Archivos para el tag ‘Pablo Iglesias’

Manual para atizar al rival

Carlos Navarro Antolín | 7 de diciembre de 2015 a las 5:00

DÍA CONSTITUCIÓN
El pensamiento único anida en los argumentarios, carriles de una política lanar que, al menos, la caja tonta está sacando del formato encorsetado, hierático y rígido, aunque sea a costa de un exceso de frivolidad presentado con el celofán amable de la aproximación al perfil humano de los candidatos. Los aparatos de los partidos políticos están obligados a instruir a sus gladiadores en qué hay que decir, qué hay que replicar y, sobre todo, cómo hay que atizar al rival si se pone impertinente. El Partido Popular envió el otro día por correo electrónico los 87 folios de los que consta el denominado Manual del Candidato, presentado como un “ejercicio de racionalización”, cocinado en los fogones del arriolismo “sin perder objetividad ni visión panorámica de la acción de gobierno” (conecten las risas en off, por aquello de la objetividad).

Dice la presentación del tocho que el manual sigue el guión del programa electoral con el objetivo de ser “consistentes” [sic], en lugar de coherentes. Y afirman los pinches cocineros del laboratorio genovés: “El objetivo final es que sea un documento de consulta ágil, que cubra las líneas de acción del gobierno de una manera integral y que además sea fácil de procesar”. Yla coletilla es una perla, por lo menos australiana: “También se busca que el manual pueda caber en el bolsillo de la chaqueta o en el bolso de su portador para su rápida utilización”. ¡Nada menos que 87 folios de argumentario no sólo requieren de una mente dócil y domesticada, sino de enormes bolsillos, oiga!

El manual recuerda las bondades del gobierno de Rajoy, el hombre que quisiera contarle a cada español que nos libró del rescate. Explica los Retos a futuro y desarrolla en cada capítulo el apartado titulado Críticas a otros partidos. Un poner. Si un socialista arrea al PP con la reforma laboral de Báñez, el candidato del PP debe decir:“En materia laboral, el PSOE no puede dar lecciones”. Y sacar del baúl de los recuerdos a Zapatero:“Destruyó más de tres millones de puestos de trabajo”. ¡Zas!

El manual se empeña en colgar a Ciudadanos el sambenito de copiones del programa electoral del PP. Hay veces que reconoce que Albert Rivera “establece grandes objetivos”, pero son “coincidentes en gran medida con nuestro programa electoral de 2011 y con el actual”. ¡Copiones! A Podemos, por lo general, se recomienda tildarlos de opacos, por anunciar medidas sin precisión.

En materia de emprendedores, pymes y autónomos, el candidato del PP debe acusar nuevamente a Ciudadanos de “llegar tarde” y de que muchas de sus medidas ya han sido aplicadas por Rajoy: unidad de mercado, ventanilla única, etcétera. A Podemos, reprocharle que fomenta la economía sumergida. Y al PSOE, otra vez al hígado deZP: “Fue una máquina de destrucción masiva de empresas y empleo”. Menudo uppercut.

En economía y sociedad digital, el pepero debe acusar a Ciudadanos de “pura retórica” por la querencia de Rivera hacia las “obviedades” y su “despiste sobre las medidas que ya están en funcionamiento”. En asuntos de energía, debe asumir el reto nada fácil de presumir de que el PP ha bajado el recibo de la luz un 9% y atizar el PSOE de haber generado un estado de “pobreza energética”. En industria, más de lo mismo: “Ciudadanos propone una infinidad de medidas que recogíamos en nuestro programa electoral de 2011 y que hemos desarrollado”. Yun apunte sobre IU: “Ha propuesto nacionalizar Abengoa, volviendo al modelo de privatizar las ganancias y nacionalizar las pérdidas”. Cosas de rojos.

¿Armas para un debate sobre el turismo? ¡Otro zas! “El PSOE pretende inventar la rueda”. El candidato del PP tiene que acusar a Pedro Sánchez de decir “lo mismo” que ya ha hecho el PP: “Una política transversal y colaborativa con un fuerte compromiso público y privado”. Y debe apuntar un ejemplo específico: “El PSOE ya realizó una gestión nefasta. Pusieron al límite de la quiebra a la Sociedad de Paradores”.

En el sector agroalimentario, el PP arrea a Ciudadanos:“No están interesados ni en el campo ni en los pueblos, como muestra su propuesta de fusionar los municipios de menos de 5.000 habitantes”. En transportes, Ciudadanos se hizo un lío con el AVE, y en política medioambiental “se desconoce su política”, pero “sí han dejado de manifiesto que quiere ayudar a la aparición de negocios eliminando barreras regulatorias” . ¡Caramba, se ha escapado un elogio a los copiones!

En materia europea, a Podemos hay que arrearle por “falta de vocación” y hay que recordar que Iglesias “no cumple con su labor de eurodiputado”. En Defensa, Ciudadanos presenta un programa “vago” y que se resume en “gran ignorancia y desinterés”. Fin de las citas.

Zoido ya tiene su coleta

Carlos Navarro Antolín | 25 de junio de 2014 a las 12:35

Alcalde Alcosa
¡A los barrios, a los barrios! El cornetín de mando ha tocado. Hay que salvar al soldado Zoido del bombardeo electoral europeo que ha dejado a los dos grandes partidos en Sevilla a la altura de las ruinas de Itálica sin Rodrigo Caro que les cante. En los próximos meses veremos al alcalde mucho más entre las batitas fresquitas de Marqués de Nervión, los chándales y las camisetas y mucho menos en los canapés de carruajes, en las bodas de chistera y entre tanto señor emperifollado y con tiros largos que son los moros de Queipo en las galerías de fotos: siempre los mismos. Que los niños canturrean la copla: “Zoido, Zoido, más percal y menos seda. Zoido, Zoido, más pensionistas y menos Pineda. Zoido, Zoido, más barrios y menos jamar canutera”. Pues eso: ¡A los barrios, a los barrios! Los peperos están convencidos de que lo mejor que les ha podido pasar es el repaso electoral de las europeas, acicate para recargar las pilas del alcalde que posee el don de la ubicuidad y la virtud de no parecer del PP.
-¿El pepé? ¿Quién ha dicho pepé?
Ahí está ya el alcalde junto a un vecino con coleta, que le estrecha risueño la mano. ¿Recuerdan aquellas fotos de Zoido con los profesionales del sector audiovisual, vulgo los tíos de las cejas de Zapatero, ese hombre? ¿Recuerdan la foto del alcalde con los chicos del skate board? ¿Y las del tendero de Su Eminencia? Pues prepárense porque lo mejor está por llegar. Ya sabemos cuál es la estrategia del alcalde para revalidarse en el puesto: arrimarse a la coleta, que es lo que se lleva ahora en España, salvo que uno sea policía local en Sevilla, donde el Ayuntamiento quiere impedir a golpe de reglamento las cabelleras a lo Sioux, los agentes apaches, que resulta curioso que el mismo sindicato que pide una campaña institucional para mejorar la imagen del cuerpo es el que luego defiende que a los ciudadanos les da igual la imagen, que para imagen fea, pero fea, la que sólo pierde sus horripilantes hechuras cuando pasa a llamarse Laraña. El alcalde de los votos prestados tiene que renovar la póliza con esas barriadas de Dios que se recorrió en 2007 y en 2011, pero que le dieron calabazas en las europeas, cuando había que apoyar al de la barba blanca y las gafas de retrato de decano del Colegio del Procuradores del siglo XIX. El tipo de interés ha subido para Zoido, se le han disparado las condiciones del préstamo. Si pasan los meses y el PP teme por la Alcaldía de Sevilla, si sus encuestas no le garantizan ni una mayoría absoluta raspada y tampoco vaticinan una recuperación del PSOE, si ya no hay nadie en el partido que se arrime al pitón y pida ir en el puesto 17, Zoido tendrá que basar su campaña en el mensaje del miedo a un tripartito entre el PSOE, IU y Podemos. Habrá que explotar el temor a la coleta, como antes era a la pipa, frente al alcalde blanco, sin mácula de escándalos y correcaminos de barrios entre tendederos de ropa y parados mascullando el tiempo con palillos en la boca. ¡A los barrios, a los barrios! Que el reverendo Vílchez va a tener desde finales de este mes tres millones de euros más para asfaltar calles. Señora, el asfaltador de calles ha llegado a su localidad. Se asfaltan calles del centro, como San Luis o Almirante Lobo, y calles del Parque Alcosa. Si dicen que hasta Juan Espadas está dispuesto a romper el concordato con Bourrelier porque así lo pidan Madina y los frailes de Regina…
Si Rojas Marcos presumía de empezar prontísimo la carrera electoral para que sus adversarios se fatigaran viéndole la matrícula, ya tienen a Zoido junto al símbolo en auge en España: la coleta. El señor de la coleta que no sabemos si le está pidiendo ser policía local. ¡A los barrios, a los barrios! Pongamos en las fotos tantos tíos en chándal y con el pelo largo que nos tomen por Pablo Iglesias, que debe tener un doble en la Calle del Infierno porque es igualito al que va recogiendo las fichas de los coches locos… Con lo bien que está este pedazo de alcalde con los trajes azules de Javier Sobrino. Azules como la zona azul. Ojú, ya estamos mezclando los colores y a un paso de confundir la melva… con la caballa.