Archivos para el tag ‘Nova Roma’

UGT copia la estética del PP

Carlos Navarro Antolín | 10 de enero de 2014 a las 18:31

CARMEN CASTILLA, ELEGIDA SECRETARIA GENERAL DE UGT-ANDALUCÍA
Será el fin de las ideologías, será el mundo al revés, será una mera ironía del destino, será la teoría de los polos que se tocan, será la mala uva (o buena) del fotoperiodismo o será simplemente la democratización de las mechas rubias, como diría el perifrástico Torrijos. El caso es que uno se desayuna con la fotografía de la nueva secretaria general de UGT de Andalucía en pleno ad calorem tributado por sus compañeras y resulta que con tanta melena rubia y tanta mecha de peluquería no se sabe si realmente se trata de los parabienes de rigor tras el cónclave del sindicato filosocialista del puño cerrado o de una de esas fotos de cualquier edición del Rastrillo en el puesto de Las Canasteras de la duquesa de Alba. Prueben a enseñarle la fotografía a cualquiera de los que militan en esa legión de ciudadanos ajenos al día a día de la actualidad, hagan la pregunta como la hace el psicoanalista cuando exhibe esas figuras geométricas tan raras para sacar sus peregrinas conclusiones sobre lo bien o lo mal amueblada que tiene el paciente la cabeza.
–¿Usted qué ve en esta foto?
–Cuatro señoronas del PP.
¿Del PP? Sí, pero del PP de los años de Aznar y sus mítines con Norma Duval. Oh, lá, lá. Que no, que en UGT no le han copiado las formas al PSOE de Susana Díaz, en adelante La Que Manda, sino que han mimetizado directamente las de aquel PP de los noventa, el de las amargas victorias que reunía a las clientas de Nova Roma en los mítines del Parque de los Príncipes. Igual que te encuentras casi a diario a célebres socialistas en el puesto de Loewe del Corte Inglés del Duque, a Rajoy en el Cerro del Águila (¿O eso ya es el pasado?) o a Cayetano Martínez de Irujo de patrulla con Sánchez Gordillo, ahora toca pasar de las barbas y los kilos de más a las melenas rubias en el sindicato de la Puerta Real. ¿No hay cofradías de barrio que llevan en sus cortejos servidores con levitas propias de añejas cofradías del centro? La globalización todo lo marca. Hasta que salen las marcas blancas, aparentemente blancas. Y alguien dice que esa estética es magnífica porque sirve para centrar la imagen del sindicato, porque el éxito radica en no parecer lo que se es y en dar la imagen contraria al estereotipo. Entonces es que UGT ha fichado a Arriola. Ya salió otra vez el PP. Oh, lá, lá.

La dama envejecida de Asunción

Carlos Navarro Antolín | 28 de noviembre de 2012 a las 5:00


Se acabó la Nova Roma. Y tanto. Pegó el cerrojazo el acudidero de las señoronas y parece que a la calle Asunción le miró un tuerto desde aquel día. Ya van por quince los locales de escaparates con papeles de periódico y letreros fluorescentes con los teléfonos móviles de los corredores de fincas, que antes tenían una larga lista de pretendientes y ahora tienen en su agenda media Sevilla para alquilar y la otra media para arrendar. Se acabó la Nova Roma y llegó a paso lento la decadencia con el peligro sordo del colesterol, que ya sabe usted que no avisa. Asunción ahora es más habitable, según el adjetivo monteseirinesco preferido, pero los niños que juegan a la pelota no consumen. La ciudad de las personas… que no consumen, pero que se hartan de pasear. Poco hay más sevillano que pasear, que es de gorra. Al perro flaco de una Asunción sin Nova Roma todo son pulgas: la peatonalización, la crisis, el envejecimiento del barrio… O se ven abuelos, o se ven abuelos con nietos. La edad media está como la clase media: cada día más desaparecida. La generación que tenía en Los Remedios de los años 90 un referente del ocio nocturno, que iba a Las Riendas, que consumía la ensaladilla a 25 pesetas en el Tendido Cinco, que probaba los chupitos de extraños colores en el Ferrari para horror de los vecinos de Madre Rafols o que poblaba la placita del Fresa las noches de los fines de semana, está ahora en la diáspora del Aljarafe o en otros distritos mucho más cómodos y mejor comunicados, desde donde se sale en coche de la plaza de garaje, se aparca de balde en el centro comercial y se regresa en coche de nuevo a casa. Los Remedios es un barrio viejo con Metro pero sin Catedral. Con mucho cofrade, pero sin cofradía. Se acabó la Nova Roma. Ya no se ven cigarreras por la calle San Fernando, ni coches en doble fila recogiendo los chaqués en Ibáñez, que viste al pregonero de la Semana Santa mientras siga existiendo el Pregón… Ojú, el Pregón. Los niños pueblan las tardes de una Asunción low cost. No consumen, pero son la esperanza. Sin consumo no se sale de la crisis. Sin niños no hay mañana. El Imperio Romano cayó. No iba a caer la Nova Roma… Unos pregoneros vienen y otros van, Ibáñez siempre está. Como Asunción, una dama envejecida amortiguada por los niños. Tenga cuidado que de tanto mirar locales vacíos se ha metido en el carril bici…

Y Espadas, por fin, se mete en Los Remedios

Carlos Navarro Antolín | 14 de noviembre de 2012 a las 5:00


Antes lo decimos y antes ocurre. Qué sevillanísima es esa reivindicación del yo ya lo dije… Decíamos ayer, que es la fórmula culta, que el portavoz del PSOE en el Ayuntamiento, el senador Juan Espadas, tenía que perderle el miedo a visitar las zonas azules del mapa electoral, al igual que Zoido lo hizo en sus años de oposición metiéndole el dedo en el ojo a los socialistas donde más duele (los barrios más poblados) y en los peores momentos de convivencia en las once agrupaciones del partido del puño y la rosa (en aquellos días de militancia de brazos caídos tras unas listas electorales que excluyeron a los entonces secretarios de las agrupaciones). Pues tecleábamos precisamente eso y a los dos minutos resulta que ya se ha metido Espadas en el mismísimo barrio de Los Remedios para denunciar el incumplimiento de las promesas electorales del PP en su feudo más potente de España, porque la gaviota pepera recoge más votos para el nido de Génova en el sevillano barrio de Los Remedios que en el madrileño barrio de Salamanca, por donde pasean las tatas a media mañana mientras las señoronas ven el canal Divinity o hacen cola en la peluquería de diseño. Aquí por no tener no tenemos ya más que las peruanas paseando a señoras impedidas en sus carritos. Y no nos queda ni el Nova Roma para echar la mañanita… que a algunas sólo les han dejado el bingo. Pero por fin tenemos a Espadas en el corazón del facherío oficial, un barrio donde el PSOE decía en plena campaña electoral que se levantaban a las doce de la mañana. ¿Recuerdan? Espadas ha echado las cuentas y ha debido pensar que dieciséis meses después de semejante metedura de pata, los votantes de Los Remedios se deben haber olvidado de aquello. Pasado el luto, Espadas se cuela en el Parque de los Príncipes, donde Aznar llegó a dar un mitin en las elecciones de aquella amarga victoria, como Zoido se colaba en las antiguas naves de la Renfe de San Jerónimo. Pero suponemos que Espadas iría a Los Remedios después del Ángelus. Porque antes de esa hora está la gente sopa, o muerta de sueño porque ya no hay tatas que lleven a los niños al colegio.