Otra más del Obispado

Fernando Santiago Muñoz | 2 de junio de 2018

Buenas tardes, me pongo en contacto con ustedes por la situación que he sufrido y estoy sufriendo durante este último año. Soy Lola Macías Recuerdo, hasta el 5 de julio del pasado año bibliotecaria del seminario San Bartolomé de Cádiz.

Aquel día me despidieron sin avisar alegando que ya no hacía falta nadie en el seminario porque mis labores las desempeñaría la jefatura de estudios y por motivos económicos me argumentaban . Mi sueldo era de 333€ . Yo no daba crédito que después de 17 años, 5 de los cuales no me dieron de alta en la seguridad social, me dijeran que iba a la calle. Un dinero que necesitaba para mi casa, poco, pero muy necesario para mi familia. Mi trabajo era completamente vocacional y me encantaba. Siempre bajo la promesa que tal como pudieran me subirían de horas y podría cobrar más.
Eso nunca llegó, al contrario, me despidieron después de tantos años. Después de todo esto denuncié mi caso: yo quería que me readmitiesen o que me indemnizaran porque no era justo habiendo muchísimo trabajo en el seminario (tres bibliotecas y usuarios entre seminaristas, profesores e investigadores). Gané el juicio y conseguí que mi despido fuera improcedente aunque perdí mis años de antigüedad sin estar dada de alta. Ocultaron cosas durante el juicio, incluso mintieron. Fue tan triste ver a un sacerdote mentir y a la compañera…
Y esperando la deseada admisión o indemnización (menos de 4000€) llegó lo que no esperaba: han recurrido. Recurren por esta miseria, he llorado porque por tan poco dinero me hacen ir de nuevo a juicio y encima esperar un año. Cómo puede ser posible que en la diócesis de Cádiz, nuestro obispo permita que una familia sufra de este modo por tan poco dinero y los traten así.
A quien corresponda quiero decirle que lo haga público, no podemos perdonar ni dejar pasar estas situaciones, y el domingo saldrá en el corpus como si nada. Para terminar quiero que sepan que yo ejercí mi trabajo con mucha discreción y generosidad a la Iglesia. Nuestro obispo ni me conoce para que ustedes sepan hasta dónde llegaba mi discreción.
Nunca tuvieron una queja de mí. Y a todos los usuarios de la biblioteca los trate con mucho mimo y profesionalidad. Hoy estoy destrozada. No me lo merezco. Para más información ruego me llamen y hagan público esta situación tan injusta. Que se sepa lo que hacen en mi diócesis con una de las que eran sus trabajadoras.

Muchísimas gracias.

Lola Macías Recuerdo

  • Javi F

    Lola es una buena bibliotecaria y mejor persona. He tenido el gusto de trabajar con ella y nunca perdía la sonrisa. Y su despido me parece absolutamente injusto y fuera de lo que debe ser la Iglesia.

  • Jesus

    El Catecismo aprobado en el Concilio de Trento (1545 – 1564) establecía que uno de los cuatro pecados más abyectos que podían cometerse era no pagar al obrero lo que le correspondía por su trabajo.

  • Joselete

    ¡Qué duro tiene que ser oír cómo miente un sacerdote en un juicio! Imagínese lo que puede hacer fuera de ese contexto.
    Ánimo y recuerde aquello de que la verdad le hará libre. Defiéndala.

  • ojú

    Lola lo siento, pero está claro la improcedencia del mismo, así que tranquila ganarás.
    Valiente obispito este … y el local del Madueño cerrao .

  • Juan Luis Torrejón Vargas

    Animo Lola. No te preocupes y no tengas miedo. La justicia pondrá las cosas en su lugar. En la Iglesia prevalece lo que dice un cura o un obispo, pero en el juzgado no. Una Iglesia formada sobre todo por laicos pero donde los que deciden son la jerarquía. Los seglares somos voluntarios o trabajadores. Y cuando hay un mal jefe a los trabajadores se les despide y punto. ¿A que a los curas casi nunca los despiden? Muy grave tiene que ser.
    A ti no te conozco, pero tus palabras suenan a Verdad. Y al obispo si lo conozco y a ese solo le importa el dinero. El dinero para el obispo es lo primero. No le importa si tiene que echar a los trabajadores. cambiar a unas monjas que llevan 50 años en un colegio, destituir a quien sea de los puestos de la iglesia o desahuciar a una familia, Pero tú sigue adelante con la Verdad, aunque tarde años, aunque la Iglesia siga hipócrita paseando al obispo en los días del corpus por las calles de Cádiz, tapándolo y encubriéndolo y diciéndote que te calles y que lo perdones porque es el obispo. Tú ni tienes que callar, ni tienes que perdonar. Cuando pase el tiempo, y seguro que ya te queda, tendrás la gran satisfacción de haber hecho lo que tenías que hacer, en medio de la hipocresía.
    Juan Luis Torrejon Vargas.
    Exdirector diocesano de Caritas

  • Antonio

    Hay quien sigue rezando “por las intenciones del sr. obispo”. Ejemplo de caridad cristiana este personaje, por los…

  • jesus garcia

    Mucho ánimo Lola, tu eres una víctima de las muchas que este obispo está dejando en el paro, con el sufrimiento y el dolor que ello conlleva. Tu y los otras personas despedidas del obispado y de Cáritas sois sangre de Cristo derramada por los que dirigen ambos estamentos.
    No les importan el dolor y el sufrimiento de todas esas familias que dejan en el paro, en la miseria, algunos con una edad, muy difícil que encuentren un nuevo trabajo.
    Pero no les importa nada e absoluto. Este Corpus el obispo escribe una carta, con un cinismo, humillando mas a las víctimas y se queda tan campante.
    Obispo Zornoza, ¿porque eres tan mala persona y haces tanto daño a los trabajadores y trabajadoras?
    Un abrazo enorme Lola y todo nuestro apoyo. La Verdad tiene que salir a la *Luz*

  • carabreca

    Con ese sueldazo que tenías, a él le daba para una botella de un buen rioja. La vida de un obispo es muy sacrificada.

  • Iluminado

    Bienvenidos al siglo XVIII.
    “Lo bueno y lo cristiano”

  • Arlequín

    Me han dicho que en esta iglesia se miente!
    Qué escándalo!


Comentar


Nombre (Obligatorio)

Correo electrónico (Obligatorio)

Página web (Opcional)

El autor, en este espacio, se limita a recoger la opinión y contenidos de los lectores, por lo que no se hace responsable de los mismos. Si encuentra algún texto ofensivo, erróneo o alguna opinión que no sea respetuosa, le rogamos que nos lo haga saber