Con la venia » Archivo » Devoción gregoriana. Por Enric González

Devoción gregoriana. Por Enric González

Fernando Santiago Muñoz | 3 de enero de 2014

ES CURIOSA la devoción por el calendario. El martes fue 31 de diciembre y el miércoles, 1 de enero, lo que significa que pasamos de un año a otro. La gente lo celebra, se felicita, hace propósitos de mejora. Gran parte de la humanidad rinde homenaje a la creación de Gregorio XIII, que en 1582 decidió saltar del 4 al 15 de octubre para que la Pascua (que según el Concilio de Nicea y por razones realmente abstrusas debía celebrarse el domingo siguiente al plenilunio posterior al equinoccio de primavera en el hemisferio norte) dejara de retrasarse como hacía con el calendario anterior, el juliano, instituido por Julio César. También nos fascina el sistema métrico decimal, otro invento tan arbitrario como el día y el mes gregorianos y el año cristiano, el 2014 de una serie que no empieza con el nacimiento de Jesús de Nazaret sino, por error, unos cinco o seis años después.

Los números redondos del sistema métrico decimal, los que acaban con un cero o con varios, nos resultan al parecer muy sugerentes. Y eso nos conduce a las efemérides, de las que 2014 viene bastante bien surtido. En Europa se conmemorará el centenario de la Primera Guerra Mundial, una matanza colosal, el inicio del largo suicidio (1914-1945) de un continente que entonces era aún hegemónico. A la Gran Guerra se llegó sin querer, por despiste, por cálculos equivocados, por escuchar a los militares, por la fiebre del nacionalismo; la destrucción de dos imperios, el relativamente benigno austrohúngaro y el calamitoso otomano, podría haber ocurrido de forma menos cruenta. Ya que nos gustan los aniversarios, conviene que recordemos que este en concreto basta para justificar la Unión Europea, pese a todos sus inconvenientes, que son muchos, y pese al conflicto económico que se libra en su interior. Cualquier cosa es mejor que una guerra.

En España, sin embargo, dominarán otras dos efemérides que nos retratan. El 11 de marzo se cumplirán diez años de los atentados a los ferrocarriles, con varias asociaciones de víctimas enfrentadas entre sí durante una década, medios de comunicación (este mismo, por ejemplo) que consideran una farsa la investigación policial, el juicio y la sentencia, y no pocos ciudadanos convencidos de que los atentados y las protestas de los días siguientes equivalieron casi a un golpe de Estado contra el Partido Popular. El 11 de septiembre hará 300 años de la caída de Barcelona ante las tropas borbónicas, y no hace falta extenderse sobre lo que viene ocurriendo en torno a esa efemérides. Cambian los años. Nosotros, no.

Etiquetas:


Comentar


Nombre (Obligatorio)

Correo electrónico (Obligatorio)

Página web (Opcional)

El autor, en este espacio, se limita a recoger la opinión y contenidos de los lectores, por lo que no se hace responsable de los mismos. Si encuentra algún texto ofensivo, erróneo o alguna opinión que no sea respetuosa, le rogamos que nos lo haga saber