Ciudadano A » Archivo » Una prórroga para el vuelo a Sevilla

Una prórroga para el vuelo a Sevilla

Iván Gómez | 19 de diciembre de 2013 a las 12:31

Si la tramitación de una nueva orden ministerial no es viable en las tres semanas que restan para que concluya el contrato por el que Air Nostrum opera el vuelo entre Almería y Sevilla, Fomento tiene la posibilidad de realizar una prórroga hasta completarse la renovación de la Obligación de Servicio Público y adjudicación definitiva del nuevo contrato. De hecho, fue una de las peticiones que cursó a finales del pasado mes la Consejería de Fomento al tiempo que mostraba su preocupación por el retraso del proceso de aprobación de la nueva orden ministerial. La Junta pidió que se agilizaran las actuaciones y se arbitraran las medidas necesarias para garantizar la continuidad de la ruta aérea sin interrupciones para lo que, según el escrito remitido por el departamento que dirige Elena Cortés (IU), “os seguimos ofreciendo la máxima colaboración como hasta ahora”.

Sin embargo, esta posibilidad de prórroga no ha sido aceptada, al menos por el momento, por la Dirección General de Aviación Civil, organismo del Ministerio de Fomento que tiene la última palabra sobre el mantenimiento del servicio público de la ruta, ya sea con las mismas condiciones o con otras bien distintas. La filial regional de Iberia se ha mostrado dispuesta a seguir operando esta línea mediante una prórroga temporal al entender que sería una forma jurídica viable con la que evitar la interrupción de los vuelos. Precisamente ayer, en pleno cruce de acusaciones entre las administraciones nacional almeria-airporty regional sobre la responsabilidad del retraso en la tramitación que pone en riesgo la continuidad de la ruta a partir del 15 de enero, el vicepresidente de la Diputación y secretario general del PP, Javier García, instó erróneamente a la Junta a negociar con la compañía aérea para que “mientras salga la nueva adjudicación del contrato siga volando”. Minutos después, Sonia Ferrer, delegada territorial de la Junta en Almería, le aclaró que es una decisión que atañe al Ministerio de Fomento y le invitó a un “curso de competencias”. Y es que Gobierno y Junta no han dejado de escurrir el bulto y culpar a la otra administración de lo que ha sido un claro error de comunicación y diálogo entre las carteras de Fomento que ha quedado patente repasando los correos electrónicos remitidos de Sevilla a Madrid y viceversa.

Uno de esos escritos, el de la secretaria general de Transportes del 3 de diciembre, sirve para que se conozcan los dos escenarios planteados por el Ministerio a la administración andaluza: 1. De mantenerse las mismas condiciones de prestaciones a las actuales no es necesario hacer una orden ministerial y se licitaría la Obligación de Servicio Público (OSP) de acuerdo a la normativa vigente de forma inmediata. 2. En el caso de modificar las prestaciones de la OSP, de acuerdo a la memoria justificativa enviada por la Consejería, es necesaria una orden ministerial “que se os envió y que nos validasteis”. Por último, la responsable de Transportes argumenta con acierto que “no se pueden mantener las mismas condiciones y estar de acuerdo con la memoria justificativa en la que se modificaban porque son escenarios antagónicos”.

La cuestión es que si Fomento ya tramitó la orden ministerial y fue validada por la Junta, ¿por qué se retrasa el paso último de aprobación que no debe implicar ningún parón de más de un mes que impida continuar con la ruta aérea a partir del 15 de enero?. El borrador de la orden ministerial ya estaba en la Junta a finales de agosto y el 13 de septiembre está en manos del director general de Aviación Civil pendiente de su firma y envío al Boletín Oficial del Estado. Desde entonces, sólo comunicaciones sin sentido que han generado el malentendido. Demasiadas incógnitas que no se han despejado entre los ataques y reproches de corte político que se han venido sucediendo en los últimos días al conocerse que la adjudicación de la nueva OSP no llegará a tiempo.

La delegada del Gobierno en Andalucía, Carmen Crespo, ha acusado en todo momento a la administración andaluza de la demora en la tramitación y pone un argumento sobre la mesa: “Ha cambiado tres veces de postura” sobre las condiciones a renovar de la OSP. De hecho, recuerda que el Ministerio tiene preparada la orden ministerial desde el mes de septiembre. Es decir, asegura que el detonante de la demora son las “contradicciones” de la Junta a la hora de decidir cuáles son las frecuencias y, además, no duda en señalar a la consejera porque aún no se ha decidido. La delegada del Gobierno llegó a declarar ayer vuelo sevilla - almeriaque la consejera no se responsabiliza de un texto firmado por el director general y habla de una “diferenciación de posturas de PSOE e IU” que, a su juicio, también está dificultando la situación de los aeropuertos de Andalucía. Crespo lamentó que la Junta todavía no ha designado a los representantes del Comité de Coordinación Aeroportuaria de Andalucía. “Estamos a final de año y la obligación de servicio público termina el 14 de enero, lo que lleva una tramitación de unos meses que ya no se corresponde con la realidad”. Eso sí, subrayó ayer en Córdoba que el vuelo entre Almería y Sevilla “siempre ha tenido futuro” y que “la ministra Ana Pastor hará todo lo posible por garantizarlo”.

Los responsables provinciales de PSOE e Izquierda Unida no opinaron lo mismo y volvieron a cargar duramente contra el error que achacan al Gobierno. Es más, ayer el secretario general de los socialistas almerienses, José Luis Sánchez Teruel, pidió la dimisión de la delegada del Gobierno en Andalucía al entender que “un cargo público nunca puede faltar a la verdad, especialmente cuando lo que está en juego es un servicio de la trascendencia que tiene para la provincia el vuelo con Sevilla”. Además, el socialista se acordó de los representantes del tejido empresarial y destacó la “lamentable tibieza” con la que los presidentes de la Cámara de Comercio y Asempal están gestionando el asunto a la hora de exigir responsabilidades al Gobierno de Rajoy. “Su silencio les hará cómplices de este irreparable daño a la provincia si finalmente Almería se queda sin la ruta aérea”, añadió el también parlamentario andaluz.

La coordinadora provincial de Izquierda Unida, Rosalía Martín, criticó la “postura opaca y cobarde del Gobierno” y le pidió que se explique “con todo detalle y soporte documental” la demora de Fomento. La parlamentaria, al igual que reiteró la consejera de su partido el día anterior, explicó que Fomento tiene luz verde de la Junta para aprobar la orden ministerial desde el 17 de septiembre. A su juicio, ha habido falta de diligencia o graves errores de gestión internos en el Ministerio, por lo que señaló que corresponde a la ministra Ana Pastor reconocerlo públicamente, corregirlo y depurar las responsabilidades NUEVA CONEXIÓN AÉREA ENTRE ALMERÍA Y SEVILLApertinentes. “El PP ha preferido escurrir el bulto y evitar el ridículo con acusaciones sin pruebas”, argumentó Rosalía Martín, en la misma línea que la delegada de la Junta Sonia Ferrer cuando invitó a los populares a “enseñar los papeles que maneja para acreditar la supuesta incompetencia de la administración andaluza”. Recriminaciones y críticas que no contribuyen a que fluya el diálogo entre Gobierno y Junta, una falta de comunicación que estaría detrás del retraso en el trámite de declaración de la Obligación de Servicio Público de la línea entre Almería y Sevilla que comenzó a operarse en enero de 2010. Las videoconferencias, reuniones, llamadas y correos inexplicablemente no han servido de nada y ahora todas las gestiones marchan contra reloj. El vuelo de la discordia ha acabado enfrentando al bipartido andaluz con los populares a raíz de un proceso tan sencillo como aprobar la solicitud formal que realizó la Junta de Andalucía el 17 de septiembre de 2013 por la que se modifica el anexo del acuerdo del Consejo de Ministros del 13 de marzo de 2009 que validaba la vigente Obligación de Servicio Público. Además, se ha realizado atendiendo a las sugerencias del actual operador, Air Nostrum, que está a la espera del nuevo concurso para presentarse.