Archivos para el tag ‘piso’

El precio de Madrid

Carlos Navarro Antolín | 2 de abril de 2017 a las 5:00

COMITÉ DE SEGURIDAD VIAL

EL recurso a la caricatura es la forma de mantener vivo en periodismo un tema que se ha desinflado. Meterse con la Iglesia Católica, manipular las imágenes sagradas o pintarrajear los muros de un templo, es la forma fácil de provocar al público de masas. Cuando los argumentos se han caído hay que buscar nuevos pabilos para mantener el fuego encendido. Madrid no es Sevilla, eso lo está comprobando (sufriendo) el director general de Tráfico, Gregorio Serrano, a cuenta de la polémica del piso de la Guardia Civil que supuestamente le estaban preparando como residencia tras una reforma de 50.000 euros. Cierta prensa capitalina cree, está convencida, de que ha mordido un jugoso muslo y no está dispuesta a sacar los colmillos. Serrano, un sevillano de perfil tradicional, de costumbres arraigadas y que nunca ha sido un político convencional, está siendo literalmente acribillado estos días por una cuestión que no se sostiene. Está siendo vilipendiado de una forma clamorosamente cruel. Serrano no ha dejado de pagar impuestos, no se le ha sorprendido en una gasolinera con material políticamente inflamable, no ha participado en ninguna organización criminal, ni tiene una colección de visones para su mujer con cargo al erario público, ni se ha llevado a familiares a viajes de Estado. Tampoco ha efectuado declaraciones políticamente incorrectas, ni se ha metido a contramano contra la todopoderosa ideología de género, ni le han hecho una fotografía sentado en el sillón del betunero de Palace.

Sevilla no es Madrid, estará maldiciéndose el concejal estos días. Serrano no estuvo afortunado en algunas decisiones o comentarios en su dilatada trayectoria municipal –ejemplos hay de las unas y de los otros– pero la prensa de estos lares terminaba tratándole con condescendencia porque, al final, en esta ciudad de cuatro gatos (en la barriga) sabíamos que se trataba de uno de los concejales que más trabajaban y controlaban los temas. Fue feroz en los años que ejerció en la oposición, es cierto. Tuvo en ocasiones poca misericordia con el socialista Monteseirín en su tramo final como alcalde. Junto a otros compañeros de partido hizo las veces de doberman y erosionó con fuerza aquel último ejecutivo formado por el PSOE e IU. Pero trabajaba mucho. Y en política no es habitual ese ritmo de trabajo. En el gobierno disfrutó algo (poco) y sufrió mucho: le amenazaron de muerte con una pintada en la fachada de su casa (Mercasevilla), le tocó cerrar la televisión local y fue el delegado de Fiestas Mayores que menos pudo agasajar al público en la Caseta Municipal de la Feria por el complejo de austeridad que marcó al PP de aquellos años en toda España.

Serrano está ya viviendo en el piso del edificio propiedad de la DGT que tiene ocupada la jefatura central de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil. El precio de residir en este inmueble se detrae de su nómina en función de los metros cuadrados de la finca y el valor catastral, como ocurre con todos los altos cargos del Estado. No hay más. No hubo más mientras no se demuestre lo contrario. El tiempo que ha transcurrido mientras se ha preparado la vivienda tradicionalmente asignada al director de Trafico ha residido en los hoteles que le ha asignado la agencia de viajes que trabaja para el Estado, sabedora de que el tope de la dieta fijada es de 102 euros al día por hospedaje. Unos días le ha tocado alojarse en un cuatro estrellas y otros en un tres estrellas.
Es cierto que el general de la Guardia Civil de Tráfico le pidió el polémico piso para disponer del edificio al completo, como consta en la documentación oficial. Es cierto también que Serrano dijo que sí, accedió a la petición, pero pidió a cambio la cesión de unas instalaciones similares equivalentes, una operación que nunca se produjo, una permuta que no llegó a materializarse. La denuncia de los hechos se ha caído, por eso cierta prensa de Madrid recurre a la caricatura, como hace con la presidenta andaluza. Abundan las fotos con la portada de Feria de fondo, la repetición de las imágenes en las que el concejal reconoce en una comisión de investigación municipal haber hecho un favor a la Guardia Civil al procurarle la construcción de un parquecito infantil. Y estarán al caer las imágenes de una entevista de 2011 en la que anunció que si no se lograba el gobierno de la ciudad, dejaría la política porque ya no podría seguir viviendo con el sueldo de edil de la oposición, de apenas 1.800 euros al mes.

Que el equipo de Zoido tiene un punto cañí es innegable. Que ese rasgo ha sido cultivado por ellos mismos durante años, incluyendo mensajes en las redes sociales bastante frívolos en ocasiones, también. Y que Serrano, el político más próximo en lo personal a Zoido, es quien más trabaja de todo ese equipo lo saben (sabemos) bien en Sevilla. Los puntos débiles del ministro del Interior no están precisamente en Serrano, un tipo madrugador, metódico, buen lector, aficionado a la Historia y que se ha pasado los primeros meses en Madrid tratando de coger las riendas de la DGT y lamentando la pérdida de tiempo que le han supuesto los actos que son compromisos del partido, meros chau-chaus para una foto o para que el líder de turno tenga sus 30 segundos en el telediario dominical.

Han corneado en Madrid a un político sevillano que responde al estereotipo del andaluz que gusta azuzar en la capital. Bajito, de derechas, bien trajeado, sin alopecia, con el acento marcado, de una fisonomía parecida a la del ministro y que, entre cuyas aficiones, están los barcos. Su error ha sido, tal vez, no medir a quienes tenía enfrente, no saber que la Carrera de San Jerónimo no es la Plaza Nueva, que Lhardy o Casa Manolo no son Trifón o Casa Moreno. Que hay que evitar ciertas singladuras en Elcano si se sabe que el jefe podía llegar a ministro. Y que lo que impera, como en todo, es la política defensiva, como imperan la justicia defensiva, la medicina defensiva y, por supuesto, el periodismo defensivo. Mientras Zoido aguante y el gallego siga en silencio, Serrano seguirá en Madrid y viniendo a Sevilla algunos fines de semana. Mientras los naranjitos de Ciudadanos no se pongan estupendos, como en Murcia, Serrano seguirá usando los AVE con frecuencia. La diferencia entre Sevilla y Madrid es que Sevilla te mata con el desprecio y Madrid se ceba con la mordida. Por si acaso, Zoido y sus chicos podrían ir rebajando el punto cañí. Por puro márquetin. Por pura imagen. Qué fea es Imagen, la calle.