Con la venia

Cuesta de las Calesas

Fernando Santiago Muñoz | 22 de octubre de 2020

Alameda

Fernando Santiago Muñoz | 22 de octubre de 2020

Calle Acacias

Fernando Santiago Muñoz | 22 de octubre de 2020

Realismo mágico. Por Fernando Santiago

Fernando Santiago Muñoz | 22 de octubre de 2020

Cuando Gabriel García Márquez terminó de escribir “Cien años de soledad” le entregó el manuscrito a su amigo Álvaro Mutis para que le diera su opinión. Días después el autor de Maqroll se lo devolvió junto con un ejemplar de “Pedro Páramo” de Juan Rulfo y le dijo “ahí tiene usted, para que aprenda”. “Cien años de soledad” quizás sea la más famosa obra de eso que llaman realismo mágico, que en realidad llevaba años escribiéndose en América con el nombre de lo real maravilloso por escritores como Alejo Carpentier, Miguel Ángel Asturias, Roa Bastos , Lezama Lima y el propio Rulfo, pero la fama se lo terminó llevando la generación del llamado “boom” latinoamericano. Viene esto a cuento porque el otro día, en un debate en Cajasol, la admirada Ana López Segovia vino a decir, según crónica de Tamara García, que Cádiz era un lugar del realismo mágico, en una charla con uno de Barbate y otro de Algodonales. Con todo el respeto para estas dos poblaciones de la provincia, alguien de La Viña tiene tanto que ver con cualquiera de esos pueblos como con uno de Lebrija , de Ronda o de Puente Genil, por decir algo. Cádiz, en ese aspecto, por haber sido una isla durante tanto tiempo, tiene unas peculiaridades  que no se dan en el medio rural andaluz. Desgraciadamente la ciudad cada vez es menos singular, cada día más adocenada, más pendiente de “La Isla de las Tentaciones” que de la literatura caribeña. Entre la televisión y los puentes sobre la Bahía la ciudad de Cádiz es menos original de lo que fue, aunque de vez en cuando salgan esa originalidad como la mujer que dijo “voy a poner la lavadora que va a saltar el levante” según se citó,  parece,  en el debate señalado, cosa diferente fue el tiempo de los cantaores, los embarcaos, los pimpis, los diteros, los montañeses, los gallegos y los yunqueranos, pero de aquel tiempo ya no queda nada, un vago recuerdo para nostálgicos. Dicho lo anterior irrumpe con fuerza el realismo mágico estos días con las calles pintadas de colorines y la gente en cola para pedir un certificado de empadronamiento. Menos mal que los invidentes (antiguamente llamados ciegos) o los daltónicos no usan carnet de conducir porque les sería imposible aparcar en Cádiz si tuvieran que ir mirando a la calzada para ver si está pintado de azul, naranja o verde. Aparte de los colores yo me hago un lío porque no sé muy bien la diferencia entre unos y otros. Los que fueron a por su papel al Ayuntamiento deben haberse enterado mejor  porque supongo que disponer del certificado en cuestión debe proporcionar alguna ventaja que  desconozco o no comprendo. Es una limitación mía, lo reconozco, pero eso sí, en lo concerniente a los colores  parecemos  Macondo o Comala .

Fernando Santiago

Sigue el debate

Fernando Santiago Muñoz | 22 de octubre de 2020

A las puertas de la gloria

Fernando Santiago Muñoz | 22 de octubre de 2020

Hace 26 años

Fernando Santiago Muñoz | 22 de octubre de 2020

500 años después

Fernando Santiago Muñoz | 22 de octubre de 2020

Mañana

Fernando Santiago Muñoz | 22 de octubre de 2020

Comercio, Eléctrica de Cádiz

Fernando Santiago Muñoz | 22 de octubre de 2020

Tal como éramos

Fernando Santiago Muñoz | 22 de octubre de 2020

La Caleta

Fernando Santiago Muñoz | 22 de octubre de 2020

Antes de que se cargaran el Parisien

Fernando Santiago Muñoz | 22 de octubre de 2020

Los de pura cepa

Fernando Santiago Muñoz | 22 de octubre de 2020

Cosecha

Fernando Santiago Muñoz | 22 de octubre de 2020

Tijeretazo

Fernando Santiago Muñoz | 21 de octubre de 2020

Habría que ver primero si todas las peluquerías que se concentraron en San Antonio pagan sus impuestos. Si cobran e ingresan el IVA, por citar uno. Luego hablamos de sí bajar del 21 al 10 el IVA supondría una mejora en su facturación. Sería pasar de 50 a 45 euros el precio del servicio, si es que lo repercuten. Como siempre, que paguen otros .

De qué se trata que me opongo. VOX. FSM

Fernando Santiago Muñoz | 21 de octubre de 2020

Ni que decir tiene que los tres millones de votantes que eligieron a Vox tienen todos los respetos, lo mismo que los otros tres millones que eligieron Podemos, a ERC , a Junts o a cualquier otro partido, quizás con la excepción de EH Bildu que todavía lleva adherida a la piel a ETA. Cosa diferente es que merezcan respeto los dirigentes de este partido. Santiago Abascal, toda su vida chupando del bote en el PP, ha visto la luz para seguir pillando y ahora se ha comprado un chalet con una hipoteca de 700 mil euros, no sé si les suena, los extremeños se tocan. Vox es un partido tan fuera de la Constitución que resulta llamativo que el PP gobierne con ellos en Madrid o Andalucía o que se plantean una tibia abstención en la moción de censura. Un partido machista, racista y franquista no merece como tal el menor de los respetos. Los dirigentes aprovechados tampoco, ni los que fomentan el odio al extranjero o quieren que vuelva el franquismo. Ese general Rosety ¿era tan contundente cuando quería ser general o se callaba sus opiniones acerca de Franco cuando estaba en activo? Tanto que han criticado los valores de la Constitución y ahora se valen de ella para su actividad política. Atentos a lo que ha pasado en Grecia con Amenecer Dorado.

Mil por el Carranza

Fernando Santiago Muñoz | 21 de octubre de 2020

Madera o PVC

Fernando Santiago Muñoz | 21 de octubre de 2020

Intruso

Fernando Santiago Muñoz | 21 de octubre de 2020