Con la venia » Archivo » El sentido del voto

El sentido del voto

Fernando Santiago Muñoz | 6 de abril de 2012

En unas elecciones se compite, por este orden, contra los enemigos del mismo partido, contra los adversarios de los otros partidos y contra las expectativas. Al calor de estos tres elementos hay que valorar el resultado del pasado día 25. La cara de derrota del presidente del partido que ganó y la cara de euforia del secretario general del partido que perdió debe verse a la luz de las expectativas. El PP ya había distribuido cargos, había pensado en la sustitución de algún alcalde al que se le iba a compensar con un cargo en la Junta (sí, sí, lo mismo que hace el PSOE), habían hecho las listas pensando en la victoria y se había vendido así en toda España y en el propio PP. Por este motivo la reacción airada y faltona de muchos seguidores del PP, de manera especial algunas tertulias y unos cuantos fanáticos. También sobre las expectativas debe entenderse la cara de felicidad de Griñán y los dirigentes socialistas, que no se esperaban un resultado así. Incluso el aplauso obsequioso en la Ejecutiva Regional tiene que entenderse de esa misma manera. En cambio, las palabras elogiosas de uno de los principales antagonistas internos de Griñán, el secretario provincial de Cádiz (Sánchez le ninguneó Griñán), tiene que entenderse sobre el primer criterio: si el secretario general del PSOE de Andalucía hubiera perdido el poder, Paco Cabaña se hubiera lanzado a su yugular. Como ha ganado, hay que intentar salvar el reparto de poder en la provincia de Cádiz, ya que se antoja imposible acabar con él.

Me resulta igual de llamativo que haya gente capaz de analizar el comportamiento del pueblo andaluz como si hubiera actuado todo el mundo en el mismo sentido: el pueblo andaluz ha vota cambio, el pueblo andaluz ha votado izquierdas. Yo creo que nada de eso es verdad. La gente ha votado cada una en función de diferentes criterios. Es obvio que el PP y Javier Arenas no han sabido movilizar a sus votantes, a la vez que es posible que algunos ciudadanos que votaron PP en noviembre ahora se hayan asustado ante la inminencia de los recortes. Puede también que muchos andaluces no vean importantes estas elecciones (12 puntos menos de participación) de manera especial los muy de derechas a los que la autonomía nunca les ha convencido. De la misma manera puede que la movilización sindical, lanzada hacia la huelga general de cuatro días después, haya conseguido movilizar algún voto, sobre todo hacia IU. El asunto es que el PSOE perdió cerca de 700 mil votos y el PP 400 mil. En términos aritméticos solo gana IU. La izquierda, ahora, tendrá que demostrar si es capaz de ponerse de acuerdo y de gobernar de otra manera. IU deberá mostrar si puede convertir en algo útil el aumento de votos y dejar las grandes proclamas para bajar a los detalles. Los socialistas tienen la oportunidad de demostrar que van a cambiar, que muchos andaluces están hartos de los EREs, de la red clientelar, de tantos años apoltronados y de tanto paro.

Diario de Cádiz


Comentar


Nombre (Obligatorio)

Correo electrónico (Obligatorio)

Página web (Opcional)

El autor, en este espacio, se limita a recoger la opinión y contenidos de los lectores, por lo que no se hace responsable de los mismos. Si encuentra algún texto ofensivo, erróneo o alguna opinión que no sea respetuosa, le rogamos que nos lo haga saber