, que más vale sobrevivir con ellos que vivir debajo. Ea, hagamos de Sevilla un enorme puente y pasemos la gorra. La próxima película patrocinada por la Sevilla Film Office ya tiene título: Los puentes de Zoido.

Al son de la campana, el puente que no cae hoy, caerá mañana. Y soñemos con aquel catamarán de Alfredo, que se hace pequeño cuando se aleja en el mar…

Con Serrano se acabó el jamón

Carlos Navarro Antolín | 11 de abril de 2012 a las 18:01

Se acabó la fiesta en la Caseta Municipal. No habrá recepciones ningún día. Llegó Serrano (Gregorio) y se terminó el jamón. Hay luto en los colectivos que daban rienda suelta al pescuezo en las invitaciones de mediodía y de noche. No habrá esas fotos de vecinos corriendo hacia las mesas en cuanto los ordenanzas del Ayuntamiento abrían las lonas, que aquello parecía el primer día de las rebajas o la semana fantástica en Ecovol. Ni aspirantes a prebendas culebreando en torno a los gerentes de las empresas municipales. Ni habrá colas en la calle Matienzo para rogar el tarjetón que daba derecho a tres horas de estiramiento de brazos al estilo del inspector Gadget para trincar la chacina y la fritura. “Carretero, cólocame en una recepción, en la que sea. Ponme en la de los artistas mismamente. O en la de las cofradías, que ahí se trinca más”. Después de una Semana Santa sin, una Feria también sin. El concurso del cáterin estaba adjudicado por 50.000 euros a la firma Medinaceli, la misma que hace un par de años acabó con el régimen ininterrumpido de Juliá desde 1993 y apostó por recuperar el jamón. Ahora tocará indemnizar a esta empresa sevillana por el lucro cesante. La derecha convierte la Caseta Municipal en un centro de trabajo, en un plató para la televisión local. Zoido echa las lonas. Y todo ha sido por decisión de última hora. De últimísima. Con Serrano se acabó el jamón. Siempre nos quedarán las tajaditas de coco, que están muy ricas. Y bien fresquitas gracias a esos chorritos de agua que recuerdan al microclima del Laredo. ¿El Laredo? Ojú.

Dejad la Feria de Abril como está

Carlos Navarro Antolín | 2 de febrero de 2012 a las 13:40

Algunos están empeñados en hacer de la Semana Santa un Hiperpaso o un Munarco durante todo el año y de la Feria de Abril un tentáculo de la Fitur de pabellones capitalinos, ruido y stands donde se harta uno de recoger folletos con muchas playas de aguas cristalinas y palmeritas. Ahora se despacha el empresariado con que la Feria se debe dedicar cada año a una ciudad distinta para “realzar las relaciones” desde el punto de visita turístico, lo que ordinariamente se llama hacer caja. Claro que sí, señores empresarios de hoteles y bares. Podemos también organizar un pregón que lo pronuncie un famoso, ponerle sombrillas a los caballos (como el equino lampadario del vestíbulo del Hotel Colón, descanse en paz su suntuosidad en favor del minimalismo y los tonos oscuros), inventar de una vez el postre de la Feria para que los reposteros también trinquen más, alargarla durante diez días y hacer del real un gran parque turístico. Más valdría que los hosteleros formaran más a un personal cada vez más caracterizado por la falta de oficio a la hora de tratar al cliente. Aunque muy probablemente, como dijo aquel, tengamos los bares que nos merecemos. Esperemos que el concejal Gregorio Serrano deje la Feria como está, que casi se conserva y evoluciona mejor que una Semana Santa cada día más cautiva y desarmada por las hordas de frikis. Mercaderes…