Sorprendido, como todos

Fernando Santiago Muñoz | 26 de marzo de 2012

@scatt3brain  dejó escrito en su twitter que el PSOE había conseguido dejar blanco a Javier Arenas. La sorpresa, creo, fue para todos. Para mí el primero. Eran todavía las 9 de la noche cuando en Canal Sur Radio Joaquín Durán daba los resultados del escrutinio de las 100 primeras papeletas hecho por Ipsos Consulting que no le daba la mayoría al PP y yo aún pensaba que al final de la noche el PP lo iba a conseguir, eso por no citar el escaso crédito que me merecen las encuestas a pie de urna. No sé cómo fue la cosa pero es evidente que ha habido mucho voto socialista que no se declaró en las encuestas, mucha gente que a última hora decidió votar a la izquierda o que lo había ocultado. Y que el PP se ha equivocado en su campaña basada en el escándalo de los EREs. También me parece obvio que Javier Arenas cometió un error garrafal al no ir a los debates electorales. Pensar que las elecciones las iba a ganar a base de no hacer ruido y no levantar mucha emotividad le ha salido mal. Imagino que en parte por desmovilización de los suyos, en parte por reacción a las primeras medidas del Gobierno de Rajoy, en parte por temor a más recortes o por alguna otra causa, Arenas ha perdido por cuarta vez.

Creo que Javier Arenas se irá, tarde o temprano, a otro lugar. Su partido ha ganado, es incuestionable, pero ha perdido 200 mil votos, lo que no es poco. Incluso ha perdido con respecto a las generales. La baja participación , al final, no ha beneficiado al PP, como siempre se ha dicho. Curioso que Teófila Martínez estuviera en el balcón de San Fernando que, a la postre, no va a tener el glamour del de Génova. Como él mismo dijo, no sirve de nada ganar si no se gobierna. Mis pronósticos eran que el PP iba a ganar con mucho la mayoría absoluta. El PP no creo que vuelva a poner a Arenas de cartel electoral por quinta vez.

Griñán tendrá que reflexionar también. Ha perdido 700 mil votos. El ascenso de IU y el previsible acuerdo con Valderas no le debe ocultar el zurriagazo electoral. No sé si él y su reducido equipo de confianza serán capaces de analizar con frialdad el resultado. El poder desgasta al que no lo tiene, desde luego. De eso sabía Andreotti. Pero tenerlo a cualquier precio no sé si será oportuno, si no se toman las medidas pertinentes.

Sin duda alguna los principales ganadores de la noche están en IU, que han tenido un resultado superior al esperado. Menor del que tuvieron Anguita o Rejón, pero mejor del vaticinado. Ahora tendrá que gestionar la papeleta. Para empezar la majadería esa de “la consulta a las bases”, un escollo no menor  aunque en IU siempre han funcionado los brazos de madera. Si deciden, como han anunciado en la campaña, pactar con el PSOE y descartar la vía extremeña (nunca se sabe) tienen tres posibilidades: pacto de legislatura apoyando al PSOE desde fuera, pacto de gobierno y apoyos puntuales en la investidura y los presupuestos. En la medida en la que sepan gestionar este resultado podrán afianzarse o volver a caer. Si vuelven a la época de la pinza, el camino será otra vez al hoyo. Y si se ponen maximalistas a la hora de negociar, lo harán imposible. Mi humilde opinión es que deberían entrar en el gobierno y demostrar si hay otra política económica, si se puede gestionar lo púlbico de otra manera. Para empezar el corsé impuesto por la Unión Europea y el Gobierno de España va a permitir pocos márgenes de maniobra. Si hacen como en el Ayuntamiento de Sevilla y cada mañana algún extravagante dirigente de IU da una sorpresa, el resultado de un gobierno de coalición será efímero.

Creo que el resultado del PA les debe llevar a disolver el partido y convertirse en un centro cultural, una especie de Sociedad de Amigos del País.

Para CCOO y UGT es un buen resultado de cara a la huelga del día 29. Quizás la reforma laboral ha influido más de lo que parece.

 


Comentar


Nombre (Obligatorio)

Correo electrónico (Obligatorio)

Página web (Opcional)

El autor, en este espacio, se limita a recoger la opinión y contenidos de los lectores, por lo que no se hace responsable de los mismos. Si encuentra algún texto ofensivo, erróneo o alguna opinión que no sea respetuosa, le rogamos que nos lo haga saber