Archivos para el tag ‘halcones’

Zoido remonta el vuelo sin helicóptero

Carlos Navarro Antolín | 11 de marzo de 2014 a las 13:00

Sevilla 07/03/2014 El alcalde de Sevilla
Orillar un proyecto hasta que aparezca la esperanza blanca de un patrocinador que suelte 180.000 euros en el año 2014 equivale a montar una comisión o una mesa para solucionar problemas como la movida, los veladores o el tráfico.

El gobierno local ha tenido que rectificar, dar marcha atrás, arrepentirse en esta cuaresma, que es tiempo reflexión, como se arrepintió de colocar un azulejo en la zapata de Triana con el nombre del barrio, en aquellos días en que los noveleros se hartaron de llamarle malecón a lo que de toda la vida se ha conocido como la zapata. No se gastará un euro público en la frivolidad de colocar un helicóptero a seis metros de altura en la salida hacia Cádiz. El trueno azul de los Bermejales se ha caído, como debieron caerse muchos proyectos faraónicos, inútiles, espantosos y, lo que es mucho peor, irreversibles que se perpetraron en los mandatos anteriores. A favor de Zoido juega su rápida reacción una vez que trascendió en las páginas de este periódico y en letra gorda la información clave que estaba oculta, como siempre, en el cuerpo pequeño del pliego de condiciones: el gasto de dinero público. Zoido ha tardado en cargarse el helicóptero el mismo tiempo que empleó en destituir a Joaquín Peña cuando la Guardia Civil lo imputó dentro de las investigaciones del caso Fito Novo: menos de veinticuatro horas.

Ocurre que ni azulejos, ni helicópteros. En el PP tienen la convicción de que la imagen del alcalde está absolutamente sin mácula. Llevan razón. Y todo indica que a partir de ahora remontará aún más el vuelo al tener Zoido todo el día para hacer lo que mejor sabe: de Zoido. El fin de semana ya tuvimos al Zoido besucón de señora de edad rodeado de muchas más señoras de edad en un barrio alejado del centro. Y ayer mismo al Zoido portador de imágenes sagradas e inaugurador de proyectos emprendedores en la Cartuja (en la Ciudad de la Imagen que concibió Monteseirín y que Zoido ha capitalizado). Las convocatorias de actos del alcalde se mandan de cuatro en cuatro. La primavera está a punto de llegar con la multiplicación de los actos sociales, como llegarán los cien millones de Europa para proyectos de revitalización de edificios industriales.
El alcalde irá dándole paso de nuevo a los perfiles más duros del gobierno si se ve amenazado, esos mismos perfiles que han estado descaradamente orillados desde mayo de 2011. Los halcones han estado anillados y controlados por el cetrero. Hasta que el jefe vea la necesidad de soltarlos. ¿Recuerdan a Beltrán Pérez agitando los cencerros en una rueda de prensa para denunciar la corrupción? ¿Recuerdan a Evelia Rincón exhibiendo simbólicamente tres medallas con títulos alusivos a las irregularidades en la gestión de la Fundación de Sevilla? ¿Recuerdan aquel látigo del Urbanismo que era Curro Pérez, rastreador de los expedientes de las setas de la Encarnación?

El alcalde se dio un paseo de multitudes en el primer lunes de cuaresma. Juan Espadas regresaba en soledad, a la caída de la tarde y hablando por el móvil por la Plaza del Salvador. El aparato del partido en Sevilla no está precisamente para toserle a nadie, luego Zoido tiene pista libre para despegar. El partido ha salido muy tocado del congreso regional. La profunda derrota del PP sevillano, paradojas de la política, ha dejado a Zoido como la cabeza más visible. Siempre que siga de alcalde. Y que Espadas se oculte entre las bullas hablando por el móvil. Ni azulejos, ni helicópteros. La política es márketing. Y bricolaje. Qué curioso: Zoido inaugura macrotienda de bricolaje en la Ciudad de la Imagen. Todo por la imagen, esquina Laraña.
10/03/2014--Capilla del Museo.

¿Y quién repele a los pájaros del Ayuntamiento?

Carlos Navarro Antolín | 13 de marzo de 2012 a las 5:00

Una grúa de enormes dimensiones sorprendió ayer a los viandantes de la Avenida de la Constitución en una ciudad novelera por excelencia que rápidamente forma el tramo de los mirones con permiso de los señoresde las bicicletas, nuestros amos y señores de la vía pública a lo Mañara. El tío subido en el canasto de la grúa se dedicaba con la paciencia de un chino elogiado por el mandamás de Mercadona a cubrir las imágenes de piedra de Lorenzo de Mercadante con hilos de acero que emiten una descarga eléctrica leve en cuanto una paloma se acerca. El objetivo: ahuyentar a las aves y evitar el efecto corrosivo que la caca de estos animalitos tiene en la piedra del monumento.

El sistema habría que aplicarlo en la política, más que nada para ahuyentar a ciertos pájaros y pajarillos de plumaje variado y evitar el efecto corrosivo de la abstención y el alejamiento del votante de las urnas cuando la cosa huele mal, nunca mejor dicho si el objetivo es impedir las consecuencias de las deyecciones. Dicen los técnicos en la materia que cuando la paloma recibe la descarga, no vuelve más “hasta que se le olvida del efecto”.

Vista la poca vergüenza y el desahogo con el que reaccionan algunos pajarillos cuando no llevan ni media hora de vuelo tras dejar el nido del partido, a lo mejor no basta con proteger el Ayuntamiento con este sistema electrostático, sino que hay que volver a aquella solución que plantearon catedráticos de la Universidad en la década de los ochenta de la pasada centuria en el caso de la Catedral: la presencia de halcones en cautividad entre los pináculos. En Estados Unidos, se distingue entre halcones y palomas en asuntos de política exterior. En Sevilla tenemos ejemplos variados de halcones, como en Hacienda, donde Doña Tijeras restringe el gasto en teléfonos móviles, y de palomas, donde en Fiestas Mayores anda bregando Superserrano, que aguanta con disciplina monacal los mil y un actos cofradieros que le tocan en suerte para contentar al cofraderío. Y aportamos el concepto de palomar como lugar en altura con ojos de buey en el que habita la oposición, donde el pájaro rey emigra a Madrid dos días a la semana y el resto de la camada se alimenta de cafés en General Polavieja.

Pero nuestra avifauna es aún más rica que la americana, muchísimos más, donde va usted a parar, porque Sevilla aporta a la wikipedia de las aves no sólo los cotizados estorninos de la Plaza de Cuba, sino el pájaro de los distritos, importante ejemplar que se cría en libertad y con desahogo por la zona Sur y que tiene un piquito de ruiseñor que no lo calla una descarga por mucho que cubran el Ayuntamiento con hilos de acero. Como el acero de dura sí que tiene una parte del cuerpo. Tanto que el alcalde que tanto visita Los Pajaritos va a tener que anudar halcones en la azotea. Y más que política de barrios, tendrá que hacer un cursillo acelerado de política de cetrería.