Archivos para el tag ‘Fibes’

Monteseirín, el ausente

Carlos Navarro Antolín | 10 de noviembre de 2014 a las 5:00

PSOE Susana Díaz, Pedro Sánchez, Juan Espadas, y Verónica Pérez en Sevilla
A Pedro Sánchez le presentaron el sábado en Fibes a Manuel del Valle, aquel alcalde de ruán que se quedó sin vivir como tal la Exposición Universal. Al secretario general del PSOE le han dicho que Del Valle es un alcalde socialista de cuya gestión hay que estar orgullosos, hay que sacar pecho y presumir de los destellos que aún perduran. Está claro que el tiempo lima las aristas. Del Valle parece un invitado en sepia en el escenario rojo del actual PSOE. La memoria, siempre selectiva, se torna breve cuando se trata de la política. Juan Espadas agradeció desde el atril su presencia en el acto con el que los socialistas sevillanos quieren coger carrerilla para aspirar a una Alcaldía en manos aún de Zoido, un político de capa que como Juan sin miedo no le teme a Podemos.

Espadas se sintió tan fuerte –o tan fiel a la estrategia marcada– que reivindicó la herencia socialista, más allá de los agujeros económicos, las facturas falsas, los desfases presupuestarios de las obras y los atentados estéticos en lugares claves del conjunto histórico. El candidato socialista a la Alcaldía pareciera que, por fin, iba a dejar los complejos fuera, iba a descartar esa media salida del portero que siempre, siempre, acaba en gol; iba a dejar de admitir con pusilanimidad los fallos de los gobiernos anteriores, iba a hincarle el diente a ciertas irregularidades del gobierno actual, que hay asuntos en los que el toro de las sonrojantes contrataciones de gerentes en fundaciones subvencionadas se lo han mandado al corral… ¿Por qué ese temor y ese exceso de prudencia ante casos tan evidentes, esa oposición al ralentí, ese decir las cosas bajitas para no molestar? Ay, la que le hubieran dado a Torrijos con todo merecimiento si lo trincan de delegado de Asuntos Sociales subvencionando fuertemente a una entidad que acaba de contratar a su cónyuge de gerente.

Pues estábamos ilusionados con un Espadas renovado que, por fin, estaba dispuesto a reclamar la herencia socialista. Ynada menos que en un acto con los altos mandos del partido, con eso que se llama Ferraz, dicho con mucha insistencia en la zeta final, aunque lo de la zeta suene malamente. Dijo Espadas: “¿Deuda? Yo veo equipamientos e instalaciones de las que disfrutan hoy los sevillanos y que hicieron otros socialistas, mientras que el actual alcalde ha obtenido superávit en las cuentas porque no ha gastado un euro en la gente”.

¿Han oído?”Otros socialistas” Ahí quedó. Allí estaba Del Valle, sentado en lugar preferente como jarrón chino del socialismo hispalense, al que se le invitó a saludar. ¿Pero por qué no estaba el alcalde socialista que ha gobernado doce años la ciudad? ¿Acaso ha habido algún alcalde de algún partido que haya gobernado tres mandatos consecutivos la ciudad? ¿Oes que la herencia a la que se refiere Espadas sólo la dejó Del Valle? Ah, claro, quedespués de Del Valle pasamos a Alejandro (con la jota bien aspirada, con fuerza), de Alejandro a Soledad y de Soledad directamente a Zoido… No hay más alcaldes socialistas. ¡Sólo Del Valle! En la rampa de lanzamiento de Espadas, sólo estaba don Manuel entre los antiguos alcaldes de Sevilla, como un viejo profesor entre tanto joven aparato, como un recuerdo de la antigua escuela, como un testimonio venerable. A Alfredo Sánchez Monteseirín no le invitaron a ocupar una silla junto a Del Valle. Tanto hablar Espadas de la herencia, que en el PSOE lo han interiorizado, han reducido a Monteseirín a la condición de “causante”, que es como se llama jurídicamente al espichado que deja bienes y deudas. Monteseirín es el ausente de Fibes, como el régimen tuvo su ausente. Debe haberle ocurrido como a Manuel Garrido, el compositor nonagenario, autor de las Sevillanas del Adiós entre muchas otras letras celebérrimas, que dejó uno de los mejores titulares de la prensa local de los últimos años: “Ya no me llaman, creerán que me he muerto”.

Monteseirín hace tiempo que ya se pasea por Sevilla sin aguantar miradas aviesas. El 12 de octubre hasta fue al cierre de la temporada taurina en la Real Maestranza. Pero está visto que en el PSOE aún incomoda su presencia en ciertas fotografías, no vaya a ser que tenga que dejar las llaves y el móvil antes de cruzar bajo el arco de seguridad de los juzgados. Espadas no quiere posar junto al ex alcalde, pero sí lo hace abierta y generosamente con Del Valle. Monteseirín aún tiene que coger pátina y tornar su perfil al blanco y negro para que su partido lo perdone y le retire el carro de la nieve.

–Alfredo, no te he visto en Fibes. ¿Te han invitado?

–No. Se les habrá pasado.

Tampoco estuvieron Chaves ni Griñán, todos esos “otros socialistas”. Lo dicho, tanto hablar de la herencia, que ya no lo llaman. Habrán perdido el móvil. Yhan puesto el disco de las Sevillanas del Adiós, pero sin que se muera nada del alma. Política.

Comparaciones provechosas

Carlos Navarro Antolín | 19 de febrero de 2012 a las 18:10

La expresión del Estado es el vacío. Y la del rodillo de la unanimidad es el bostezo. Previsible y lánguida primera sesión. Mucho pan y poco circo. Peor que una mala tarde de toros o que una siesta con apneas es un congreso del PP con casi toda España teñida de azul. Exhibición de complementos de Loewe y Guy Laroche en el vestíbulo principal. Exaltación del sí en cada votación de los informes sectoriales de gestión. Confirmación de que Arenas ya es como el café: Javié para todos. La emoción no está. Ni se le espera. Sólo la trae con el relato de su vida el nonagenario Esteban de Paz, el decano de los compromisarios, un señor procedente de León. Su charla es una retahíla de nombres y expresiones en sepia. Herrero de Miñón, Hernández Mancha, Alianza Popular, las tutelas y tutías… Este empresario de la minería fue el alcalde más joven de España en los años 40 del pasado siglo, cuando presidió el Ayuntamiento de Noceda del Bierzo.

–Usted no tuvo que pactar con Izquierda Unida para formar gobierno, ¿verdad?

–No, no, no… Yo iba a pescar con Fraga. Y nunca hablábamos de política. Nunca. Sólo conversábamos sobre nuestras cosas.

Don Esteban visita la pequeña exposición con la que el PP homenajea en Fibes a su presidente fundador. “Este congreso es de guante blanco…” Se hace hueco entre los fotógrafos hasta darle dos besos a Cospedal y un aviso: “¡Que yo he estado en dieciséis congresos!” Yla manchega le dedica esos “¡qué bien, qué bien!” que son la marca de las prisas que siempre acompañan al poder.

El graderío del plenario ruge, murmulla, molesta. El ruido de fondo es la banda sonora de esta concentración de sopor y secuencia de hechos carente de novedades. Ni un par de banderillas que aplaudir. El personal no escucha intervenciones. Nadie pide silencio, ni que la legión de parlanchines se vaya a los pasillos. Muchos han venido al Sur de paseo y preparan la noche sevillana. María Dolores de Cospedal, a la que le escuece que los periodistas le pregunten si seguirá acumulando tanto poder, presume ante al auditorio nada menos de que el PP es la formación política con más seguidores en Twitter y Facebook. La España de las redes sociales, consagradas como un valor seguro para la clase dirigente casi como la austeridad. Por cierto. el PP andaluz regala a los compromisarios botellitas de aceite de oliva y abrebotellas.

El realizador de la televisión muestra planos femeninos. Abundan los pendientes de perlas. Olas perlitas, según se prefiera. Y un repentino primer plano del alcalde de Huelva, Perico Rodríguez, donde se intuye un bostezo retenido que merece indulgencia. Compromisarios de Aragón abordan al presidente de las Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP), alcalde de Sevilla y presidente del congreso, Juan Ignacio Zoido. No desean discutir ninguna ponencia. Lo que quieren son sillas para el Jueves Santo para ver las cofradías como Dios manda, que diría un Rajoy que ayer no dijo nada. Zoido le pasa el pedido a su jefe de gabinete. “Alberto, toma nota”.

En la cafetería interior hay camareros desbordados. En la exterior, mucho humo. Muchísimo. De cigarro y de las quinielas sobre un posible Gobierno andaluz presidido por Arenas. “No te quepa duda de que meterá a un independiente. Eso de sorprender le encanta”. En la barra se despacha tanto café como vino pese a que es hora de merienda. El bocadillo está a 4,50 euros, cuando en el congreso socialista estaba a 10 euros. La hostelería corre a cargo del Grupo La Raza, que se barrunta como tabernero oficial del régimen que viene. Se comparan los dos grandes congresos continuamente, tanto en los discursos políticos como en los corrillos. La comparación es provechosa. Y los parecidos imposibles.

Por el vestíbulo hacen pandi los rafaeles más próximos a Arenas: Salas y Carmona. Zoido apunta a pregonero cuando ejerce de anfitrión y da la bienvenida a Sevilla, “ciudad del talento y de la esperanza, de la innovación y del futuro…” A la plúmbea primera sesión han acudido como invitados otros dos rafaeles, representantes del colectivo Colegas: Rafael Salazar y Rafael del Moral. Preguntan cómo está el PSOE en el Ayuntamiento sevillano y recuerdan sus audiencias con Gaspar Zarrías.

En el plenario toma la palabra el secretario del congreso. Aquello comienza a despedir un peligroso tufo a reunión de comunidad de vecinos cuando toca votar las coaliciones electorales en municipios de Tarragona, Baleares y algunos rincones de España que sonaban a esa lista de topónimos que sólo se oyen el día de la lotería de Navidad junto al número de las administraciones agraciadas.

Algunos independientes de listas municipales o aspirantes a serlo en el futuro se dejan ver por el plenario. “Son los que mejor se lo pasan, son como turistas”. De pronto un compromisario irrumpe en la monotonía del congreso, en esta suerte de velatorio del espíritu crítico: “Soy el que más enmiendas ha presentado de toda España”. Yse marcha a participar en el debate sobre si el PP es o no es cristiano. Al menos no parece que quieran hincarle el diente al concordato.

Hoy deben estar los principales ministros del gobierno. Las caras de los telediarios y los recortes. Y también el señor del bigote en el que están puestas todas las expectativas, al que Fraga rompió en Sevilla aquella carta de dimisión sin fecha. En aquel congreso estaba don Esteban. Y Arenas, hoy Javié.

Golpes de maza

Carlos Navarro Antolín | 26 de octubre de 2011 a las 21:39

* Jesús de la Lama tiene los días contados como director-gerente de la Fundación Jiménez Becerril. El alcalde tiene claro que nombrará para este puesto a un miembro de la familia del matrimonio asesinado por ETA en enero de 1998. El hijo mayor sigue siendo el principal candidato.

* A Felipe Luis Maestro, director gerente de Fibes, le ocurre algo similar. Ya confesó públicamente que está en el final de su etapa profesional: dos años restarían para su jubilación. Un altísimo representante del empresariado sevillano ha recibido la encomienda de ir acelerando las gestiones para que el camino quede expedito para un nuevo responsable de la gestión cotidiana del Palacio de Congresos y Exposiciones.

* Juan Espadas ya ha llevado a cabo la reorganización del grupo socialista en la Plaza Nueva. No, no es que se haya marchado ningún concejal. Los once aguantan sobre el terreno de juego como si ya estuvieran los tres cambios agotados. Se trata de una reorganización de espacios. Los técnicos y administrativos se sitúan ya todos juntos. Y los concejales también. Los primeros, entrando en el palomar a la derecha (físicamente, se entiende). Los segundos, al fondo del todo, en torno al despacho del ojo de buey, que es el del líder. Además de Espadas, Antonio Muñoz sigue contando también con despacho propio.

* Torrijos fue el primero en llegar a la planta alta tras el 22-M. Colocó el palo de la sombrilla con habilidad y le ganó terreno al mar antes que nadie. Se hizo por la política de los hechos consumados con una sala muy superior en metros cuadrados a los que le correspondería a su grupo político, de solo dos concejales. En breve tendrá que retranquearse definitivamente. Llegarán las mamparas y le quedará un espacio proporcional a su peso político.  Los socialistas ganarán metros cuadrados.

* Oído en Giralda Televisión: “Imagínate por un momento que salimos bien parados del preconcurso de acreedores…Lo sabremos en muy poco tiempo”.

* El jefe de protocolo tuvo que intervenir en un acto celebrado esta misma semana en el Teatro Lope de Vega para levantar de su asiento a la esposa de un asesor del gobierno. Cosas que pasan cuando no se lee la primera página del manual del saber estar. A alguno el poder lo confunde… O la baldosa de poder, mejor dicho.

* Por cierto, que el jefe de protocolo se queda definitivamente en su puesto en el Ayuntamiento. Se ha librado de la lenta quema de la estructura anterior. Otros también han escapado bien. Pero sólo por el momento.

* Entre las principales auditoras hay ya cierto mosqueo. Los principales encargos siempre recaen en la misma firma. Se oye el zumbido de la mosca. Y la mosca nunca deja de revolotear hasta que se posa… Los tiempos de crisis provocan más codazos que para rematar un córner.

* Mensaje recibido el teléfono móvil el pasado lunes a a las 14: 19 desde el Club Antares, donde intervenía Alfonso Guerra: “Salón de actos lleno sin rebgosar. Fuera, donde está la pantalla, unas quince personas al empezar el acto. Juan Ramón Guillén es el único empresario conocido sin ser del PSOE ni patrono de la fundación”.

* Rafael Belmonte será el nuevo delegado del Distrito Nervión tras la marcha de María Eugenia Romero al Congreso de los Diputados a la voz de Arenas. El abogado Belmonte vive sus últimos días en los despachos del Laredo como asesor de Beltrán Pérez, al que defendió con éxito contra una querella de Torrijos. A Belmonte le espera una dura batalla contra la botellona.