Archivos para el tag ‘PSOE’

Pinturas de guerra en Hacienda y arriesgadas percepciones

Carlos Navarro Antolín | 25 de julio de 2012 a las 19:12

Mentiras, torpezas y faltas de rigor. La delegada de Hacienda está enojada con los chicos de la oposición. Sexo, mentiras y cintas de video. Así era la película. La oposición nos asusta, dice Asunción Fley. El coco, que viene el coco… Esta concejal se ha colocado las pinturas de guerra. Se acabó el buen rollito definitivamente. Estos independientes, salvo el catedrático Landa que lleva su curso aparte, terminan aprendiendo y cogiéndole el gusto a la maza (Jesús). Niña, cuando te arreen en el colegio, responde. Y después se lo dices a la ‘seño’. Pero tú arrea también no vayan a tomarte por tonta. Y Doña Tijeras se ha puesto a meter los codos en la melé de la Plaza Nueva, no sea que en el palomar piensen que se trata de la funcionaria hacendosa que no se gasta un euro público en un café y la tomen por inocente. Arreando que es gerundio. Y Doña Fley se ha soltado con vehemencia y un punto de brusquedad que cualquier día me la fichan para una tertulia y nos la quitan del Ayuntamiento después de que no se la pudo llevar Javier Arenas.

La verdad es que las facturas duplicadas que denuncia la oposición de PSOE e IU suenan y sonarán siempre al Distrito Macarena. Como los sellos impagados del coche suenan al que suena, ¿verdad Alfredo? Cuestión de percepciones, que suelen decir los expertos en comunicación política. Así que por mucho que lo intenten Espadas y Torrijos, alguien tendría que decirle que no vinculen tan a la ligera determinados conceptos (facturas y duplicidad) a no ser que los tengan muy amarrados, sobre todo porque ahora que llega agosto es cuando el grupo socialista se está mostrando más correoso y parece abandonar por fin el estado acomodado y reservón del primer año de mandato. Esta Fley que maneja las tijeras que da gusto ha sacado por fin el aguijón. El viernes hay Pleno. Tendrá enfrente al coco… O tal vez lo tenga al lado, en su misma bancada. Pero esa es otra lección de la política.

Limones, la que manda y el incendio de Alcalá…

Carlos Navarro Antolín | 4 de julio de 2012 a las 21:47

Una columna de humo apreciable desde el Aljarafe. Una nave de reciclaje se quema en Alcalá de Guadaíra. Huele a plástico por la A-92. El mismo día circula un escrito del alcalde, el pensador de Alcalá, en el que dice que medita seriamente presentarse a secretario general del PSOE de Sevilla, donde ya sabemos que manda la que manda. ¿Que quien manda? La que manda. En el PSOE, en San Telmo y en la casa de usted como se descuide un minuto. Gutiérrez Limones medita, luego existe. Que para algo tiene estudios en el extranjero. Pertenece a una corriente dentro del partido a la que llaman los críticos. Pero dentro de los críticos están a su vez los amagadores, al igual que en su día estaban los renovadores y los turborrenovadores. Antonio Gutiérrez Limones es más bien el líder de los amagadores, un líder forjado desde Alcalá, tierra soñada por mí. Amagando, amagando, en el Senado me voy colando. Ha sido salir la carta en la que Limones medita el asalto al partido y arder una nave de reciclaje. El susto que se habrá llevado la que manda con ese tufo a quemado procedente de Alcalá. Antonio, hijo, ha sido ponerte a meditar seriamente y ha empezado a oler a quemado. De profesión, alcalde y senador. De aficiones, meditador y amagador. Las estrategias no se cuentan, se aplican. Los bomberos sofocaron rápido el incendio. No hubo heridos. Y el olor se fue. 

Sin melva y a bordo del ‘Air force Juan’

Carlos Navarro Antolín | 30 de junio de 2012 a las 5:00

SE bajó del avión y vendió la piel del oso. Porque en política hace tiempo, mucho tiempo, que se trata de vender. Ni siquiera una mala gestión debe impedir una buena venta. Si encima el resultado es objetivamente el perseguido, pues ocurre lo del pipí y la lata. Que ya se sabe que el resultado es la música. Si la ensaladera de la Copa Davis llegó en barco, el triunfo ante la Unesco lo hizo en avión, en una suerte de Air Force Juan (Ignacio) al que sólo le faltaba el número 20 grabado en la proa. Zoido admitió que las pasó canutas en San Petesburgo cuando nada más comenzar la sesión fue exhibida una fotografía de la Torre Cajasol cerquita de la Giralda. “Esa hora y media no me la quita nadie”. Lo dijo en la sala de autoridades del aeropuerto como lo pudo haber dicho en la Plaza Nueva, pero había que revestir el acto de la liturgia del triunfo. Todo proyectado para mayor honor y gloria del alcalde. Y para meterle el dedo en el ojo a la oposición, cuyo líder, Juan Espadas, no fue a recoger al alcalde, como anunció que haría si lograba el fruto deseado. Alguien le preguntó en la rueda de prensa: “¿No ha echado a nadie de menos al pie de la escalerilla?” Hubo muchas risas. En público dijo que no, que no esperaba a nadie. En privado confesó lo inconfesable: “En San Petesburgo no hay melva”. Ni estaba Gregorio Serrano para compartirla. Hasta cuatro veces aludió a la debilidad de Sevilla antes de comenzar el cónclave de la Unesco. Pero, claro, el alcalde rescató a Sevilla del agujero negro, negrísimo, en el que se hallaba. “Yo soy el alcalde y tomo las decisiones necesarias para defender a la ciudad”. Para eso debe funcionar el talento. Huy, la palabra tabú desde hace dos meses…

El alcalde compareció con solemnidad junto al que ya muchos conocen como el reverendo Maxi, delegado de Urbanismo, y Marcos Contreras, vicepresidente de Cajasol. A alguno se le debió olvidar la gillete y restaurarse el rostro antes de bajar del avión para no parecer recién llegado de un cotillón. Aunque alguna lengua afilada decía que la compañía que llevaba el alcalde no era precisamente para ir de tablaos flamencos. Zoido sólo se tomó un café cortado, como cuando visitó el Hotel Alfonso XIII en su reapertura. Atrás quedaron los tiempos de la selecta bollería en la sala de autoridades del aeródromo San Pablo. Ayer sólo había agua y café. Sería por los efectos diuréticos de ambos, ya que la cosa iba de hacerlo en la lata.
Estaba cuidado hasta el atril que abrazó el alcalde durante su alocución. Dos ordenanzas lo llevaron a primera hora de la mañana al aeropuerto. La liturgia de la victoria exigía el atril con la heráldica del Ayuntamiento. Estaban las banderas oficiales. Yuna gran cantidad de agentes de seguridad de los distintos cuerpos. El alcalde saludó uno a uno a los policías locales,policías nacionales y guardias civiles presentes en el acto. Para eso fue delegado del Gobierno y sabe lo que supone esa atención personalizada. El vicepresidente de Cajasol se iba a marchar en el coche del delegado de Urbanismo, pero el alcalde le pidió que regresara al casco urbano en el suyo. El espectáculo, la entrada triunfal, había terminado. En la pista se quedó el Air Force Juan, convertido en un talismán, a la espera de nuevos destinos. Con o sin melva. Pero siempre con esa música efecto del pipí y la lata. Café y agua.

Espadas necesita un asesor árabe

Carlos Navarro Antolín | 27 de junio de 2012 a las 20:26

En política se entiende todo, sorprende poco y casi nada hace gracia, aunque la gracia la rebusquemos para sobrevivir al tedio y elevar el nivel del grajo al que planea la mayoría de los inquilinos de la Plaza Nueva. El portavoz del PSOE en el Ayuntamiento, señor Espadas, soltó una verdadera perla australiana el otro día cuando le echó los perros al alcalde por enésima vez a cuenta de la torre, esa torre con la que más de uno se ha enterado de que existe la Unesco como gracias a la crisis nos hemos enterado de que existe la prima de riesgo, que en la vida siempre quedan parientes por conocer y la novelería al fin y al cabo aporta información, para que luego se hable tan malamente de ella. A lo que íbamos. Dijo el senador Espadas una antológica al recordarle las obligaciones y deberes al alcalde en materia pellística: “Si así lo hace, iré a recibirlo al aeropuerto y si no lo esperaré al día siguiente en la Plaza Nueva”. Lo mejorcito de la frase es que, al menos, le puso el artículo al sitio, la Plaza Nueva. Bien por Espadas cuidando la pureza de la lengua. Pero alguien, hoy, tras conocerse que esa Unesco nos perdona la vida, ha debido pensar aquello de la magnífica oportunidad que tienen algunos de quedarse callados. Este Espadas apoya a Chacón cuarenta y ocho horas antes del congreso federal del PSOE y al final lo gana Rubalcaba. Y saca pecho un lunes para poner en evidencia al alcalde y resulta que Zoido pega el miércoles el segundo gran logro de su mandato después de la Copa Davis. Si al alcalde-pulpo con un tentáculo por cargo hay que contratarle un auriga que le recuerde su condición de mortal en su regreso triunfal a Sevilla, a este Espadas hay que contratarle un asesor árabe cuanto antes que se asome por el ojo de buey de su despacho en el ‘palomar’ y le recuerde el célebre proverbio: “No hables si lo que vas a decir no es más hermoso que el silencio”. Sobre todo porque los taxis al aeropuerto son caros. Carísimos. 

IU se empequeñece

Carlos Navarro Antolín | 15 de mayo de 2012 a las 22:25

Hay quienes son especialistas en instalarse en la queja como hay quienes se abonan con verdadero entusiasmo a las maniobras de automarginación. Sólo hay que leer el comunicado de IU en el que motiva su rechazo a la concesión del título de Hijo Predilecto a Felipe González para tener un buen ejemplo. Es evidente que en los años de felipismo hubo casos de corrupción, asuntos de especial gravedad y errores de todo tipo. Los años de gobierno de cualquier partido son un baúl en el que cabe de casi todo, como el bombo de la ropa sucia donde siempre caben más prendas. Nadie puede discutir que los sevillanos se montan en AVE quince años antes que los catalanes gracias a FG. Sólo por este motivo cabría honrar en su ciudad a quien lo hizo posible. La altura de miras es precisamente eso. Saber ver más allá, apreciar desde lo alto, tener perspectiva, dejar al lado las aristas para extraer lo bueno que hubo en favor del interés general de una ciudad que jamás había vivido un ciclo inversor como el de aquellos años previos a la Expo. Una lección universal es saber reconocer el mérito donde lo haya. Lo contrario es cicatería. Y Sevilla sabe bien lo que es la cicatería porque lleva veinte años pagando la factura de aquellos años en los presupuestos de las administraciones competentes (Estado y Junta). IU se empequeñece aún más al no apoyar el reconocimiento a FG. Se coloca en el rincón. Se autoexcluye en discursos trasnochados. Se apunta a la política de consumo interno desde la que se aprietan las filas pero nunca se crece. Zoido ha estado especialmente hábil en esta ocasión. Y eso ha irritado a los cicateros.

Y honrarás a Felipe…¿a la cuarta?

Carlos Navarro Antolín | 21 de abril de 2012 a las 5:00

Una suerte de neofelipismo ha germinado repentinamente en la Plaza Nueva. Todos intentan capitalizar la figura del político socialista ahora que el tiempo ha suavizado las aristas de 14 años de gestión en La Moncloa (1982-1996) y que el vigésimo aniversario de la Exposición Universal saca a relucir los perfiles más eficaces y amables de su figura. A González le dedicó el Ayuntamiento una biblioteca sin libros cuando Alfredo Sánchez Monteseirín estaba casi recogiendo ya sus objetos personales tras 12 años en la Alcaldía. La verdad es que Monteseirín intentó honrarle hasta en tres ocasiones, pero en ninguna obtuvo la unanimidad exigida por Felipe González para aceptar el título de Hijo Predilecto como sevillano que ha presidido el Gobierno en unos años de incuestionable prosperidad para la ciudad. A falta de título, la biblioteca. Dirigentes socialistas comentaban en privado el pasado otoño que ya no habría más oportunidades:”No seremos nosotros quienes ayudemos a que un alcalde del PP le entregue ese título al principal símbolo de nuestro partido, después de que hemos tenido un alcalde socialista durante res mandatos seguidos”.

Pero un discurso de Zoido especialmente elogioso con la gestión de González ha provocado un cambio de estrategia en las filas socialistas, cuyo grupo municipal ha jugado a anticiparse para anotarse el tanto de una posible concesión de la distinción el próximo 30 de mayo. El actual alcalde ya citó a FG en su discurso de investidura como referencia de peso en la historia reciente de la ciudad. Y anteanoche, en el acto de homenaje organizado por Radio Sevilla, se deshizo en elogios para con el ex presidente. Zoido se basó en citas de Thomas Jefferson (“Felipe transformó España, y a Sevilla, gracias a sus sueños de futuro, los mimos que llevaron a Jefferson a fundar Estados Unidos”), Gregorio Marañón (“El hombre es el que hace la historia. Y no hay duda de parte de la historia de Sevilla de finales del siglo XX la hizo y la escribió Felipe con letras de oro”) y Donoso Cortés (“Si nos miramos en el espejo del legado de la Expo 92 y en el talento de Felipe, nuestros sueños de futuro harán realidad aquello que nos propongamos alcanzar”). Y antes del comienzo del acto, en un reservado para las autoridades, el alcalde tuvo un guiño (digámoslo así) para con el ex presidente. Testigos hubo de una escena de la que se podía deducir una próxima conversación o encuentro.

Varios socialistas destacaron la generosidad del discurso del alcalde del PP, incluso en las redes sociales. Entre ellos, Alfonso Rodríguez Gómez de Celis, ex delegado de Urbanismo, interventor por la candidatura de Rubalcaba en el último congreso federal y actual diputado autonómico:”A Zoido le honra reconocer lo mucho que Felipe González hizo por Sevilla.A ver si ahora podemos hacerlo hijo predilecto”. Celis estaba aludiendo a los tres sonoros fracasos del anterior alcalde por lograr esa unanimidad requerida por FG.

El portavoz del PSOE en el Ayuntamiento, Juan Espadas, reaccionó al eco del discurso de Zoido aludiendo directamente a la conveniencia de conceder al ex alto mandatario el título de “Hijo Predilecto o la medalla de la ciudad”. La propuesta –que chirría al ofrecer la opción de la medalla– se basa en la siguiente justificación: “Espadas entiende que se dan las circunstancias para que el PSOE tome la iniciativa de la distinción y el alcalde asuma el protagonismo de la propuesta para conseguir la unanimidad del Pleno sobre una figura de valor indiscutible para los sevillanos”. Como en política nada es casualidad, Espadas trata de impedir –al humo de las velas del sonoro acto de homenaje en la Fundación Cajasol– que Zoido aparezca como un alcalde con altura de miras y que, además, se lleve los aplausos y el reconocimiento de muchos socialistas. La alusión a la idoneidad de que “el PSOE tome la iniciativa” delata la jugada. Habilidad, para unos. Deslealtad, para otros. O simplemente política, para la mayoría. El caso es que al gobierno no le sentó ayer nada bien ese intento de apropiación de una iniciativa non nata que probablemente se estaba tejiendo con discreción. La reacción oficial fue el silencio. La oficiosa, el escozor. “Lo que ha hecho Espadas es simplemente una deslealtad. Trata de sacar cabeza cuando en el acto de homenaje a Felipe lo sentaron en la fila octava”.

Todo indica que el cuarto intento de que FG reciba el reconocimiento de su tierra está viciado de origen. Y el tercer grupo político en el Ayuntamiento, Izquierda Unida, ni se pronunció ayer.

La primera vez que Monteseirín intentó honrar a Felipe González fue en 2006, pero los dos grupos de la oposición, PP y PA, se negaron en rotundo. Los portavoces de ambas formaciones, Jaime Raynaud y Agustín Villar, reconocieron que en la figura del ex presidente concurrían los méritos suficientes para recibir el título, pero arguyeron que “en ningún caso” debía entregársele la distinción a un año de las elecciones municipales.

Monteseirín esperó y volvió a la carga. Aquellos comicios de 2007 barrieron a los andalucistas del mapa político de la Plaza Nueva. El alcalde sólo tuvo que negociar con sus socios de IU-CA, que no pusieron problemas, y con el PP, liderado ya por Juan Ignacio Zoido. Pero los populares se desentendieron del compromiso adquirido por su anterior portavoz y expusieron que el insulto de González a Rajoy en un mitin celebrado en Málaga le invalidaba como Hijo Predilecto de Sevilla. El ex presidente llamó “imbécil” al líder nacional del PP, lo que provocó una fuerte polémica política. González dijo textualmente que presentarse como una persona “más moderada y razonable” que el presidente Zapatero –como había asegurado Rajoy en una entrevista– “sólo se le ocurre a un imbécil”. El PSOE reaccionó con contundencia y se negó a pactar con el PP en asuntos de interés general.

El tercer intento se produjo en 2009, pero Monteseirín chocó esta vez contra su propio socio de gobierno, pues la cúpula del Partido Comunista de Andalucía amenazó con hacer público su desacuerdo con la distinción al ex presidente si finalmente era aprobada dicha distinción por unanimidad de los grupos políticos con representación en el Consistorio. Esta advertencia interna fue clave para que el portavoz municipal de IU, Rodrigo Torrijos, se quedara mudo.

Ni el PP ni el PSOE aciertan con Juan José Cortés

Carlos Navarro Antolín | 22 de marzo de 2012 a las 13:14

El anuncio de fichaje de Juan José Cortés como asesor en el grupo popular en el Ayuntamiento ha generado una suerte de reacciones que no pueden ser calificadas más que de despropósitos. En el PSOE dicen que se han quedado “estupefactos” porque el alcalde está colocando a sus “afines” en el Ayuntamiento. Ay, qué risa, María Luisa… A ver, a ver. Que levante la mano el partido que no contrata como asesores a sus militantes, afines o simpatizantes. Venga, esas manos para arriba. A ver si va a resultar que los partidos, todos ellos sin distinción, contratan al personal eventual exclusivamente por sus méritos y cualificaciones técnicas. Y que esa crítica venga formulada en una nota oficial con la marca de puño y la rosa provoca, cuando menos, cuarto y mitad de hilaridad. Pero es que la reacción del PP no ha sido menos desafortunada. Podían haberse limitado a resaltar la virtudes del señor Cortés para el oficio que se supone le será encomendado: el trabajo en los barrios más desfavorecidos. Pero no, alguien creyó sacar un conejo de la chistera al comparar el fichaje del muy respetable señor Cortés con la asignación de la ex concejal socialista Rosamar Prieto-Castro en el grupo municipal del PSOE. En el PP deben ignorar que la señora Prieto-Castro es funcionaria del Ayuntamiento por oposición desde 1984. Un buen día decidió meterse en política y, con el paso de los años y hartita de aguantar un PSOE que no lo conoce ni la madre que la parió, se volvió a su puesto de trabajo, que para eso Pepote Rodríguez de la Borbolla dice que en política hay que tener camino de vuelta. Y Rosamar lo tenía y lo tiene. Por acuerdo firmado por el jefe de servicio de Recursos Humanos fue asignada el 22 de septiembre de 2011 al grupo municipal socialista “en funciones propias de su categoría”. Es decir, Rosamar ni es una contratada, ni una colocada. El PP debió buscar otro ejemplo más afortunado. Las vísperas electorales los confunden, como la noche a Dinio.

La hora del lince

Carlos Navarro Antolín | 8 de marzo de 2012 a las 22:11

“Tenemos interiorizada la derrota. Y eso es lo peor que nos puede ocurrir, porque se nota que pensamos más en el 26 de marzo que en el 25”. El veterano socialista lo comentaba en voz baja hace muy pocos días. Cómo han cambiado los tiempos que todo indica que Arenas será presidente de la Junta de Andalucía. El lenguaje va cantando como ninguna otra medida los períodos de este político que se ha hecho mayor ante toda España como el actor infantil y narrador de Cuéntame. Era el niño Arenas en sus orígenes, cuando preparaba su ingreso en el PP en la casa de la calle San Luis de Manolo García. Después fue El Arenas en sus años de secretario general como sucesor de aquel general secretario, el asturiano Álvarez Cascos, el rebelde con causa que entregó su baja como militante al guardia de seguridad de la sede de Génova un primero de enero. Y ahora es simplemente Javié, que aquí somos mucho del compadreo, de la novelería y de pasar el brazo por el hombro al protagonista a la hora de posar ante la cámara. Javié tiene el vértigo de quien sabe que está a punto pero desconfía del betunero del Palace. Por eso es mucho de arquear la ceja y repetir dos y hasta tres veces la misma frase. El PP tiene que hacer un último esfuerzo en una serie de pueblos de Sevilla donde necesita mejorar para reducir el margen de riesgo: Arahal, Camas, Carmona, Las Cabezas de San Juan, Coria del Río, Lebrija, Lora del Río, Morón de la Frontera, Osuna y La Rinconada. En estos municipios eternamente pendientes para el centro-derecha se volcarán especialmente Arenas y su mejor tentáculo para conectar con las capas populares: el alcalde sevillano Juan Ignacio Zoido, versión aumentada del periquismo onubense especializado en penetrar en los tradicionales feudos socialistas. La apuesta de Arenas al presentarse hace cuatro años por Almería le salió bien, pues este lince de la política suele mejorar cuanto más se aleja del triángulo de Sevilla, Huelva y Cádiz. Había un obispo que comentaba en la privacidad de su despacho una de las grandes claves de la capital de Andalucía: “Sevilla mata a los arzobispos”. Tal vez por eso Arenas mide siempre muy bien las distancias con una ciudad en la que está, pero en la que nunca ha entrado. Está, pero se mueve continuamente. Entra en la casa, pero nunca en la cocina. Se queda en el patio sin subir nunca a la primera planta. El lince se juega mucho en esos pueblos de Sevilla. El mismo socialista remata sus confesiones a lo Maquiavelo: “La verdad es que si yo fuera Rajoy, me interesaría que Arenas perdiera las elecciones, porque eso de saber que se lo debo todito a él…” El niño se ha hecho mayor, tiene vista de lince, pero vértigo de futbolista en la final que por si acaso no quiere ni mirar de reojo la copa al saltar al césped.

Pepelu, ‘coloqueitor’

Carlos Navarro Antolín | 22 de febrero de 2012 a las 19:48

Llegó, vio y contrató a la novia. Qué tío más extraordinario este Pepelu que dicen que preside las nuevas generaciones. Si éstas son las nuevas… ojú. Si este Pepelu es la flor y nata, el investido, el referente y la apuesta del partido por la cantera….Ojú cómo será lo que hay en La Masía del PP. Cada vez está más claro que este PP se va a perpetuar en el poder, porque algunos de sus nuevos cachorros han mamado de los pechos de las peores prácticas del PSOE del rodillo. Mismos perros, distintos carné. Guau, guau. En Pepelu tiene el PP a todo un ‘coloqueitor’. O alguien ataja pronto las prácticas éticamente reprobables de este novel de la política que cruza la doble línea y ni siquiera se molesta en poner el intermitente o colocando, colocando, este Pepelu se va a conventir en los pies de barro del gobierno de los 20 concejales. Habría que preguntarle al concejal Pepelu en qué academia de política se aprende eso de no tener acabada la carrera, salir elegido concejal y tener el libro de familia como manual de colocación. El PP presentó a esta joven promesa de la política en el puesto número 16 de las municipales por aquello de las cuotas, en su caso la cuota de ser joven (y sobrado, no sobradamente preparado). En su curriculum se decía que era “diplomado en relaciones laborales y estudiante de ciencias políticas”. No lleva ni ocho meses mal contados en el gobierno y ya se habla de varios de sus familiares con contratos de 220 voltios. Como el anuncio de Terry: “Usted sí que sabe, Pepelu”. Que no se diga, que el distrito Sur por fin es nuestro y ya es hora de que nos lo llevemos nosotros, que luego dicen que la derecha está acomplejada. Coloqueitor, la nueva generación.

Sede vacante en Luis Montoto

Carlos Navarro Antolín | 13 de febrero de 2012 a las 19:13

En la calle Luis Montoto están a la espera de la llegada del camarlengo. Sede vacante en el PSOE sevillano. Alguien tiene que administrar los bienes y pagar las facturas en período descabezado. Se veía venir esta liturgia. La verdad es que no extraña nada después del cónclave en toda regla vivido en el Hotel Renacimiento con tantas salas selladas cual apartamentos vaticanos y tantos inhibidores para impedir las comunicaciones durante las votaciones. A aquel comicio para secretario general sólo le faltó que el sevillano Gómez de Celis, justo antes de abrir las urnas, dijera aquello de: Extra omnes. Y todos fuera de la sala para impedir los testigos impertinentes. Mucho laicismo, pero al final les sale el pelo de la dehesa. Y no lo decimos porque José Antonio Viera se haya refugiado este mediodía con sus leales en La Taberna de Jabugo de la calle Oriente. Sede vacante… Hay que romper simbólicamente el anillo de Viera para dar fin a la etapa de gobierno de quien dijo varias veces que bajo ningún concepto dimitiría y que cumpliría su mandato. Hay que dar los tres golpecitos de rigor con el martillo de plata del socialismo sevillano: “¿Duermes?” Y fuese Viera, el camarlengo sigue sin llegar y la curia anda revuelta…Y tal vez alabando a falsos dioses.