Eso que llaman recta final

Fernando Santiago Muñoz | 22 de marzo de 2012

 

Quedan dos días de campaña. Parece que llevamos dos años y por si fuera poco tenemos que soportar las simplezas de la mayoría de los políticos, las vanidades y las ambiciones de muchos y las ideas de muy pocos. Años pidiendo una campaña andaluza separada de las generales y cuando llega terminamos hablando de la reforma laboral o de Matas. Los partidos son una máquina cada vez más cerrada y misteriosa, con su lógica interna. Estructuras cerradas basadas en redes clientelares. Todos los partidos sin excepción, los clásicos y los modernos, los conservadores y los revolucionarios, los nacionalistas y los internacionalistas. Todos se han convertido en máquinas cerradas sin interés para la mayoría de los ciudadanos que, no obstante, no tienen otra forma de participar en política que a través de ellos. Ahí queda el desahogo.

Ayer el PSOE trajo a Valeriano Gómez. Me resulta incomprensible que se quieran ganar votos con el último ministro de Trabajo del Partido Socialista, que además es un hombre bastante aburrido. Me malicio yo que el PP sonreiría  ayer al saberlo. Obedecerá a algún extraño circunloquio interno que al resto de los mortales se nos escapa.

Otra cosa que me hace mucha gracia son las graditas tras el orador. Se elige a gente joven y escamondá, para dar una imagen del partido como algo nuevo y fresco. A veces a IU se le cuela una pureta con un mechón colorao o un bizco.

Etiquetas: , , ,


Comentar


Nombre (Obligatorio)

Correo electrónico (Obligatorio)

Página web (Opcional)

El autor, en este espacio, se limita a recoger la opinión y contenidos de los lectores, por lo que no se hace responsable de los mismos. Si encuentra algún texto ofensivo, erróneo o alguna opinión que no sea respetuosa, le rogamos que nos lo haga saber