Archivos para el tag ‘Juan Ignacio Zoido’

La utilidad de Zoido

Carlos Navarro Antolín | 5 de julio de 2015 a las 5:00

08/05/2015: Explanada del Campo del Betis el vacino Lenin Castro hace
Estará en el puesto donde sea útil para Sevilla. Zoido ha trazado su propia hoja de ruta deliberadamente difusa, estratégicamente indeterminada e interesadamente opaca. Lo lleva haciendo varios meses. Envuelto en la bandera carmesí, ha dejado todas las puertas abiertas con una declaración vaga que tiene muy poco que ver con el Zoido de 2010, cuando con toda rotundidad dijo que si después de las elecciones de mayo de 2011 no era alcalde, dejaría la vida municipal. Lanzó la moneda sin ningún miedo y salió la cara de la Alcaldía. Vaya si salió. Ahora es distinto. ¿Quién, cómo y cuándo se decide la utilidad de Zoido para con Sevilla? La teoría de la utilidad del ex alcalde recuerda al cofrade de reconocido prestigio al que se le preguntaba cada año por pura cortesía en qué puesto de la cofradía quería salir. Y el cofrade, viejo en cuaresmas y zorro en política cofradiera, respondía como Zoido cuando le meten la alcachofa y no se atreve a decir que aguantará en el Ayuntamiento hasta 2019.

–Donde sea útil a la cofradía.

Y siempre le daban un puesto de relumbrón en el cortejo en reconocimiento a sus años de servicio. La junta de gobierno nunca tenía dudas sobre el concepto de utilidad que tenía aquel destacado cofrade. Pero cambiaron las juntas de gobierno, llegaron los jóvenes y un año le dieron una vara en un tramo perdido. Y ahí, en ese lugar donde no se otea el paso de Cristo, ni se oye la música del pasopalio, aquel hombre curtido en horas y oropeles se autodeclaró inútil para la cofradía. ¡Vaya por Dios! Para sentarse en una grada de sol, siempre había tiempo, debió pensar para sus adentros. Ya no era útil, qué desgracia. Ay, pena, penita mía…

Zoido está esperando un puesto, digamos las cosas claras porque el público no acepta milongas. Y el PP se lo dará, como se lo dio a Soledad Becerril en 2000, aunque la ex alcaldesa gozaba entonces de línea directa con Aznar, que logró ese año una mayoría absoluta trabajada después de cuatro años en minoría y posteriormente enterrada con la boda megalómana y pretenciosa de la hija en el Monasterio del Escorial. Zoido está a la espera de destino, como tantos otros dirigentes del PP, en la cola de Génova aguardando turno con el qué hay de lo mío con la de cosas que yo he hecho por este partido. La condición de líder de la oposición municipal es su única liana mientras se le hace hueco en la lista del Congreso de los Diputados o en la del Senado. Será Javier Arenas quien decida sobre la utilidad de Zoido, porque a Zoido sólo le cabe aguantar en el palomar, o salir de la Plaza Nueva para no volver. En todas las demás opciones, no es dueño de su destino. La teoría de la utilidad es la coartada, el argumentario para aguantar, la arquitectura teórica para sostener una situación a todas luces incómoda. Monteseirín aguantó en su día y no le dieron nada. Pero la alta cúpula del PP sí tiene claro que Zoido será repescado, para lo cual tendrá que reconciliarse con Arenas por la vía exprés. No se olvide que en política se tarda un minuto en formar una UTE cuando hay un interés o un enemigo común. Cospedal está a la baja, por lo que el puente para sortear a Arenas ha quedado dinamitado, más aún tras aquella nefasta aventura de la presidencia regional (“Estoy negro”, dijo Zoido entonces al comité ejecutivo). Los presidentes nacionales del PP pasan, pero en el corral de Andalucía sólo hay un gallo, que no está en Morón, sino cacareando en el AVE va y el Ave viene.

Arenas querrá ser número uno por Sevilla siempre que Hernando lo sea por Almería. Zoido tiene tres opciones: ir en esa lista a la Carrera de San Jerónimo junto a su antiguo amigo, aspirar a ser senador por Sevilla, entrando en un irónico conflicto con José Luis Sanz; o esperar a ser senador autonómico cuando Arenas deje libre una plaza. Fuera de estas combinaciones, siempre quedan puestos institucionales de menor rango en caso de que el PP revalide el gobierno de la nación. Pero tal vez para esos puestos Zoido ya no se sienta útil. Y entonces prefiera ver la cofradía desde los palcos.

El PP de Gila: “¿Hay alguien ahí?”

Carlos Navarro Antolín | 24 de junio de 2015 a las 5:00

zoidoespadas
NO sabíamos nada de Zoido desde que se fue del Pleno de toma de posesión de la corporación como se despiden los toreros de las tardes aciagas: a paso de mudá y apretando los dientes por si caen almohadillas de la Cruz Roja. Sí, así abandonó el Salón Colón a mediodía del pasado 13 de junio: por una escalera secundaria, arropado por varios de los concejales y empleados del Grupo Popular, y soportando una pitada de los haraposos de diseño que suelen ser muy valientes cuando actúan en manada. No hubo almohadillazos, porque la Cruz Roja la preside Amalia Gómez, pero se llevó una bronca que no pudieron neutralizar las palmas de apoyo de ediles y asesores. Desde ese día nada hemos sabido del grupo político con más votos del Ayuntamiento. Nadie ha dicho esta boca es mía, salvo Asunción Fley para presentar su dimisión. Días de silencio en los que el PP de la Plaza Nueva parece presidido por Gila:

–¿Oiga? ¿Es el PP? ¿Hay alguien ahí?

Ganó las elecciones y se fue como si las hubiera perdido, cuando debió bajar por la escalera principal, con la cabeza alta y reclamando el primer sitio que, pese a la debacle, le habían concedido las urnas, ¿o no?. Era el día de enseñar los piños, como enseña la Pantoja –“¡Dientes, dientes!”– y no de evacuar el Ayuntamiento como si se acabara de recibir en la centralita un aviso de bomba. El PP sevillano no se cree sus propias teorías de consumo interno. El partido parece noqueado desde aquella noche. A muchos de sus miembros se les ha estreñido el rostro, pareciera que están tratando de buscar a los traidores, caminan por la calle creyendo toparse con alguno de esos 60.000 sevillanos que han dejado de votar al partido de la gaviota y que no han sabido reconocer las bondades de una gestión de cuatro años. “Nos han echado como si fuéramos delincuentes”. No se esperaban jamás semejante resultado. En la primera reunión de los doce electos, celebrada en el Real Alcázar, Zoido pidió perdón a José Luis Vargas, el arquitecto que ocupa el puesto quinto de la lista, por haberlo metido en la “aventura” de gobernar Sevilla y acabar en un despacho compartido del palomar.

Y Juan Espadas, mientras tanto, disfruta de la vía expedita, ancha es Castilla y horrible Imagen. Nadie del PP ha dicho ni pío, por ejemplo, de la constitución del nuevo gobierno, con un alcalde al frente y con Carmen Castreño y Antonio Muñoz sobrecargados de competencias, brazos del Atlas que sostiene el gobierno de Espadas, pese a que hay nada menos que dos ediles socialistas de miranda, orilladas en sendos distritos. Unos con tanto y otras con tan poquito. A Zoido le criticaban la concentración de competencias en pocos ediles, sobre todo en Gregorio Serrano, pero nadie de los doce concejales del PP ha salido del burladero ni a pegar un mantazo. Zoido dice que se queda hasta 2019. Claro que se queda. Primero, porque tiene que jugar sus opciones de ir al Congreso o al Senado en las generales de noviembre. Segundo, porque las novedades anunciadas por Rajoy en el PP dejan vivo, coleando y enredando al que manda en Andalucía: Javier Arenas. “¡Mira Sevilla, presidente, mira Sevilla…! Hay que hacer algo”, cuentan que le susurraba a Rajoy al oído en el despacho de Génova donde se seguía el escrutinio.

La fuerza de Zoido está ahora en enrocarse en el palomar, vender muy cara su salida del Ayuntamiento y mantener bloqueada la expectativa del partido de ir creando un candidato con posibilidades. Si deja la Plaza Nueva, pierde la única liana a la que agarrarse en política. Ayer se estrenó, diez días después de la toma de posesión, por medio de un comunicado del PP provincial. Valoró un asunto de plazos de la Zona Franca, un tema que los sevillanos no paran de comentar en tabernas y cafés de franquicias… Por las que hilan. ¿Que el Papa quiere poner fecha fija a la Semana Santa? Si aquí la gente está hablando de la Zona Franca, qué cosas dice este argentino. Pareciera que Gila continúa: “¿Es el PP? ¿Hay alguien ahí?”

La sombra del alcalde de Zalamea

Carlos Navarro Antolín | 14 de junio de 2015 a las 5:00

Foto _CHE9338
AQUELLA mañana de julio del 99 se quedó sin el bastón de alcaldesa porque se negó a pasar por el aro de Alejandro Rojas-Marcos. Soledad Becerril no se entendió nunca con el líder andalucista. Fueron ocho años de tensiones en los que hasta se vigilaba la asistencia de los colaboradores de unos a las copas de Navidad de los otros, pese a que todos formaban un gobierno de coalición. Los concejales del PP tenían prohibido acudir al piscolabis de pascua que ofrecía Rojas-Marcos en su casa de la calle Castelar. Todo se fue al traste cuando Chaves se comprometió ante Alejandro a afrontar la construcción de la Línea 1 del Metro, la gran coartada para que el PA dejara al PP alejado del poder durante nada menos que doce años. Aquella mañana del 99, Soledad Becerril era consciente del futuro que se avecinaba. No supo lograr el objetivo número uno de todo partido político:perpetuarse en el poder. Los partidos son estructuras concebidas para alcanzar el poder con vocación de permanencia. Y ella fracasó en ese objetivo. Por eso, aquel día de emociones reprimidas en el Salón Colón, recurrió a la literatura para dejar a Rojas-Marcos caricaturizado como una boa ávida de cargos al precio que fuera. La hoy Defensora del Pueblo Español recurrió nada menos que al alcalde de Zalamea para salir del paso: “Al Rey, la hacienda y la vida se han de dar, pero el honor… Es patrimonio del alma y el alma sólo es de Dios”. Ahí quedo el mensaje. El PP no estaba dispuesto a admitir las exigencias de Alejandro, el diablo que demandaba el alma del centro-derecha.

Juan Espadas citó ayer a Soledad Becerril. Pero no a la de 1999, sino a la de 1991, cuando la elegante política del PP justificó el primer pacto con Alejandro para desalojar del poder al PSOE, que era la lista más votada. Becerril destacó entonces que ningún partido había obtenido mayoría suficiente, como Zoido veinticuatro años después, y consideró “legítimo, democrático y usual en todo Europa” que varias fuerzas políticas alcanzaran un acuerdo para formar gobierno, como Espadas veinticuatro años después. Espadas se apoya ahora en Soledad Becerril, todo un icono del mejor PP, para montar el argumentario perfecto, dedito en el ojo incluido a Zoido. Pero no recordó a la Soledad de 1999, en cuyo discurso había también una clave: el precio de bailar con lobos con tal de ser alcalde. El tiempo dirá si las nuevas amistades políticas de Espadas le piden el honor, la hacienda o el alma. Y entonces se acordará (o no, que diría Rajoy) del alcalde de Zalamea.

Foto _91A8573
A la hora del Ángelus, el arzobispo de Sevilla ya estaba sentado en la primera fila del Salón Colón. Espadas estaba abajo, en la puerta principal para recibir a la presidenta de la Junta de Andalucía, que se hizo esperar unos minutos. El poder nunca es puntual en la España de los retrasos. Tal vez los políticos deberían prometer ser puntuales antes que dejar los coches oficiales y otras promesas barnizadas con la demagogia. Zoido se ha hartado de llegar tarde a los sitios. Y el Pleno de ayer, el más importante del mandato, debía empezar a las doce.Lo hizo a las doce y cuarto. Espadas estaba en la puerta como están los canónigos cuando aguardan al arzobispo. Ella llegó y, como siempre, lo inundó todo. La Banda Municipal interpretó en ese momento una marcha militar (Guardia de Alabarderos) que dio un toque de película de reyes y princesas a la escena: los policías locales de gala en actitud marcial, el traje rojo de la presidenta sobre el fondo blanco marmóreo de la escalera, las notas musicales, el bullicio que rodea al poder… Y todos esperándola a ella en un salón de cuadros, tapices, dorados y concejales de Podemos en camiseta, estética ecléctica de los nuevos tiempos.

Los chicos del PP habían llegado puntuales al Ayuntamiento. Todos juntos alrededor de Zoido. Los doce electos y varios de los salientes. Se habían citado en la puerta del Hotel Inglaterra. Recorrieron la zona central de la Plaza Nueva y accedieron a la vez a las Casas Consistoriales. Caras serias. Saludos, los justos y necesarios. Parecían faltar los libreas con faroles de mano y el sonido de la esquila: el entierro de la melva. Al terminar la sesión, Zoido no bajó por la escalera principal. Lo hizo por una vía secundaria, más discreta. Ha obtenido cien mil votos. Ha encabezado la lista más votada. Pero prefirió salir el primero y haciendo el menor ruido posible. En el andén se llevó una pitada de manifestantes desharrapados con banderas tricolores, un estruendo injusto para un alcalde excesivamente castigado en las urnas. Pero tal vez por eso, por la dureza del oficio político, Espadas se lo advirtió a su familia: “Hoy toca disfrutar, porque mañana… Mañana toca lo que toca”. Toca sufrir. Las alegrías en política duran muy poco, palabra de Pepote Rodríguez de la Borbolla. A veces sólo duran una tarde, una mañana o el tiempo de una merienda en alguno de los 13.00 veladores. En fútbol pueden durar una semana, pero en política, ay, el jajajá en política es efímero.

Monteseirín volvió al Salón Colón junto a su cirineo, el catedrático Manuel Marchena. El concejal Beltrán Pérez juró el cargó con una pequeña cruz de oro en la mano izquierda. El secretario y el interventor salieron juntos, nunca revueltos. Unos vienen y otros van, Flores y Braojos (como Paco Ojeda en el toreo) siempre están. “Hasta que nos jubilemos”. No hubo tesorero, la plaza está vacante. Sí hubo varios maceros, con la maza baja, que conviene cuidar la espalda cuando la sesión casi se alarga dos horas. Qué solos se quedan los maceros cuando se van los nuevos capitulares buscando la cerveza de mediodía, unos con arroz y otros con melva, unos con alegría y otros con pesar. La lista más votada está de luto, paradojas de una política donde la gran verdad es que todo es mentira. Ayer faltaron muchos de los rostros del tío vivo local de los canapés, los mismos que hace cuatro años lampaban por la foto con Zoido en el Salón Colón, arropado aquel día por Rajoy. Cuatro años no son nada. El tiempo lima las aristas de la memoria. Alfredo era el demonio y ayer recibía abrazos. Zoido se marchó con prisas, sin volver la vista atrás. El alcalde de Zalamea no tenía maceros. Ni veladores. Siempre nos quedará la melva.
13/06/15 Investidura de Juan Espadas Alcalde de Sevilla.

Arenas echa sal en la herida

Carlos Navarro Antolín | 9 de junio de 2015 a las 5:00

Sev.
OCURRIÓ al término de la junta directiva provincial del PP, cuando el reloj ya casi marcaba las fatigas de dos horas de sesión. El factótum del partido en Andalucía, la única voz del sur que tiene fuerza en la sede de la calle Génova, tuvo la cortesía de pedir la venia al presidente provincial, Juan Bueno: “Juan, ¿tú quieres cerrar?” Y Juan no quiso cerrar, dejó el honor del último turno de palabra a Javier Arenas, vicesecretario general que había estado dirigiendo la reunión e incluso bajando a la arena de responder a algunos de los encendidos representantes de pueblos y distritos. El pavo real desplegó el colorido de su cola donde mejor sabe: las reuniones del PP sevillano. Para eso es el líder natural. Comenzó con un dato objetivo: se ha recorrido casi cuarenta pueblos de la provincia, dando barzones por las carreteras de Dios, pegando abrazos y obsequiando con pellizcos en la mejilla a esos candidatos condenados a ser líderes de la oposición. Desarrolló un discurso en positivo con referencias al “orgullo” de ser el PP en los momentos duros. Es sabido que jamás le han gustado ni los versos libres ni la estrategia de quienes han querido presentarse por encima de las siglas. En la pasada campaña sólo se le vio en la capital con ocasión del mitin de Rajoy organizado en un palmo de terreno del Prado de San Sebastián. Y estuvo callado en la primera fila. Pero Arenas se despachó a gusto en la junta directiva provincial a puerta cerrada. Habló del viento favorable que sopló en 2011, cuando las siglas del PP estaban robustas y esa fuerza aupó a muchos candidatos. Y admitió los tiempos difíciles que ahora se viven y que invitan a aguantar el tirón, pero siempre bajo las siglas, con el partido como núcleo único donde todo debe forjarse. Y ahí, justo en ese momento, cargó contra las apuestas por los independientes en las listas electorales. “Este partido es de los que estamos aquí, de los que hemos enterrado a compañeros por defender nuestras siglas, no de los independientes”.

Tenía muy cerca a Juan Ignacio Zoido, que en los días de campaña había presumido por enésima vez de no haberse criado en las juventudes del PP, ni de necesitar de la política para subsistir –dos verdades irrefutables– cuando soltó la perla mayor: “El que piense que está por encima del partido se la acaba pegando”. ¿Se refería a la sangría de 60.000 votos que se le han ido al alcalde? ¿Esta aludiendo a una lista electoral cuyos principales puestos estaban reservados a independientes mientras a los perfiles políticos se le habían reservado localidades en la grada de sol? Así lo entendieron todos. No había que ser licenciado en Ciencias Políticas para oír el ruido del “misil” ni apreciar la dureza de la “daga”, según los calificativos usados por varios asistentes, que Arenas acababa de lanzar contra Juan Ignacio Zoido en los minutos finales de una junta directiva provincial celebrada en cierto ambiente de tensión contenida, toda la tensión que se suele evidenciar en un partido donde casi no existen disensiones internas. Arenas acababa de hacer una defensa del militante puro y duro frente a los concejales que sólo calientan el sillón en tiempos de gobierno.

Juan Bueno abrió la junta con un discurso sin autocrítica pese al descalabro electoral. Hizo una hábil faena de aliño donde sólo destacó, quizás, su rechazo a admitir que los 95 candidatos del PP no sean capaces de ser alcaldes. Tal vez fue un escudo para que esos candidatos tampoco lo culpen a él.

Zoido habló para pedir unidad hasta las elecciones generales, una estrategia de pelotazo hacia adelante y a seguir con el partido. Cualquier solución o medida debe ser pospuesta para no abrir más grietas. Tan sólo se permitió cierto análisis del 24-M al considerar que Ciudadanos ha restado votos al PP en la capital. Poco más.

El presidente de Nuevas Generaciones en Andalucía, Luis Paniagua, estuvo especialmente pesimista de cara a las generales. Defendió la necesidad de una transformación a fondo del partido. Arenas restó tensión en ese momento tras una intervención apocalíptica: “A Pani lo vamos a tener que fichar de animador para las próximas elecciones, ¿eh?”.

Cristobalina Moro, presidenta del PP en el distrito San Pablo-Santa Justa, tuvo una intervención sonada. Denunció que durante cuatro años no se había oído la voz de los distritos. Narró que el partido había alcanzado el Everest con los veinte concejales, pero que después el personal se había quedado mirando las nubes para despeñarse finalmente. Se emocionó durante su discurso, de tal forma que Arenas intervino: “No te preocupes, Cristi, cálmate y luego te volvemos a pasar el micrófono”. Zoido le respondió asegurando que tenía constancia al detalle de lo duro que se había trabajado en los distritos porque había estado personalmente al tanto, pero que pedía disculpas si esta militante consideraba que no había sido así:“Te ruego que me perdones”.

José Leocadio Ortega, mayoría absoluta en Pilas, abogó por la unidad y el trabajo. Se puso de ejemplo al perder la mayoría absoluta en 2011 y ponerse a trabajar desde aquel día para su recuperación. La candidata por Villamanrique se quejó del escaso apoyo del aparato provincial, “salvo Juan de la Rosa”, coordinador de la campaña. Afeó que no se le avisara de la visita al pueblo de la subdelegada del Gobierno con motivo del Plan Romero. Y José Luis García, delegado del distrito Sur, clamó para que Rajoy levante el pie del acelerador y permita más alegrías en el final de la legislatura. Pero ningún concejal de la capital presente en la sala dijo ni mú en clave local. El silencio de los corderos. Los independientes no pudieron decir esta boca es mía. No estaban. No son del partido, ni el partido es de ellos. El campo es para quien lo trabaja, y el PPpara sus militantes. Palabra de Arenas. Que tome nota Zoido. Aquellos partidos de pádel en Antares se perdieron como se perdió Ecovol. Zoido aún está pagando la factura de la aventura de la presidencia regional donde muchos arenistas se sintieron orillados. Ni olvidan, ni perdonan.

Las grietas del zoidismo

Carlos Navarro Antolín | 31 de mayo de 2015 a las 5:00

Pleno extraordinario en el Salón Colón.
La orquesta seguía tocando mientras el barco era engullido por el agua con una parsimonia macabra, con la velocidad de un rito inmisericorde. La música era la banda sonora de la tragedia. Era tan grande la nave, tan infinitamente colosal, que nadie podía imaginar un final de tragedia. El gobierno de Juan Ignacio Zoido es como la orquesta (municipal) del Titanic estos días de primavera tardía. Los músicos siguen representando un papel, fieles al guión teatral de la política. Los veinte concejales saben que van directos a un naufragio incierto, donde ahora resulta imposible otear una nave de salvamento. Hacen su papel. Aparentan que pueden gobernar cuando la despensa de las opciones está hueca. Un alcalde sin mácula, honrado y con don de gentes, ha estrellado la nave del gobierno contra el iceberg de la descoordinación, la falta de un método de trabajo cotidiano y la ausencia de un número dos que fijara las directrices políticas mientras él hacía lo mejor que sabe hacer:el candidato imbatible.

Premonición. Javier Arenas retiró a Jaime Raynaud de la carrera por la Alcaldía la tarde del Jueves de Corpus de 2006. A los pocos día se anunció que Juan Ignacio Zoido era el candidato para los comicios de 2007. Un asesor cualificado del PP clavó el veredicto en el andén del Ayuntamiento: “Raynaud es el peor candidato, pero sería el mejor alcalde. Y Zoido es el mejor candidato, pero será el peor alcalde”. ¿Por qué se derrumba a las primeras de cambio un gobierno con 20 concejales y cerca de 170.000 votos? Un veterano del PP de Córdoba advirtió en la reciente sesión de la ejecutiva regional que no se puede culpar de las debacles electorales a las políticas de Rajoy. No le falta razón. Pese a las medidas impopulares del Gobierno de España, el PP ha obtenido el 24-M un total de 2.768 mayorías absolutas. En la provincia de Sevilla tiene cuatro: Tomares, Carmona, Pilas y Herrera. Zoido habría acusado el castigo propinado al inquilino de la Moncloa, pero también el efecto de una gestión sin brillo, carente de logros materiales y que se ha centrado excesivamente en la recuperación económica de un Ayuntamiento que heredó sin capacidad de crédito y con algunas empresas en estado de coma por falta de liquidez.

Excesivo poder. El que ha tenido la delegada de Hacienda, Asunción Fley. No son pocos los concejales del gobierno que coinciden en que Zoido ha asignado un papel fortísimo a esta independiente, que se ha regido siempre por criterios técnicos y nunca por objetivos políticos. La Hacienda local no ha hecho política, se ha limitado a cuadrar los números, dejando a los concejales sin margen de maniobra. Zoido jamás ha consentido una crítica hacia Fley, que ha sido del grupo de sus intocables junto a Dolores de Pablo-Blanco, la delegada de los asuntos sociales. Pruebas del poder de Fley son la libertad de la que ha gozado para la designación de algunos de sus colaboradores más importantes: Lorenzo Cabanillas, director general de Gobierno Interior, conocido por sus vinculaciones con el anarquismo, y Eduardo León, gerente de Recaudación que ya lo era con el gobierno de PSOE e IU. Un dato más: Zoido consintió que Fley disparara el sueldo de Teresa Ojeda, directora general de Hacienda, cuando asumió también las competencias de personal, por lo que el salario pasó a ser de cien mil euros en un contexto de crisis internacional y de fuertes recortes en el Ayuntamiento. Al alcalde le llovieron las críticas públicas del PSOE. En el PP se refieren desde entonces a esta directora general como La bien pagá. Pero si Fley decide, todos deben callar. La cola de espera de los concejales del gobierno para ser atendidos por Teresa Ojeda, era como la de quienes aún conservan la esperanza de almorzar un día con Javier Arenas. Zoido no ha sabido convencer a Fley de que, en ocasiones, convenía sacrificar ciertas medidas de austeridad para obtener liquidez con la que cumplir ciertas promesas políticas. O simplemente para no tocarle las narices a los cinco mil trabajadores del Ayuntamiento, a los que se ha dejado sin las productividades. Las cuentas han cuadrado a costa del enojo de los funcionarios, de no haber nadie por las tardes en muchas dependencias municipales, de carecer de inspectores para los veladores los fines de semana y, por supuesto, a costa de ochocientas vacantes que han terminado por ser el tiro en el pie: “Si te dan unas tijeras, todos sabemos cortar. La clave es usarlas sin provocar heridas”. La crítica de algunos colaboradores directos de la Alcaldía se dirige también hacia Madrid: “Lo que dice Montoro no debe ser tomado como palabra de Dios. Se podía haber hecho una resistencia mayor. Siempre hay márgenes”.

Embargos. Se lo preguntan varios concejales. ¿Por qué se ejecutaron cientos de órdenes de embargo contra las cuentas de los sevillanos en los días previos a las elecciones? Unos aseguran que los programas informáticos de la Hacienda local no entienden de estrategias electorales, otros ven en esta acción una prueba más de la ausencia de una política fiscal que hubiera pospuesto los embargos hasta después de la cita con las urnas. Y, desde luego, que no se hubiera puesto tanto empeño a lo largo de todo el mandato en cobrar deudas antiguas.

40 votos al día. Son los que ha perdido Zoido estos cuatro años. Todos los sufragios perdidos no se pueden deber a la gestión de Rajoy. A este alcalde le ha faltado un número dos, un vicealcalde o concejal de Presidencia que se dedicara a la gestión pura y dura mientras él seguía entregado a la calle, consagrado al cultivo de las relaciones con los vecinos, dedicado a estar próximo a los sevillanos. Cuando más ha acusado la falta de esa figura ha sido tras caer sobre sus hombros las cruces de la presidencia de la FEMP y la del PP regional. El gobierno ha estado desorganizado, sin un método de trabajo, sin un esquema de organización similar al de una gran empresa donde los directivos rinden cuentas y se hace un seguimiento de los objetivos de trabajo. La mastodóntica estructura del Ayuntamiento ha estado en manos de funcionarios sin criterio político, o con políticos sin margen de acción porque todas las ofrendas se han depositado en el altar de la Hacienda local. Y Hacienda jamás reporta votos. Gallardón tenía la figura de Manuel Cobo. Yel Ayuntamiento de Barcelona cuenta con un gerente. En Sevilla todo se ha apostado a la figura de Zoido, que ha vivido al día, entregado a una agenda que otros confeccionaban y que hace cinco meses que dejó de incluir cada lunes por la mañana la reunión de los concejales del Grupo Popular para fijar los objetivos políticos de la semana. Zoido ha seguido un modelo radial de relaciones con sus concejales, de tal forma que unos no podían saber cuáles eran las necesidades de otros porque nunca había puestas en común. La carencia de una estructura piramidal de gobierno, operativa y con un calendario de sesiones establecido, ha sido clave. La brecha entre los delegados de distrito y los tenientes de alcalde ha sido excesiva. Este defecto no se ha apreciado, por ejemplo, en algunas empresas municipales, como Tussam y Lipasam, donde los objetivos se han cumplido con mérito. Sólo durante unos meses funcionó un grupo de trabajo en el que se integraban los delegados de Urbanismo y Hacienda, el portavoz del Grupo Popular, el vicepresidente de las empresas municipales y el jefe de gabinete de la Alcaldía. Pero este intento por sistematizar el trabajo duró poco.

Urbanismo. La Gerencia ha sido el motor gripado del gobierno. Maximiliano Vílchez ha estado más preocupado por no meter la pata que por sacar adelante proyectos. Ha ejercido un urbanismo tan honrado como pusilánime, tan silencioso como infructuoso. Los escándalos de los años de Monteseirín han provocado un gobierno acomplejado. La coyuntura económica no ha ayudado, pero tampoco ha habido ni imaginación ni impulso político para colocar, por ejemplo, un simple azulejo en Triana, o para instalar unos toldos en la Avenida. Con el PGOU se ha seguido la política del metisaca: primero se anuncia una comisión de sabios para su revisión y después se renuncia a ella. Ni comisión, ni sabios, ni listos, ni tontos, ni el PGOU revisado. El gerente de Urbanismo no se ha comprometido con la causa zoidista en ningún momento, como tampoco lo ha hecho el de Emvisesa, todo lo contrario que los de Tussam y Lipasam. Torreglosa vive una luna de miel con el sindicato de conductores. Yhasta los más críticos con Paco Pepe han perdonado sus pecados veniales y han terminado por reconocer su capacidad de trabajo y su dominio del sector de la limpieza.

Miedo a decir no. Al alcalde le cuesta un mundo decidir un cambio, y afrontar un problema tanto como dar nones a una petición. Tiene la escuela de Rajoy: orilla los conflictos como si fueran a arreglarse por efecto de alguna fuerza desconocida. Yen ocasiones hasta le ha ido bien, pero en otras ha provocado el efecto contrario. Cualquier vecino que lo ha abordado sabe que su respuesta siempre es complaciente y se remata con una indicación a su jefe de gabinete:“Alberto, toma nota del número de este señor, que vamos a atender su solicitud”. Generaba así la ilusión del vecino, que al día siguiente estaba telefoneando a la Plaza Nueva en demanda del cumplimiento de la promesa. La ilusión se tornaba en frustración en no pocas ocasiones. Pongamos otro ejemplo. Al confeccionar la nueva lista electoral, no ha sabido prescindir de su número dos, Javier Landa, al que había retirado funciones y había mandado avisos por medio de la prensa para provocar su marcha voluntaria. Landa ha sido feliz en el Alcázar, pero ha generado problemas y antipatías hasta el punto de ser declarado persona non grata por una entidad tan poco sospechosa de beligerancia como el Curso de Temas Sevillanos.

Demoras. El gobierno tardó en echar andar. El efecto de los 20 concejales subió en un pedestal a más de uno y de dos, tanto como tenía escondidos y un punto avergonzados a los miembros de la oposición. “Tardamos en coger el teléfono a mucha gente”, admite ahora un estrecho colaborador de Zoido. Ha habido empresarios esperando meses una cita con el alcalde, mientras se multiplicaban las fotos de su asistencia a esos canapés donde se concentra siempre la misma Sevilla, donde sólo varía el adulado, nunca el adulador.

Modelo. A Zoido le chirría la teoría sobre la necesidad de tener un modelo de ciudad. Quizás tenga razón en que se ha abusado de ella en otros tiempos para vender fuegos de artificio, pero no es menos cierto que este Ayuntamiento no ha tenido un plan estratégico definido, ni las delegaciones han seguido un plan director. En general, se ha actuado a salto de mata. Una prueba del caos es que el alcalde se enteró por la prensa de la implantación de la zona azul.

Interventor. Casi todos los concejales se quejan de las trabas impuestas por la Intervención General a muchos gastos. Demonizan incluso la figura del interventor y del viceinterventor como funcionarios implacables. Bien es verdad que también hay quienes consideran lógico el papel de ambos cuando tantos interventores y funcionarios están haciendo el paseíllo por los juzgados de toda España. La coyuntura no está para interpretaciones de la ley según el viento político que sople.

Deportes y Cultura. La coca-cola ya ha perdido el gas. El concejal, no sin antes escrutar por enésima vez la dependencia, se refiere a dos parcelas de poder específicas. “En Deportes se ha hecho una gestión profesional impecable. Pero el proceso de transición de las juntas rectoras se ha vendido mal. No se ha presentado como una solución y se ha terminado percibiendo como una imposición. No se ha conseguido que los nuevos adjudicatarios den la cara. Yen Cultura se ha hecho muy bien, pero las diferencias entre María del Mar y Benito Navarrete se han evidenciado demasiadas veces. Estos dos egos debían haber sido coordinados por alguien para evitar ciertos numeritos”.

Despedida. “Zoido es un tipo extraordinario, pero muchas veces ha sido el padre de familia numerosa que llega a casa harto de trabajar y no está para que los niños le cuenten problemas. Y en un gobierno hay que afrontar muchos problemas cada minuto”.

Once autobuses y una pulsera

Carlos Navarro Antolín | 21 de mayo de 2015 a las 5:00

pulsera
LA camisa blanca sustituye al coche oficial como símbolo de poder en tiempos de penuria. Pedro Sánchez y Antonio Gutiérrez Limones aparecieron ayer de blanco. Rajoy, Moreno Bonilla, Zoido y Arenas gastaron también camisas albas. El mitin del Prado de San Sebastián fue casi un micromitin. Estaban preparadas ochocientas sillas, que se quedaron en seiscientas. El formato está desfasado. El mitin ya no sirve para enseñar músculo, tan sólo para lograr la conexión en directo con el telediario, que es lo importante. Se cita a las personas a las siete y media de la tarde, la melodía sube de volumen a las ocho menos diez, que para eso el poder tiene licencia para llegar tarde, y la cúpula escenifica una entrada entre abrazos y besos por el pasillo central, una liturgia en la que el lince Arenas siempre fija la vista en los que están más lejos, que son los que se muestran doblemente agradecidos por el guiño inesperado. Una liturgia en la que Magdalena Ybarra le coloca a Rajoy una pulsera electoral: Pasión por Tomares, la localidad donde se presenta a la reelección José Luis Sanz, que no fue candidato a la Presidencia de la Junta porque el dedo del presidente no lo señaló. No hubo dedazo, pero sí muñeca.

Revuelo de camisas blancas y confesiones al oído. Los datos internos del PP apuntan a que la gaviota será la más votada en los once municipios de mayor población en Andalucía: las ocho capitales, Jerez, Marbella y Algeciras. Las mayorías absolutas son comoArmada: ni están, ni se les espera.

Un vídeo sobre las bonanzas de España precede a Rajoy. Aparecen monumentos, playas cristalinas, industrias pujantes, científicos entre probetas, ingenieros trazando puentes, niños inmaculados… Y hasta un lince. Pero un lince auténtico, no Arenas, sino un lince del coto, de los que protege la Junta. ¿Quién ha sido el lince del PP que a su vez ha puesto un lince en el vídeo? Si la Junta cualquier día le pega el cambiazo al Hércules del escudo para birlarle un león y colocarle un lince. Menudo lince.

Nadie habla del futuro en los atriles de los mítines. No hay razón, sólo emoción. Y una emoción de bajo coste. Todo es el pasado, un ritual destinado a la encuadernación de un tomo con un título dorado en el lomo: Elogio del buen administrador. Moreno Bonilla dice que Sevilla ha mejorado mucho gracias al esfuerzo de los sevillanos. Y después dice que también gracias al trabajo de Zoido, claro. El líder malagueño refiere los casos de corrupción en Mercasevilla y en la Fundación DeSevilla. Y hasta se acuerda de las facturas falsas, aquel caso venteado por Zoido en un debate electoral. Y destaca el saneamiento de la Hacienda local hispalense. Moreno tilda de “sello de identidad” que el PP sanea las cuentas donde gobierna.

Zoido hace balance de sus cuatro años de alcalde. Rajoy también ensalza el orden en las cuentas. Salvo referencias a la Zona Franca, no hay grandes alusiones a proyectos específicos de futuro. Todo es pasado. Rajoy con la barrila del rescate evitado en 2012. Y Zoido con las medidas de austeridad que tuvo que tomar en 2011. La alusión más parecida a un proyecto de futuro fue la realizada a la Zona Franca, en la que el gobierno local ha trabajado estos cuatro años. Otra vez el pasado. El alcalde le explicó a Rajoy que se encontró Emasesa con pérdidas económicas. Zoido es la seguridad porque no ser mete en jaleos. “Somos previsibles”, proclamó el candidato a la reelección. Y tanto, contestó uno del público en voz baja.

Varios concejales del gobierno aguantaron de pie. El profesor Landa, muy próximo al escenario, donde todo el mundo pudo verlo. Gregorio Serrano, Curro Pérez (que venía con pañuelo y polvo del primer día de camino del Rocío de Triana, tipo Indiana Jones) y Rafael Belmonte, todos en vertical.

Las mechas rubias están en extinción. Como los autobuses para traer a incondicionales de la provincia: sólo once. Ay, de aquellos tiempos con sesenta autobuses en la explanada de Fibes. Los autobuses a los mítines son lo que los camiones a las ventas de carretera: cuantos más haya, mejor.

Las camisas blancas desaparecieron. “La política es una actividad noble”, dejó dicho Rajoy. El blanco es el color de la inocencia. En las previas del mitin hay operarios que pasan la fregona al escenario. Y hay gente que se abraza pese a que antes y después se echan fango. La liturgia de la mentira. Todo sea por el minuto de telediario, el vellocino de oro de los políticos en campaña.

Dos estilos para una campaña plana

Carlos Navarro Antolín | 8 de mayo de 2015 a las 5:00

Presentación de cartel de la Semana Santa de 2011 Espadas y Zoido
SE sortea un fin de semana en Rota entre los sevillanos que sean sorprendidos hablando del éxito del plan de pago a proveedores en cualquiera de los veladores de la cadena Robles. Y hay un viaje especial a Roma para aquellos que, sometidos a la máquina de la verdad, reconozcan que han alabado en una tertulia el saneamiento de las cuentas municipales. Nadie habla del patrimonio inmaterial de un mandato municipal marcado por la atonía, un mandato visto como plano entre otras razones por la expectación generada por una victoria sin precedentes. ¿Quién recuerda hoy aquello del efecto Zoido que el PP explotó machaconamente para hacerse oír cuando quedó orillado del poder en 2007? La memoria en política dura menos que un trayecto de tranvía. A un mandato plano parece que le sigue una campaña igualmente plana, carente de pulso, sin debate sobre problemas reales de la ciudad, de un sabor light que espanta. Esta campaña carece de agitadores. Zoido se ha abonado a echar el balón abajo, a verter chorros de agua en la muleta para que no se note ninguna racha de viento, a procurar no pegarse ni un tiro en el pie. El efecto que busca ahora Zoido es muy distinto de los que pretendía en 2007 y 2011. Que no se mueva un varal, entre otras razones porque en el PP se tiene claro que en la acera de enfrente no hay chisteras ni conejos.

Espadas soñaría con una Sevilla de ciudadanos sumidos en debates sobre modificaciones puntuales del PGOU, una Sevilla que se bebiera los dictámenes del Consejo Consultivo de Andalucía, una Sevilla que se pirrara por los planes sectoriales de disciplinas varias, una Sevilla que se despertara preguntando por las transferencias municipales a organismos autónomos y sociedades, una Sevilla que escrutara las modificaciones presupuestarias y los reconocimientos de crédito… Una Sevilla que sencillamente no existe más allá de algunos despachos. La otra Sevilla, la lírica y eterna, existe al menos en la poesía.

Esa Sevilla de Espadas, la de los técnicos en los despachos, es perfecta cuando se está en el poder, pero un lastre si se parte desde la oposición. Si el mejor aliado de Zoido es el perfil técnico y frío de Espadas, la mejor opción de Espadas es que el batacazo de Zoido sea algo más pronunciado de lo que auguran los sondeos.

Zoido se lo juega todo a esa poesía. En eso se parece a Susana Díaz. El abuelo y la mamá, los roles que los convierten en políticos próximos a un pueblo que no quiere saber de mociones al Pleno, desvíos presupuestarios, ni informes del interventor.

Tan claro lo ha tenido Zoido que ha sido el primer alcalde en inaugurar un bacalao en la cuesta del ídem. Sin complejos. Tal vez Zoido no tenga (ni quiera tener) un modelo de ciudad, pero sí tiene presentes las cuatro claves de cierto sector de la ciudad. Yexplotando esas claves, más cuatro años de vida municipal sin sobresaltos, tratará de conseguir el nada fácil objetivo de que miles de sevillanos sigan prestándole el voto. Su partido perdió en las autonómicas nada menos que 50.000 sufragios en la capital.

En el rebaño de la ciudad hay ovejas muy decepcionadas con Zoido, como hay ovejas que se duermen con Espadas mientras otras se siguen haciendo fotos con Zoido, el alcalde campechano que cualquier día nos promete acabar con el calor. Si Zoido apuesta por la política costumbrista, Espadas tiene su fuerte en ligar su imagen a la de Susana Díaz. Zoido sabe que Espadas jamás le hincará el diente, por eso juega a hacer todo lo posible para que la campaña sea plúmbea, con la ventaja añadida de que se trata de una campaña fagocitada por la actualidad del Parlamento de Andalucía. Por mucho que Moreno Bonilla se abriera de capa al decir que lo que ocurre en el Parlamento no interesa más allá de las murallas de la Macarena, está comprobado que el pez grande (Parlamento)se está comiendo al chico (campaña de las municipales).

Aquí sólo falta que salgan las pedreas tradicionales: esas impagables promesas para recuperar la grandeza perdida del Guadalquivir, esos gráficos que recrean nuevos centros cívicos y parques que siempre han sido parques hasta que alguien los bautizó como zonas verdes, esas recreaciones de calles peatonalizadas donde el infógrafo nunca pone los veladores, y esas composiciones donde aparecen miles de árboles nuevos que no dan sombra pero que hacen las veces de pipi-canes… Los perros no votan. Los amos sí.

Golpes de maza

Mensajes de estado. Resulta curioso cómo se presentan algunos políticos en la red de mensajería gratuita WhatsApp. Juan Espadas, candidato del PSOE a la Alcaldía, es directo al describir su estado: “A tope”.

Aquel detalle. Al alcalde ya no se le ve aquel llavero que lucía en su primera campaña electoral, la de 2007. Era el llavero del Real Club Pineda de Sevilla. Debe estar en algún cajón.

Ceño fruncido. El que ponen algunos militantes del PP cuando oyen al alcalde insistir en que sus orígenes no están en las Nuevas Generaciones, ni es hombre de partido puro y duro. “Hay cosas por las que no paso”, apostilló tras desmarcarse del perfil propio de los políticos forjados en el aparato. Una vez más, Zoido sabe que le beneficia alejarse de las siglas y salir simplemente como el ciudadano Juan Ignacio, el vecino que es alcalde. La clave está en distinguirse para que el préstamo del voto se renueve.

Monteseirín. El ex alcalde de Sevilla, el socialista que más tiempo ha estado al frente del Ayuntamiento, está participando activamente en la lucha electoral… Pero en apoyo de Ángel Gabilondo como candidato a la Presidencia de la Comunidad de Madrid. En Sevilla, por el momento, ni está ni se le espera. Recuerden que fue el gran ausente del acto de proclamación de Espadas como candidato, donde sí estuvo el ex alcalde Manuel del Valle.

La concejal muda. Así llaman en el PPa la delegada del Distrito Los Remedios, Carmen Ríos, porque no se recuerda ninguna intervención en el Pleno en cuatro años de mandato, ni ninguna rueda de prensa sobre aspectos de su gestión. Hasta en el PSOE dicen que aún albergan la esperanza de conocer el tono de voz de esta concejal en el pleno extraordinario que aún se debe convocar antes de las elecciones del 24-M.

Medallas pendientes. El actual gobierno tiene que llevar al Pleno la propuesta de medallas de la ciudad que se entregarán el 30 de mayo, festividad de San Fernando. Ese acto y el Corpus serán los últimos acontecimientos del mandato. Y con una corporación en funciones.

Los 40 pueblos de Arenas y el mensaje de Raynaud

Carlos Navarro Antolín | 27 de marzo de 2015 a las 5:00

ARENAS GARANTIZA DIÁLOGO SOBRE LA REFORMA Y RETA A SÁNCHEZ OFREZCA PROPUESTAS

El PP de Sevilla celebró ayer la junta directiva provincial de rigor tras el batacazo del domingo, que lo del domingo es como el penalti clarísimo que todo el mundo ve menos el árbitro, pues eso: el batacazo que toda Andalucía ha presenciado menos la secretaria general, Dolores López, que hizo a puerta cerrada el informe de la señorita Pepis que toda España ya conoce. Pues a la junta de Sevilla acudieron Arenas y Zoido. La verdad es que el personal habló bastante, algunos se explayaron y hubo cierto debate.

El presidente provincial, Juan Bueno, hizo autocrítica, de acuerdo con su habitual perfil de político con los pies en el suelo, sin concesiones al país de las maravillas que algunas Alicias pintan con más voluntarismo pueril que análisis político serio. Y hubo intervenciones hasta revestidas de solemnidad. Apunten una, sobre todo la del diputado andaluz Jaime Raynaud, que abogó por la máxima concentración de cara a las municipales, pero dijo que después de los comicios habrá que replantearse “el futuro del PP de Sevilla”. Ojo que Raynaud ha formado parte del comité de campaña de Moreno Bonilla y es persona de confianza en la actual estructura regional. Raynaud también hizo una confesión. Contó que en 2012 fue testigo de una conversación en la que Arenas estaba dispuesto a acudir al debate de Canal Sur, donde la silla del líder del PP quedó vacía, pero que otros asesores fueron los que expusieron que no debía acudir, que allí tenía mucho que perder y muy poco que ganar. Dentro de esa solemnidad ovacionada, Raynaud definió la noche del pasado domingo como el momento más amargo de su trayectoria política. Pero, sin duda, el mensaje que dejó a muchos asistentes con la ceja levantada fue el del futuro del PP de Sevilla…

El alcalde, Juan Ignacio Zoido, se tuvo que a ir a cumplir con su agenda institucional, pero antes tomó la palabra para pedir que el partido no pierda un minuto, que haya presencia de los militantes en las calles y, sobre todo, que los concejales de la capital se dediquen a la capital, y no anden dispersos por los pueblos, donde en ocasiones son reclamados para algunos mítines. La coordinadora general del PP de Sevilla y número tres de la estructura regional, Virginia Pérez, replicó que los concejales de los pueblos también se dedicarán sólo a los pueblos…

El ex concejal Jaime Bretón sacó el debate sobre el papel de los ministros en las elecciones, más partidario de que ayuden a la hora de sacar adelante gestiones sobre proyectos concretos que de invitarlos a los mítines o a visitar los barrios. Rafael Carmona, del comité de campaña de Moreno Bonilla, y el concejal José Luis García, mostraron su apoyo al desembarco de los ministros y a la necesidad de defender la gestión del Gobierno de España. Luis Paniagua, presidente de Nuevas Generaciones de Andalucía, apuntó a la clave de fondo, al subrayar que la cuestión no es si deben o no venir los ministros, sino que el propio debate demuestra que tal vez los ministros están amortizados de alguna manera. David Antequera, director del Distrito Los Remedios, fijó la pérdida del medio millón de votos en Andalucía en la gestión del PP en asuntos tan sensibles como el aborto y la corrupción. El ex concejal Ricardo Villena se atrevió a ser optimista, en una suerte de defensa de los resultados en las autonómicas, que en su opinión no han sido tan malos.

Y Arenas cerró la junta directiva provincial. El factótum del PP andaluz dio las ordenes precisas: en las elecciones municipales hay que hablar de temas locales, nada de andarse por las ramas. El PP es un partido ganador, arengó a la tropa hispalense. No toca hablar del Gobierno de España, sino de los problemas de las ciudades. Javié dejó claro a sus chicos que el PP no es un partido “coyuntural”, en alusión a Podemos y Ciudadanos, sino una formación con años de experiencia y estructura duradera. También dibujó el perfil del votante del PP: muy crítico con su partido, mucho más que el del PSOE, que perdona ciertos fallos. Auguró un resultado muy distinto para el PP en las municipales en comparación con el hundimiento autonómico. Ofreció otro dato curioso: los mítines tienen cada vez menos repercusión. Arenas prefiere las mañanas en los mercados y los paseos por las calles. Y en ese momento anunció que se volcará personalmente en la provincia de Sevilla en la próxima campaña: quiere visitar entre 35 y 40 pueblos de la provincia. “Juan, estoy a tu disposición para ir al pueblo que tú me mandes”, le dijo al presidente provincial, Juan Bueno. Arenas se olvida momentáneamente de Almería para consagrarse a la ruta de los pueblos de la provincia más difícil para el PP: Sevilla. Arenas, cómo no, alabó la campaña de Moreno Bonilla, que no estuvo en la junta directiva provincial, pero para el que pidió un aplauso.

Las doce uvas de Zoido

Carlos Navarro Antolín | 31 de diciembre de 2014 a las 5:00

zoido contraluz
Primera uva. El 24 de mayo, domingo de Pentecostés, Sevilla eligirá una nueva corporación municipal, pero en esta ocasión de sólo 31 concejales en lugar de 33. La revisión anual del padrón ha dejado la ciudad por debajo de los 700.000 habitantes, aquel listón psicológico por el que Rojas-Marcos luchó hasta el punto de hacer de este objetivo uno de los estandartes de su gestión, además de la reforma urbanística de la Buhaira, la horripilante losa de pizarra del entorno de la Catedral y el megalómano estadio de la Cartuja. Pese a la leve bajada en el número de vecinos (el padrón queda fijado en 696.676 habitantes), la ciudad no perderá ni un euro de transferencias del Estado, que es la gran ubre para la cuentas del Ayuntamiento junto con los ingresos directos por el IBI. Para que menguaran los fondos del Estado, Sevilla tendría que bajar de los 75.000 habitantes. Y eso no se ha producido ni en los tiempos de epidemias con salidas extraordinarias del Cristo de San Agustín.

Segunda uva. Juan Espadas se mueve entre la necesidad de ser fiel a su perfil de gestor y hombre serio, y la conveniencia de torpedear la imagen de un alcalde sin mácula que le recuerda la herencia recibida cada vez que los socialistas se crecen un mínimo. Espadas sigue haciendo una oposición palmariamente blanda, de guante limpio, sin denuncias aceradas. Cuando golpea al gobierno lo hace como en una pelea entre hermanos adolescentes. Los puyazos son siempre puntazos, nunca hacen sangre. Basten dos ejemplos. Dice que no culpa al gobierno de la bajada de los habitantes, “sólo” de no haber hecho nada por paliarla. Y si el Grupo Socialista denuncia que el marido de la edil de Asuntos Sociales es colocado como gerente en la fundación privada del Banco de Alimentos, comienza por conceder dos semanas al gobierno para que se explique con la justificación de que se apuesta por una “oposición responsable”. El último “ataque” de Espadas ha sido reiterar que el alcalde es “plano” y que su gestión es “plana”. La verdad es que lo es casi tanto como el estilo de la oposición. La proyección de Zoido en la calle arrolla a la de Espadas, sólo resta saber si lo suficiente como para que el PP obtenga los 16 concejales que darán la mayoría absoluta en 2015.

Tercera uva. Los cinco meses que quedan son terreno de fácil abono para el alcalde. Tras el éxito callejero de la Navidad, Zoido tendrá la cuaresma, la Semana Santa y la Feria para desplegar la cola de pavo real. No hay grandes cintas que cortar ni primeras piedras que colocar. Más vale que no anuncie grandes proyectos en lo que queda de mandato, porque el último, el Paseo del Arte en la Avenida Juan Carlos I, se ha ido ya tres veces al traste después de quedarse descafeinado al perder el atractivo de las piscinas sobre la lámina del río. Estamos ante el final del mandato de la miseria, aunque alguno ha habido en el gobierno que ha intentado “hacer cosas”, creyendo todavía que los políticos están obligados a dejar huella, marca o impronta, cuando la actual coyuntura sólo requiere de poner orden, pagar facturas y garantizar los servicios esenciales.

Cuarta uva. Los símbolos materiales del mandato que acaba son los bares y los veladores, multiplicados en una parábola perfecta; y la Navidad como gran atractivo callejero, descubierta por Zoido para Sevilla como una gran toma de las calles del centro bajo un alumbrado laico. Una deuda por encima de los 700 millones hace inviable que el actual alcalde pueda presumir como hasta hace pocos años lo hacía Monteseirín de obras faraónicas (las setas o el tranvía) o grandes reformas (peatonalización de la Avenida o pasos subterráneos). Zoido a duras penas puede vender el retorno del acceso de los autobuses a la Encarnación o la eliminación de las catenarias del Archivo y la calle San Fernando. El símbolo inmaterial, por otro lado, es el saneamiento de las cuentas por obra y gracia de la delegada de Hacienda, Asunción Fley, que ha conseguido que los bancos vuelvan a sentarse a negociar con el Ayuntamiento y sean claves para liberar a Sevilla del Plan de Ajuste de Montoro, suscrito para pagar a la larga lista de proveedores acumulada desde los primeros años de Monteseirín. El electorado deberá valorar si esa gestión inmaterial, que es la que de verdad da fuste al gobierno, es merecedora de una nueva confianza por cuatro años más.

Quinta uva. Las talas de árboles en Almirante Lobo o la calle Virgen de la Sierra, junto al Prado de San Sebastián, han puesto en jaque la micropolítica de Zoido, basada en la atención cotidiana de las pequeñas necesidades que, sumadas en el día a día, hacen posible el funcionamiento de la ciudad. La paz social reina en Tussam, que en 2015 necesitará dos millones menos en transferencias municipales. El alcalde salió reforzado de la huelga de nueve días de Lipasam en el inicio de 2013. Emvisesa es un páramo a la que se mantiene al ralentí, terminando promociones del mandato anterior y sin ninguna nueva en el horizonte. Y Emasesa buscará en 2015 financiación extra mediante la emisión de bonos sin que por el momento nadie se atreva a afrontar una privatización de la considerada joya de la corona de las empresas municipales.

Sexta uva. Los próximos meses son de revuelo en el seno de los partidos. Después de las fiestas comenzará la guerra interna por la confección de las listas electorales. Hay menos actas a repartir (sólo 31) y, además, la Ley de Racionalización y Sostenibilidad de la Administración Local contempla que haya concejales sin sueldo. En el caso de Sevilla, la ley permitirá la dedicación exclusiva a 22 (al ser una ciudad con población entre 501.000 y 701.000 habitantes), por lo que nueve ediles no tendrán retribución salarial en el Ayuntamiento. Las tensiones se presumen máximas. Juan Ignacio Zoido tiene especial aversión a los períodos de formación de las listas. Odia los cambios tanto como dar malas noticias o tener que decir que no. Su figura es indiscutible en el PP por el momento, por lo que el aparato le dará un margen amplio para hacer un equipo en el que serán muchos los que repitan y muy pocos los cambios. Entre las bajas, se da por segura la de Javier Landa, como adelantó este periódico el 23 de marzo. En el PSOE es poco probable que Juan Espadas goce de tanto margen de maniobra como disfrutó en 2011, cuando apostó por unos independientes (Eugenio Suárez Palomares y Mercedes de Pablos) que acabaron por abandonar el barco tras el peor resultado de los socialistas (sólo 11 concejales) en el otrora fortín sevillano. Las once agrupaciones del PSOE sevillano reclamarán sus cuotas. De lo contrario habrá otra vez brazos caídos. El portavoz adjunto, Antonio Muñoz, se da como fijo en la lista. Está por ver el futuro del otro portavoz adjunto, Alberto Moriña, y de concejales polémicas como Adela Castaño. El susanista Joaquín Díaz dejará la corporación por razón de edad.

El portavoz del PSOE en el Ayuntamiento de Sevilla, Juan Espadas, analiza el plan de ajuste municipal.
Séptima uva. Como era previsible, el alcalde ha comenzado a recuperar viejos hábitos en cuanto intuye el intrigante sonido del tam-tam electoral. Perdido ya en la papelera de reciclaje su título de presidente del PP andaluz, Zoido concede de nuevo parcelas de influencia a sus hombres más vehementes y aficionados a las estrategias, como es el caso del portavoz del gobierno y delegado del distrito Triana, Curro Pérez, que en 2007 fue el jefe oficial de la campaña en la que el PP logró 15 concejales. Pérez acepta con resignación que está considerado un hombre de trincheras (oposición) más que de gestión de los tiempos de paz (gobierno). Ahora viene su período litúrgico preferido y, por lo tanto, le tocará revestirse para las mil y una celebraciones próximas. Si Zoido repite en la Alcaldía, Pérez querrá la parcela de urbanismo, aquella en la que se forjó como eficaz opositor entre 2007 y 2011 y que, al final, acabó recayendo en Maximiliano Vílchez (hombre de paz y no de mítines) cuando se alcanzó el gobierno.

Octava uva. ¿Yquién será el número dos de la lista de Zoido en 2015? El concejal más afín al alcalde sigue siendo Gregorio Serrano, aunque ahora ande inteligentemente tapado. Darle ese puesto a Serrano sería un acto de reconocimiento para un mandato en el que está saturado de competencias (Empleo, Economía, Turismo y Fiestas Mayores) por efecto de la aplicación de un organigrama de gobierno de grandes áreas inspirado en el que puso en marcha Ruiz Gallardón en Madrid. A Serrano le ha sobrado el área de Empleo, se ha tragado los sapos de disolver Sevilla Global y la Televisión Local, y ha tenido que bailar con la más fea, Mercasevilla, lo que le ha costado amenazas personales en la fachada de su casa. Si el PP repite en el gobierno, todo indica que Serrano se ha merecido un mandato algo más amable. Distinto es el baile de números, la obligada paridad y lo que apriete el partido. Recuérdese que Serrano no es hombre de partido. En eso es como el alcalde. Son dos ejemplos de políticos concebidos y nacidos para la gestión municipal.

Novena uva. ¿Y Fley? Si Zoido es alcalde cuatro años más, la todopoderosa concejal Asunción Fley habrá demostrado que con la Hacienda local se hace política; que la austeridad, la montaña rusa de subidas y bajadas estratégicas en los impuestos y el saneamiento de las arcas tienen réditos electorales, justo lo contrario de lo que pregonan los halcones y los vivaqueadores de lunes a viernes en las sedes de los partidos. Su influencia será todavía más incontestable de lo que hoy ya lo es. Nunca se olvide que a su cargo tiene a una directora general que cobra por encima de los 100.000 euros por asumir una nueva parcela de gestión (recursos humanos) a la mitad del mandato. Esta directora general es conocida en el PP como la “bien pagá”. Con lo escrupuloso que es Zoido para los asuntos del pecunio público, nadie osó contestarle a Fley su teoría por la que quien asume mas competencias, debe estar más remunerado, pese a que media España está trabajando más y cobrando menos en el mejor de los casos. La teoría de Fley es de una lógica aplastante, pero difícilmente digerible con el campo poblado de vacas flacas y con muchas gargantas conformándose con las gotas que dejan caer las cañerías de unos grifos cerrados.

Décima uva. El otro gran hombre de Zoido es el delegado de Urbanismo y Medio Ambiente, Maximiliano Vílchez, que recibió la parcela tradicionalmente más codiciada por los partidos políticos, pero en el peor momento. Es el primer delegado de Urbanismo del PP desde la instauración de la democracia. Y también es el más tieso por encontrarse una Gerencia de Urbanismo sumida en números rojos y desangrándose por el bajonazo en los ingresos por licencias, la inexistencia de convenios urbanísticos y la carencia de intereses financieros. A Vílchez le ha tocado pasar de una Gerencia navegando en la opulencia a una Gerencia en la que se exige que las fotocopias se hagan por las dos caras para ahorrar papel. Al igual que Fley, no es un político al uso. Revalidar el gobierno supondría el aval más sólido a su labor.

Undécima uva. El miedo está en la armería electoral del PP. Nadie duda de que Zoido venteará los riesgos de un Ayuntamiento en manos de un PSOE debilitado y tutelado por fuerzas políticas con programas electorales inciertos. Ya lo hizo en 2011, cuando repitió machaconamente que votar el PSOE era hacerlo al líder de IU, Antonio Rodrigo Torrijos, hoy fuera del Ayuntamiento y con la baja en el partido por los frentes judiciales que acumula. Falta un cuarto de hora para que el PP trate de vincular la figura de Espadas a la de Podemos o Ganemos. Zoido venderá que Sevilla sólo tiene dos salidas: o ser Grecia, o ser Roma. O un conjunto de fuerzas de convivencia incierta, o una única fuerza sólida.

Duodécima uva. Izquierda Unida está concentrada en su particular debate: ser galgo o podenco, seguir siendo IU o mutar hacia otra fórmula de nuevo cuño. El partido cierra el año con dos plenos consecutivos en los que la estampa de su bancada ha sido desoladora: la concejal Josefa Medrano asumiendo en soledad las mociones por la dimisión del segundo portavoz en lo que va de mandato. Con el paso del tiempo, a Zoido le salió bien su estrategia de erosionar directamente al partido que hacía las veces de muleta del PSOE en el poder. Su reto actual es demostrar que ha conseguido ese voto de la inercia por el cual en Sevilla se perpetúan en el sillón algunos decanos de colegios profesionales, algunos presidentes de colectivos profesionales y hasta algunos hermanos mayores. Si aquel voto prestado de 2011 evoluciona a un voto de inercia, la marca Zoido gozará de buena salud.

El PP de Sevilla se enroca

Carlos Navarro Antolín | 29 de octubre de 2014 a las 12:25

junta directiva PP
EL PP de Sevilla se enroca. Se evidenció en la junta directiva provincial del lunes. Las cosas son lo que son y no lo que las partes quieren que sean. Se enroca frente al aparato regional de Moreno Bonilla. Porque el líder natural de la derecha andaluza sigue ejerciendo como tal y se presentó a última hora a presidir la sesión y porque el partido ha nombrado para director de campaña de las municipales a un concejal de Mairena del Aljarafe, Juan de la Rosa, antiguo secretario de organización de la ejecutiva regional de Zoido y Sanz, y como coordinadora general del PP de Sevilla a Virginia Pérez, que es la número tres del PP andaluz, que ahora retorna a casa. Pérez, es la cuota sevillana que Moreno Bonilla colocó en su organigrama. Pero la realidad es que el PP andaluz no tiene ni número dos (Loles López) ni número tres, sencillamente porque hasta el número uno está puesto en duda.
Virginia Pérez, concejal de la oposición en la Rinconada, diputada provincial y cuñada del alcalde de Mairena del Aljarafe, Ricardo Tarno, trabajará más a partir de ahora para el PP provincial. En ningún caso se puede interpretar que el PP regional toma por fin las riendas del provincial. Aquí se podría decir en clave política lo de Julio Iglesias que corre por las redes sociales y que es válido para cualquier situación: “Moreno Bonilla sigue sin olerla en el PP de Sevilla. Ylo sabes…”
Juan de la Rosa no sólo es ex secretario de organización de la efímera ejecutiva regional de Zoido, sino concejal de Urbanismo del Ayuntamiento de Mairena del Aljarafe, donde gobierna Tarno. Ojo, porque Tarno gana peso. A De la Rosa se le reconoce capacidad de trabajo desde el punto de vista logístico en todos los actos del partido, domina la siempre compleja logística y el protocolo, pero no es lo que se conoce como un fontanero. Tampoco de su designación se puede colegir que Moreno Bonilla, ni muchísimo menos, desembarca en el PP sevillano. Salió escopetado de la ejecutiva regional cuando se frustró la operación diseñada por Cospedal para dejar a Sanz como presidente. De la Rosa es un hombre de la confianza de Sanz. Con esto todo está dicho.
Si acaso, en el mejor de los supuestos para sus intereses, Moreno Bonilla se deshace de Loles López en el Parlamento, con la que no está a gusto como secretaria general, por la sencilla razón de que sigue sin ejercer como tal, y también se deshace de la incómoda cuota sevillana representada por Virginia Pérez, a la que en el partido se le reconoce coraje y carácter.
La junta directiva provincial del lunes se presentaba como una de tantas, plúmbeas y lista para el prietas las filas. Pero, oh sorpresa, se presentó de improviso nada menos que Javier Arenas. La junta iba iba a ser presidida por Loles López, secretaria regional en las tarjetas de visita. De hecho, la enlatada nota de prensa así lo informaba. El comunicado en ningún momento hace alusión a la presencia del vicesecretario general del PP nacional, don Javier Arenas, presidente de honor del PP andaluz. Ni una mención. No se le esperaba.
Pero Javié llegó, besó, abrazó, arqueó la ceja y manejó a la perfección el cotarro. Dio los turnos de palabra: primero al presidente de Nuevas Generaciones, después al presidente provincial, Juan Bueno, y seguidamente al secretario general del PP sevillano, Eloy Carmona. Después se autoconcedió la palabra y trazó un brillante discurso de diez minutos sobre la coyuntura política actual, sin obviar el incómodo asunto de los imputados. Repitió su teoría sobre los votantes del PP que no acudieron a las urnas en las europeas, que hicieron eso: quedarse en casa. Pero no votaron a Podemos. Defendió la política económica y la gestión de la cuestión catalana de Rajoy. Y después de hablar, sabiendo que no hay orador más brillante que él en el centro derecha andaluz, invitó a Loles López por si quería tomar la palabra. Arenas volvió a su feudo: el PP de Sevilla. O, mejor dicho, no volvió porque nunca se ha ido. Sólo lo parecía. Presidió, lideró y manejó la junta directiva provincial de la que Zoido estaba ausente. Una junta directiva provincial a la que acude la columna vertebral del partido en Sevilla: presidentes locales, alcaldes de la provincia, concejales de la capital, etcétera.
Lo mejor ocurrió cuando Arenas anunció los nombramientos de la coordinadora general del PP de Sevilla y del director de campaña. “¿Alguien se opone?” Y se produjo un silencio masticable. Una quietud sólo rota cuando cierto sector de la bancada, donde estaba el líder de Nuevas Generaciones y antiguos cargos del partido, rompieron a aplaudir por cortesía.
Todo lo manejó Arenas como en sus buenos tiempos, cuando reservaba varias horas de despacho para hacer repaso de la situación de los pueblos de la provincia, de los que se sabía al dedillo quién era quién, los escrutinios de las últimas votaciones y los diferentes problemas sin necesidad de chuletas. Hay que reconocerle el mérito. Arenas reconquista, o no quiere perder ni un ápice de influencia en Sevilla. Y, como mínimo, escenifica su dominio. La cara de Juan Bueno, presidente provincial, era la del hijo al que el padre no termina de dejarlo volar solo. Cuando todos lo hacían en los maitines de Génova aprovechando el tiro de cámara para susurrarle al oído a Rajoy, apareció para controlar la junta directiva provincial de Sevilla. La nota de prensa oficial ni lo mencionaba. Pero allí estaba.
Moreno Bonilla ni está ni se le espera en Sevilla. El PP sevillano es de Arenas. Y lo sabes…