Archivos para el tag ‘Javier Arenas’

Un PP de 14,90 y un Rajoy de Bob Esponja

Carlos Navarro Antolín | 20 de mayo de 2011 a las 13:04

Si ya no hay bocadillos en los mitines del PSOE, tampoco hay ya muchas rubias teñidas en los del PP. No somos nadie. ¿Dónde quedó el espíritu del mitin de Aznar en el Parque de los Príncipes de 1993? ¿Nada queda, oh memoria en blanco y negro, de la estética de los mítines de Aznar en el auditorio de la Cartuja en 1996 y 2003? Tanto centrar el partido y nos hemos quedado sin la jet set local (risas en off) en los grandes encuentros de la derecha más a la derecha de la derecha (Griñán dixit en Pino Montano la otra tarde). Lo de ayer en Fibes fue la consagración del “Loli, son 14,90″ del tendero de Su Eminencia (Reverendísima). Este PP es de 14,90. No lo conoce nadie. Como ya no reconoce nadie a este PSOE. Miraba uno las tribunas de asientos donde estaba la gente de la provincia y veía caras más propias de la Casa del Pueblo que de un mitin del dóberman. Guau, guau. ¿Pero qué esta pasando? Una suerte de globalización confunde la estética de los dos grandes partidos. ¿Dónde están, no se ven, esos guapos del PP? Si no llega a ser por los animosos componentes del grupo Siempre Así, reserva espiritual de la estética pepera, salimos de Fibes sin saber bien dónde hemos estado. Qué fue de los “chicos de Derecho” con los que a Soledad Becerril le gustaba cafetear en sus campañas. Huuuuuum. Y las banderas de España se quedaron en los cajones de los armarios. Menudo desprecio a los símbolos: ni rubias, ni niñas de Derecho y casi ninguna señorona con las tardes libres procedentes de esas calles con nombres de vírgenes.

¿Y qué me dicen del discurso de Arenas? Se metió con los “jóvenes del PSOE”, a los que nombró uno a uno: Chaves, Rubalcaba, Pepiño,… Y de una tribuna se oyó un comentario socarrón a media voz: “¿Y tú, Javier? ¿Y tú?”. Guasa con tomate. Un poquito de piedad, hombre, que Hacienda lo daba por espichado hasta el otro día. El Fisco, qué poco corazón tiene… Si Hacienda somos todos, vamos a cerrarla, como dijo aquél, porque nos mata a la chita callando.

Y Rajoy volvió a recurrir a sus diálogos con el público al estilo de la canción de Bob Esponja. ¿Quién ha recortado las pensiones y vive en el fondo del mar? ¡Bob Esponja! No, no, hombre, Zapatero. Ha sido Zapatero. Y los jóvenes del PP, que ya no usan el Patrico, venga a subirle el ácido úrico al camarada Torrijos con sones cubanos. Del guantanamera, guajira, guantanamera al paga las gambas, Torrijos, paga las gambas. Lo dicho, Loli, son 14,90. Y conste que Arenas está muy vivo. Salud al campeón. Y que sea por muchos años. Amén.

Ojo, un político regresa a su oficio

Carlos Navarro Antolín | 28 de abril de 2011 a las 19:06

Esto sí que es una noticia. La noticia. El hombre muerde al perro. Una delegación de científicos de Wisconsin llegará a Sevilla esta misma semana para estudiar el fenómeno. Resulta que un político renuncia a más de un año de mullido sofá que le restaba en el Parlamento de Andalucía. A los pocos meses de dimitir consigue un trabajo relacionado con su profesión. Nada de ser refugiado (colocado y/o paniaguado) en fundaciones, chiringuitos o entidades creados ‘ad hoc’ por el partido, ni nada de patadas para arriba en clase club del AVE. Vuelve a ejercer de lo suyo en el sector privado, sin coche oficial y sin otras comodidades. ¿Usted conoce a alguien de esta guisa? Claro que no, pues por eso vienen los señores inteligentísimos de Estados Unidos, ¿o se piensa usted que vienen a la Feria, so desconfiado? Ayer mismo nos llegó la confirmación de que la ex consejera de Gobernación y Justicia, Evangelina Naranjo, ya está trabajando en una empresa con sede en el Aljarafe, cuyo objeto social está relacionado con su profesión como ingeniero técnico agrícola. Aprended, hijos míos del PSOE. Aprenden, hijos míos del PP. Aprenden a saber irse de la política, a regresar al oficio que se tuvo antes de ejercer la actividad pública. Claro que para eso hay que tener un oficio, una carrera, una formación, una etiqueta de anís del Mono enmarcada en el dormitorio, un algo más que lo reza en el DNI de muchos de nuestros representantes: ‘Pelota de Griñán, antes de Chaves’ o ‘Maletero de Arenas’, según los casos. Me da a mí que esta Evangelina, que retiene su cargo de secretaria general del PSOE de Miraflores, recibirá en poco tiempo las llamadas de muchos compañeros (y compañeras) preguntando: “¿Y lo tuyo como se hace, Eva? Porque lo de aquí se acaba como se acabó la Mirinda”.

Tomares ‘connection’

Carlos Navarro Antolín | 30 de noviembre de 2010 a las 14:36

tomares

Qué tendrá Tomares, qué tendrá, que se han fijado en ella los Celis’ boys. Tomares tiene los huevos fritos con patatas con tomate de Casa Esteban, una hermandad del Rocío que las letras de las sevillanas le cantan (“Los hermanos de Tomares sienten pena y alegría…”), el mejor legado torero de los Bombita, el caserío tradicional y el del american style life con piscina y manguerita dominical, y su cuota de atascos en hora punta que no la arregla ni el teleférico non nato del alcalde José Luis Sanz. Pido un teleférico para conseguir un Metro y tiro porque me toca. Pero Tomares tiene algo, ay Tomares, que la guardia pretoriana de Gómez de Celis, ese político en la reserva activa, le ha puesto los ojos a la localidad. Los chicos de Celis han decidido echarle una mano a la flamante candidata socialista a la Alcaldía, Cristina Pérez Galvez, que aspira a darle la batalla al presidente del PP de Sevilla. Los chicos de Celis no dan puntada sin hilo, se mueven siempre escurridizamente como el que espera rematar a córner y cuando pisan el andén, que lo pisan a diario, no se sabe si entran o salen del Ayuntamiento. ¿No tiene el PP designados sus tutores apócrifos para realizar un seguimiento semanal de diversas localidades donde el partido de la gaviota quiere cerrar la tradicional sangría de votos que lastra sus aspiraciones a la Junta? Arenas y Raynaud en Dos Hermanas, el propio Sanz en los alrededores de Tomares, Zoido en Utrera, etcétera… Pues los chicos de Celis apadrinan a la candidata tomareña, dispuesta a cambiar el sentido de unas encuestas que auguran una mayoría absoluta pepera. Pero por si acaso, no hay que perder de vista la Tomares connection. Ni los huevos fritos. Con su chorrito de vinagre…

La clave está en la camisa

Carlos Navarro Antolín | 29 de noviembre de 2010 a las 19:30

arenas1

Ocurrió el jueves en el Parlamento de Andalucía. Los peperos aprovecharon la cita para cargar contra el gobierno por el feo, feísimo, asunto de Mercasevilla. El mismo Javier Arenas exigió al presidente Griñán que diga “dónde está el dinero” de las pólizas que se han suscrito en Mercasevilla a nombre de personas que no han trabajado nunca en esa empresa. Las crónicas cuentan que el líder de la oposición también planteó si existe algún otro ERE similar y recalcó que la investigación ha de ser promovida “por la justicia y por la administración”. Arenas aprovechó el fuego político parlamentario para recordarle al presidente que presume de transparencia cuando en Andalucía hace quince años que no se constituye una comisión de investigación. Hasta ahí todo normal. La anécdota reveladora se produce cuando Arenas se levanta de su escaño, se marcha a su lugar habitual de descanso fuera del plenario, enciende un cigarrillo rubio y, cuando aún no ha disfrutado de una primera calada honda, ve interrumpida su calma porque se le acerca muy apurado un ex consejero de la Junta con alto mando orgánico y le espeta, entre otras cosas, lo siguiente: “Javier, que sepas que yo ante todo he sido, soy y seré muy honesto. Que sepas que yo entré con esta camisa en el Parlamento y con la misma camisa me iré”. Se ignora lo que pensó Arenas en ese momento. Pero lo que está claro es que la camisa ha debido de salirle muy buena al hombre. El algodón, que no engaña. Como si lo viera.