Archivos para el tag ‘Javier Arenas’

¿Dónde duerme Rajoy en Sevilla?

Carlos Navarro Antolín | 19 de febrero de 2012 a las 18:13

Vuelva al siglo XVIII y sienta la galantería de su época. Eso dice el reclamo publicitario del lugar escogido por el presidente Rajoy para pernoctar en Sevilla los días de congreso y rosas. Rajoy duerme en Alcalá de Guadaíra, la localidad donde Zapatero cenó hace un par de semanas invitado por el alcalde Antonio Gutiérrez Limones. Rajoy ha escogido el hotel Hacienda la Boticaria, alejado de los pedigüeños de prebendas y de la monótona música de la unanimidad de Fibes. Alcalá tiene algo que los atrae. En la tierra de los panes tuvo el zapaterismo uno de sus firmes puntales cuando nació en aquel congreso de 2000. Por eso el ex presidente leonés quiso hacer footing el otro día por la ribera del Guadaíra y cenar después con su fiel apóstol, el mismo que retiene para el PSOE una de las pocas alcaldías fuertes que le quedan al partido en Andalucía junto a Dos Hermanas.

Rajoy duerme en Alcalá. En el mismo hotel donde también se instaló el desgraciado de Gadafi en 2007. Pero Rajoy no ha montado ninguna jaima, que se sepa. En la Boticaria hay de todo, que para eso tiene cinco estrellas:cortijos, jardines, naranjos, caballos, helipuerto privado y hasta un spa de mármoles negros. Pero Gadafi se trajo una jaima propia de colores oscuros, la montó en los jardines situados al borde de la piscina e invitó a cenar en ella a José María Aznar. ¿Recuerdan? El presidente libio sacrificó un cordero que luego se jamó en compañía del ex presidente español. Corderito para dos. A aquella cena también estaba invitado Felipe González, pero no pudo asistir porque esos días estaba en Colombia.

Rajoy está en la Boticaria. Y dicen que María Dolores de Cospedal también. Cuentan que la Boticaria es el hotel idóneo por motivos de seguridad, ya que es un complejo que se encuentra situado fuera del casco urbano de Alcalá, en el kilómetro 2 de la carretera que une este municipio con Utrera, a unos diez kilómetros de la capital. La mayoría de los cargos principales del PP nacional están en el Meliá Sevilla, muy próximo a la Plaza de España. Y Esperanza Aguirre, la presidenta madrileña, ha preferido la funcionalidad de un NH del centro de la ciudad. Más humilde y barato, donde seguro que no hay galantería del siglo XVIII, sino noches de talonario bancohotel del que se anunciaba machaconamente en los carruseles deportivos.

Quien no necesita hotel porque juega en casa es el presidente de la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP), al que le largaron el sobre donde estaban los papeles de la única candidatura presentada para gobernar el partido. Obviamente, la de Mariano Rajoy. A Zoido sólo le faltó lacrar el sobre para asegurar la privacidad de los nombres elegidos para la Ejecutiva. Yle asignó la custodia del documento a su inseparable Alberto Díaz, jefe de gabinete. Los periodistas de Madrid le preguntaron a Díaz por los pasillos si por la tarde tendrían que contar tres veces los votos como en el congreso socialista. “Aquí eso no hace falta”.

Acabado su discurso, un hierático Aznar se dio un paseo por los puestos del congreso donde se venden libros de la biografía de Rajoy. Arenas se marchó con sus familiares doliéndose de una pierna. Ylos cientos de compromisarios hacían colas en los taxis y en la parada de la línea 27, cuyos autobuses pasaban una y otra vez sin siquiera abrir las puertas. Todos atestados. Hubo hasta quienes tuvieron que coger dos autobuses de líneas distintas y dar un paseo a pie para alcanzar la zona centro.

Los patrulleros de la Policía Local se han dejado ver muchísimo por los alrededores del palacio. Como ocurrió con el congreso del PSOE, donde la presencia de los agentes molestó a varios cargos municipales socialistas que criticaron la medida.

Cae la tarde. Hay una cola en la parada de Tussam de la Plaza de la Campana. Entre la muchedumbre, solitario y pensativo, está el alcalde de Burgos y ex ministro de Trabajo, Juan Carlos Aparicio, que tiene cara de procesión petrina de Miércoles Santo. Aparicio fue el ministro que sucedió en el cargo al andaluz Pimentel, que dimitió un sábado por la tarde sin comunicárselo a Aznar. Dicen que Aparicio se presentó en el Ministerio para instalarse cuando Pimentel aún no se había ni despedido de sus colaboradores. Tenía prisas. Ayer no. Ayer podía permitirse el lujo de esperar el autobús municipal.

Comparaciones provechosas

Carlos Navarro Antolín | 19 de febrero de 2012 a las 18:10

La expresión del Estado es el vacío. Y la del rodillo de la unanimidad es el bostezo. Previsible y lánguida primera sesión. Mucho pan y poco circo. Peor que una mala tarde de toros o que una siesta con apneas es un congreso del PP con casi toda España teñida de azul. Exhibición de complementos de Loewe y Guy Laroche en el vestíbulo principal. Exaltación del sí en cada votación de los informes sectoriales de gestión. Confirmación de que Arenas ya es como el café: Javié para todos. La emoción no está. Ni se le espera. Sólo la trae con el relato de su vida el nonagenario Esteban de Paz, el decano de los compromisarios, un señor procedente de León. Su charla es una retahíla de nombres y expresiones en sepia. Herrero de Miñón, Hernández Mancha, Alianza Popular, las tutelas y tutías… Este empresario de la minería fue el alcalde más joven de España en los años 40 del pasado siglo, cuando presidió el Ayuntamiento de Noceda del Bierzo.

–Usted no tuvo que pactar con Izquierda Unida para formar gobierno, ¿verdad?

–No, no, no… Yo iba a pescar con Fraga. Y nunca hablábamos de política. Nunca. Sólo conversábamos sobre nuestras cosas.

Don Esteban visita la pequeña exposición con la que el PP homenajea en Fibes a su presidente fundador. “Este congreso es de guante blanco…” Se hace hueco entre los fotógrafos hasta darle dos besos a Cospedal y un aviso: “¡Que yo he estado en dieciséis congresos!” Yla manchega le dedica esos “¡qué bien, qué bien!” que son la marca de las prisas que siempre acompañan al poder.

El graderío del plenario ruge, murmulla, molesta. El ruido de fondo es la banda sonora de esta concentración de sopor y secuencia de hechos carente de novedades. Ni un par de banderillas que aplaudir. El personal no escucha intervenciones. Nadie pide silencio, ni que la legión de parlanchines se vaya a los pasillos. Muchos han venido al Sur de paseo y preparan la noche sevillana. María Dolores de Cospedal, a la que le escuece que los periodistas le pregunten si seguirá acumulando tanto poder, presume ante al auditorio nada menos de que el PP es la formación política con más seguidores en Twitter y Facebook. La España de las redes sociales, consagradas como un valor seguro para la clase dirigente casi como la austeridad. Por cierto. el PP andaluz regala a los compromisarios botellitas de aceite de oliva y abrebotellas.

El realizador de la televisión muestra planos femeninos. Abundan los pendientes de perlas. Olas perlitas, según se prefiera. Y un repentino primer plano del alcalde de Huelva, Perico Rodríguez, donde se intuye un bostezo retenido que merece indulgencia. Compromisarios de Aragón abordan al presidente de las Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP), alcalde de Sevilla y presidente del congreso, Juan Ignacio Zoido. No desean discutir ninguna ponencia. Lo que quieren son sillas para el Jueves Santo para ver las cofradías como Dios manda, que diría un Rajoy que ayer no dijo nada. Zoido le pasa el pedido a su jefe de gabinete. “Alberto, toma nota”.

En la cafetería interior hay camareros desbordados. En la exterior, mucho humo. Muchísimo. De cigarro y de las quinielas sobre un posible Gobierno andaluz presidido por Arenas. “No te quepa duda de que meterá a un independiente. Eso de sorprender le encanta”. En la barra se despacha tanto café como vino pese a que es hora de merienda. El bocadillo está a 4,50 euros, cuando en el congreso socialista estaba a 10 euros. La hostelería corre a cargo del Grupo La Raza, que se barrunta como tabernero oficial del régimen que viene. Se comparan los dos grandes congresos continuamente, tanto en los discursos políticos como en los corrillos. La comparación es provechosa. Y los parecidos imposibles.

Por el vestíbulo hacen pandi los rafaeles más próximos a Arenas: Salas y Carmona. Zoido apunta a pregonero cuando ejerce de anfitrión y da la bienvenida a Sevilla, “ciudad del talento y de la esperanza, de la innovación y del futuro…” A la plúmbea primera sesión han acudido como invitados otros dos rafaeles, representantes del colectivo Colegas: Rafael Salazar y Rafael del Moral. Preguntan cómo está el PSOE en el Ayuntamiento sevillano y recuerdan sus audiencias con Gaspar Zarrías.

En el plenario toma la palabra el secretario del congreso. Aquello comienza a despedir un peligroso tufo a reunión de comunidad de vecinos cuando toca votar las coaliciones electorales en municipios de Tarragona, Baleares y algunos rincones de España que sonaban a esa lista de topónimos que sólo se oyen el día de la lotería de Navidad junto al número de las administraciones agraciadas.

Algunos independientes de listas municipales o aspirantes a serlo en el futuro se dejan ver por el plenario. “Son los que mejor se lo pasan, son como turistas”. De pronto un compromisario irrumpe en la monotonía del congreso, en esta suerte de velatorio del espíritu crítico: “Soy el que más enmiendas ha presentado de toda España”. Yse marcha a participar en el debate sobre si el PP es o no es cristiano. Al menos no parece que quieran hincarle el diente al concordato.

Hoy deben estar los principales ministros del gobierno. Las caras de los telediarios y los recortes. Y también el señor del bigote en el que están puestas todas las expectativas, al que Fraga rompió en Sevilla aquella carta de dimisión sin fecha. En aquel congreso estaba don Esteban. Y Arenas, hoy Javié.

Zoido: todo por Javié

Carlos Navarro Antolín | 14 de enero de 2012 a las 21:21

Si el Tribunal Constitucional no le chafa las ilusiones a Javier Arenas, Zoido será el cabeza de cartel por Sevilla en las elecciones autonómicas del día en que media Andalucía está ciñéndose el Dustin para ir a los pregones de Semana Santa y la otra media pensando en algún destino de ocio si la crisis no lo impide. La verdad es que a Zoido le apasiona el Parlamento lo mismo que a uno que yo me sé la sangre encebollada, uf, pero a estas alturas de la película a ver quién es el guapo en el PP que le dice que no a Javié, sobre todo cuando todo indica que Javié, ay Javié, está más cerca que nunca de la meta aunque sea a la cuarta…los lances definitivos. Al fin y al cabo, no hay que olvidar que el Parlamento está a diez minutos de coche oficial de la Plaza Nueva. Y con su escaño de diputado autonómico, el alcalde podrá seguir presumiendo de que su sueldo no sale de las arcas municipales, sino de las andaluzas, amén de alimentar la tesis de que el antiguo hospital de las Cinco Llagas es un foro válido para defender los intereses de la ciudad.  

Por cierto, Beltrán Pérez coordinará la campaña en la capital y Eloy Carmona hará de coordinador general con especial mando en la provincia. Pérez recupera algo de fuelle con esta designación después de que a muchos les supiera a poco la tenencia de Alcaldía de Participación Ciudadana. Y no olvidemos que el rival directo de Zoido en la contienda puede ser el propio José Antonio Griñán. ¿Y por qué circunscripción se presentará Arenas? Por Almería, por supuesto. A Javié ya se sabe que en Sevilla le entra eso que le ocurre a ciertos futbolistas en el Bernabéu: miedo escénico. Cuarto y mitad de jindama, le llaman otros.

La delegada que viene del Este

Carlos Navarro Antolín | 27 de diciembre de 2011 a las 5:30

La fuerza de Arenas no sólo se ve en haber colocado tres ministros andaluces en el gobierno de Rajoy, sino en salirse con la suya y lograr el nombramiento exprés de la nueva delegada del Gobierno en Andalucía, cuando en las demás comunidades autónomas aún andan en la fase de las quinielas y todavía no nos hemos enterado de la plantilla completa de los secretarios de Estado. No hay como saber mover los hilos y tener unas elecciones a menos de tres meses para que todo fluya. Y cómo fluye. Arenas ha apostado por una mujer de perfil mucho más político que institucional, lo que también encaja en estas fechas preelectorales en las que al campeón le puede hacer mucha más falta desde la Plaza de España el pico de un halcón que el vuelo de una paloma. Carmen Crespo conoce el grupo parlamentario sobradamente y estaba ya algo hastiada de su etapa como alcaldesa con mayoría absoluta. Arenas premia también la fidelidad guardada por esta mujer en los tiempos difíciles para el partido en Almería, cuando todo coincidió además con que tuvo que bajarse del Falcon de vicepresidente del Gobierno y montarse de nuevo en el Volvo para hacer la ruta de los pueblos andaluces. Un día era el mismo presidente del PP andaluz el que cogía la A-92 para apagar el fuego interno de una formación política en clara fractura y al día siguiente era Juan Ignacio Zoido, entonces secretrario general, el que se ponía el uniforme de bombero y llegaba a Almería con el extintor en la mano. Carmen Crespo se mantuvo leal desde el primer minuto al aparato de la calle San Fernando. Su nombramiento es una de esas apuestas de Javié por su Almería amada. Justo cuando acaricia su gran objetivo político es cuando mira por el retrovisor y recuerda a quienes le apoyaron cuando lo tenía todo perdido en Madrid y estaba todo por hacer en Andalucía. Arenas coloca en la Torre Sur de la Plaza de España a una delegada que viene del Este. Y con el pico afilado. Por si acaso.

Arenas, la desconfianza del lince

Carlos Navarro Antolín | 21 de noviembre de 2011 a las 1:37

El lince Arenas desconfía. Sonríe porque la liturgia así lo establece. Y los políticos son muy respetuosos con la liturgia. Hay que reirse cuando toca y poner cara de serios cuando toca. El guión no se altera. Nunca. La mayoría absoluta en Sevilla en las municipales era la primera llave del cambio en Andalucía. El PP la consiguió en mayo con una barrida histórica en la capital. Superar los diez puntos respecto al PSOE en las generales se presentaba como la segunda gran clave. Y ahí al PP parece que se le ha calado el coche cuando oteaba la meta. El rostro de Arenas anoche no era de fiesta completa. Hubo serpentinas, pero no se tiraron los cohetes. Le queda una tarea por delante nada fácil. Más complicada si cabe de lo que esperaba, porque la victoria andaluza en las generales no es tan holgada como deseaba. Ha fallado Sevilla, distinta y distante como el verso final machadiano. La capital de Andalucía ha dejado a Arenas con la cara mitad de fiesta, mitad de pufo. Quizás por eso Zoido tuvo que asumir todo el protagonismo en un balcón donde no se botó pese a las peticiones de la militancia. Ni el comedido presidente provincial (José Luis Sanz), ni el tecnócrata número uno por Sevilla (Cristóbal Montoro) asumieron un papel ni principal, ni destacado, ni especialmente jaranero como podía esperarse de la primera victoria oficial de los populares en unas generales en Andalucía. Arenas cerró el balcón de las celebraciones y se encontró con que en el salón de la casa aguardaba la visita de la cúpula del empresariado andaluz: la CEA. Tal vez no tenía ganas de repartir los canapés de La Raza (que le gana terreno a Robles como proveedor oficial). El lince desconfía. Las tijeras de Rajoy no se lo pondrán nada fácil. La liturgia, por si acaso, recomienda prudencia. Y cuarto y mitad de eso que rima con la ciencia.

Golpes de maza

Carlos Navarro Antolín | 20 de octubre de 2011 a las 11:19

* A no pocos extrañó que nadie del PP asistiera al pleno del Consejo Económico y Social celebrado en la sede de la patronal sevillana para votar el dictamen sobre las ordenanzas fiscales. Es cierto que la delegada de Hacienda compareció días antes en la comisión de este organismo, pero en el pleno no estuvo ni ella ni ningún representante del gobierno local.

* No pierdan de vista la emergente plataforma (¿La llamamos así?) de televisión autonómica que hace ya la competencia a Canal Sur. Con plató desde Cádiz. Y ya se sabe que de Cádiz al fin del mundo sin necesidad de peaje…

* Arenas se ha fijado en ella. Le gusta la dama de hierro del gobierno de Zoido. Parecería pronto para sacarla del ámbito municipal cuando no lleva en el ruedo ni cuatro meses. Pero todo puede ocurrir en primavera. Siempre se ha dicho que un buen consejero, delegado o ministro de Hacienda es clave en cualquier gobierno.

* A alguno lo que le gustaría es que Arenas se fijara en Javier Landa para integrar la lista autonómica del PP. Pero nos tememos que la cosa no cuajará. ¿Recuerdan aquella plataforma de independientes por el cambio que se inventó el líder andaluz del PP en los años en que las encuestas no daban un duro por su futuro? Landa quedóse entonces fuera del puesto principal en favor de Isidoro Beneroso, quien por cierto dicen que anda ya a la baja en la cotización del campeón.

* Resultó la mar de curioso ver cómo aplaudían a Zoido y a Montoro en Antares hasta quienes tienen pleitos con las empresas municipales por sus despidos sin indemnización.

* A los músicos les costará un poco de trabajo la mudanza a las antiguas caracolas de Derecho. Rehabilitar aquello cuesta un dineral. Y lo de las tamborrás a la hora en que haya representaciones teatrales en el Lope de Vega no casa muy bien. Por cierto, la idea de llevar las bandas a estas caracolas, ¿no la propuso ya Monteseirín? Esto se merece un huuuuuuum…

* Esta noche hay dos citas fuertes en la ciudad, ambas vinculadas de una u otra manera a Cajasol y con presencia del ubicuo alcalde. A las 20 horas, exposición de más de cuarenta cuadros de Ricardo Suárez en la Sala Villasís. Y a las 21 horas, presentación del libro de Pepe Mel en Chicarreros. Si a usted no le han invitado a ninguna de ellas, tenga claro que se le apaga el daikin.

Golpes de maza

Carlos Navarro Antolín | 13 de octubre de 2011 a las 11:51

  • UGT aprieta para colocar al ex vicealcalde Emilio Carrillo (PSOE) como presidente del Consejo Económico y Social de Sevilla (CESS), un cargo sin remuneración pero que tiene verdaderos adeptos, como Luis Ángel Hierro, que seguiría como tal si lo dejaran. La opción de la profesora universitaria María de Pablo-Romero se ha desinflado finalmente. Era la apuesta personal del delegado de Relaciones Institucionales, Javier Landa, pero no ha sido posible.
  • Curioso encuentro un mediodía de esta semana en el restaurante Puerto Delicias del presidente de la Federación Española de Tenis, José Luis Escañuela, con el ex concejal socialista Alfonso Rodríguez Gómez de Celis, alto cargo de la Consejería de Obras Públicas y Vivienda. Comieron y rieron juntos en unas fechas en que la Copa Davis da mucho que hablar…
  • ¿Recuerdan que Zoido casó a Escañuela recientemente en el Salón Colón? La ceremonia la iba a presidir el todavía alcalde Alfredo Sánchez Monteseirín, pero al final las gestiones al respecto fueron detenidas ‘en favor’ del entonces líder de la oposición y actual alcalde.
  • Oído en la calle San Fernando. “A José Luis Sanz le gusta mucho el Senado. Sólo te digo eso. Arenas tiene claro que Antonio Sanz es el único que tiene asegurado hoy un asiento en el consejo de gobierno si el PP llega a San Telmo. A su otro Sanz, el alcalde de Tomares, tiene que dejarlo bien colocado. El campeón es un amante de los equilibrios entre sus leales”.
  • Y más: “El sexto puesto en la lista al Congreso por Sevilla no era para Adolfo González. Ya verás cómo es para alguien de peso en la provincia. A Adolfo le hubieran ofrecido el séptimo en cualquier caso. Y es lógico que se haya ido. Para los dos obligados puestos de salida para féminas, apunta el nombre de cierta militante destacada en Bormujos”.
  • Coda: “En el PP andaluz ya se dice como en los toros se decía con Paco Ojeda. Unos vienen y otros van, Albendea siempre está”.

Cuando la Universidad gana y la política pierde

Carlos Navarro Antolín | 10 de octubre de 2011 a las 13:54

Adolfo González ha ido esta mañana a hablar con el rector de la Universidad de Sevilla para solicitarle su reincorporación a la actividad docente, que para eso es profesor con plaza propia desde hace años y no ha necesitado de extrañas influencias para acabar la carrera a trompicones, como otros (y otras) del PP y del PSOE, que de los flojos no se libran en ninguna casa. Deja la política quien hace ocho años entró en ella de la mano de Javier Arenas, cuando el PP soñaba con perpetuarse en la Moncloa por medio de Rajoy, un sueño roto dramáticamente con el atentado del 11-M. González fue vicerrector con Miguel Florencio, unos años en que mostró sus virtudes y habilidades de tal forma que oyó los cantos de sirena de los dos grandes partidos. Finalmente se incorporó como independiente al PP con clara proyección de asumir tareas de gobiero, no para estar en la oposición. Pero se quedó en ella, trabajó y hasta repitió. Ocho años dedicados a interpelar al gobierno como pocos. Ahí están los resultados objetivos. Estadística, se llama. La confección de las listas lo ha dejado fuera. Al encabezarlas un hombre, el señor Montoro, se han reducido las posibilidades de que Adolfo González vaya en un puesto de salida, pues Arenas tiene que combinar la obligada presencia de dos mujeres entre los cinco primeros puestos con sus compromisos con Ricardo Tarno y Juan Manuel Albendea. Solución: el diputado González tendría que aceptar en esta ocasión ir el sexto, después de que en 2004 fue el tercero y en 2005 el cuarto. Téngase en cuenta que el PP nunca ha pasado de los cinco diputados por Sevilla. Sólo consiguió tal cifra en 2000 con la mayoría absoluta de Aznar. Todo apunta a que González no quiere hacer de cangrejero más que en Semana Santa. Su vida está resuelta. Y hay veces que uno no está ya para bajar peldaños. Ni debe bajarlos. Hay que reconocer que el diputado González ha practicado eso tan difícil en política del Ya estoy yo en mi casa. Sólo queda ver cómo se lo toma el campeón, que no está muy acostumbrado a las espantás, sino a todo lo contrario. A ver si le dice ahora eso de Adolfo, tenemos que comer… La Universidad recupera un profesor. La política pierde a una persona valiosa. Gaudeamus igitur.

Sevilla exporta la micropolítica

Carlos Navarro Antolín | 21 de septiembre de 2011 a las 20:58

El que arregalaba los bancos, baches y farolas se sentará en el sillón de la Federación Española de Municipios y Provincias, perfecta plataforma de lanzamiento, pero cuya utilidad real está pendiente de una tesis doctoral. A ver, por diez puntos y un fin de semana gratis en Rota, ¿usted sabe para qué sirve la FEMP? Pues ya verá cómo ahora tendrá usted FEMP hasta en la sopa. A Rajoy le ha gustado la micropolítica y quiere sacarle rédito de cara al 20-N, ya que Arenas (Javier) no podrá hacerlo poniendo al de Fregenal de la Sierra en la cabeza de lista por Sevilla al Parlamento, como era su deseo. A Zoido se le acumula el trabajo y cada vez tendrá menos tiempo para la melva, canutera por supuesto. El alcalde de Sevilla se consagra como la principal referencia municipalista de un PP venido arriba. La verdad es que Rajoy ya quiso contar con él para uno de sus principales cargos (¿Tal vez el principal después del presidente?) en las vísperas de aquel congreso de Valencia que defenestró a Acebes y entronizó a la Cospedal (cuidado con la tijera que corta). El sábado será definitivamente investido como presidente de la FEMP. Por cierto, ya nos imaginamos a Zoido pronunciando lo de la FEMP con la misma habilidad fonética que cuando hablaba en campaña del open government. ¿Habrá cajita de pasteles y jamón extremeño como en los días de vino y rosas del Ministerio de Justicia cuando se aprobaba una ley de peso? Tiempos de miel para el alcalde de los cien días. El tic-tac de los relojes del Ayuntamiento (pero de los que funcionan) dirá si la dulce eme es sustituida por la agria hache…Meterse en política es subirse en una noria. Y Zoido está ahora arriba. Tras haber estado abajo.

El cambio tranquilo, tranquilísimo

Carlos Navarro Antolín | 8 de junio de 2011 a las 10:05

Y tanto. Hoy se ven las caras Monteseirín y Zoido, pero el encuentro no figura en la agenda de convocatorias del día. Todo sea por la tranquilidad. ¿Para qué molestar a los fotógrafos a las nueve de la mañana? El futuro alcalde ha sido visto en la tribuna de la final del Roland Garros, pero la oposición no ha sabido, no ha podido o no ha querido sacarle el jugo al periplo parisino. Todo por la tranquilidad. Los partidos negocian estos días la organización de la corporación para los próximos cuatro años. Como donde las dan las toman, los concejales del PSOE e IU se van a hartar de coger el ascensor. Todos castigados al palomar, al igual que ellos hicieron por dos ocasiones con el PP, hace cuatro y ocho años. No hay lugar a queja alguna. Todo sea por la tranquilidad. Los del PP quieren que la toma de posesión sea por la tarde, con la fresquita que suele hacer un 11 de junio en Sevilla. Todo sea por la tranquilidad y para que don Mariano tenga tiempo de llegar en el AVE. El PSOE no ha puesto reparo alguno. Aquí todo el mundo parece como Romario: “Estoy cansado, muy cansado…” Y desde todos los bandos se pide la hora y la llegada del verano. Unos ya no saben cómo atender los compromisos de Arenas para colocar gente en el organigrama municipal, ni cómo encajar la cantidad de contratos blindados con los que se están encontrando. Y otros no saben ni qué harán al día siguiente. A todos interesa el cambio tranquilo.