Ciudadano A » Archivo » Condenados a entenderse

Condenados a entenderse

Iván Gómez | 25 de mayo de 2015 a las 12:58

LOGRAR acuerdos o pasar a la oposición. Superado el bipartidismo, como ya se había demostrado en las europeas y hace unos meses en las andaluzas, las alianzas serán fundamentales en los principales escenarios políticos y en Almería la administración de los grandes municipios, salvo en excepciones puntuales como Vícar, El Ejido, Albox, Berja y Huércal Overa, se decidirá con pactos de gobierno a dos, tres, cuatro e incluso cinco bandas. La ciudadanía ha puesto a prueba la capacidad para el consenso de los partidos y los han condenado a entenderse en los feudos en los que gobernaban con excesiva comodidad, en base a las aplastantes mayorías de la última legislatura, como Roquetas, Adra, Níjar, Vera, Carboneras, La RG250515- SEDE PSOE - ELECCIONES MUNICIPALES ALMERIA 2015Mojonera, Dalías, Huércal de Almería, Vélez Rubio y Chirivel, obligándolos a sellar acuerdos postelectorales como la única vía para la regeneración de la vieja política. A partir de ahora serán fundamentales las fuerzas emergentes de la calle, partidos y plataformas ciudadanas como la de Laujar, el GRINP, ACH o VHA en Huércal de Almería o Tod@s en La Mojonera, y otros a los que ya daban por desaparecidos como Izquierda Unida a través de sus coaliciones Para la Gente que van a ser llave de gobierno en Níjar, Gérgal y Dalías o los andalucistas en Vera y Vélez Rubio. Es más, hay partidos surgidos de la voluntad popular como los independientes de Albanchez o la agrupación de electores de Partaloa que logran el beneplático de la ciudadanía para poder gobernar en solitario durante los próximos cuatro años. Además de forzar la partida de los pactos en varios tableros en una quincena de ayuntamientos, las elecciones más inciertas de la democracia han propiciado han causo un terremoto electoral en pueblos en los que los gobiernos municipales daban por sentada su continuidad y han visto cómo los electores echaban por tierra sus aspiraciones.

Los vuelcos más sonados se han producido en los municipios de Viator, Tabernas, Garrucha, Pechina, Cantoria y Olula de Castro por parte del PP, en su mayoría pasan al mapa del rojo socialista, mientras que el PSOE se ha visto doblegado en Albanchez después de casi tres décadas al frente de la alcaldía. Otros alcaldes han salido airosos del envite democrático como los populares en Huércal Overa, El Ejido, Macael, Olula, Mojácar, Pulpí, Canjáyar, Berja y Gádor o los socialistas en Vícar, Albox, Benahadux, Zurgena, Serón, Abla y Vélez-Blanco, entre otros tantos, sobre todo en el interior. El Partido Popular mantendrá la Diputación, con al menos 14 de los 27 escaños, si bien ha sufrido un duro varapalo en la jornada electoral de LOCAL-PP-ELECCIONES MUNICIPALES 2015ayer en la que volvió a ganar pero dejándose más de 33.100 papeletas en relación a los comicios del 22 de mayo de 2011. Las principales pérdidas de sufragios se han producido en la capital, cayendo de 44.000 a 29.000, Roquetas, de 14.000 a 10.000, y en Níjar otro millar e incluso en el municipio El Ejido, dónde Francisco Góngora logra una férrea mayoría absoluta, se han dejado más de 3.000. Los socialistas crecen en más de 4.000 votos, pero no han conseguido el objetivo marcado de reconquistar la institución provincial, aunque han estado cerca. Crecen en tres puntos y ya miran de reojo los futuros pactos con Izquierda Unida y el partido de Albert Rivera para acabar con las hegemonías históricas de los populares en los grandes feudos. Anoche, Miguel Cazorla, cabeza de lista de Ciudadanos, destacó que sus tres concejales en Almería y el más que presumible escaño en Diputación serán el “principio del fin del bipartidismo”, aunque en cuestión de semanas se tendrá que sentar a negociar, al menos en la capital, con las formaciones de la vieja política que cuestiona.

Y es que ayer soplaron vientos de cambio en la capital, pero no de aquellos que reivindicaba cada cuatro años Javier Arenas, hoy parlamentario del PP por Almería, en sus visitas a la provincia. Decía que el bipartidismo estaba herido pero no caído. Y es cierto. Aún son los destinatarios de un 75% de los votos de los almerienses, apenas seis puntos por debajo del 80% de 2011, pero ahora dependerán de las demás fuerzas políticas de un mapa inédito para tenir de rojo o azul los principales núcleos. Atrás quedan ya las insinuaciones de la parlamentaria andaluza Carmen Crespo de que debe gobernar la lista más votada. La democracia ha entrado en una nueva fase de la cultura del pacto en la que todos están condenados a entenderse. En cuanto a LOCAL-CIUDADANOSla jornada electoral, todo transcurrió ayer en la provincia con absoluta normalidad tras la apertura a las nueve de la mañana de las 747 mesas de los 323 colegios de la geografía almeriense. Minutos después de ejercer su derecho al voto en el Colegio Nuestra Señora del Milagro, el subdelegado del Gobierno, Andrés García Lorca, explicó que el dispositivo estaba perfectamente engranado para garantizar el correcto desarrollo del proceso, con todas las mesas constituidas y alrededor de 1.750 agentes de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado más 492 representantes del conjunto de las administraciones públicas. A pesar de la elevada participación del segundo avance, la que más creció en Andalucía, finalmente se redujo en casi cuatro puntos en la jornada de votaciones que se cerró a las ocho de la tarde. No faltaron, pese a la avanzada edad, a su cita con las urnas ni Josefa García de 102 años en Viator -y cuatro generaciones- para impulsar el vuelco en favor del PSOE ni Juan Martínez de 104 también con los socialista en Fiñana, como ya ocurriera hace un par de meses en las autonómicas.

Los comentarios están cerrados.