La caja negra » Julio Cuesta

Archivos para el tag ‘Julio Cuesta’

Días sin espuma

Carlos Navarro Antolín | 11 de febrero de 2018 a las 5:00

cerveza

JUAN Espadas afronta la imposible misión de que los sevillanos dejemos de ser unos guarros. Los sondeos de Antonio Pascual (Pascualcopia) dicen que el alcalde es un hombre bueno, que la ciudad mejora levemente y otras petaladas, pero le dan calabazas en limpieza. Quizás por eso el hombre se ha puesto manos a la obra a presentar nuevos puntos limpios y otras gaitas. Espadas recuerda en parte a los papás de hoy, que tragan en la puerta de los colegios con que el niño saque calificaciones bajas, no tenga hábito de estudio, orille el cultivo de la memoria y se pase la tarde pegado a una tableta digital, pero se encoleriza si oye que el niño acude sucio a clase, que mi niño es muy limpio, oiga, como lo es toda la familia, que le voy a poner una denuncia en la Junta que va a temblar el misterio. El alcalde está como esos padres de hoy, preocupado porque sus convecinos lo ponen de baldear poco las calles, de ser poco generoso con la escoba. ¡A mí Lipasam, que los arrollo! Hay que decirle al alcalde que baje el balón, que la culpa no es tanto suya como no lo era antes de don Zoido, como sí lo es de la mala educación de un personal malcriado, consentido, sin conciencia de ciudad ni del cumplimiento de las mínimas obligaciones. Los alcaldes –ninguno– no están para educar a la población.

Con la suciedad en la heráldica de la ciudad, a la misma altura que San Isidoro y San Leandro, vivimos unos días sin espuma, unos amaneceres de desgarro interior que deja el alma de Sevilla hecha jirones, unas horas en las que una sensación de vacío se apodera de los vecinos. Los que otros años eran días del gozo, de tirador y cristal fino, son ahora eternas tardes bañadas por la melancolía, trufadas de cierta tristeza contenida, mechadas de un sentimiento taciturno que adelanta la astenia primaveral. Esta ciudad sucia, ayuna de presupuesto, con los barandas pegándose gañafones por el Metro y haciendo posturitas de exhibicionista hortera de playa para ver quien saca más pecho por Sevilla (¡Majestad, por Sevilla, todo por Sevilla!), esta ciudad –decíamos– se ha quedado sin una de sus infraestructuras preferidas y nadie ha dicho esta boca es mía, nadie ha entonado un lamento, nadie ha iniciado una plegaria. Somos sucios y desagradecidos. Somos injustos. Suspendemos a un alcalde por tener el viario como si fuera el Charco de la Pava tras la fiesta de la primavera de los erasmus borrachuzos, cuando en realidad somos nosotros los cochinos sin bellotas ni montanera, pero no echamos de menos a quienes llevan desde 1995 abriéndonos las puertas para todo tipo de actos, con cerveza gratis total, religiosamente tirada al final de cada sesión, con derecho incluso a una diócesis de tortilla española de dos plantas con ático retranqueado. Nadie se ha dado por aludido, nadie ha querido lamentar que este año, ay qué pena más desnuda, no está abierta la sede de la Fundación Cruzcampo por el ambicioso proyecto urbanístico que ha emprendido la compañía Heineken, la de Julio Cuesta y Jorge Paradela, las dos jotas más amables de la ciudad, marcas blancas de las relaciones públicas hispalenses, puertas seguras a las que llamar cuando se busca posada para presentar un libro, reunir a los hermanos mayores, dar un homenaje masivo o cualquier otro acto de alto rango. La ciudad estará dieciocho meses sin la Fundación Cruzcampo, lo que supone, con sus procesos y sus papeleos, dos cuaresmas, dos primaveras, dos veranos… ¿Qué harán esos gorrones de cerveza, esas señoras con las tardes libres que vivaqueaban por el salón cada día que había un acto? Nunca les importaba el orden del día, salvo el punto final: degustación de cerveza de tirador por camarero con batín blanco. El Consejo de Cofradías dice que reubicará por sorteo a los 227 usuarios de las sillas que han esquilmado en Sierpes para que podamos correr más cómodos en la Madrugada, pero la Fundación Cruzcampo, qué falta de tacto, no se ha preocupado de los trincones de croqueta más sibilinos que nunca se han visto.

Días duros para la ciudad, días sin espuma, dieciocho meses es una cuesta (sin Julio) demasiado pronunciada. Hay una sensación de desamparo, de sede vacante, de norte perdido, un espeso silencio donde este cierre de puertas se ha vuelto tabú. Si será grave la cosa que hay quien está convencido de que el acuerdo de las tres administraciones por el Metro es una cortina de humo para que en la ciudad no se hable del cierre provisional del salón del actos de la Fundación Cruzcampo. La ciudad calla, pero la letra de la sevillana de los Romeros de la Puebla pregunta con la crueldad de un niño esas verdades que duelen: ¿Dónde gorronearé la cerveza, Dios mío, la próxima primavera? Antonio Pascual no ha preguntado en su sondeo por lo que de verdad importa. Una omisión piadosa, un servicio más a la ciudad aun a costa de poner al alcalde de limpiar poco. Porça miseria. Ingrata política.

Rajoy hace un ‘ya si eso’

Carlos Navarro Antolín | 9 de abril de 2017 a las 5:00

 

EL tío de la mochila dice que Rajoy no viene el día 20 de abril a la conmemoración del XXV aniversario de la Expo’92.El tío de la mochila es Jorge Moragas, ese señor del pelazo que siempre va detrás del presidente cuando el gallego sale del pleno del Congreso de los Diputados para montarse con rapidez en el coche blindado que aguarda al ralentí en la calle Floridablanca. Moragas es el hombre que habla en nombre de Rajoy, el mismo que, por cierto, usa su enorme influencia para colocar en la ejecutiva del PP andaluz a su gran protegida, Tita Astolfi. Moragas anuncia por carta que Rajoy acepta formar parte del comité de honor de los actos de las bodas de plata de la Muestra Universal, pero que la “complicada agenda institucional y política” del presidente del gobierno le impedirán estar en Sevilla el día 20. En realidad dice que Rajoy aún no puede comprometerse. No dice que no, tampoco dice que sí. Rajoy, a través de su vicario, hace un ya si eso. Todos sabemos que cuando se acepta formar parte de un comité de honor es porque no se va a poner un pie en el sitio adecuado en la hora y el día indicados. Rajoy pasa de estar en Sevilla el día 20 para recordar la gran obra de Felipe González en Sevilla, una ciudad que sigue pagando en los presupuestos estatales (y autonómicos) la gran inversión que recibió con motivo de aquellos fastos. Pareciera que los sevillanos tenemos que seguir pidiendo perdón por el 92, cosa que no ocurre en Barcelona. Pareciera que a nuestras provincias vecinas hay que seguir compensándolas por el “privilegio” del que disfrutamos hace 25 años, no justificado por el peso de la Historia, sino por el dedo de un presidente sevillano que, menos mal, nos dio el AVE los primeros, porque de lo contrario, viendo nuestro potencial y nuestras capacidades de reivindicación, estaríamos aún como los gallegos y vascos: sin oler la alta velocidad.

Ya si eso vendrá Rajoy. O no. El presidente, ya si eso, irá mejor a Barcelona cuando toque recordar los Juegos Olímpicos –“Los mejores de la era moderna”, que dijo Samaranch– o como fue el otro día a anunciar los millones en inversiones que soltará el Estado en 2017 para asegurar la unidad nacional. Ola cohesión. O el equilibrio. O como se diga en el código políticamente correcto de turno. Moragas juega al equilibrio epistolar. Nos suelta un me alegro de verte bueno y a ver si un día nos vemos, al estilo Arenas (Javié), al estilo de Zoido, al estilo andaluz (Este no es tu referéndum). Primero pone el algodón de reconocer la importancia que tuvo la Expo, “que marcó un antes y un después en la ciudad y en la proyección internacional de España”.

–¿Eso lo ha escrito Moragas él solito?
–Han debido ayudarle.

Y después nos coloca la aguja del ya si eso. Ya si eso lo llamaremos si podemos “acompañarle”. Ve yendo tú que ya veré quiénes van y cómo está el PSOE andaluz para entonces. Los reyes eméritos estarán el día 20 en el monasterio de Santa María de las Cuevas para abrir con solemnidad los actos conmemorativos. Pero Rajoy recula. Moragas felicita al alcalde al final de la carta por la celebración de la efeméride. Eso sí que es sevillano. Me recuerda al que felicitó a un pintor en voz alta por la calle Cuna por el “pedazo de cartel” que había hecho, a pesar de que la obra de arte no se había presentado aún. Ojana se llama. Las frases hechas las carga el maligno. A Moragas se le ha olvidado escribir que el Gobierno de España está seguro de que el ministro Zoido sí que se pasará por el acto. Para eso está Zoido, ¿o no? Para presentar libros en el Colegio de Abogados o planes de seguridad del pequeño comercio, o para asistir a inauguraciones de rascacielos y pregones de Semana Santa. Por eso dicen ya con guasa (que no falte) que el de Fregenal de la Sierra es el “ministro laborista” del ejecutivo del PP. Porque se dedica a sus labores. A sus labores en Sevilla.

La verdad es que mejor que contar con Rajoy el 20 de abril en la Cartuja, mucho mejor sería contar con los millones necesarios en el Presupuesto de 2017 para la construcción, por fin, de los túneles que requiere la SE-40 en el Aljarafe. Opara la gran reforma pendiente del Museo de Bellas Artes. O para la red ferroviaria de Cercanías. O para esas comisarías de las que se habla desde los tiempos del socialista Monteseirín como alcalde. Pero decir estas cosas un Domingo de Ramos en Sevilla es como colocarle el silenciador al discurso. Qué más da. Todos esos proyectos vitales para la ciudad bien merecen un ya si eso. Al estilo Moragas. En la Expo al final hizo mucho calor. Quizás podría venir Moragas al acto como director del gabinete del presidente y organizar esa noche un cotarro flamenco, como hizo con ocasión del congreso pepero que hubo en Fibes no hace muchos años. Qué noche aquella, Jorge. Ya si eso la contamos otro día que el coche espera hoy al ralentí y no conviene emitir más gases en Floridablanca.

Bicicletas contra la globalización

Carlos Navarro Antolín | 7 de septiembre de 2011 a las 13:14

 

Pide usted un café en uno de esos establecimientos desubicadores de la Avenida de la Constitución y tiene un alto riesgo de que le pongan el mismo azucarillo que si lo pide en la romana Vía della Conziliatione o en la Quinta Avenida de Nueva York. A eso se llama vivir en mundo globalizado. Ocurre con los azucarillos y también con los hoteles; con los comercios de jabones que florecen como hongos y con los de bisutería barata; con los de ropa low cost y con las tiendas de sandwichs cargados de malditas nueces y untados con esas cremas de queso magníficas para sus triglicéridos. Hasta los Paradores de Turismo, última reserva espiritual de la exaltación y aprovechamiento de los valores locales, tienden a eneachizarse. Hay paradores que ya se parecen a un hotel NH que algunos de los templos que ha restaurado la Junta de Andalucía. Entra usted en San Vicente y parece que está en la mismita recepción del Plaza de Armas con esas maderas y esos metales. Cuando sale el ministro de turno inaugurando en el último minuto del telediario de mediodía la obra de remodelación de un Parador, échense a temblar porque habremos perdido esos uniformes de camarareas inspirados en los trajes regionales, esos muebles y tapices que eran marca de la casa en pasillos y rellanos, esos platos de cocina redondos y abudantísimos, esa carta con los entremeses que ofrecían un muestrario de la gastronomía de la provincia… Todo se homogeneiza y se iguala. El minimalismo ha desembarcado en los Paradores con su muestrario de lámparas jirafas y sus colores oscuros para dismular la suciedad (como los mandiles de los camareros de los emergentes gastrobares). Da igual que usted entre en el Parador de Puebla de Sanabria o en el de Villafranca del Bierzo. A los Paradores les pasa cada día más como los azucarillos. Más de lo mismo. Y eran justo lo contrario. Todos distintos.

Por eso es muy saludable que las bicicletas que el Ayuntamiento ofrece en alquiler se hayan sevillanizado gracias a la Cruzcampo. En lugar de una convencional cestilla delantera como transportín, a las bicicletas de alquiler les han colocado un cajón de botellines de la industria cervecera que bien podría formar parte de la heráldica de la ciudad. ¿Habrá un símbolo más de aquí que ese cajón colorado con sus huecos preparados para llevar los botellines? Marchando una lección de publicidad como instrumento ubicador, de arraigo y vertebrador de lo local, que diría uno que usted y yo sabemos al que le encanta la bicicleta aunque siga con el coche oficial como Mateo con su guitarra. La Cruzcampo se toma la molestia de hacer anuncios en clave local, como se ve en los ejemplos de la Feria (con esos decálogos cargados de humor) o en el Rocío (ese par de botellines con ese lema ‘juntos hacemos el camino’). Estas bicicletas de marca francesa son ya nuestras bicicletas gracias a la Cruzcampo, que tiene por norma “pensar en clave global y actuar en clave local”. Ahora nuestras bicicletas son más que nunca un símbolo de la lucha contra la globalización (¿O ahora además de por las pobres ballenas sólo luchamos por los bancos de la Alameda?) Hay que comunicar urgentemente con Julio Cuesta para que se premie con una merecidísima petalada al tío de la publicidad de la Cruzcampo. ¡Oooooooole! Y a los señores de la Facua anotarles un pinchazo en hueso y remitirles los estudios científicos que ensalzan los beneficios de un consumo moderado de cerveza. O que la tomen sin alcohol. Estas bicicletas empiezan a ser ya como las barquitas de la ría de la Plaza de España. Mú de aquí. Que aprendan los Paradores y rompan los platos cuadrados de sus comedores. Llena ahí…Y pedalea.