Con la venia » Archivo » La dimisión de Irene García

La dimisión de Irene García

Fernando Santiago Muñoz | 12 de septiembre de 2013

Hay dos cuestiones fundamentales: no se puede estar en todos lados y el PSOE no sabe hacer oposición. Irene había concentrado una cantidad extraordinaria de poder que no podía atender. Tampoco fue capaz de hacerlo bien Paco Cabaña, pero entonces todo era más fácil para el PSOE. Ante la falta de tiempo ha optado por los puestos de mayor responsabilidad. Me parece un fraude: si alguien se presenta para estar cuatro años en un puesto, debe cumplir su compromiso. Si no lo hace hay que destacar el fraude que supone para los ciudadanos. Si no iba a ser capaz de llevar adelante tanto cargo que no hubiese aceptado. Es así de sencillo. Y de los tres cargos solo uno es de elección popular, el de alcaldesa. Bien es cierto que Irene García recuperó la alcaldía para su partido pero no ha sido capaz de alcanzar nunca la mayoría absoluta, lo que precisa de mucha mayor dedicación.

Como dice Paco Zambrano , el candidato a secretario provincial del sector griñanista en la provincia era Chiqui Jiménez Barrios. El preferido de Juan Cornejo, Pepe Blanco y Susana Díaz. Pero Griñán impuso a Irene García y se adoptó la decisión salomónica de colocar a Chiqui en la presidencia. Transcurrido el tiempo desconozco si Irene se afianzó en el control de la organización aunque me malicio que Juan Cornejo y Pepe Blanco siguieron siendo los que de verdad manejaban la barca e Irene la que ponía la sonrisa. Por si fuera poco Chiqui Jiménez Barrios tenía mucha mejor entrada en las conferencias de prensa. Irene García no conseguía colocar titular, situar buenas frases en informativos de radio y televisión. Es una habilidad que sí tuvo Paco Cabaña en sus habituales charlas de los lunes pero que Irene no ha conseguido jamás. Y por si fuera poco Chiqui Jiménez Barrios obtenía muchos mejores resultados que la secretaria provincial. Hay gente con talento para las frases y para las conferencias de prensa e Irene no lo tiene. Es así de sencillo. No basta con insistir. Por otra parte la persona elegida por el griñanismo como responsable de organización, Isabel Armario, no tiene el peso y la fuerza en el partido que tuvo en ese puesto Juan Cornejo, por poner un ejemplo.

Por si fuera poco el ni el PSOE ni Irene saben hacer oposición, como se ha demostrado en la Diputación, con  los abandonos precipitados de los plenos y otras actuaciones que no han conseguido calar en la opinión pública. El PSOE por regla general no sabe hacer oposición en ningún lugar donde los ciudadanos le han situado en tal lugar. Sea el Parlamento de la nación o un ayuntamiento. Les da el ataque del sentido institucional o buscan refugio en alguna institución donde gobiernen. Ya se sabe que los caballos de paseo no sirven para la guerra. En el grupo socialista de la Diputación el griñanismo hizo dos movimientos consecutivos y contradictorios: dos meses antes de que se guera echaron a Paco Cabaña y semanas después echaron al que habían puesto para sustituir a Cabaña como portavoz, José María Román. Todo un rosario de despropósitos que no han sabido arreglar con una buena labor de oposición.


Comentar


Nombre (Obligatorio)

Correo electrónico (Obligatorio)

Página web (Opcional)

El autor, en este espacio, se limita a recoger la opinión y contenidos de los lectores, por lo que no se hace responsable de los mismos. Si encuentra algún texto ofensivo, erróneo o alguna opinión que no sea respetuosa, le rogamos que nos lo haga saber