Archivos para el tag ‘Willy Fog’

La derecha rebautiza la tapa

Carlos Navarro Antolín | 11 de diciembre de 2012 a las 21:00


Dice Torrijos en su blog que al concejal de Turismo, Gregorio Serrano, lo conocen ya por el Willy Fog del gobierno por sus viajes a Japón, Portugal y Estados Unidos. Al portavoz de IU se le ha ido la mejor. Con lo ocurrente e ingenioso que es este perifrástico político, se le ha ido vivo al corral el toro del viaje de Serrano. La oposición debe fiscalizar la tarea del gobierno, hacer las funciones de control de la gestión, anticiparse a las jugadas, procurar marcar la agenda política con iniciativas propias. Cada concejal del gobierno debería sentir en la nuca el aliento de un concejal de la oposición. Venga, todos a jadear y que se note el vaho… Que todavía estamos esperando la rueda de prensa de Torrijos sobre los presupuestos de 2013.

-No tiene usted caridad. Que sólo son dos concejales y tardan más en leerse los papeles, hombre.

Lo dicho. A Torrijos se le ha ido la mejor en lo del periplo estadounidense. La delegación sevillana ha vendido en Nueva York el título de Sevilla como capital mundial de la tapa. ¿Y saben ustedes lo que ha dicho el baranderío de ultramar para explicarles a los yankis en qué consiste una tapa? Reproducimos literalmente la explicación: “La intención del Ayuntamiento sevillano y de la Asociación de Hostelería es potenciar la idea de Sevilla como capital mundial de la tapa, un concepto mundialmente reconocido pero que pocos extranjeros asocian con nuestra ciudad, donde nació esa modalidad de comida en pequeñas dosis”. Esto de la comida en pequeñas dosis recuerda a los oferentes de empleo de Griñán, que no eran otra cosa que los parados. O a los trabajadores en formación de Zapatero, que no eran otra cosa que los desempleados. ¿No hemos tenido que aprender aquí a llamarle whopper o big mac a una puñetera hamburguesa por cuyos orígenes es mejor no preguntar? Porque lo nerviosa que tenían que estar algunas vacas… Pues que aprenda el yanki a decir tapa. O acabaremos preguntándole al camarero por la lista de comida en pequeñas dosis, que ya sabe usted cómo es la letanía: tenemos la pequeña dosis de mero empanado, la pequeña dosis de ensaladilla, la pequeña dosis de chipirones en su tinta, la pequeña dosis de adobo con o sin pequeña dosis de mayonesa, la pequeña dosis de atún encebollado…
O quizás Gregorio Serrano haya dado en el clavo. Porque visto el tamaño de las tapas de algunos bares de hoy, tal vez lo apropiado sea hablar de pequeñas dosis, sobre todo cuando sirven la ensaladilla en bolitas de helado, una práctica denunciable ante el Defensor del Pueblo, por lo menos. ¿No ha inventado Jesús Becerra la tapa-postre? Pues claro. ¿Qué es sino un postre pequeño? Una tapa-postre de toda la vida. Lógica aplastante con el lenguaje adecuado. Sea como fuera, eso de pedir una cerveza y jamarse una pequeña dosis de cualquier vianda, suena a alijo incautado por la Guardia Civil o a prospecto del bisolvón. Aquí lo que de verdad se sirve en pequeñas dosis son los vasos de agua de Ochoa. Anda que no.
Que se vuelvan ya para acá los hombres de Willy Fog que el mapping ya ha empezado. No vayan a seguir rebautizando cosas y acabemos hablando de las plataformas cargadas por las cervicales de más de 30 hombres con santos en lo alto.