Ciudadano A » Archivo » Agua para el Poniente en 2015

Agua para el Poniente en 2015

Iván Gómez | 17 de junio de 2014 a las 12:08

El grifo del Poniente se abrirá al abastecimiento y regadío durante los primeros meses del próximo año. La desaladora del Campo de Dalías, que fabricará cada año 30 hectómetros cúbicos de agua, va a permitir en 2015 complementar las aportaciones del embalse de Benínar y del sistema de acuíferos en la batalla de la comarca contra el déficit hídrico. La obra, una de las más importantes del programa AGUA de Acuamed, se adjudicó a finales de marzo de 2008 a la UTE Campo de Dalías con un plazo de ejecución de 24 meses. Una larga travesía burocrática y una serie de desencuentros con la adjudicataria han provocado un retraso de más de cuatro años que se aprovechó para mejorar el proyecto inicial en el sistema de pretratamiento del agua, la eficiencia energética y la acometida en tramo subterráneo de la línea de alta tensión, además de para dar respuesta a los nuevos requerimientos del Ministerio de Medio Ambiente en relación a la costa, lo que obligó al retranqueo de la instalación, y de la Agencia Andaluza del Agua a la hora de ejecutar el encauzamiento de las tuberías hacia el depósito de más de 25.000 metros cúbicos que se ha construido a nada menos que 4.5000 metros de altitud para el abastecimiento en gravedad por una red de 32,8 kilómetros a los municipios de El Ejido, Roquetas y Vícar y a los regantes de la Junta Central de Usuarios del Poniente.

El modificado de la concepción inicial de esta infraestructura ha supuesto un encarecimiento del 23% hasta los 111 millones, si bien la considerable demora de los trabajos no ha tenido nada que ver con la falta de disponibilidad presupuestaria. El Gobierno, a través de la IMG_4917[2][3]sociedad estatal, ha inyectado en los dos últimos años (2013 y 2014) partidas de 50 y 57,3 millones de euros con las que se han podido completar las obras complementarias y también las expropiaciones pendientes de la segunda planta del Programa AGUA, una vez que ya entró en funcionamiento la desaladora del Bajo Almanzora, aunque quedó inutilizada por las riadas de las inundaciones de septiembre de 2012. Las empresas que conforman la UTE (Sando, Veolia, Inypsa y Crescencio Pérez) ya han entrado en la recta final de los trabajos y la previsión de inicio de la fase de pruebas, que me anuncian fuentes de Acuamed, tendrá lugar a principios del próximo ejercicio. Lo que resta para ver en funcionamiento la tecnología más avanzada, capaz de producir 30 hectómetros cúbicos al año, no se puede medir en meses, sino en metros de tubería. Las obras para la conexión con el mar, del que se obtendrá el agua a desalar y en el que se verterá la salmuera, han avanzado a buen ritmo, si bien no se han podido completar antes del verano por el fuerte oleaje. Y es que el tendido submarino es una de las instalaciones de mayor complejidad técnica del conjunto de la planta porque depende de las condiciones climatológicas y del estado del mar para que los equipos de buzos especialistas y su avanzada maquinaria puedan intervenir en trabajo de fondeo.

Las tuberías que Saneamientos Marítimos viene instalando en la desaladora de Balerma fueron desplazadas, en subtramos de 500 metros, desde Noruega al Puerto de Almería y desde allí a la playa del Poniente. Un recorrido de 3.000 kilómetros a flote para conectar la desaladora con el mar a través de una estructura de toma a 1.800 metros de la costa por los que entrará un volumen de 9.153 metros cúbicos de agua por hora. El punto de descarga se realizará mediante un emisario submarino a 2.200 metros de distancia del litoral a una cota de 20 metros de profundidad para evitar cualquier afección sobre la flora y fauna. La captación del mar se realizará por toma abierta (en la del Bajo Almanzora es mixta) y su diseño minimiza el riesgo de variaciones de la calidad del agua captada. Una vez completado todo el tendido de conducción bajo el mar, se dará paso a la última fase de conexión de las tuberías y los remates de la obra civil y montaje de los equipos electromecánicos. Cuando se reiniciaron en mayo del pasado año los trabajos, tras un largo parón, aún quedaba por determinar la integración paisajística de la planta y diseño del centro de interpretación, cuestiones que se abordarán una vez que entre en funcionamiento la planta.

La apuesta tecnológica de la UTE integrada por cuatro empresas referentes en los sectores de la ingeniería y construcción civil convertirá a la de Balerma en la cuarta desaladora más grande por capacidad de producción del Programa AGUA desarrollado en las cuencas mediterráneas con una inversión ejecutada de más de 2.000 millones de euros, de los que 1.200 corresponden a la financiación comunitaria, con las que han generado en torno a 670 hectómetros cúbicos. Más de 150 personas trabajan en la construcción de la RG291013- PLANTA DESALADORA CAMPO DE DALIAS - OBRAS ACUAMEDfábrica de agua del Campo de Dalías y en los cinco tajos de la distribución con el objeto de poder aportar el próximo verano 7,5 hectómetros cúbicos para regadío y los 22,5 restantes al abastecimiento, con la posibilidad de ampliar hasta 10 hectómetros cúbicos más, contribuyendo a paliar el déficit de recursos y a la sostenibilidad ambiental del Poniente al hacer posible la regeneración natural de los acuíferos sobreexplotados. Una de las principales mejoras introducidas en el proyecto es la relativa al material de creación de filtros a presión, por el cual se reemplaza el uso de los metálicos por plásticos por las ventajas que presenta el poliéster reforzado con fibra de vidrio. También han experimentado un considerable avance las membranas con las que se realiza la ósmosis inversa y los recuperadores de energía de tipo émbolo, que reducen en un 2% la mezcla de agua producto con salmuera, frente a los de tipo rotatorio. Además, se ha optado por cambiar, respondiendo a la cercanía con el mar y el clima, la decantación lamelar. Detalles, en su mayoría imperceptibles en la fase de ejecución, que a pie de obra nos desvelaron los técnicos de la UTE Campo de Dalías y de la sociedad Acuamed.

De hecho, ya fue autorizada por el Consejo de Ministros la construcción a principios de año de una subestación eléctrica de Berja de 220 kilovatios necesaria para la puesta en funcionamiento de la desaladora del Campo de Dalías que se había previsto para este verano. Sin embargo, habrá que esperar medio año más para que el Poniente pueda contar con una herramienta imprescindible para hacer frente a la sequía. En el último año hidrológico, entre los meses de octubre de 2012 y septiembre de 2013, el pantano de Benínar distribuyó más de 20 hectómetros cúbicos de agua para regadío de cultivos intensivos de la comarca, una aportación un 36% superior a la del ejercicio anterior, si bien fue un 32% menos que en el periodo 2010-2011 en el que se registró un máximo histórico de envío de caudales. Es el resultado de los bajos índices de pluviometría del último año hidrológico que aún serán peores una vez concluido el ejercicio vigente que será uno de los más secos de las últimas décadas. Y es que el fantasma de la sequía ha reaparecido y el déficit hídrico será a corto y medio plazo uno de los principales retos del campo almeriense. El balance hídrico entre recursos y demandas del Campo de Dalías presenta un importante déficit para los usos de abastecimiento y regadío, tanto actualmente como en la proyección de futuro. El análisis de Acuamed contempla una demanda en 2015 de 147 hectómetros cúbicos que en 2025 sería de 174 siendo los recursos disponibles hoy de 94.

Plan extraordinario contra la sequía en el campo

El PSOE andaluz ha pedido un plan extraordinario contra la sequía para paliar los “graves daños” que está ocasionando al campo andaluz, especialmente en las provincias de Almería, Granada y Málaga. El parlamentario andaluz y portavoz socialista en la Comisión de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural del Parlamento de Andalucía, Miguel Castellano, asegura que la situación de sequía que sufre las provincias orientales desde el pasado septiembre no se conocía desde hace 130 años, según reflejan los registros de precipitaciones. La falta de lluvias está afectando especialmente a cultivos como los cereales, las leguminosas, almendros, zona de olivar y la ganadería, circunstancia que está obligando a distribuir el agua mediante cubas o a alimentar con pienso, lo que aumenta los costes de producción.

Los agricultores almerienses denuncian pérdidas de hasta 40 millones de euros por la sequía extrema en la provincia. La Unión de Pequeños Agricultores (UPA) rapidez y agilidad al Gobierno para ayudar a agricultores y ganaderos de la comarca almeriense de Los Vélez y Alto Almanzora, zona más castigada donde la cosecha se ha perdido y los productores de almendra han empezado a regar sus explotaciones con cubas de agua a un precio de 400 euros el alquiler y 90 por carga cada tres días. Y es que han caído 42 litros por GOBIERNO Y AGRICULTORES EMPIEZAN A ESTUDIAR AYUDAS PARA PALIAR LA SEQUÍAmetro cuadrado en todo el invierno, un síntoma de la gravedad de un déficit de precipitaciones que ha provocado la pérdida de más de 18.000 hectáreas de cereales. Según las estimaciones de Asaja, sectores como el cereal, almendro y olivar van a ver perdidas sus producciones para la próxima cosecha, mientras que el 95% de la producción de cereal de Los Vélez se ha perdido. Demandan desde hace semanas, como ahora recoge la proposición socialista, bonificaciones de las cuotas de la Seguridad Social correspondientes al ejercicio 2014 y moratorias de un año sin intereses en el pago de las cuotas a la Seguridad Social para el ejercicio 2015. También han planteado la necesidad de exenciones del Impuesto de Bienes Inmuebles de Naturaleza Rústica, una reducción de índices de módulos IRPF de 2013 y 2014 para los cultivos de secano, vides y ganadería, así como una bonificación de los tipos de interés de préstamos contraídos, “ante las pérdidas y falta de liquidez que van a sufrir los afectados”.

El Ministerio de Agricultura puso en marcha un paquete de medidas para ayudar a los productores afectados por la sequía que no han contentado a las principales organizaciones agrarias. La delegada del Gobierno en Andalucía, Carmen Crespo, ha anunciado ante el descontento que no se descarta ampliar la respuesta inicial con “medidas de apoyo adicionales a las ya anunciadas” que se debatirán en la mesa de trabajo que se reúne periódicamente para evaluar las pérdidas del sector.  El Fondo Español de Garantía Agraria (FEGA) ya ha iniciado el procedimiento para adelantar a mediados de octubre las ayudas del pago único, al tiempo que ha instado a las comunidades autonómas a flexibilizar los requisitos agroambientales de la Política Agraria Común (PAC) ante la situación de sequía. La Consejería de Agricultura también ha modificado los requisitos de la ayuda para el fomento de rotaciones de cultivos herbáceos de secano para que los afectados puedan seguir  cobrándola esta campaña.

Los comentarios están cerrados.