Ciudadano A » Archivo » Eugenio Gonzálvez on the road

Eugenio Gonzálvez on the road

Iván Gómez | 13 de diciembre de 2015 a las 13:02

LA campaña electoral suele ser una road movie para aquellos candidatos nacionales/regionales que durante dos semanas se echan la casa a la espalda para recorrer cientos de kilómetros cargados de mensajes y propuestas con los que convencer al electorado. No hay otra, tienen que patearse las calles y dormir poco porque el creciente número de indecisos y el vértigo demoscópico obligan al roce con potenciales electores. Pero no es una tradición 12342655_10208418799451806_5887861479850037050_n (1)exclusiva de líderes estatales, también en el ámbito más cercano, en el provincial, hay unos cuantos candidatos que se dejan la piel en el intento. Y uno de los ejemplos más claros es el del aspirante al Senado y alcalde de Gádor, Eugenio Gonzálvez. No ha parado un minuto por casa desde que comenzara la campaña. A sus 56 años, este maestro de profesión que lleva media vida en política (28 de alcalde) es un filón para el PP de Almería. Tan sólo ayer hizo escala en siete municipios con su particular caravana de ideas. Sin exotismos ni moderneces, el hijo de la primera mujer que se hiciera con acta de concejal en Gádor, ha sabido remangarse para pelear los votos en la calle, en las distancias cortas, después de vivir años de comodidad en la hegemonía de su partido. Es el corcho que siempre sale a flote aplicando pedagogía de sacrificio y recuperación. Y no hay adversidad que le reste la más mínima cercanía con su gente. No necesita fingir abrazos a mayores, ni muecas forzadas con los niños, ni guiños a los correligionarios. Es afable todo el año, no durante los quince días de la campaña, con los que le conocen.

De ahí que todas sus visitas improvisadas estos días por la geografía almeriense no les chirríen a los vecinos como las de otros, a los que critican por hacer escala cada cuatro años, porque parecen imágenes oportunistas y pasadas de moda. Pero Eugenio es un taimado tejedor de contactos y allá donde va siempre le reciben con los brazos abiertos. Sin vídeos que se viralizan a través de redes sociales ni shows televisivos, sin necesidad de tener medio aparato de partido trabajando para darle proyección. Todo lo contrario. El que fuera parlamentario andaluz para después dar el salto a Madrid con un escaño en la Cámara Alta es el mejor transmisor de la marca de los populares sin ser solita estrella, más bien telonero. Comenzó ayer la jornada muy 12346322_10208412142925397_132939102081689023_ntemprano en el municipio de Bayarcal. Después visitó Paterna para compartir unas cañas en un bar alpujarreño antes de conducir hasta Laujar, dónde le esperaban los concejales del PP para abordar asuntos de campaña. El itinerario electoral le obligó a disfrutar de una paella popular en Alcudia de Monteagud junto al equipo de gobierno en las fiestas de Santa Lucía acompañado por la también candidata de su partido y teniente de alcalde en Roquetas, Eloísa Cabrera. Siguió la ruta por su comarca, la del Bajo Andarax, con escala en Santa Fe y el último destino fue un mitin en Pechina. Y además tiene pruebas gráficas de la hazaña, todo está documentado en su perfil de Facebook, con fotos de bares y plazas incluidas y hasta un vídeo pidiendo el voto para los populares el 20 de diciembre. En sus viajes en solitario, sin chófer ni asesores, sólo le acompañan un equipo de jóvenes de las Nuevas Generaciones que se encargan del buzoneo. Es un todoterreno de la política que saborea la campaña. Eugenio Gonzálvez on the road.

Los comentarios están cerrados.