Archivos para el tag ‘llave’

Urbanismo y la cerradura

Carlos Navarro Antolín | 24 de septiembre de 2012 a las 5:05


Un veterano y reputado cofrade poseía la llave de la capilla para entrar y salir de ella cada vez que tuviera que desempeñar uno de los muchos cometidos que había asumido por puro amor y espíritu de servicio a su hermandad. No hacía falta que ostentara ningún cargo para que los sucesivos hermanos mayores le renovaran tácitamente su confianza. Hasta que un día quisieron retirarle lo que algunos consideraban un privilegio. Pero como nadie se atrevía a decírselo directamente al ser persona de indudable prestigio y carácter enérgico, optaron por cambiar la cerradura y apechugar con lo que ocurriera. Y ocurrió. Cuando este señor trató una tarde de abrir la puerta, se topó con que era imposible. En cuanto pudo le preguntó al mayordomo de la junta de gobierno, persona que maneja los dineros en una hermandad y, por ende, tiene reconocido el control efectivo de las cuentas… y en muchos casos de lo que no son las cuentas.

-¿Ha cambiado usted la cerradura?
-Pues… No lo sé.
-¿Que usted no sabe si se ha cambiado la cerradura?
-No…No lo sé [apurado al no ser capaz de reconocer los hechos].
-Si es mayordomo y no sabe que han cambiado la cerradura, ¿qué clase de mayordomo es usted?
-[silencio]
-Y si usted ha cambiado la cerradura y me lo niega, ¿qué clase de persona es usted?

La historia, real como la vida misma y que muchos cofrades conocen, encaja perfectamente con lo ocurrido esta semana en el Ayuntamiento a cuenta del documento retirado a última hora por el gobierno en el que se reflejaban las nuevas tasas de Urbanismo para 2013. Un documento marcado por la subida de algunos impuestos hasta en un 100% y la creación de otros para cobrar por servicios hasta ahora gratuitos. Un documento de más de 160 páginas, de 30 megas si se prefiere consultar en el ordenador para ahorrar papel. Un documento en el que las tasas por los veladores se encarecen en un 9%. Un documento en el que se pretende cobrar un 84% más a las cofradías por la ocupación de la vía pública. Un documento que recoge principios que inspiran el plan de ajuste del Ayuntamiento y que, por lo tanto, podía ser defendido con un argumentario técnico-político, pero que por una mala gestión interna ha provocado que alguien se eche para atrás y decida no defender la necesidad de una renovación al alza de algunos precios públicos. O incapacidad para explicarles a los ciudadanos una actualización de las tasas, o el tradicional complejo de la derecha, o la intervención en el tramo final de algún sector especialmente afectado que tuvo un conocimiento tardío y repentino de lo que se cocía. O las tres cosas.

El caso es que el delegado de Urbanismo, Maximiliano Vílchez, se defendió de forma improcedente (por simplista) cuando se le preguntó por ese documento.

-Lo han confeccionado los técnicos con criterios técnicos. Yo no conocía el texto.

Sólo un parvulario consume esa coartada. Aquí viene la historia de la cerradura y la llave, del cofrade veterano y el mayordomo bisoño. Si usted no sabe que su gerente y sus asesores han preparado un documento de esas características cuya confección lleva necesariamente meses de trabajo, ¿qué clase de delegado de Urbanismo es usted? O será, por aquello de seguir con los argumentos simplistas, que los gerentes son como los niños, que siempre es bueno que haya alguno para echarle la culpa. Cambiada la cerradura, se acaba el problema. Muerto el perro, rabia exterminada. Guau.