Archivos para el tag ‘Susana Díaz’

Celis, Susana y la ola…

Carlos Navarro Antolín | 9 de julio de 2013 a las 5:00

El día en que Alfonso Rodríguez Gómez de Celis decidió dar el paso al frente y dirigir la comunicación de la candidatura de Luis Planas a las primarias del PSOE andaluz, muchos de sus incondicionales resoplaron con alivio por dos motivos. Primero, porque la candidatura ganaba en credibilidad después de ser interpretada como un señuelo, una suerte de sparring, como un acto de último servicio al partido para dar legitimidad al proceso exprés abierto por la renuncia de Griñán. Y segundo, porque por fin el socialista sevillano daba un paso hacia adelante, lo que no hizo cuando renunció a ser el sucesor de Alfredo Sánchez Monteseirín. Celis sí ha salido en esta ocasión del burladero. En 2010 llegó a brindar con fina cristalería en un restaurante temático de ópera en Madrid junto a Monteseirín y otros colaboradores tras una entrevista del entonces alcalde sevillano con José Blanco, ministro y secretario de Organización del PSOE por aquellas calendas. “¡Por el futuro alcalde de Sevilla!” Y sonaron los chin-chin. Todos creían que Celis daría la guerra por encabezar la candidatura socialista a la Alcaldía tras los doce años de Alfredo (“Llamadme Alfredo simplemente”). Pero Celis, considerado por grandes comunicadores como Carlos Herrera como una de las cabezas mejor amuebladas del PSOE, se echó al final para atrás oliéndose la ola azul del PP que iba a arrasar en casi toda España. Ahora ha visto venir otra ola, muy distinta, vestida de blanco albino por los pasillos del antiguo Hospital de las Cinco Llagas en aquel debate sobre el estado de la comunidad, como en una interpretación exacta de la célebre letra de la Jurado: como una ola de fuerza desmedida, de espuma blanca y rumor de caracola…

-Y tan desmedida, oiga. No lo sabe usted bien…

Así apareció Susana Díaz en ese día clave en el que todos la miraban ya como la sucesora de San Telmo, cuando el ex consejero Manuel Recio no había escrito aún la majadería de bautizarla como la esperanza de Triana. Ha visto Alfonso la ola y, ahora sí, ha mordido la esclavina y ha salido al ruedo. Tal vez le haya encandilado también el apoyo tácito de FG a Planas. Pero quizás le pase como la otra canción de la considerada La Más Grande la Copla. Ahora es tarde, señora. Ahora es tarde, Alfonso. Y La Que Manda en el PSOE, por aquello de seguir con los títulos en mayúsculas, se convertirá en La Que Manda Tela del Telón en el PSOE. Como una ola, vestida de blanco, con rumor de caracola… Cuando viene la ola, no hay palo al que agarrarse. Tal vez Gomez de Celis sólo busque la dignidad de los guerreros de Braveheart, embravecidos por la arenga sabiendo todos que la iban a espichar. O simplemente ocurra que en la política actual no hay sitio para las cabezas bien amuebladas. Política de Ikea, olas de espumas blancas. Rumor de caracolas, como aquellas caracolas junto al Lope de Vega en las que La Que Manda en el PSOE estudió Derecho en los años posteriores a los Exposición Universal. De fuerza desmedida…

Limones, la que manda y el incendio de Alcalá…

Carlos Navarro Antolín | 4 de julio de 2012 a las 21:47

Una columna de humo apreciable desde el Aljarafe. Una nave de reciclaje se quema en Alcalá de Guadaíra. Huele a plástico por la A-92. El mismo día circula un escrito del alcalde, el pensador de Alcalá, en el que dice que medita seriamente presentarse a secretario general del PSOE de Sevilla, donde ya sabemos que manda la que manda. ¿Que quien manda? La que manda. En el PSOE, en San Telmo y en la casa de usted como se descuide un minuto. Gutiérrez Limones medita, luego existe. Que para algo tiene estudios en el extranjero. Pertenece a una corriente dentro del partido a la que llaman los críticos. Pero dentro de los críticos están a su vez los amagadores, al igual que en su día estaban los renovadores y los turborrenovadores. Antonio Gutiérrez Limones es más bien el líder de los amagadores, un líder forjado desde Alcalá, tierra soñada por mí. Amagando, amagando, en el Senado me voy colando. Ha sido salir la carta en la que Limones medita el asalto al partido y arder una nave de reciclaje. El susto que se habrá llevado la que manda con ese tufo a quemado procedente de Alcalá. Antonio, hijo, ha sido ponerte a meditar seriamente y ha empezado a oler a quemado. De profesión, alcalde y senador. De aficiones, meditador y amagador. Las estrategias no se cuentan, se aplican. Los bomberos sofocaron rápido el incendio. No hubo heridos. Y el olor se fue. 

Golpes de maza

Carlos Navarro Antolín | 6 de febrero de 2012 a las 12:36

* Acusamos recibo de una llamada teléfonica de un veteranísimo socialista:

“Te puedo asegurar que la primera opción de Zapatero para cenar el sábado en Sevilla no era la del alcalareño Gutiérrez Limones, sino la del periodista Carlos Herrera, con quien sabes que tiene un trato fluido y con quien ha compartido veladas estivales en Sanlúcar de Barrameda. Hablaron por teléfono, pero como Herrera estaba en los Estados Unidos, no pudo ser. Zapatero prefirió, entonces sí, irse con su querido Limones. Eso es verdad”.

* Feo, pero que muy feo resulta que un concejal socialista como Joaquín Díaz mantenga publicado en su muro de facebook durante tres días ya el insulto que una señora dedica a un familiar del alcalde. Díaz publicó a mediodía del viernes una crítica a la intervención de la grúa municipal en los alrededores del Hotel Renacimiento en la primera jornada del congreso socialista. Nada que objetar a su denuncia, pero es muy reprobable que consienta los rebuznos de quienes a falta de argumentos se comportan como asnos. Debe reaccionar con celeridad.

* El entorno de Susana Díaz, secretaria de organización del PSOE, resta importancia al éxito obtenido por Alfonso Rodríguez Gómez de Celis en el congreso federal. El aparato de la calle San Vicente considera que Celis no ha ganado ningún cortijo al salirle bien su apuesta por Rubalcaba:

“Más bien se ha ganado una caseta de peón caminero. Incluso Carmelo Gómez va tres puestos por delante de él en la lista del comité federal. Quiso servir la venganza en plato frío y se enfrió esperando algo que no llegó”.

* Oído en una taberna del Tiro de Línea:

“Vaya tela lo de Espadas. Dijo que apoyaría lo del cambio de nombre de la calle si la cosa tenía apoyo mayoritario en el distrito. Y después ná de ná”.

Celis se gana el cortijo

Carlos Navarro Antolín | 4 de febrero de 2012 a las 20:27

Fumata blanca en clave local. Celis gana. Apostó por Rubalcaba, se la jugó y le salió bien. Cuando apareció en todos los telediarios junto a Benegas entregando los avales de Rubalcaba, el del Polígono de San Pablo se estaba colocando en las proximidades del pitón donde se ganan los cortijos, como dicen los taurinos. En política hay que aplicar siempre una máxima en tiempos de cambios a la hora de sacar conclusiones: es urgente esperar. Pero está claro que el cabecilla de una facción de jóvenes aunque sobradamente preparados del socialismo sevillano (los Celi´s boys) recupera fuelle. Mucho fuelle. Y Susana Díaz no ha ganado precisamente, por decirlo sin echar sal en la herida del perro flaco. La todopoderosa secretaria de organización queda en una situación nada favorecedora y suceptible de agravarse con los idus del 25 de marzo. Y en el palomar del Ayuntamiento, donde anida la melancólica oposición, la cosa no se pone precisamente de cara, con el portavoz Juan Espadas alineado a última hora con la candidata finalmente derrotada, Carmen Chacón. Quienes lo conocen cuentan que lo hizo por su cuenta y riesgo, como un guiño al presidente Griñán porque anhela meter cabeza en la lista autonómica, que para eso se ha trabajado las tardes en la sede del partido. Lo de seguir como senador autonómico lo tiene cuesta arriba. Primero porque los socialistas parten de la base de que de los ocho actuales sólo conservarán cinco o seis en el mejor de los casos. Y segundo porque Rubalcaba tendrá que premiar a sus leales, máxime si se pierde la Junta y hay un regreso masivo de altos cargos llamando a las puertas del partido. Mucha gente para pocos huecos. Y demasiado frío.

Reflexiones al teléfono

Carlos Navarro Antolín | 12 de octubre de 2011 a las 17:47

Estaba en su casa repasando la prensa como cada día, como desde hace años, con el mismo interés que en los tiempos en que recibía al alba en su teléfono el resumen con los principales titulares que afectaban a su enorme parcela de gestión. Tras la lectura de las cabeceras, pausada y exenta ya de las prisas y emociones de hasta hace tres meses, el protagonista cogió el teléfono, llamó al periodista y compartió con él su reflexión: “Ya he visto la cuarta resolución del alcalde sobre la estructura del gobierno. Veo que ahora se vuelve al modelo de Monteseirín, cuando los delegados llevaban las empresas municipales en función del sector asignado a cada uno. ¿Dónde está la revolución de un organigrama que está calcado del anterior? ¿Pero te estás dando cuenta? Para colmo, la ordenanza de licencias que venden como algo nuevo es la misma que nosotros llevábamos tramitando desde hace meses. Y si seguimos con más temas nuevos, ¿qué me dices de los dodotis de los caballos? Con Tussam se sigue viviendo de la venta ya materializada del edificio de Diego de Riaño. Y a Espadas lo veo exiliado en Madrid por pura comodidad y cuidando mucho su relación con la todopoderosa Susana Díaz, con quien por cierto anduvo de tapitas anoche por la calle Cano y Cueto. La verdad es que después de tantos años en la trinchera, todo lo que veo ahora me provoca una risa tremenda…Que tengas un feliz 12 de octubre”.

Confesiones intramuros

Carlos Navarro Antolín | 3 de febrero de 2011 a las 19:29

susanayviera

“Estamos apurando los meses. Sabemos no sólo que nos vamos, sino que esto no se va a parecer nada a lo que ha sido en los últimos doce años. Aquí, de cambio tranquilo nada de nada. No me refiero ya a lo que pueda ocurrir si gana la derecha, que colocará a los suyos por mucho que recorte los cargos de confianza. No, no. Me refiero a los míos, a mis entrañables compañeros de partido. Con tanta precampaña electoral, con tanta carrera vertiginosa de los candidatos, con tanto ruido de las listas y con tantas gestiones para ganarse el favor de los medios y luchar por cada foto como si fuera la útima botella de agua a repartir entre una muchudeumbre en el desierto, se te está pasando una transformación interna tan interesante o más que la transformación general que se derivará forzosamente de las urnas. La interna es la que vivimos, o sufrimos, dentro del partido. Estamos evolucionando del vierismo a lo que ya se ha dado en conocer como el susanismo. Estamos a las puertas de una nueva era. Que no se piensen los vieristas que todos serán colocados de nuevo en esta casa. Por ahí no van los tiros. Todo pasa por Susana. Es como si en la puerta de la sede hubieran colocado el Todo por la Patria de los antiguos cuarteles, pero en versión del PSOE en 2011: Todo por Susana.

¿Te acuerdas cuando Alfonso Guerra llegaba al aeropuerto de Sevilla los viernes y de camino a su casa, en el coche, tenía quien le ponía al día de todo lo que ocurría en la Junta de Borbolla y en el partido? Se decía aquello de que hasta el retranqueo del quiosco de la Campana tenía que recibir el visto bueno del entonces todopoderoso vicepresidente. A escala menor, muchísimo menor, tenemos claro que Susana Díaz recibe información detallada de lo que ocurre aquí dentro no ya los viernes, sino cada diez minutos. Ya quisieras tú tener la red de corresponsales que ella tiene en la Plaza Nueva. Hay algún concejal que no tiene tiempo de desarrollarse porque no para de hablar por teléfono con Susana para darle pelos y señales. La verdad es que, en cierta forma, estoy reviviendo aquellos años. Claro que aquellos eran esos maravillosos años… No seré yo quien, por el momento, ponga a Susana a la altura de Guerra. Aunque Chaves puso a Monteseirín a la altura de Felipe. ¿Recuerdas cómo te miré en ese momento en aquel acto del Alfonso XIII? Del vierismo al susanismo. No pierdas de vista lo que te digo”