Archivos para el tag ‘PGOU’

Casetas de utilidad pública y social

Carlos Navarro Antolín | 22 de abril de 2015 a las 12:42

CASETA DE FERIA EN LAS NAVES DEL BARRANCO
SEVILLA está sentada, que no sedente, en un gran velador desde el que ve pasar el tiempo con su liturgia de fiestas, calores, fríos, políticos de quita y pon, alegrías, penalidades, fracasos, algún éxito rotundo y muchos trofeos de mediopensionista. Sevilla se lo traga todo por esa gran boca que no es de Metro. Sevilla es una boa por cuya boca entra el humo de proyectos irrealizables. Un día nos vendieron puentes con lunares, otro día catamaranes para ir a la Feria. Un día nos contaron que tendríamos playa propia, y otro un gran mercado de flores como Barcelona. Un día nos emborracharon en la primera taberna de una carrera olímpica, y otro nos dijeron que cambiando el PGOU también lo haría el destino de nuestras vidas, el errático rumbo de la urbe que no sabe evolucionar si no es chicotá en chicotá, del 29 al 92 y pararse ahí.

Hace poco tiempo nos vendieron un mercado gourmet en la Nave del Barranco, ubicada en una parcela que tenía asignados usos socioculturales en el Plan General, ese documento que es como los principios: se cambian a conveniencia. Un ardid permitió al actual gobierno local asignarle a la finca usos de utilidad público y social. ¿Y cuáles son los usos de utilidad pública y social en Sevilla? ¡Los bares, idiota, los bares! Y ahí está el gourmet de la sacrosanta Lonja donde si usted no ha ido aún, es que no es nadie en Sevilla. A la lonja hemos de ir, como a Pamplona. Y se va a hartar usted de levantarse de la mesa más que en la mili, con su bandejita, sus servilletas y su pieza de pan. Si quiere una segunda cerveza, a pasar de nuevo por el circuito, como un moro de Queipo. A esta lonja que dice Zoido que genera riqueza le han puesto ahora unas casetas feriales, unas protuberancias como la del sombrerito del tranvía, que estos días es un tranvía tocado, como los seises. Esta lonja ha crecido, como crece el caserío del centro con áticos retranqueados. El aumento del terreno cubierto de la Lonja del Barranco a costa de casetas debe ser una muestra del urbanismo productivo que pregonaba Monteseirín. Zoido usó al límite el PGOU para poner una ristra de bares en el interior de las Naves del Barranco. Y ahora que es Feria, unas cuantas casetas piratas. ¿No hay cofradías piratas? Pues también existen casetas piratas para que los madrileños sin techo no se queden sin ración de jarana, tratando de buscar a Carlos Herrera para hacerse la foto con el teléfono móvil. Eso sí que es de utilidad público y social: una foto con Herrera. ¿O no?

Sigamos sentados en el velador, que de vez en cuando aparecen casetas junto al Puente de Triana. Y algún día hasta nadaremos en una playa artificial sin haber guardado antes la ropa en la lonja de los sueños. Porque las ciudades sin cautela son como las boas: se lo tragan todo. Y después viene el corte de digestión.
Fotos de las casetas de feria de la Lonja del Barranco, casetas

Sevilla, ciudad de tanatorios

Carlos Navarro Antolín | 29 de enero de 2015 a las 5:00

CALLE SANTANDER
SEVILLA es la ciudad donde sale más barato destrozar el caserío centenario y levantar mamotretos en el conjunto histórico declarado. El delito de prevaricación no existe cuando la Comisión Provincial de Patrimonio emite dictámenes que avalan la construcción de edificaciones como tanatorios a cincuenta metros de la Torre de la Plata y de las Atarazanas. Aquí se talan árboles porque no dejan contemplar la Torre del Oro, pero se permiten edificaciones de nuevo rico sin que nadie, absolutamente nadie, se plantee si incurren en un excesivo vuelo de la fachada, en una alteración de la trama urbana o si, simplemente, atentan contra la concepción estética de un casco antiguo que se supone vital para la captación del sacrosanto turismo, una actividad que genera el 12% del Producto Interior Bruto de la ciudad. Brutos, brutísimos, tienen que ser los miembros de la Comisión de Patrimonio de la Consejería de Cultura que han bendecido una nueva construcción tipo tanatorio o parroquia pos-conciliar en la calle Santander, donde dan ganas de preguntar por las salas de velatorio o por la próxima reunión del movimiento neocatecumenal.

La susodicha comisión tiene la obligación de tutelar la conservación del conjunto histórico declarado (risas en off), pero a la hora de la verdad sólo derrocha valor para impedir que el Ayuntamiento traslade la histórica fuente de la Plaza de la Encarnación a un lugar más digno como la Plaza de la Contratación. Tiene cuarto y mitad de cinismo bien despachado que la misma comisión que avala el Metropol Parasol se preocupe luego de que la fuente de la plaza continúe en su lugar original para no sacarla de contexto. Hablar de cambios de contexto en la Encarnación es invocar a María Luisa… qué risa.

En esta ciudad se revientan las sacristías de tres siglos de antigüedad con paneles de pladur, se derriban casas del XVII y del XVIII con la coartada de mantener las fachadas-pastiche, que nos hemos hartado de practicar la política de mantenimiento de fachada y primera crujía como placebo; se protege la arquitectura de la desubicadora calle Imagen, que lo mismo podría estar en Avilés, Getafe o Sabadell; se levantan las losas de Tarifa y los adoquines para colocar pavimentos resbaladizos o que se resquebrajan con el simple paso de los coches de caballo (qué olores). En Sevilla sale muy barato destrozar el patrimonio porque las órdenes de restitución tienen menos fuerza que un montadito de negocio franquiciado.

Nunca una ciudad que vive tanto del casco antiguo, del turismo y de la hostelería, cuidó tan mal sus monumentos, destrozó su conjunto histórico declarado y tragó tanto con bares de paelladores y pizarras de colores que poco o nada tienen que ver con la leyenda de la ciudad de las tapas. Esta ciudad protege la calle Imagen y ahoga la Torre de la Plata. Levanta las setas e impide el traslado de una fuente. Y por contaminación paisajística debe entender el humo de las chimeneas, porque los alrededores de la Catedral están más próximos a Benidorm que a la estética de Mercadante. Sevilla, ciudad de tanatorios. El duelo despide en el tanatorio de la Torre de la Plata.

El peligro del precio según mercado

Carlos Navarro Antolín | 28 de noviembre de 2013 a las 5:00

gerencia

En la vida cotidiana sevillana hay que temerle a muy pocas cosas. Pero es importante tener claro qué cosas son aquellas ante las que hay que agarrarse la cartera, cambiar de acera o silbar para liberar el miedo. Cuando el tío del chambergo deshilachado entra en el tranvía y comienza el discurso con el prefiero pedir antes que robar, fíjense cómo el personal sufre un repentino interés por la arquitectura regionalista del Alfonso XIII, la tardofranquista de los juzgados o la herreriana del Archivo de Indias (de Herrera el del Escorial, no el de la radio). Mientras el tío suelta la filípica de la madre que está enferma, el personal hace el estatuario sin quitar el ojo de la ventanilla. Hay que reseñar también la de gente que no tiene ventanilla y que cuando entra ese tío se mueve a buscar asiento en la otra punta del convoy, como si fueran en el AVE a Valladolid y acabaran de subirse en Puertollano. Otros peligros de Sevilla son los servicios de caballeros de ciertos grandes almacenes, donde siempre hay unos tíos que extrañamente tardan un mundo en hacer sus necesidades en el retrete. Hay que apuntar a estos tíos en la lista de las grandes esperas de la vida cotidiana por detrás (nunca mejor dicho) de esos usuarios de cajeros automáticos que se eternizan ante la ventanilla.
-Oiga, si no hay dinero, no hay dinero, déjelo ya… Que los últimos movimientos no cambian por más que lo intente.
Pues esos tíos de los urinarios de los grandes almacenes son siempre los mismos, de la muy antigua congregación de los mirones de Sevilla, blonda y mantilla. Hay mirones de obra, como hay mirones de retrete, verdaderos mirones de retrovisores afinados, así como quien no quiere la cosa; mirones que van del urinario al lavabo, del lavabo al calefactor, del calefactor al espejo, a la búsqueda de la mejor perspectiva… de la escobilla del váter.
Y otro de los grandes peligros son esas cartas de restaurantes con sus platos estupendamente explicados, hasta con subtítulos en inglés en plan ham croquet o fish salad, y sus precios perfectamente tasados con sus céntimos y su IVA. Hasta que, zas, llegan los mariscos o las carnes de esos animalitos que se crían con música para que relajen las carnes y, horror de los horrores, aparece la peligrosa leyenda: precio según mercado. O directamente su abreviatura: s/m. Toda una leyenda astifina, tanto o más que la del camarero que entona el peligroso “tenemos fuera de carta”, que suele convertirse en “fuera de precio”. Ni un solo camarero recita los platos fuera de la carta con las pedreas de los precios.
Recordaba la teoría hostelera del “precio según mercado” a cuenta de dos recientísimos casos en los que se han hecho o están a punto de hacerse contrataciones estrellas en tiempos de penurias. Hace unos meses ficharon en cierta institución muy peculiar a un ejecutivo con un sueldo propio del paraíso que prometen en esa casa a todo el que por allí se arrima, que se arriman bastantes. Y el prenda de turno que nos justificaba semejante fichaje galáctico de alrededor de 6.000 euros del ala al mes (con su cuadrilla de pagas extra) decía tajante y solemnemente: “Es que se le ha fichado a precio de mercado”. ¡Olé! Los mercados mandan. Y cómo mandan.
Esta semana mismo anunciaba la Gerencia de Urbanismo que se hará con los servicios de cuatro expertos para revisar el PGOU, que parece que el PGOU es como los principios de Groucho Marx, que si no gustan se cambian, mientras traiga la prenda en buen estado y el recibo de compra. Parece que el gerente de Urbanismo contará con cuatro grandes especialistas de la planificación y legislación sobre la materia procedentes de la calle, que parece ser que en las caracolas de la Cartuja no hay nadie que sepa de esas materias. ¿Y cuánto cobrarán los sesudos analistas? “Estarán remunerados de acuerdo con los precios del mercado”, dice el gobierno en una respuesta por escrito. Pues ya lo saben. La cosa va de estocada, como los langostinos fuera de carta, como la carne de los bueyes, como las ostras del gourmet. O como en el retrete de los mirones como se descuide un segundo. Estocada al canto… Cuando se alude al precio de mercado hay que hacer como la señora del tranvía cuando entra el tío de la madre enferma: agarrar el bolso. Que vienen los mercaderes del templo, nunca mejor dicho.