Solución al nudo de la A-7 en Roquetas

Iván Gómez | 11 de septiembre de 2018 a las 12:58

mapa

El Ministerio de Fomento inició en septiembre de 2008, justo hace diez años, el estudio de un tercer carril para la A-7 entre Roquetas y Viator. Aquel primer proyecto de 23 kilómetros fue considerado por el Gobierno de Zapatero como prioritario por el incremento del flujo de vehículos de circulación entre los puntos kilométricos 429 y 452. La previsión era de mayor densidad con la finalización de la Autovía del Mediterráneo en los tramos inconexos de Granada y se estimó un coste de la actuación de 55 millones de euros a cargo de la Dirección General de Carreteras. Una década después empieza el desbloqueo real de la actuación con la reciente adjudicación de la redacción del proyecto del tercer carril, así como de las dos fases de enlace de la A-7 en El Parador con las carreteras autonómicas A-391 y A-1051. Han sido diez años de estudios y análisis orientados a la búsqueda de una solución que era más que evidente y demandada por los agentes socioeconómicos de la provincia con los que capear la crisis económica sin necesidad de invertir un euro. La presión en los últimos años, con iniciativas en las Cortes de los partidos viejos y nuevos, así como la mejora de la solvencia financiera del Gobierno han permitido al departamento que preside el socialista José Luis Ábalos desatar el principal nudo de la A-7 en la provincia, si bien la solución no se materializará hasta dentro de unos años. Las dos fases de los enlaces de la A-7 en El Parador, en dirección tanto a Málaga como Barcelona, están ya en redacción del proyecto, la primera desde junio de 2016, y una vez adjudicadas tendrán un coste estimado de 17,5 millones de euros. Ayer mismo se publicó en el Boletín Oficial del Estado la formalización del contrato de servicios para la redacción de la actuación en su segunda fase con presupuesto de 160.000 euros. Y tres días antes aparecía también la adjudicación del proyecto del tercer carril por un importe de 473.359 euros, si bien el trazado contemplado por el Gobierno no es el inicial y se intervendrá sólo en diez kilómetros en el tramo de Bayyana hasta El Parador porque es el que registra más densidad de tráfico, al superar los 48.000 vehículos diarios, retenciones de consideración, sobre todo en los meses de verano por el aluvión de turistas en Roquetas, así como mayores tasas de siniestralidad. Es, además, itinerario obligado en la caravana de camiones que transportan frutas y hortalizas del Poniente hacia el corazón de Europa.

La actuación entre los enlaces 429 y 438 de la Autovía del Mediterráeno, que saliera a licitación en octubre de 2017, se pondrá en marcha el próximo año, una vez culminada la fase de redacción que corresponderá a la UTE Consultrans SAU y Grupo TC6 Ingeniería SL al resultar los adjudicatarios de un contrato al que concurrieron 26 empresas de obra civil. El tercer carril dibujado por el Ministerio de Fomento requiere una inversión de 31,5 millones de euros para su futura ejecución en los próximos años y responde a una histórica demanda que tuvo un momento crítico con el cierre de la carretera del Cañarete. Las retenciones kilométricas son una constante desde hace años y era más que necesario aumentar la capacidad de la vía. Este tramo que se ha seleccionado cuenta con dos viaductos (La Garrofa y El Palmer), así como los túneles de Aguadulce-Enix y el reciente enlace 431 que desemboca en el núcleo costero de Roquetas. La gran ventaja a la hora de crear el tercer carril en ambos sentidos es que estaba prevista una eventual ampliación de capacidad tanto en los túneles como en dinteles, lo que alivia el esfuerzo inversor. No era ni mucho menos lógico que mientras se han ido creando terceros carriles en la Autovía del Mediterráneo en el levante, uno de los corredores de más flujo del país, el tramo comprendido entre la capital y Roquetas viera los años pasar sin disponer de una infraestructura viaria acorde a su peso demográfico y al impacto socioeconómico de la zona. De hecho, la construcción de la A-7 ha privado sin motivo aparente desde su génesis a Roquetas de Mar, el segundo municipio más importante de la provincia, de un acceso digno y equilibrado hacia esta arteria mediterránea, error que se ha tenido que solventar después por parte del Gobierno y también del consistorio con los nuevos enlaces abiertos y los que se han proyectado.

Los comentarios están cerrados.