Costa de Almería en la Torre Eiffel

Iván Gómez | 9 de octubre de 2019 a las 9:57

Costa-Almeria-Francia-Torre-Eiffel_1398470883_110858338_667x375

Costa de Almería brillará como nunca antes desde el balcón de París en el margen del río Sena. El próximo 14 de noviembre por la tarde, el Servicio Provincial de Turismo conquistará uno de los monumentos más visitados del mundo para proyectar a Francia las bondades del destino y poder recuperar un mercado emisor tan cercano como poco aprovechado. A unos 57 metros de altitud, con vistas inmejorables de la capital gala, desde el salón de recepción de la Torre Eiffel, se presentará a las autoridades, turoperadores y los medios de comunicación un destino de moda y en auge, Costa de Almería, en una iniciativa que cuenta con la colaboración de la Oficina Española de Turismo en París en línea con el desembarco reciente en otro destino europeo de primer nivel, Milán, con una cena informativa y promocional en abril en el Identitá Golose, primer Centro Internacional de la Gastronomía.

Y nada mejor que este símbolo del turismo, construido para la Exposición Universal de 1889 que conmemoraba el centenario de la Revolución Francesa, para seducir a un viajero que encaja a la perfección con lo que ofrece la provincia: un destino sostenible, natural y con calidad. Desde la Diputación están convencidos del potencial del turista francés y van a emplearse a fondo para que Almería sea destino de cabecera por su naturaleza, gastronomía y playas. De hecho, la pérdida de mercados como el alemán por la quiebra de Germania, el nórdico con Primera Air y el retroceso en el flujo británico con el cierre de Thomas Cook obligan a seguir apostando por la diversificación de operativas de países emisores para que un sector estratégico no dependa en exceso de aerolíneas y agentes que vienen y van.

Es más, la recuperación de destinos del Mediterráneo que han sido tradicionalmente competidores de la marca Costa de Almería a lo largo del verano obligan a seguir impulsando la expansión en los mercados con potencial como el francés. La acción en la Torre Eiffel con turoperadores, profesionales del sector y compañías de aviación no sólo es una de las mejores maneras de darle proyección al destino almeriense y comercializar su producto, sino que además es una oportunidad de sembrar los cimientos de una conexión aérea directa que en la actualidad no existe.

Salon-Gustave-Eiffel-monumento-Paris_1398470887_110858543_667x375

Sólo vuelos chárter con el norte de Francia no permiten crecer la demanda y se limitan a viajes en coche. “Vamos a recuperar este mercado y para eso es fundamental trabajar en la apertura de una nueva ruta”, ha explicado Fernando Giménez, el diputado de Turismo y portavoz. Pero todo se andará y lo primero es proyectar las singularidades y fortalezas del destino almeriense a toda Francia desde el símbolo máximo, el más universal, la torre de Babel de 324 metros de altura que corona París. En los próximos días, el presidente de Diputación, Javier Aureliano García, dará los detalles del acto público que se realizará en la tarde del jueves 14 de noviembre en el salón Gustave Eiffel y en el que llevan ya meses trabajando con la incertidumbre, ya solventada, de la convocatoria de las elecciones generales.

Costa de Almería batió el año pasado todos los récords con más de 2,5 millones de turistas y casi 1,5 millones de pernoctaciones en los hoteles y alojamientos. Son cifras que evidencian el tirón de un destino al alza siendo Almería la provincia andaluza que más ha crecido en viajeros durante 2018 con un 6,1%, más del doble de lo que crece en la comunidad más puntera del país. Nunca antes en la historia la provincia alcanzaba tal registro con el mejor verano y una de cada cuatro estancias de turistas de Andalucía en agosto.Y parte de la culpa la tienen las operativas internacionales de la Diputación con un crecimiento de los viajeros extranjeros del 90% desde 2011.

Costa-Almeria-participado-IFTM-Paris_1398470888_110858590_667x375

Almería ha pasado de tener siete vuelos procedentes de seis países a más de cien rutas con 17 estados el último periodo estival. A principios de siglo -años 2000 y 2001- no llegaban a la provincia ni 400.000 visitantes entre junio y septiembre y hoy son el doble que multiplican las pernoctaciones. Y de recibir siete vuelos semanales en la temporada alta de 2010 se pasa a picos de hasta 113 en virtud de las operativas que conectan a la provincia con una veintena de emisores europeos. Turistas que han contribuido a incrementar la estancia media de 3,9 días hace una década a 8,1 en la actualidad y que también han incrementado el gasto diario de los 42 euros de 2011 a 61 en el último balance.

Y Francia puede aportar su granito de arena al tratarse de un mercado próximo que no se ha explotado lo suficiente. Quizá por la falta de vuelos e incluso por la fijación de las instituciones en otros países emisores no se ha puesto el foco en un público que, según la Diputación, encaja a la perfección con lo que les ofrece la provincia. Es el mejor momento, en un escenario de acontecimientos de relevancia internacional con 130 años de historia. Siempre nos quedará París.

Feria IFTM Top Resa y el Salón Mundial de París

Durante el último año y de forma previa al desembarco de la Torre Eiffel, el Servicio de Turismo ha participado activamente en las misiones y ferias del mercado francés. La Diputación acudió al Salón Mundial de Turismo que se celebró en París en marzo y hace unos días culminaba con éxito su presencia en la Feria IFTM Top Resa. Dos citas ineludibles para un destino que quiere crecer en un mercado galo que demanda producto de calidad, sostenible y natural. “Es un público de gran interés que siempre apuesta por pasar sus vacaciones fuera de sus fronteras (70%) y le gustan mucho las playas, la naturaleza y biodiversidad”, asegura el diputado responsable de Turismo, Fernando Giménez.

Los comentarios están cerrados.