Archivos para el tag ‘Hotel Renacimiento’

Golpes de maza

Carlos Navarro Antolín | 6 de febrero de 2012 a las 12:36

* Acusamos recibo de una llamada teléfonica de un veteranísimo socialista:

“Te puedo asegurar que la primera opción de Zapatero para cenar el sábado en Sevilla no era la del alcalareño Gutiérrez Limones, sino la del periodista Carlos Herrera, con quien sabes que tiene un trato fluido y con quien ha compartido veladas estivales en Sanlúcar de Barrameda. Hablaron por teléfono, pero como Herrera estaba en los Estados Unidos, no pudo ser. Zapatero prefirió, entonces sí, irse con su querido Limones. Eso es verdad”.

* Feo, pero que muy feo resulta que un concejal socialista como Joaquín Díaz mantenga publicado en su muro de facebook durante tres días ya el insulto que una señora dedica a un familiar del alcalde. Díaz publicó a mediodía del viernes una crítica a la intervención de la grúa municipal en los alrededores del Hotel Renacimiento en la primera jornada del congreso socialista. Nada que objetar a su denuncia, pero es muy reprobable que consienta los rebuznos de quienes a falta de argumentos se comportan como asnos. Debe reaccionar con celeridad.

* El entorno de Susana Díaz, secretaria de organización del PSOE, resta importancia al éxito obtenido por Alfonso Rodríguez Gómez de Celis en el congreso federal. El aparato de la calle San Vicente considera que Celis no ha ganado ningún cortijo al salirle bien su apuesta por Rubalcaba:

“Más bien se ha ganado una caseta de peón caminero. Incluso Carmelo Gómez va tres puestos por delante de él en la lista del comité federal. Quiso servir la venganza en plato frío y se enfrió esperando algo que no llegó”.

* Oído en una taberna del Tiro de Línea:

“Vaya tela lo de Espadas. Dijo que apoyaría lo del cambio de nombre de la calle si la cosa tenía apoyo mayoritario en el distrito. Y después ná de ná”.

¿Con quién cenó ZP en Sevilla?

Carlos Navarro Antolín | 5 de febrero de 2012 a las 18:22

¿Con quién cenó ZP el sábado en Sevilla? Tras el informe de gestión en la tarde del viernes y la despedida radiófonica nocturna comenzaba definitivamente una nueva vida para el ex presidente del Gobierno. O un nuevo ciclo. ¿Qué hizo ZP al despertarse el día en que ya no tenía ni cargo institucional ni orgánico? Irse a ese París del socialismo que resiste ahora (¿y siempre?) al invasor de la derecha: Alcalá de Guadaíra. ZP se fue a correr muy temprano a las riberas del Guadaíra. Ay, Alcalá es territorio amigo, muy amigo. Tiene ese alcalde que en su día formó parte del grupo de apóstoles laicos del zapaterismo (Antonio Cuevas, Francisco Toscano…) que fueron claves para que de aquel XXV congreso federal del año 2000 saliera investido como secretario general el entonces joven diputado leonés. Había que ir a Alcalá, claro que sí. Por la mañana, a correr para eliminar toxinas con la sola compañía del equipo de seguridad. Dicen que la imagen era la de la soledad del corredor de fondo. Desfondado ya. Y por la noche, de nuevo a Alcalá. Pero esta vez para cenar con el alcalde Limones. A solas los dos. La cita fue en el restaurante El Rincón de Bernardo, lejos de las alegrías y decepciones de esas horas en el Hotel Renacimiento. Siempre nos quedará Alcalá. Para correr junto al río. Para cenar con el amigo.

Actualización: Nuevos datos.