La caja negra » Landaluce

Archivos para el tag ‘Landaluce’

Zoido y Bueno se enrocan

Carlos Navarro Antolín | 29 de junio de 2016 a las 5:00

SEVILLA,28/06/2016.
ZOIDO se ha vuelto partidario de Moreno Bonilla. El desteñido de la mancha roja de la circunscripción hispalense y la primera victoria del malagueño en el recuento autonómico han suavizado los caracteres. El ex alcalde se ofreció ayer a liderar otra lista electoral en Sevilla para ofrecerle la mirra de un nuevo triunfo electoral al presidente regional. Juan Bueno también se ha vuelto aficionado al espeto de forma repentina. Quiere seguir de presidente del PP de Sevilla para poner el aparato provincial a trabajar para que Juanma sea presidente de la Junta de Andalucía. Los afrancesados aumentan, cada vez hay más sevillanos partidarios del invasor malagueño.

José Ignacio Landaluce, número uno por Cádiz, contestó a los sevillanos pocas horas después en el seno de su junta provincial. Dijo haberse sentido muy extrañado por la mañana, porque el PP de Cádiz lleva desde el primer día volcado en que Moreno Bonilla alcance San Telmo. ¡Por la bahía resopla!

El rojo desteñido, decíamos, ha suavizado el convulso PP sevillano después del enfrentamiento entre oficialistas (Cospedal, Bueno, Tarno y Sanz) y críticos (Arenas, Virginia Pérez, Beltrán Pérez y compañía). Con los sondeos en la mano, que en Sevilla apuntaban a sólo dos diputados y a la posibilidad de perder el acta de senador, todo estaba previsto para cesar a Virginia Pérez en represalia por haber abierto una corriente alternativa a la que lleva lustros controlando el partido. Había una comisión ejecutiva prevista desde el fin de semana para ayer por la tarde, pero finalmente fue desconvocada porque el partido ha cubierto el expediente en Sevilla. La camarlenga, además, era la responsable de la campaña electoral en la provincia. Ahora nadie puede discutirle el resultado, aunque Zoido está tratando de capitalizar el triunfo, que es un triunfo a medias, nunca se olvide. El ex alcalde ha vencido en la capital, pero él era el número uno en una circunscripción en la que los socialistas siguen ganando en número de votos con claridad palmaria por mucho que los del puño y la rosa se hayan debilitado. Moreno Bonilla aludió por dos veces a Virginia Pérez en sus salutaciones y agradecimientos de ayer. Lo que el aparato de Sevilla no le da a Pérez, la regional se lo bendice.

Virginia Pérez sigue de momento donde estaba. Como siguen todos. Por mucho que Zoido y Bueno se enroquen en sus posiciones, el que manda es el calendario. Rajoy tiene primero que formar gobierno. Y después vendrán los congresos. Se barrunta que el nuevo secretario general del PP será muy de la cuerda de Moreno Bonilla, dentro del proceso de renovación que debe seguir emprendiendo el presidente nacional. A Moreno no le discutirá nadie en su puesto actual por un tiempo largo. Sevilla será un capítulo aparte. El malagueño no se fía del aparato provincial hispalense. Aún recuerda quiénes fueron los únicos sevillanos que estuvieron a su lado en el Hotel Meliá en la aciaga noche electoral de las autonómicas de marzo de 2015. Sólo acudieron cuatro de los entonces veinte concejales, cuatro que, además, fueron llamados al orden por haber estado junto al de Málaga. Ayer, precisamente en el mismo Hotel Meliá, estaban ya casi todos los hispalenses. Como alguien apuntó con acidez:“Todos éramos de Juanma y no lo sabíamos hasta ahora, fíjate qué cosa”.

La junta directiva regional y la local se fusionaron para proyectar la imagen de una familia bienavenida. Era el momento del buen rollito, las llamadas a la unidad y las alusiones al resultado “histórico”. El PP andaluz está eufórico, pese a que en las elecciones generales de 2011 se sacaron 33 diputados al Congreso frente a los 22 del pasado domingo.

En esta espiral de triunfalismo, cada cual aprovecha para fortalecer su posición. Juan Bueno trata de frenar el avance de los críticos, que tantos dolores de cabeza le han dado desde abril, al proclamar su intención de seguir al frente del partido. Y Zoido da a entender que puede ser otra vez candidato a la Alcaldía, amén de presentarse como la única marca electoral del PP de Sevilla que garantiza las victorias, aunque –repetimos– una cosa es que el rojo de la provincia se haya desteñido y otra muy distinta es que sea azul, una tonalidad de la que aún está muy lejos.

Los críticos siguen con las orejas altas. Asisten con el ceño fruncido a la arenga triunfalista de Zoido, que, curiosamente, no para de ensalzar desde la noche electoral los buenos resultados en el distrito de Triana. El ex alcalde trata así no sólo de meterle el dedo en el ojo a Susana Díaz, sino de apuntalar a uno de sus asesores más discutidos, Curro Pérez, ex delegado en el arrabal. Zoido cuida ahora su cuadrilla como no hizo cuando formó el gobierno de la ciudad. Entonces se encomendó a los tecnócratas y orilló a los políticos. Pero esa estrategia sólo puede seguirse en momentos de fortaleza. Ahora toca sacar pecho y estar a disposición de Moreno, al que en la anterior noche electoral dejaron colgado con los espetos asados. Tanta comida tirada a la basura no se olvida con facilidad.