El cine y otras catastrofes » Air

Archivos para el tag ‘Air’

Utopías restauradas

Manuel J. Lombardo | 8 de octubre de 2012 a las 22:15

Después de editar hace unos meses el indispensable cofre con la totalidad de los cortometrajes conservados hasta hoy del gran Méliès, y al rebufo de este renacido interés (puro marketing, en realidad) por el cine mudo tras el estreno de La invención de Hugo Cabret o The Artist, Divisa prolonga su idilio con los tesoros del cine de los orígenes con la edición en DVD y Blu-ray de la versión original coloreada restaurada de Le voyage dans la lune (1902), mítico título fundacional del cine fantástico y de ciencia-ficción, quintaesencia de la poética mélièsiana y obra clave de esa estética de atracciones que alimentó los asombros de la mirada en los albores del siglo XX.

Buscada durante décadas y finalmente localizada en condiciones de conservación lamentables en la Filmoteca de Catalunya en 1993, esta versión de Le voyage dans la lune confirmaba no sólo la certeza de que Méliès ideó su universo de trucos, viajes extraordinarios, transformaciones y féeries a todo color, para lo que contaba con una plantilla de mujeres que trabajaban en el tintado manual, fotograma a fotograma, de sus películas, sino la concepción de un sugerente universo plástico en el que el color no supone tanto una pretendida búsqueda de realismo como una herramienta expresiva más al servicio de la fabulación deudora de las ilustraciones, los dibujos o la pintura popular de finales del siglo XIX.

Esta nueva copia, cuidadosamente restaurada en un proceso largo y costoso en el que han participado Lobster Films, la Fondation Groupama Gan y la Fondation Technicolor y que sólo ha sido posible gracias a las últimas tecnologías digitales, deslumbra ahora por el brillo y la viveza fulgurante e irreal de sus tonalidades pastel, por una extraña cualidad fantástica que se suma al propio atrevimiento, de raíz más wellsiana que vernesiana y siempre en clave paródica, de un viaje a la Luna en el que el realismo, las coordenadas físicas o la verosimilitud científica quedaban totalmente suspendidas para dar rienda suelta a la creación de imágenes emblemáticas (sobra decir cuál es la más recordada) y al artificio barroco de los decorados y las escenas ideadas por Méliès en su estudio de Montreuil.

Acompañada ahora de una nueva banda sonora a cargo del dúo electrónico francés Air, una música que, en cierta forma, reproduce ese aire ingenuo, intemporal y naif de la propuesta de Méliès a través de melodías, timbres, voces y texturas vintage, Le voyage dans la lune recupera toda su poesía y su encanto artesanales y nos es dada a ver como si de la primera vez se tratara, en un ejercicio de restauración que va más allá de la arqueología filológica para restituir también la propia experiencia de asombro de la mirada sin esa molesta distancia nostálgica que embalsama y entierra la Historia.

Esta versión coloreada, que se presentó en el Festival de Cannes de 2011, puede verse también ahora con dos acompañamientos musicales clásicos de piano (Frederick Hodges) u orquesta (Robert Israel) y viene acompañada por el magnífico documental sobre su historia y su restauración El viaje extraordinario, realizado por Eric Lange y Eric Bromberg, que incluye entrevistas con Michel Gondry, el heredero más visible hoy del espíritu mélièsiano, Jean-Pierre Jeunet, Michel Hazanavicius, los miembros de Air o Costa-Gavras, actual responsable de la Cinemáteque Française. Como complemento, también se incluyen otros cortos de temática lunar de Méliès: el fundacional La luna a un metro (1898), Eclipse de sol con luna llena (1907) y Excursión a la luna (1908).

http://youtu.be/JnfJo8lronQ

Tal vez pensando en un programa doble, Divisa también ha reeditado ahora la copia restaurada por el Murnau Stiftung de La mujer en la luna (Frau im mond, 1929), el último filme mudo de Fritz Lang para los estudios UFA, basado en una novela y un guion de su esposa y colaboradora Thea Von Harbou, un filme realizado inmediatamente después de Metrópolis y Spione en el que Lang vuelve a conjugar su querencia por las enrevesadas y discursivas tramas folletinescas con su visionarismo escenográfico, ambiental y arquitectónico a la hora de plasmar en imágenes las utopías futuristas, convenientemente asesoradas por un comité científico para la ocasión. Mucho más interesante en su segunda parte, cuando aborda ya el viaje hacia la luna de sus protagonistas en el cohete espacial o cuando se produce el alunizaje en una superficie arenosa y desértica, La mujer en la luna ha pasado a la Historia del cine por preludiar y materializar ciertos asuntos e iconografía (el cohete, la cuenta atrás en el lanzamiento, la falta de gravedad, la comprobación de la existencia de oxígeno) en torno al viaje espacial, así como por su poética carga existencial y romántica incorporada a las ambiciones de expansión y conquista del universo del hombre.

El viaje a la Luna – George Méliès – DVD-Blu-ray – Divisa – Incluye ‘El viaje extraordinario’ (2011) + entrevistas – 80 mins. – 14,95/18,95 euros

La mujer en la luna (1929) – Fritz Lang – DVD – Divisa – 161 mins. – 14,95 euros

Méliès, intelectual y artesano

Manuel J. Lombardo | 28 de mayo de 2012 a las 22:19

Divisa edita en España la edición definitiva de la obra de George Méliès (1861-1938), un pack de 6 DVD con los 199 títulos que se conservan de su filmografía

Sin aniversario ni efeméride oficial de por medio, 2012 se ha convertido en un inopinado y festivo Año Méliès gracias al homenaje tridimensional de Scorsese a su figura mítica y crepuscular en La Invención de Hugo, a la reciente restauración de la copia original coloreada de Le voyage dans la lune (1902), ahora con una nueva banda sonora electro-vintage a cargo del dúo francés Air y, muy especialmente, a la aparición en España de la que, hasta la fecha, podemos considerar como edición definitiva de su legado cinematográfico: una caja con 6 DVD y un libreto de 80 páginas (con textos de Norman McLaren, John Frazer, Serge Bromberg y Eric Lange y una detallada lista de los títulos incluidos con fecha, duración, género y datos sobre el formato, la música o el comentario) editada por el sello Divisa a partir de los materiales de la edición internacional Arte/Lobster, que incluye no sólo los 199 cortometrajes que se conservan (algunos incompletos) de su vasta filmografía (más de 500 títulos) producida entre 1896 y 1913, sino también jugosos extras como Le grand Méliès, el filme dirigido por Georges Franju en 1953 que ha inspirado a Scorsese, el espléndido documental La magia de Méliès (1997, Jacques Mény) y un par de cortos de nuestro Segundo de Chomón (Las rosas mágicas y Excursión a la luna), el más aventajado discípulo mélièsiano.

http://youtu.be/seGrUNrioQk

Nos encontramos con cerca de 900 minutos de material que recorre sus primeros trabajos, noticiarios, reconstrucciones históricas, vistas y escenas documentales realizadas en la estela de los Lumière, hasta su última película para la Star Films, El viaje de la familia Bourrichon (1913), sin olvidarnos de algunos de sus grandes títulos fundacionales del género fantástico como El viaje a la luna, El hombre de la cabeza de goma, El viaje a través de lo imposible o Los enredos del diablo: un generosísimo y variado metraje que confirma no sólo a uno de los grandes inventores y pioneros de la Historia del cine, “un intelectual y un artesano a la vez, un vanguardista, un experimental y un independiente que siempre pensó en el gran público”, en palabras del animador Norman McLaren, sino que alumbra de primera mano todos esos ingenios, trucos, gadgets y hallazgos que él supo trasladar de la tradición teatral espectacular a la técnica de la nueva máquina cinematográfica.

Como explican Bromberg y Lange en las notas del librero, esta recuperación historiográfica es fruto de un trabajo de más de 25 años de búsqueda en Filmotecas públicas y en archivos privados de todo el mundo de los negativos o las copias conservadas en las mejores condiciones posibles, fusionando incluso algunas de distinta procedencia con el fin de restituir el metraje original. Esta labor arqueológica viene a hacer justicia en muchos casos a una obra deteriorada, incompleta o perdida, sobre todo desde que el propio Méliès, en un gesto de desencanto y desesperación, quemara en 1923 buena parte de su archivo en el mismo jardín de su casa de Montreuil en el que había construido el estudio en el que rodó la mayor parte de sus películas.

De igual forma, la edición ha dado prioridad a todas aquellas versiones coloreadas (a mano) que se conservan, aunque muchas de ellas han tenido que ser completadas con material en blanco y negro para conseguir todo su metraje. Siempre a partir de los materiales más próximos al 35mm, se han equilibrado, etalonado y estabilizado las imágenes gracias a los más avanzados procesos digitales de limpieza y restauración de imagen, intentando también reconstruir y unificar la velocidad de proyección que, contra la creencia común y como señalan Bromberg y Lange, “elimina esa impresión de película acelerada y grotesca que no existía en absoluto en los comienzos del cine”.

Como gran novedad, esta edición incluye también algunos comentarios en off que recuperan, a partir de documentos y catálogos de la época, la experiencia original de los explicaores que narraron los filmes en sus proyecciones públicas, así como aproximaciones o reconstrucciones bastante fidedignas de los acompañamientos musicales de la época, ya fueran para piano o para pequeña orquesta.

Más un hombre del XIX que del XX, Méliès fue tanto un pionero del cine como el último de los maestros del espectáculo de la pantomima. Desde el Teatro Robert-Houdin, buscó incansable nuevas soluciones para su universo de trucos, desapariciones, transformaciones, fantasmagorías y féeries, en esa prodigiosa nueva máquina descubierta un 28 de diciembre en un café del Boulevard des Capucines. Méliès sintetizó la magia y la ciencia en la encrucijada de un siglo que abrazaba la modernidad como esperanza de progreso, integrando el melodrama, el music-hall, el café-concert y el circo en las nuevas formas de espectáculo popular que se imponían como nuevo entretenimiento para las masas en su tiempo de ocio. Su gusto por lo espectacular y lo imaginario, por lo irracional y lo antinaturalista, por los cuentos de Perrault y la iconografía de Doré, se integraron y desplegaron en una abigarrada, barroca y fascinante estética de atracciones que, lejos de agotar su potencial en la primera década del siglo XX, aún permanece vigente bajo diversas formas y modelos cinematográficos.

George Méliès. El primer mago del cine – 6 DVD + Libro (80 págs.: textos de McLaren, Frazer, Bromberg y Lange) – Divisa Home Video – 896 min. – 39,95 euros