Publicar en el Sport

Fonsi Loaiza | 31 de marzo de 2016 a las 0:40

publicarsport

El último artículo que he escrito sobre el Barça y el feminismo ha tenido muy buena acogida por el público, pero ha tenido algunos reproches por haberlo publicado en el diario Sport. Los entiendo y los celebro porque eso quiere decir que me siguen personas críticas y concienciadas que quieren cambiar el degradante periodismo deportivo actual.

No comparto la mayoría de las ideas transmitidas en los diarios deportivos hegemónicos, a los cuales critico merecidamente en infinidad de ocasiones. Además creo que su hegemonía está en cuestión ya que han perdido la credibilidad. Han dejado de lado la esencia del deporte y han apostando por la banalización del mismo. Por eso los aficionados ya no creen en ellos.

El único camino que tenemos ante este panorama desolador es el de la construcción de un verdadero contrapoder que sobrepase a los medios de comunicación tradicionales. La comunidad del deporte necesita medios democráticos y periodistas comprometidos. Esta cuestión se ha de formular en clave colectiva para generar entre todos un periodismo deportivo del bien común y no del negocio de unos privilegiados.

En este sentido, no creo que el combate se gane luchando como monjes dogmáticos y onanistas formando parte de una minoría heroica sino convenciendo a la inmensa mayoría. A veces mal pensamos que cuanta menos gente nos lee más razón llevamos. Yo quiero que mi mensaje lo escuchen no sólo los jóvenes estudiantes de periodismo (para ello me doctoro) también los que compran el Sport, los que ven El Chiringuito y las mujeres que cambian de canal cuando aparecen los deportes machistas en las noticias de TV. Si queremos un verdadero cambio necesitamos el acompañamiento del mayor número de personas. Y para ello hace falta persuadir con argumentos progresistas que luchen en todos los espacios del discurso, también en estos aparatos comunicativos.

Además dentro de los medios de comunicación tradicionales hay siempre honrosas excepciones que en su parcelita de dignidad hacen cosas magníficas. También debemos hacerles ver que deben dar un paso al frente y posicionarse en contra de la deriva que han tomado los medios en los que trabajan.

Es importante que nuestro mensaje no sea cooptado. No podemos acabar pareciéndonos a lo que criticamos. Lo primero que hice al ver el espacio que tenía mi artículo y el culo de Miley Cyrus en la web fue decirlo públicamente. El propio Ernest Folch, director del diario, me dijo que necesitaban fiscalización y una crítica fuerte y que no me cortara un pelo. Para escribir en el Sport no me pidió que cambiara, me dio libertad. Se lo agradezco. Otros tienen miedo y censuran. No sólo depende de mí publicar en el Sport sino de directores que se atrevan a publicar mis artículos. Y seguiría publicando si me dejaran hacer el periodismo que me gusta y siento. Como dijo el gran Dante Panzeri: “Me hago responsable de lo que escribo y no de las empresas en las que escribo”.

  • Ana Estevan

    Extraordinario artículo que revela la verdad de los periodistas deportivos de hoy en día, que es burda, soez, manipulada, dirigida, y programada. No hay objetividad, no hay profesionalidad, no análisis objetivos
    Para mí es imposible leer el diario Sport, sobre todo desde que está el señor Ernest Folch, no me gusta sensacionalismo llevado al deporte. Sus continuos ataques a la junta del Barça, su resquemores hacia Luis Enrique y un largo etc.
    Pero aún más rastrero es el señor Pedrerol y sus secuaces
    Desgraciadamente los aficionados ya no creemos en programas y panfletos que transmiten sus odios, y sus intereses
    Claro que existen grandes profesionales, como Alfredo Martínez, Héctor Fernández, Dagoberto Escorcia, Santi Nolla, y “alguno” más
    Por eso necesitamos que surjan más Fonsi Loaiza, para volver a creer en ellos, porque queremos información, análisis y no odios en grados superlativos