Archivos para el tag ‘Plan Centro’

Plan Centro: el peligro del toro mal apuntillado

Carlos Navarro Antolín | 17 de noviembre de 2011 a las 18:29

El toro busca las tablas, barbea unos segundos el burladero, deja caer los cuartos traseros, se acula, abre la boca y finalmente se echa a dormir la muerte. Sigue con los ojos abiertos, oteando la plaza, soñando tal vez con aquella dehesa a campo abierto. Se acerca temeroso el puntillero, alza el acero y yerra…El toro se levanta entonces violentamente, se revuelve con ese canto de cisne que siempre guarda la condición del bravo y se lleva por delante todo lo que ose detener su embestida desesperada. Célebres cornadas ha habido por la arrancada de toros mal apuntillados. Al toro del Plan Centro, que estaba en verano perfectamente cuadrado para la suerte suprema, con las banderillas orilladas y el hocico cerrado, que estaba estoqueado de muerte en el programa electoral del PP, lo ha levantado la negligencia del puntillero y anda dando las últimas embestidas alocadas del animal que se sabe muerto y arrampla con el que sea a base de tornillazos. Quisieron acelerar su muerte y lo han levantado. Cuidado con ese toro porque lleva en los pitones el peligro del que ya nada tiene que perder. Con lo fácil que era dejarlo morir, que se echara en el olvido de los archivos municipales, de la vida efímera de cuatro titulares de prensa y de la indolencia de la ciudad que es sello de la casa.

La comisión ‘boomerang’

Carlos Navarro Antolín | 9 de noviembre de 2011 a las 13:23

Como en política no hay puntada sin hilo y las primeras intenciones nunca cuentan, convendremos sin necesidad de espesos argumentarios que cuando un gobierno promueve una comisión de investigación es para fijar la atención en un asunto específico, distraer la atención de otros objetivos, desgastar al rival o rivales y sacar el máximo rédito político. Al PP no le está saliendo bien la comisión de investigación del Plan Centro. Al gobierno le ocurre como al que escupe contra el viento. Eolo tiene por costumbre devolver el salivajo a la cara. Seguro que la petición de disculpas a la empresa adjudicataria de las cámaras no figuraba ni en la peor previsión del gobierno. Estamos ante el clásico ejemplo del tiro en el pie. Esta comisión es un boomerang que puede romper los ventanales de algún despacho con vistas a la zona noble del casco antriguo.

Las lecciones del profesor Pérez

Carlos Navarro Antolín | 27 de julio de 2011 a las 14:03

Decían los periodistas capitalinos que asistir a una rueda de prensa del ex vicepresidente Solbes era como estar en la Universidad y recibir la lección magistral de un viejo catedrático. Al político barbudo (que por serlo nunca hubiera recibido un beso de Soledad Becerril) sólo le faltaba en ocasiones el puntero para ir señalando las gráficas de la economía. Te enterabas o no, según los días, pero aquello sonaba bien. Lo de ir a las ruedas de prensa es un ejercicio de rejuvenecimiento, una suerte de túnel del tiempo en el que por minutos crees estar de nuevo en las aulas que perdimos. Y eso puede ser agradable. O no, que diría Rajoy. Porque en la política y en la Universidad el pelaje es más variado que un encierro de Prieto de la Cal. Anda que no.

Lo de Curro Pérez, portavoz del gobierno de los 20 concejales de Zoido, es la mar de entretenido. Se sienta uno allí y no se le va el santo al cielo ni un minuto. Los ojos se le ponen al personal como los de un búho. Hay que regalarle al profesor Pérez el puntero de Solbes. Pérez le explica a usted la diferencia entre decretos, reales decretos y resoluciones en un santiamén. Se lo da mascadito y directo para que usted se vaya a casa y ya tenga tema de conversación en la comida. Y para que se beba los telediarios como el agua de Emasesa de Jesús Maza. Cuanto más sabe usted de Derecho Administrativo mejor engulle los telediarios. Está comprobado. Ni Pérez Royo, ese rector para el olvido, explica tan clarito en su libro lo que nos enseña el profesor Pérez. Con Pérez da gusto. Y qué respuestas más sesudas. Le preguntan con toda la razón del mundo por la idoneidad de haber derogado el Plan Centro después del Pleno para evitar ciertas críticas y fíjense la perla que suelta el profesor Pérez: “Las críticas las iba a haber de todas las maneras. Y las recibimos con agrado”. ¡Pista que va el artista!

Lo dicho. A comprarse todos (los periodistas los primeros) el Curso Aceleradísimo de Derecho Administrativo. Del profesor Pérez, por supuesto. Nuestro Solbes local. El manual de Pérez Royo, no; que ese ya nos lo empapamos hace unos años.

Coda: Pérez también tiene barba, como Solbes. ¿Lo besará la ex alcaldesa?

Plan Centro: Adiós a los cascos azules

Carlos Navarro Antolín | 26 de julio de 2011 a las 19:17

Se acabó el buen rollito, ese buenismo inicial e importado que ponía cejas de Bambi ZP al alcalde, al líder de la oposición y al que fuma en pipa dentro del coche oficial. La foto del sofá que se hicieron los gachós en el primer cuarto de hora de mandato ya está reventada. Alguien ha tirado la copa de champán en lo alto del mantel. El mar plato de los días posteriores a la toma de posesión se ha embravecido definitivamente. Los cascos azules de la Plaza Nueva no se han llegado ni a empadronar. El PSOE vincula ya hábil e interesadamente el término decretazo con el estilo de gobierno de Zoido a cuenta de la resolución que deroga el Plan Centro. Espadas cumple su objetivo: hacer ruido, provocar el debate, obtener cuota mediática. Tiene mérito tal como tiene el grupo político, pero ésta es otra historia para más adelante. Y también tiene mérito porque Espadas trata de sacarle ahora partido al mismo plan que le metió el miedo en el cuerpo cuando faltaban meses para las elecciones. Aquel plan que fue visto en el PSOE como el fuego amigo es ahora el primer motivo para montarle a Zoido la primera pitada a las puertas del Ayuntamiento.

Los del 15-M asoman ya la patita y convocan la manifesación de turno para calentar el ambiente a cuarenta y ocho horas de la celebración del primer Pleno hábil del mandato. Hasta cuestionan en un comunicado al firmante de la resolución derogatoria, el delegado de Movilidad, señor Cabello, por estar elegido a dedo. ¿Y cómo ha gobernado, carnes mías, el edil piquetero Carlos Vázquez (IU) en el mandato anterior? Tachín, tachín, estamos a un minuto del esto nos pasa por un gobierno facha. Hagan juego, señores. Hay que llamar al tendero de Zoido urgentemente, el que rebajaba los miedos que genera la derecha mientras cobraba los productos.

El gobierno se ampara en que la supresión del plan está incluida en el programa electoral (lo que efectivamente es un hecho probado) y en la legitimidad de origen que aportan los veinte concejales. Frente a la agenda oculta que se le imputó a Zoido en la campaña, la agenda publicada del programa, programa, programa. Cueste lo que cueste Zoido tira como el de Alicante, con el programa por delante. Cada cual despliega su estrategia. Para manaña se anuncia la aparición de un informe que dejaría a la oposición en la casilla de los bisoños por el supuesto desconocimiento del reglamento municipal. Veremos. Lo que hoy se ve, por lo pronto, es que el espíritu del Pacto por Sevilla se ha esfumado. Al sofá de la foto se le ha salido un muelle, como al de los tebeos de Mortadelo y Filemón. Menos mal que ya está aquí agosto con las vacaciones. Pronto empezaremos a pasarlo bien con esos concejales de guardia a los que los núcleos duros de cada partido dejan tener su minutito de gloria. El centro se despoblará de coches con plan o sin plan. Adiós, cascos azules, adiós… A esta Corporación comienza a salirle el pelo de la dehesa.