Gran Poder, dame suerte con el cuplé. Por Fernando Santiago

Fernando Santiago Muñoz | 18 de agosto de 2019

Tengo una excelente opinión de María Jesús Montero, como persona y como política, más allá de las actuaciones que haya llevado a cabo. Dicho lo cual, últimamente le ha dado un ataque de locuacidad lo que unido a que estamos en agosto, la mayoría de vacaciones o cambiando pañales, cada vez que habla sube el pan, sobre todo si viene por Andalucía, “bajar” como se dice en Madrid. Todo empezó cuando a José Luis Ábalos, el desagradable ministro , le dio por lanzar un globo sonda sobre la posibilidad de fijar un peaje suave sobre las autovías para financiar los mil millones que cuesta su mantenimiento y para bajar el precio de los existentes “con el objetivo de equilibrar territorios” en su alambicado lenguaje político. Un asunto que merecería una reflexión pero no por parte de un gobierno en funciones, que puede tener que presentarse de nuevo ante los españoles en noviembre, momento ideal para que el PSOE lo incluyese en su programa. No es un disparate la idea de que los usuarios de las autovías financien su mantenimiento como se hace con el ferrocarril , los aeropuertos o los puertos. Lo raro es que se diga en agosto por un gobierno que no puede tomar decisiones así. En Cádiz lo del peaje suena tan mal que cuando le preguntaron a la ministra de Hacienda tuvo que salir del paso como pudo. El cénit lo alcanzó María Jesús Montero en Sanlúcar, donde llegó tras visitar la Zona Franca de Sevilla, ese mamarracho que se inventó Zoido para competir con Cádiz. No se le ocurrió otra cosa a la ministra trianera que decir que es bueno para la Zona Franca de Cádiz que exista la de Sevilla. No sé si es de su cosecha o se lo sopló alguien al oído pero fue una auténtica majadería, dicho con todo el cariño. ¿Cómo puede ser bueno para la Zona Franca de Cádiz que le pongan otra a competir a una hora por carretera? Es cierto que el puerto de Sevilla tiene unas limitaciones extraordinarias, que por mucho que se empeñen no podrán dragar el Guadalquivir porque la Comisión Europea no lo va a permitir, pero ahí está intentando atraer empresas como hace la de Cádiz, con 80 años más de historia. Si en la respuesta a lo del peaje salió por la tangente como buenamente pudo, la respuesta a lo de la Zona Franca de Sevilla no fue afortunada, dicho en medio de lo más crudo del mes de agosto donde los informativos están más secos que un polvorón. Lo pronosticó ese gran filósofo al que nadie le dedicará una calle un colegio o una estrella en el paseo de la fama, el Libi: “ Sevilla tuvo que ser, mi arma”.

Fernando Santiago

Veranear en la Barriada

Fernando Santiago Muñoz | 18 de agosto de 2019

Algunos no se han enterado de que ha cambiado el gobierno

Fernando Santiago Muñoz | 18 de agosto de 2019

Arte

Fernando Santiago Muñoz | 18 de agosto de 2019

No sin música . Foto de Eulogio

Fernando Santiago Muñoz | 18 de agosto de 2019

Noche de verano en Cádiz

Fernando Santiago Muñoz | 18 de agosto de 2019

Publicidad

Fernando Santiago Muñoz | 18 de agosto de 2019

Política educativa

Fernando Santiago Muñoz | 18 de agosto de 2019

Quinta del 68. Por Julio Malo

Fernando Santiago Muñoz | 17 de agosto de 2019

MAYO 68 AGOWilly nos acaba de dar un susto morocotudo, un accidente de moto le catapultó a la UCI del hospital La Paz de Madrid, durante mi precipitado viaje llegaban malos presagios, pero ya en la puerta del sanatorio un grupo de colegas me tranquilizó, por suerte y contra todo pronóstico nuestro veterano amigo se encontraba fuera de peligro y en breve sería trasladado a planta lleno de pupas que iban a curarse. No es la primera vez que supera una buena paliza, durante la espera recordamos otra particularmente sonada. Conozco a Guillermo Sánchez desde que fuimos compañeros en el Colegio del Pilar, me enseñó a jugar al mus en la trastienda del Bar Cirilo donde un vaso de Valdepeñas con tapa costaba una peseta, recuerdo ese madrileño Barrio de Salamanca más entrañable y provinciano. Pocos años después, nos encontramos de bruces en la algarabía universitaria de aquella primavera de 1968. Durante una manifestación, el bueno de Guillermo fue prendido por los grises quienes le condujeron a un furgón y allí mismo agentes de la Brigada Político Social le atizaron con saña. Mi amigo era el típico niño de “buena familia”, y su padre un personaje influyente, pero esto solo se supo cuando llegó maltrecho a la Dirección General de Seguridad. En todo eso pensaba cuando al verle por fin, nos dijo: parece que me he salvado, los veteranos de las barricadas del 68 no caeremos nunca.

 

Quienes habíamos nacido en torno a 1950 conocimos la España diferente del franquismo: camisas azules, servicio social, milicias, economatos para trabajadores, largas misas cantadas y chicas con velo. No se admitía el divorcio, las casadas quedaban supeditadas al marido, y los gays sencillamente no existían. Sin embargo, bajo la España oficial que mostraba la televisión estatal en blanco y negro, latía otro país, el de los jóvenes que no habíamos conocido la guerra ni la posguerra; nosotros pudimos escuchar la música de los Beatles, ver las películas de Saura y Martin Patino, el teatro de Buero Vallejo y Alfonso Sastre; también leer a Lorca y Machado en ediciones argentinas; pero sobre todo viajar a una Europa que renacía alegre y luminosa de su propia posguerra. Si en 1968 una rebelión juvenil se extiende desde París hasta Praga, las universidades españolas representaban estrellas de libertad en medio de una sociedad que empezaba a vestirse de colores.

 

Cuando el presidente francés Emmanuel Macron quiso conmemorar el cincuenta aniversario de mayo del 68 no consiguió la complicidad de sus protagonistas. Macron había nacido nueve años después y la mayoría de los líderes mundiales eran niños durante esa revolución, la cual para muchos no es pasado sino presente; puerta de una nueva época que todavía es la nuestra. Aquel movimiento acabó en una serie de sonoras derrotas como la invasión de Praga o la masacre de Tlatelolco (México), pero aún disfrutamos una herencia cultural enorme: el movimiento feminista, de los emigrantes y de los homosexuales, pues esos acontecimientos si contribuyeron a cambiar pautas de la cultura occidental, en especial las relaciones sexuales y el respeto a la diversidad. Atentos a la recuperación de Willy, conversamos sobre quienes fuimos muchachos rebeldes y ahora rondamos los 70, casi todos jubilados. Los sociólogos hablan de un segmento de la población que habiendo alcanzado una provecta edad conserva anhelos juveniles, algo semejante a lo que fue el descubrimiento de la adolescencia, niños-as en cuerpos de hombres o mujeres. Nuestro compañero tiene razón: los ideales del 68 nos mantienen alegres.

Julio Malo de Molina

Musical

Fernando Santiago Muñoz | 17 de agosto de 2019

El Matagorda

Fernando Santiago Muñoz | 17 de agosto de 2019

La historia de un médico gaditano que explica el Open Arms

Fernando Santiago Muñoz | 17 de agosto de 2019

Las vicisitudes de la vida me trajeron a Mogadiscio, capital de Somalia, uno de los países más inestables y pobres del mundo, con más de 30 años de guerras a sus espaldas. Aquí trabajo como médico de emergencias para una misión de pacificación de la ONU. Aquí también veo y oigo historias que me producen un nudo en el estómago y me hacen llorar por dentro todos los días. Me han enseñado que la avaricia humana es el motor, y la capacidad de hacer sufrir al prójimo el brazo ejecutor de las tragedias ajenas; y que al final todas se tornan propias.

Tantas desgracias me impulsan a profundizar un poquito más en las personas, en las guerras, en los genocidios y en las miserias de esta tierra tan castigada, pero a la vez tan rica, que es África. De este vasto continente rebosante de recursos provienen la gran mayoría de los rescatados por el Open Arms. El drama migratorio que se sufre en el Mediterráneo tiene un origen, tiene sus causas (en las que no voy a entrar), y tiene una razón, la del emigrado de escapar, a pesar de ser consciente que se juega la vida.

Os puedo asegurar que muchos huyen de ser niños soldados, de ser mujeres esclavas, de ser extorsionados para inmolarse, de ser perseguidas por ir al colegio, de ser mutiladas, torturados, de la hambruna, de la falta de oportunidad para dar a su familia un futuro mejor del que tuvo él, del que ha tenido ella. Un futuro que se asemeje algo al que has tenido tú.

Yo los veo, hablo con ellos, a veces hasta me permito el lujo de soltar una lagrimita, y tragar saliva mientras les cojo la mano o les doy un abrazo.

Mi compañero cirujano italiano contaba cómo se está especializando en manos destrozadas por las torturas en los campos de detención libios. Lo hacen a martillazos, pues es la manera más eficiente de arruinarles la vida y que dependan de ellos. La mayoría son niños y jóvenes menores de 25 años, son los que logran sobrevivir a semejante infierno.

De allí salieron los que ya llevan 14 días a la deriva.

Es curioso cómo ante la incuestionable responsabilidad histórica de Europa con África tras los años del colonialismo clásico, y el actual neocolonialismo expoliador disfrazado de progreso capitalista; no tengamos la más mínima decencia de desarrollar un programa común que afronte este fenómeno. Pero bueno, eso es política.

Lo que a mí más me duele de todo, más que la neutralidad de los actores internacionales, de los diplomáticos y políticos; e incluso más que el horror que ven mis ojos, es la mezquindad de la gente. La mierda que tengo que tragar todos los días en las redes sociales, de conocidos, compañeros, desconocidos, amigos y familiares a veces. ¡Qué amnesia histórica y qué falta de empatía con el que sufre! ¿Cómo hemos podido llegar a esto? ¿Qué hace que nuestra sociedad se quede impasible ante el naufragio de miles de personas inocentes en nuestras aguas, mientras nosotros nos bañamos en la playa?

Sin duda, lo que quiera que sea nos va a destruir, pues los retos que afronta la humanidad no son estatales ni nacionales; son retos globales. Y sin un equipo cohesionado, empático y cooperador no hay nada que hacer. Ya te lo digo.

Así que yo empezaría por dar a mi Cádiz natal la enhorabuena por ofrecerse a capitanear esta escuadra, todavía enclenque pero que se hará robusta con los apoyos de un pueblo generoso, transgresor y marinero. Que no se quede todo en chirigotas y pasodobles que así luego nos luce el pelo. ¿Cómo si no afrontaremos los cuplés el próximo febrero, si le cerramos las puertas del mar que nos dio la vida precisamente a aquellos que nos la trajeron?

Avda. Astilleros

Fernando Santiago Muñoz | 17 de agosto de 2019

Canalejas

Fernando Santiago Muñoz | 17 de agosto de 2019

¿ Qué significa “en situación de calle”?

Fernando Santiago Muñoz | 17 de agosto de 2019

En mi casa hay sitio. Por Fernando Santiago

Fernando Santiago Muñoz | 16 de agosto de 2019

Hace 40 años RENFE quiso dedicarse al transporte de viajeros en autobús, a lo que respondió la patronal del sector con una campaña que decía “RENFE a la vía y que la cuide”. Pues algo así habría que decirle al alcalde de Cádiz. La obligación del alcalde, del Equipo de Gobierno, es que la ciudad funcione, ejecutar las competencias que tiene con diligencia y eficacia para hacer la vida mejor a los vecinos de Cádiz, sin olvidar proyectos que ofrezcan un futuro a los gaditanos. No hace falta ser un lince para saber que esa es la primera obligación de todo gobernante. Dicho lo anterior, están muy bien los gestos simbólicos, no hay que restarles importancia. La carta que el alcalde le envió a Pedro Sánchez no tiene más valor que el gesto porque el alcalde no tiene competencias sobre la gestión portuaria ni sobre la inmigración. De la primera se encarga el Gobierno , en Cádiz con Teófila Martínez como presidenta de la Autoridad Portuaria. De la segunda la Unión Europea. Así que el alcalde no puede ofrecer el puerto de Cádiz aunque quisiera. En su misma carta incluye una contradicción: que vengan a Cádiz aunque se vayan porque aquí hay mucho paro. Es una forma casi de pedir perdón por tan loable como inútil iniciativa . Creo que el alcalde ha hecho aquello que su conciencia le pedía, no podía permanecer callado mientras cientos de personas permanecen a la espera de un puerto seguro en el Mediterráneo Central. Hace bien, eso le honra. Los palmeros respondieron entusiasmados como si la postura del alcalde fuera a resolver el problema . Los odiadores salieron en tromba contra el alcalde con los insultos de costumbre.

Unos cuantos ciudadanos, incluidos algunos concejales, han iniciado una campaña con lo de “En mi casa hay sitio”, necedad extraordinaria porque cualquier solución no pasa por alojar a dos migrantes en casa de cada cual sino establecer un mecanismo permanente de rescate y acogida en la Unión Europea que impida más muertes en el mar. Digo más: ¿dónde estaban todos los que ofrecen sus casas el año pasado? Entonces sí hubo un colapso en la provincia de Cádiz, con la Cruz Roja y Tierra de Todos desbordados, con pabellones de deportes como albergues ocasionales (entre otros, el de la Mirandilla) ¿no tenían hueco en su casa hace un año? Y una última cuestión: si Podemos hubiera aceptado la propuesta del PSOE para entrar en el Gobierno es probable que hace muchos días el caso del Open Arms se hubiera resuelto. También escribió Dante en la Divina Comedia “Lasciate ogni speranza”

Fernando Santiago

Qué bonito es el amor

Fernando Santiago Muñoz | 16 de agosto de 2019

Con Luis Castro

Fernando Santiago Muñoz | 16 de agosto de 2019

Willy Bárcenas en Chiclana

Fernando Santiago Muñoz | 16 de agosto de 2019

Playismo

Fernando Santiago Muñoz | 16 de agosto de 2019