Brazos de madera

Fernando Santiago Muñoz | 23 de septiembre de 2011

Me tiro al suelo cuando escucho a los de IU hablar de las bases. Las sacrosantas bases. En Cádiz  ciudad son 15 o 20. Escucho a Cárdenas decir que no habrá un candidato predeterminado, que todos podrán votar lo que quieran y se me desencaja la mandíbula de tanto reír. En el PCE hay una metáfora maravillosa: los brazos de madera. Toda esa gente que vota lo que le dice la dirección, sea lo que sea. La indicación puede ser de manera explícita o a viva voz. Puede ser alguien que llega con la paquetera a dejar el Mundo Obrero, a recoger o soltar las planchas y las freidoras para la caseta de la feria. La consigna llega hasta el último rincón y la votación se realiza sin sorpresas.

Recuerdo cuando la dirección del PCE decidió que Jerónimo Andreu no siguiera siendo diputado después de ocho años en la Carrera de San Jerónimo. De repente llegaban las actas de los pueblos con muchos votos para Willy Meyer sin que nadie supiera por qué, si se le había dado la oportunidad a que las bases se expresaran de manera libre. Por supuesto Andreu fue convenientemente depurado y entronizado Meyer, último diputado de IU por la provincia (cosa que no creo que vaya a cambiar). Las bases habían hablado. Los famosos brazos de madera. La depuración es una añeja tradición comunista que se lleva practicando desde hace muchísimos años en el seno de tan glorioso movimiento.

Dijo también Cárdenas que la izquierda con mayúsculas tenía que volver al congreso. No sabía yo que la grafía tenía algo que ver, sobre todo porque mientras decía eso por detrás había un cartel con la web www.iucadiz.org. Así , en minúsculas. Dudo mucho que saquen ese diputado, sobre todo después de la reducción de 9 a 8 en el número de parlamentarios. Toda la pantomima de las bases no servirá para nada en un momento en que la política del gobierno socialista giró a la derecha.


Comentar


Nombre (Obligatorio)

Correo electrónico (Obligatorio)

Página web (Opcional)

El autor, en este espacio, se limita a recoger la opinión y contenidos de los lectores, por lo que no se hace responsable de los mismos. Si encuentra algún texto ofensivo, erróneo o alguna opinión que no sea respetuosa, le rogamos que nos lo haga saber