Imputados

Fernando Santiago Muñoz | 28 de febrero de 2013

Para los partidos políticos sus compañeros imputados no tienen importancia pero los imputados del partido adversario tienen que dimitir con urgencia. Para los compañeros se aplica una vara de medir diferente que para el adversario. Creo que ahora se le va a cambiar el nombre y va a pasar a llamarse encausado pero el fondo de la cuestión es el mismo: un juez ve indicios delictivos en la actuación de una persona y le imputa un delito para que pueda usar los mejores medios de defensa de que pueda disponer. Entre otros, no hay que olvidarlo, el de mentir. Un imputado tiene el derecho constitucional a mentir. Eso es incompatible con la ejemplaridad que se le debe exigir a un gobernante. Vale lo mismo para María José Valencia que para Rosa Mellado o Miguel Osuna. Tengo en alta consideración a Fernando López Gil pero sus manifestaciones en el Diario de Cádiz de hoy me parecen muy desafortunadas. Si Rosa Mellado está imputada no puede seguir ocupando un puesto político de designación. Debe ser cesada y esperar a la actuación de la justicia. Ya que se va a reformar el Código Penal y los partidos no son capaces de actuar de manera ejemplar cuando se trata de sus compañeros de filas, debería incluirse para un político la consecuencia natural del cese temporal en sus funciones.

Etiquetas:


Comentar


Nombre (Obligatorio)

Correo electrónico (Obligatorio)

Página web (Opcional)

El autor, en este espacio, se limita a recoger la opinión y contenidos de los lectores, por lo que no se hace responsable de los mismos. Si encuentra algún texto ofensivo, erróneo o alguna opinión que no sea respetuosa, le rogamos que nos lo haga saber