Gracias ACNUR

Meli Galarza | 6 de octubre de 2011 a las 6:33

No era la primera vez que lo veía ni que hablaba con él. Chico alto, delgado, guapetón, de ojos azules y sonrisa fácil que amablemente se va dirigiendo a las personas que, más tranquila o más aceleradamente, suben y bajan la mítica Calle Larios malagueña. Llegaba tarde a mi cita después de una tensa reunión de la Ejecutiva Provincial, pero no iba acelerada; es lo que tiene quedar con amigos para tomar una cerveza (incluso saldar una deuda de tres gin-tonics).  Por asociación de ideas, iba caminando acordándome del protagonista de la película que había visto en TVE1 el domingo por la noche:  Tom Cruise en Operación Valkiria. Esta película está basada en el enésimo plan para acabar con la vida de Adolf Hitler, dar un golpe de estado con el que derrocar al dictador y poder parar la guerra. Mientras pensaba en qué hubiera sucedido si aquel golpe de estado hubiera triunfado, en el posible pacto con los aliados y, sobre todo, en el menor número de personas muertas por el delirio de un enano loco como fue el Führer, Tomás se acerca a mí e interrumpe mis reflexiones del pasado cargadas de presente.

– Hola, ¿Conoce ACNUR?

– Claro que sí. Además, ya te he visto antes por aquí y hemos hablado- digo sonriendo y comprendiendo que un chico tan joven ve delante de él a ya una señora con 20 años más que él.

– Perdone (confirmado: sigue hablándome de usted) es que veo pasar a tanta gente. Entonces, ¿conoce ACNUR? – repite como buen captador y casi seguro conocedor de su atractivo.

A pesar de que ya pago tres cuotas de organizaciones y de que gano lo justito, no me pude resistir.

Cuando llegué a mi cita, entre risas alegres, mostré a mis amigos mi nueva pulsera de socia y les dije que lo había hecho por lo guapo que era el chico. Y es que a veces me pierde hacerme la frívola, la superficial. Creo que lo hago para aligerar el sentimiento de culpa de no hacer más por que este mundo en el que mientras unos nos preocupamos de gestionar cuestiones casi sin impacto alguno en la sociedad, otros han muerto fusilados por traición o están una tarde tras otra buscando ayuda para millones de personas que no tienen lo básico para vivir. Quizá se me pueda tachar de burguesa que quiere lavar su conciencia a base de talonario. Me consuelo pensando que al menos tengo conciencia y que sé que en algo sí que estoy ayudando. ¿Colaboras?

Los comentarios están cerrados.