Archivos para el tag ‘Gregorio Serrano’

Belle epoque en el PSOE

Carlos Navarro Antolín | 3 de diciembre de 2012 a las 12:52


El Salón Colón vivió un Pleno virulento, con protestas airadas de trabajadores de Mercasevilla que arremetieron de lo lindo contra el gobierno del PP, contrarios a la liberalización de servicios. La letanía de adjetivos no la mejora un carretero, ese hombre de lengua larguísima y viperina que se pone de ejemplo a los niños para que hablen con corrección. A Zoido y al presidente de Mercasevila, Gregorio Serrano, le dijeron de todo en distintos momentos. Pinocho, mentiroso, fascista, embustero, cabezón… El rito es siempre el mismo. Los manifestantes llegan, se sientan y esperan su momento. La protesta dura dos minutos, el tiempo que tardan los agentes en efectuar el desalojo. Un trabajador se dirigió a Serrano: “¡Yo sin pan, tú sin pan!” Y entre el griterío se le acertó a oír que ésa era su ley. Episodios municipales, escenas de crispación. Silencio frío el que se instaura de pronto. Y así hasta tres veces. En el exterior sigue la procesión con sirenas y cacerolas: “¡Zoido, cab… sal al balcón!”

La oposición anduvo flojita en su crítica al gobierno por la liberalización de servicios en la lonja. Ahí Serrano recordó con seriedad y contundencia todos los lastres del PSOE en cualquier asunto que huela al Merca (desde los dos famosos ERE hasta los almuerzos con mariscos) y recordó cómo se ha reunido con todos los trabajadores afectados: “Los he visto cara a cara a todos y cada uno de ellos, lo que ustedes nunca hicieron, que no dijeron ni pío. Entonces les importaba un rábano el empleo público y de calidad. Les importaba un pimiento”.

Si no había suficiente tensión en el Pleno, parió la abuela. El presidente de la sesión, el impagable Javier Landa, llamó al orden a uno de sus filas, Beltrán Pérez, que pretendió votar de pie y desde fuera de la bancada. “Tome asiento para votar, señor Pérez”. Y el señor Pérez se hizo el remolón. El profesor le instó a sentarse por segunda vez. Y el rebelde señor Pérez tomó asiento. Y votó.

Pero para estampa impagable la de la concejal socialista Adela Castaño, aquella que fijó en las doce de la mañana la hora a la que se despiertan en la zona nacional de Los Remedios. Estuvo todo el Pleno luciendo gorro y largo collar de perlas. Una concejal tocada. Una perla… Tendrá privilegio por bula, como los seises de la Catedral, esta suerte de retrato de la pintora Tamara Lempickam. O mejor, de Leni Riefenstahl del palomar. De la Belle Epoque al crack del 29. Del gorro de Adela a quién sabe si el final de la crisis del PSOE tras los batacazos electorales. De la foto de la tortilla a la foto del gorro. Cuando el grajo vuela bajo, ponte el gorro. Landa se tragó el gorro de Adela. Pero no la desaplicación de Beltrán. Claro, como Landa se jamó una vez un montadito a escondidas en un Pleno. Y a otra concejal del PP la trincamos un día leyendo el Hola… Todos los pájaros comen trigo y siempre la culpa es del gorrión. Perdón, de Beltrán.

Los sevillanos de Zoido en la ejecutiva regional: ausencias y presencias

Carlos Navarro Antolín | 26 de julio de 2012 a las 5:00

ZOIDO no ha dudado en integrar en la ejecutiva regional del PP andaluz a determinadas piezas que considera claves en su gestión diaria como alcalde de Sevilla, el cargo que está obligado a revalidar en 2015 antes de pensar siquiera en otras empresas. En la selección realizada se ven claras algunas apuestas. Yen las ausencias, cómo no, la confirmación de algunas sospechas o posibles maniobras con vistas al congreso del PP sevillano, que se celebrará el último fin de semana de septiembre o el primero de octubre. El ingreso en la ejecutiva regional se puede producir por tres vías: ser parte de la lista formal de vocales que plantea el candidato a la presidencia (gozando de la legitimidad de los votos del congreso y de la seguridad de no poder ser removido del puesto), ser designado directamente por el presidente (en cuyo caso el elegido puede ser cesado en cualquier momento)u ostentar algunos de los cargos orgánicos o institucionales que da acceso directo al comité (presidentes provinciales, secretarios generales, diputados, senadores, etcétera).

Al margen de los equilibrios territoriales y de la apuesta por un sevillano –José Luis Sanz– como secretario general del PP andaluz, Zoido cuenta con otros siete sevillanos en el comité ejecutivo que preside desde el pasado congreso de Granada. Sólo uno de ellos, Juan Bueno, tiene la condición de miembro nato al ser secretario general del PP sevillano. Y casi seguro será el próximo presidente del partido en Sevilla con Eloy Carmona como secretario general. Los seis restantes responden a un juego de apuestas y equilibrios que revelan que Zoido quiere establecer determinadas conexiones entre la calle San Fernando y la Plaza Nueva.

El hombre de las empresas municipales, Jesús Maza, vicepresidente de la Agrupación de Interés Económico (AIE) del Ayuntamiento y consejero delegado de Emasesa (la joya de la corona de las sociedad municipales) ha entrado en la ejecutiva como secretario de área. Nunca había tenido cargos orgánicos en el PP. Hace años ya lo advirtió un colaborador de Zoido: “Para nosotros es importante que Maza esté contento, porque Maza es importante para Zoido”. De hecho, este profesional procedente de la empresa privada ha estado integrado en los dos equipos de campaña de Zoido (2007 y 2011).

Miguel Contreras, gerente de Emvisesa, es también nuevo secretario de área. Conoce sobradamente determinadas entrañas claves del PP andaluz, porque fue su gerente en una anterior etapa. Los dineros estarán controlados. Y Zoido contará así, además, con otro puente tendido entre la sede de San Fernando y el organigrama de las empresas municipales, donde se gestionan los principales presupuestos.

Alberto Díaz, criado en las Nuevas Generaciones del partido, es uno de los nuevos vicesecretarios generales. Es el jefe de gabinete del alcalde, por lo que se lógico por razones de operatividad que sea la misma persona la que controle ambas agendas: la del partido y la del Ayuntamiento. Es el hombre que ejerce la virtud de decir que no, que filtra las reuniones e innumerables llamadas y que está siempre pegado al teléfono, sea en el despacho o fumando en el andén.

Curro Pérez, portavoz del gobierno local, regresa en cierta manera a sus orígenes al ser el nuevo coordinador de formación del PP andaluz. Hay quien ve en esta designación una suerte de compensación por estar infravalorado en el Ayuntamiento, donde es portavoz del gobierno (pero en un ejecutivo presidencialista, nunca se olvide) y delegado de Triana. Estas dos responsabilidades parecían poco para quien fue jefe de campaña en 2007 y se fajó en los temas de urbanismo en los años de la dura oposición.

Y la apuesta más llamativa y hasta ahora poco sonada es la de José Miguel Luque, el discreto delegado de Cerro-Amate, un fortín socialista donde hay coincidencia entre sus compañeros en que su labor desde la oposición fue clave para crecer en votos en 2011. Aquellos resultados fueron premiados con su ingreso en la junta de gobierno del Ayuntamiento como teniente de alcalde. Es también secretario del grupo popular, donde asume labores grises enormemente valoradas por el alcalde, de ahí que lo quiera tener cerca en la ejecutiva.

Gregorio Serrano es el concejal más próximo en lo personal (con todo lo que eso supone), concentra cuatro parcelas de poder en el Ayuntamiento y a nadie ha extrañado que el jefe lo haya incluido por designación directa en la ejecutiva. Otras personas del círculo íntimo no han sido llamados, como pueden ser los casos del delegado de Urbanismo, Maximiliano Vílchez, y la delegada de Cultura, Mar Sánchez Estrella. Otros perfiles muy políticos del gobierno local como Beltrán Pérez, que estuvo en el comité de campaña de 2011 y que podría haber entrado perfectamente en la ejecutiva, tendrán que esperar al congreso de Sevilla para coger tajada orgánica de poder en el nuevo orden del PP. Un dirigente reconoce lo siguiente: “Esto de la ejecutiva tiene una importancia relativa, como el orden de las listas, pero es verdad que este jefe no da puntada sin hilo”. Y en política casi todo es susceptible de ser interpretado.

El torniquete de la Davis y el crematorio del Laredo

Carlos Navarro Antolín | 23 de julio de 2012 a las 13:59

A Doña Tijeras le toca ser nuevamente la mala de la película y hacerle el torniquete a la herida por la que a la ciudad se le ha escapado casi un millón de euros en los fastos de la Davis. El impacto económico indirecto y la publicidad de la ciudad están por calcular, pero las cuentas del torneo propiamente dicho son las que son. Un milloncito que la delegada de Hacienda tendrá que quitarle a otras partidas, por lo que están los delegados tiritando con sólo intuir las tijeras de Doña Fley. Que viene, que viene… Ya está la delegada de Hacienda sacándose el cinturón y apretándole el muslo a Gregorio Serrano para que no pierda la sangre, que no quiero verla, que no quiero verla… Ese agujero hay que taparlo, Asunción. Corta donde haya que cortar, pero quiero a Don Gregorio sano como un roble (Juan). A Serrano curando y con el mazo dándole a las administraciones socialistas: “Ni la Junta ni la Diputación han puesto un euro. No han pagado ni las entradas. Si hubieran puesto la mitad que en 2004, tendríamos hasta una pequeña ganancia, pero se trataba de darle una bofetada a Zoido”. Dice Serrano que tenía fe en que la Junta al final se arrepintiera y pusiera algunas perras encima de la mesa. Fe…y mucha esperanza, sustentadas ambas virtudes en que la Davis es la Davis. “Es que no estamos hablando de una competición de caniches”. Guau, guau. ¿Y qué tiene el superconcejal Serrano contra esa raza de perros propia de señoronas votantes del PP? Eso hay que aclararlo. Podía haberse referido al perro salchicha, pero no. Dijo caniche. Ay, que no cuidamos a los votantes.

Y todo esto lo dice Serrano en una sala de prensa modelo crematorio. Sin aire acondicionado. Sin ventiladores. Sin ventanas abiertas. Ya sabemos que cuando se atasquen los hornos del cementerio y de la Algaba podemos derivar a los dolientes al Laredo. Pero no a la cafetería (ojú), sino a la planta de arriba. El crematorio del Laredo. Achicharraditos nos tiene Doña Tijeras. A Serrano le hará el torniquete, pero a los periodistas sólo nos falta darnos de beber vinagre en una esponja (Bob). Eso es una bofetada. Y no la de la Junta a Zoido. A pasear al caniche, que es la hora.

El PP gobierna en ‘coalición’ con Fley

Carlos Navarro Antolín | 21 de junio de 2012 a las 12:43

NO lo piensa este cajista de eterno luto, sino el concejal más próximo al alcalde. Gregorio Serrano se lo dijo en el consejo de administración de Giralda Televisión a Mercedes de Pablos, representante del PSOE, cuando la concejal le preguntó por el presupuesto de la futura agencia pública con la que el gobierno del PP alargará la vida de la tele que fundó Monteseirín. Serrano aseguró desconocer aún la cuestión económica y se dirigió a los representantes de la oposición: “Ustedes saben mejor que nadie que todos los gobiernos son de coalición. Por un lado está el gobierno y por otro la delegada de Hacienda con la que hay que pactar”. ¡Toma ya, pista que va el artista! Serrano nos ha cegado con tanta iluminación. En la próxima auditoría sobre transparencia en la gestión nos salimos de la tabla. La monosilábica Fley hace saltar por los aires el medidor de la independencia. Por una lado, ella. Por el otro, los miembros de la orden mendicante que son los Zoido’s boys. Y el superdelegado lo dice en un consejo de administración imbuido del espíritu del cura Chamizo, el que lee la cartilla a los parlamentarios: “La gente está hasta el gorro de ustedes”. Están las verdades del barquero, las verdadres del cura sin sótana y las verdades de café que suelta este Serrano. Picardía, picardía, don Zoido, Serrano ha dicho una picardía….
En casa de Zoido manda la que controla la pastora (divina). ¿Pasa algo? Yyo preocupado porque me como las uñas. La De Pablos tenía ante así el reconocimiento de lo que todo el gobierno rumia que te rumia en los cafés de General Polavieja. Doña Tijeras, uf… Menuda es. La periodista De Pablos consiguió la exclusiva de un Serrano que desentierra el tabú con la naturalidad con la que dijo en la oposición que no se podía vivir con un sueldo tan bajo. Ylo hizo sin acritud, como reconoce Mercedes con camaradería.
Saque usted veinte concejales para que de verdad luego sólo mande uno. O una. Si Hacienda somos todos, vamos a cerrarla, dijo aquel. Hasta el gorro de Chamizo están algunos de Hacienda. Y rumian que te rumian… Cuanto más aprieta la Fley, más suena la máquina del café. Vemos a Serrano ya sentado en el plató de La máquina de la verdad con los sensores pegados al traje de Javier Sobrino. Y una voz profunda que dice solemne: “A la pregunta de si Asunción Fley es la que parte el bacalao en el Ayuntamiento, el concursante dijo…sí. Y dice…la verdad”.

Un alcalde y 20 fieles ejecutores

Carlos Navarro Antolín | 20 de mayo de 2012 a las 5:00

UN alcalde sin sombra. Una curia sin cardenales. Todo por Zoido. El primer año de gobierno se salda prácticamente sin incidentes en la convivencia entre los veintiún concejales del gobierno. Nadie discute al jefe, que ha formado un ejecutivo local donde no hay ningún número dos, nadie que oficialmente se aproxime a la categoría de vicealcalde con la que Monteseirín llegó a investir a Emilio Carrillo amparándose en la Ley de Grandes Ciudades. Zoido no tiene vicealcaldes ni delfines, pese que su programa electoral recogía el nombramiento de un edil de Presidencia. Todo lo más, un círculo estrechísimo en el que sólo cabe como fijo el concejal Gregorio Serrano y algún otro de forma esporádica. El nombre de esa sala noble que está en la planta baja del Ayuntamiento, junto al Arquillo, reproduce fielmente el espíritu de un gobierno donde, por el momento, nadie tose ni cuestiona al alcalde: los concejales de gobierno son los fieles ejecutores. La fidelidad es el efecto lógico de ese período de estabilidad que otorga a todo partido una mayoría absoluta tan abultada y también obedece a que el alcalde no sólo no está cuestionado en su partido sino que no ha hecho más que coger peso específico en las filas del PP. La paz, por ahora, reina en el PP de Sevilla. En el andaluz es otro el debate.

El gobierno local ha vivido casi un año en continuo ritmo electoral, un calendario marcado por la necesidad del PP de explotar (con resultado desigual) la figura del alcalde en las elecciones generales y en las autonómicas. El pronóstico dice que a partir de este segundo año deberán entrar más en juego otros concejales de gobierno (de algunos no se conoce ni la voz).

Un gobierno sin fisuras, pero con un reparto de poder muy distinto. Serrano acapara cuatro áreas y las empresas municipales de peso. Es el superconcejal del gobierno, quien recibe encargos directos y personales del alcalde, el de la agenda más apretada y con quien Zoido comparte muchos de sus momentos de distensión. En general, los concejales de perfil gestor han sustituido a los de perfil político. La delegada de Hacienda, la independiente Asunción Fley, se ha hecho respetar y valer. Tan es así que Arenas se llegó a fijar en ella. Pero la Junta de Andalucía tendrá que esperar. En los Plenos le falta tono político. Maximiliano Vílchez es ya sin duda el delegado de Urbanismo más discreto de la democracia, parece calcado para una etapa de crisis en la que el urbanismo ha perdido fuelle. Ya su gerente se le conoce en las caracolas como “el del pañuelito” por su afición a lucirlos en el bolsillo del pecho de la chaqueta. Es precisamente lo que quería Zoido y así lo expresaba en sus años de oposición: la discreción absoluta en una delegación marcada demasiadas veces por las polémicas y los escándalos.

Pero quien más carece de tono político es, sin duda, el número dos de la lista electoral, el catedrático Javier Landa, que ha metido al alcalde en más de un aprieto por su estilo personal, ajeno a una política encorsetada. Landa usó su potestad como presidente del Pleno para expulsar a dos fotógrafos del Salón Colón, lo que puso a los tres grupos políticos en su contra, que ya es difícil. Anteriormente justificó sin tino que no se izara en el Ayuntamiento la bandera del Día del Orgullo Gay, pero sí la del pueblo gitano. Arguyó que una enseña era institucional y la otra no. Landa ha ido adquiriendo un perfil más discreto y algo menos árido en los últimos meses, consciente tal vez de que las cátedras tienen un peso muy relativo en el mundillo de la política. Por no decir que tienen un peso nulo.

Los concejales más políticos, Curro Pérez y Beltrán Pérez, otrora látigos del gobierno de PSOE e IU, desarrollan ahora papeles más discretos. Curro Pérez está desaprovechado: es portavoz oficial de un gobierno muy presidencialista y su parcela de gestión se reduce al distrito de Triana. Recuérdese que el grupo popular tiene también su propio portavoz, Juan Bueno, con un destacado peso orgánico. Curro Pérez tendrá en pocos meses una competencia para sacar a la luz sus cualidades: la construcción del aparcamiento en San Martín de Porres, que tendrá dos meses levantada esta plaza.

Y Beltrán Pérez parece estar dedicado (y a gusto por el momento) en esa tarea poco lucida de coordinar y potenciar los distritos. La previsión lógica es que Los Pérez recuperen más protagonismo en cuanto se acerquen las elecciones. Son los más políticos.

Zoido sólo ha tenido que desautorizar expresamente en una ocasión a un miembro de su gobierno, precisamente al único que eligió a dedo: Demetrio Cabello. El delegado de Movilidad, comisario del Cuerpo Nacional de Policía de profesión, admitió en público que el Ayuntamiento no puede hacer nada para que la empresa Equipark devuelva a los vecinos las fianzas entregadas porque «no es una obligación impuesta» ni en la normativa contractual ni en los pliegos administrativos de la concesión, por lo que se trataría de una cuestión civil entre una empresa y un particular «y en este ámbito ha de dilucidarse». Cabello dinamitó así una de las principales promesas de Zoido, que en las elecciones experimentó una fuerte subida de votos en el distrito San Pablo-Santa Justa, donde son muchísimos los vecinos defraudados por este asunto. Ni veinticuatro horas tardó el alcalde en pegar su primer tirón de orejas al edil independiente. Zoido calificó de “insatisfactoria” la explicación del concejal de Movilidad y ganó tiempo pidiendo nuevos informes.

El segundo tropiezo resultaron ser los familiares enchufados en los distritos, donde adquirió un protagonismo negativo el más joven de la corporación municipal, José Luis García, delegado del Distrito Sur. Los parientes tuvieron que renunciar a los contratos para que el gobierno no persistiera por más tiempo en los mismos errores que se hartó de denunciar cuando estaba en la oposición y gobernaba Monteseirín con el sostén de IU. A Zoido le escoció especialmente que tales prácticas las hubiera realizado precisamente el más joven del grupo político. José Luis García, Pepelu en las filas del PP, tiene el aval del propio Javier Arenas. Pero ahora está estrecha y discretamente marcado para que no vuelva a protagonizar escándalos que concedan munición al PSOE, que en este asunto fue donde realizó su mejor rodaje como oposición.

Tan sólo se ha producido una baja en el gobierno, la de la delegada de Nervión, María Eugenia Romero, que ahora es diputada en las Cortes. Entró como concejal el siguiente en la lista electoral, Rafael Belmonte. Zoido aprovechó para asignar a Pía Halcón al amable distrito de Nervión y enviar a Belmonte, de perfil mucho más político y un buen ejemplo de fiel ejecutor, a bregar con los problemas de Bellavista, un distrito más duro donde el PSOE tiene a sus dirigentes más beligerantes. Incluso el propio Juan Espadas tuvo sus más y sus menos con sus compañeros de partido en Bellavista en plena campaña electoral. El cambio de Halcón ha sido el único producido respecto al organigrama inicial del gobierno.

Con Serrano se acabó el jamón

Carlos Navarro Antolín | 11 de abril de 2012 a las 18:01

Se acabó la fiesta en la Caseta Municipal. No habrá recepciones ningún día. Llegó Serrano (Gregorio) y se terminó el jamón. Hay luto en los colectivos que daban rienda suelta al pescuezo en las invitaciones de mediodía y de noche. No habrá esas fotos de vecinos corriendo hacia las mesas en cuanto los ordenanzas del Ayuntamiento abrían las lonas, que aquello parecía el primer día de las rebajas o la semana fantástica en Ecovol. Ni aspirantes a prebendas culebreando en torno a los gerentes de las empresas municipales. Ni habrá colas en la calle Matienzo para rogar el tarjetón que daba derecho a tres horas de estiramiento de brazos al estilo del inspector Gadget para trincar la chacina y la fritura. “Carretero, cólocame en una recepción, en la que sea. Ponme en la de los artistas mismamente. O en la de las cofradías, que ahí se trinca más”. Después de una Semana Santa sin, una Feria también sin. El concurso del cáterin estaba adjudicado por 50.000 euros a la firma Medinaceli, la misma que hace un par de años acabó con el régimen ininterrumpido de Juliá desde 1993 y apostó por recuperar el jamón. Ahora tocará indemnizar a esta empresa sevillana por el lucro cesante. La derecha convierte la Caseta Municipal en un centro de trabajo, en un plató para la televisión local. Zoido echa las lonas. Y todo ha sido por decisión de última hora. De últimísima. Con Serrano se acabó el jamón. Siempre nos quedarán las tajaditas de coco, que están muy ricas. Y bien fresquitas gracias a esos chorritos de agua que recuerdan al microclima del Laredo. ¿El Laredo? Ojú.

Dejad la Feria de Abril como está

Carlos Navarro Antolín | 2 de febrero de 2012 a las 13:40

Algunos están empeñados en hacer de la Semana Santa un Hiperpaso o un Munarco durante todo el año y de la Feria de Abril un tentáculo de la Fitur de pabellones capitalinos, ruido y stands donde se harta uno de recoger folletos con muchas playas de aguas cristalinas y palmeritas. Ahora se despacha el empresariado con que la Feria se debe dedicar cada año a una ciudad distinta para “realzar las relaciones” desde el punto de visita turístico, lo que ordinariamente se llama hacer caja. Claro que sí, señores empresarios de hoteles y bares. Podemos también organizar un pregón que lo pronuncie un famoso, ponerle sombrillas a los caballos (como el equino lampadario del vestíbulo del Hotel Colón, descanse en paz su suntuosidad en favor del minimalismo y los tonos oscuros), inventar de una vez el postre de la Feria para que los reposteros también trinquen más, alargarla durante diez días y hacer del real un gran parque turístico. Más valdría que los hosteleros formaran más a un personal cada vez más caracterizado por la falta de oficio a la hora de tratar al cliente. Aunque muy probablemente, como dijo aquel, tengamos los bares que nos merecemos. Esperemos que el concejal Gregorio Serrano deje la Feria como está, que casi se conserva y evoluciona mejor que una Semana Santa cada día más cautiva y desarmada por las hordas de frikis. Mercaderes…

Zoido y sus 80 millones de chinos en el taco

Carlos Navarro Antolín | 10 de enero de 2012 a las 21:09

Zoido nos quiere llenar el centro de chinos en verano porque al parecer en esos meses viene demasiada poca gente a ver la Catedral, el Alcázar y los bares de Robles, que son de los pocos que hacen caja en agosto. El alcalde no precisa si serán chinos lavados, como ese pavimento idóneo para las construcciones exteriores, no me sean malpensados tan rápidos, pero verdaderamente convendrá que lo sean por aquello de los cuarenta grados a la sombra. Zoido nos ha llenado las calles en Navidad de un montón de noveleros venidos hasta de fuera de Sevilla para alzar el teléfono y sacar fotos de lo “preciosísima” que estaba la Avenida, porque hay que ver lo preciosa que estaba, señora, con lo feísima que la tenían los tíos de antes que ahora desfilan por los juzgados con disciplina y puntualidad cofradiera. Después de la que este hombre ha liado en Navidad, ahora quiere llamar la atención de “los 80 millones de chinos millonarios que viven en China”, según ha dicho literalmente en ese sitio tan solemne que es el Salón Santo Tomás del Ayuntamiento, que digo yo que en ese lugar se hablan las cosas serias de la ciudad. Por eso hay que tomarse muy en serio lo de Zoido y sus 80 millones de chinos en el taco. Pues yo, como Santo Tomás, tengo que ver para creer que de verdad aterrice en San Pablo tantísimo chino entre el Corpus y San Miguel. Si así fuera ya vemos a Robles multiplicando los aspersores de las terrazas de sus bares para refrescar a tanto chino (lavado), porque otra cosa no podrán ver, a no ser que le prorroguen el contrato al tío de los camellos de Matalascañas que pobló la Encarnación en las pascuas. El Ayuntamiento dice que está preparando un vídeo como el de la Navidad para atraer a los turistas en verano. Si Sus Majestades de Oriente estaban sesteando en la Plaza del Triunfo en pleno diciembre con el termómetro volando bajo como el grajo, ya me dirán ustedes con que nos sorprenderá la Factoría Serrano (Gregorio) para que no se note la caló de Sevilla de julio y agosto. ¡Montones, montones de aspersores como los de las terrazas del Laredo y El Cairo para esos chinos millonarios! Ya lo advertía un ciudadano en precampaña hartito de oír tanta promesa: “A Zoido sólo le falta prometer que acabará con la caló de Sevilla”. Pues ahora quiere llenarnos las calles de chinos en verano. Está claro que para viajar a Sevilla en agosto hay que ser tan… chino como un chino. Pero la mar de chino, en el preciso grado máximo de eso que usted y yo estamos pensando de chino. “¿Le puele dal otla vez al cholito del agua, camalelo, me pasa el búcalo y me busca pol favol el teléfono de Don Zoilo que le voy a decil dos palablitas?”

Zoido y Serrano, el poli bueno y el poli malo

Carlos Navarro Antolín | 12 de diciembre de 2011 a las 22:02

Seis meses de gobierno y ya se ven los roles. Sí, los roles. Cualquier término es bueno mientras no sea el escenario, porque ahora ha subido una barbaridad la afición al teatro en España. Todo son escenarios por el empleo, escenarios de más recortes económicos, escenarios de brotes verdes, el nuevo escenario con Rajoy en la Moncloa, el escenario surgido de la última cumbre europea y así hasta que se venga abajo el escenario, que todo llega. Pero a lo que íbamos. Seis meses de Zoido en el gobierno y ya vemos cómo funciona a la perfección la coreografía del poli bueno y el poli malo.

A las once de la mañana sale Superserrano, concejal para todo, y hace de saetero del gobierno con quejíos y gorgoritos incluidos: “Nos han dejado el Ayuntamiento arrasado y hay que tomar medidasdolorosas. La situación financiera del Ayuntamiento pone los vellos de punta”. Y al mismo tiempo despliega Zoido el capote de los números y avanza contra todo pronóstico las bonanzas de su primer presupuesto: más dinero para colegios, para políticas sociales y para el pago a proveedores, los tres pilares de unas cuentas que son como tres dagas especialmente escogidas para herir a un PSOE distraído ahora en la previa de su congreso. Ahí duele.

La jugada está clara. El poli malo y el bueno se han coordinado a la perfección. Serrano dice las verdades incómodas. Y a Zoido le corresponden las amables, cocinadas previamente en su punto.

Un vídeo sin cacas y al estilo de Fabio Capello

Carlos Navarro Antolín | 30 de noviembre de 2011 a las 21:55

El cacareado vídeo de los reyes magos adolece de un defecto. A estos magos impostados de Oriente les faltan las camisas de tirantes, los pantalones piratas y las chanclas que dejan ver las garras enlutadas del turisteo de la ciudad si de verdad de la buena los creativos de Zoido querían demostrar que sus sudorosas majestades están tan a gusto en Sevilla que se quedan a vivir en ella. Los podían haber puesto en la cola de uno de esos establecimientos desubicadores de cafe&tapas (¿Pero alguien en Sevilla pide un cortado con una cola de toro o una leche manchada con una urta a la roteña?), vagando por los santuarios de la camiseta que pueblan el barrio de Santa Cruz, regateando a las gitanas del romero que vivaquean por esa misma Plaza del Triunfo o sorteando las cacas de los jacos a los que aún no han puesto los dodotis. A este vídeo le faltan tantos recursos como las cacas de esa zona del entorno catedralicio. Es tan cortito que recuerda a aquellas promociones de los vídeos comunitarios de los años ochenta. El gobierno local dice que está encantado con la polémica porque ha generado en una sola jornada miles de descargas en las redes sociales. Parece que en materia de promoción turística lo que importa es el resultado, el 1-0 que da los tres puntos al estilo italiano y hasta la siguiente; el que hablen mal de mí, pero que hablen. Cuanto más ladra el PSOE, más cabalga Gregorio Serrano. Política resultadista, al estilo Capello.

¿Pero ustedes saben para qué le ha venido verdaderamente bien el vídeo al gobierno? Para que se olvide cuanto antes la fotografía dominical del alcalde vestido de tenista en la pista de la Copa Davis. Aquella sí que merecía un ojú como el que Melchor le dice a Gaspar en el vídeo sin cacas. Este vídeo no tiene cacas, pero tiene mucho de quite providencial para Zoido. La cosa no huele bien. ¡Curro (Pérez) dale el botoncito del vídeo, que el alcalde se ha hecho otro foto! Ojú. ¡Pero cómo ladran, cómo ladran! Guau, guau.