Reivindicación del sieso. Por Fernando Santiago

Fernando Santiago Muñoz | 14 de septiembre de 2018

Observo con preocupación cómo se extiende la falsa idea del gaditano gracioso. El martes mismo lo decía Fernando Colomo, director de cine, que rueda estos días en Cádiz una película mezcla de comedia e intriga que ellos llaman narcochirigota (ya se sabe que detrás del prefijo narco cabe cualquier cosa). Para el conocido director madrileño en Cádiz hay muchos graciosos, te montas en un taxi y te cuentan un chiste.  A mí nunca me ha pasado, Colomo ha debido tener más suerte . Tan cansado está él de que le atribuyan la paternidad de la comedia madrileña como yo de que se promueva la idea del gracioso de Cádiz por lo que sería menester que se parase un poco a pensar y se saliera  del tópico. Ni él forjó la comedia madrileña ni Cádiz está llena de graciosos. El día en el que un madrileño venga a Cádiz a buscar siesos o haga una película sobre malages seguro que se llevaba, cuanto menos, un Goya. Se trata de pensar un poco, de salirse del carril, de buscar detrás de los tópicos, de no dejarse arrastrar por las apariencias. El  actor y el guionista  de la película  inciden en la idea del descaro y poca vergüenza del gaditano. No sé con cuántos gaditanos se han relacionado  pero en general creo que la mayoría de los vecinos (y vecinas, que diría el alcalde, que según dicen  es muy gracioso) somos de natural malage, algunos siesos e incluso los hay que alcanzan la excelencia del sieso manío, etiqueta reservada para el sieso cinco estrellas, el verdadero ejemplo del gaditano cabal, aquel  que no se cree nada, que alcanza el grado 33 del escepticismo, que nunca ha pisado las tablas del Falla ni ha cargado ningún paso, que no vio jugar a Mágico, no se tiró por el Puente Canal, no jugó en la plaza Mina con pelotas de trapo, no sabe contar chistes y no se cree la pamplina esa del rayo verde de La Caleta.   Ese es el verdadero gaditano con el poso de sabiduría que dan los siglos, con la mira cínica para todos los que quieren epatar al mundo con un chiste o un juego de palabras. Ahí está la esencia de Cádiz: ni en los erizos caleteros, que se cogen en Tarifa, ni en las tortillas de camarones que inventaron en la Venta de Vargas ni en las sirenas de los barcos. El verdadero age de Cádiz es el de aquel que tiene criterio propio y no se deja deslumbrar por el madrileño  que viene a confirmar sus sospechas . Igual atenerse a la verdad  no vende ni una escoba, tiene menos audiencia que un documental de Alcances.  Que no nos vendan la moto de venir a decirnos cómo somos.  Siesos de Cádiz, uníos.

Fernando Santiago

  • D de la C

    Qué arte hay en Cádiz y qué gracioso es este Fernando Santiago.

  • Fernando Santiago Muñoz

    D de la C: no me toques los cojones. Dijo San Agustín de Hipona: no se puede tirar por tierra una vida de castidad por un momento de pecado

  • Carlos

    Siempre he dicho y mantengo que, el gaditano es malage. El nacido aquí, no todos por supuesto, es además de malage, falso . Es cierto que tiene ingenio y golpes graciosos, pero es malage e intrínsecamente con una chispa de ingenio. Otra cosa, mucho peor, es el gracioso que, a ese ya no hay por donde cogerlo. La gracia de este otro es mas proxima a Hispalis que a Gades. La verdadera gracia gaditana no es facil de encontrar, pero estaba mas cerca de el cojo Peroche que de Pericón. El gaditano gracioso tiene, en su seriedad, “un golpe” de verdaero ingenio y gracia; no es un cuentachiste ni un chirigotero. La gracia gaditana está en Reguera cuando al cruzarse con un tio que lleva una puerta sobre el hombre le dice: “No hay olas”. Ese es el detalle, la gracia malage del gaditano. Después de eso no le pidas a Antonio que te cuente un chiste, te haga reir o que escriba una chirigota. Luego es verdad que, en este caso, el artista sabe sacarle jugo a sus “salidas autenticas” y hace humor con ellas. Yo he conocido a algún gaditano con gracia y muchisimos graciosos sin sustancia. Luego están los siesos maníos, entre los que me encuentro.

  • JMV

    Cierto, en Cádiz hay muchos y bonitos siesos….sólo hay que pasear por la playa para verlos y recrearse.

  • Joselete

    A mi lo que no me cuadra es que, en Cádiz, vayan de la mano el paro y la gracia. Cuanto más sube uno, más se eleva el otro. Ni Cádiz es Selu ni Fernando, entre ambos sería lo justo.

  • GaÑaÑa CáDiZ

    Los más siesos de Cádiz son los camareros, aunque con algunas excepciones.

  • Una ciudadana

    Si, en la Venta de Vargasu hace algunos años, probé las papas aliña se y las tortillas de camaronesu, por cierto buenisimas.
    A lado mía había varios señores conocidos de Cádiz, hablando del queso Payoyo, que no era muy conocido.
    Desde entonces ya los veía en los mercados:):) :)

  • Una ciudadana

    Quise escribir camarones :)

  • gadita

    Por fin alguien nos reconoce como gaditanos de pro. Yo practico el siesismo y no me avergüenzo de ello, soy el que llama a la policía si se ponen abajo de mi casa con un bafle de esos de feria a escuchar regetón, le grita al niño que deje de dar balonazos al lado mío y se los de a sus progenitores, y aunque no se ha dado el caso (por ahora) no dudaría en denunciar al bar cuya terraza impidiera el acceso a mi vivienda, por poner un ejemplo. Aunque no lo quieran reconocer la sociedad avanza gracias al siesismo.

  • propongo

    Fernando ya estas tardando en liderar una plataforma pro-siesos y una marea color pendón de Cádiz. Yo te apoyo

  • Uantuzri

    La marea tiene que ser de ese color?

  • Andres Sutil

    Fernando, te acabas de pasar el juego con el artículo.

  • Carlos

    La marea lo que tiene que tener son buenas gambas.

  • Peter Kas

    :)

  • Agua tapá

    Fernando mire usté, totalmente de acuerdo. El blog es un buen reflejo del artículo expuesto.

  • Agua tapá

    Carlos mire usté, casi de acuerdo con su exposición. Los chirigoteros representan una obra ( carnavalesca) con mayor o menor gracia. En la vida real cotidiana hay chirigoteros con ánge, malage, sieso y sieso manio.Igualmente en los autores: Juan Carlos tiene grandes Chirigotas y personalmente tiene la gracia dnde las avispas

  • Un tal Iván

    No me extrañaría nada que algún avispado montara una Asociación de Siesos Gaditanos, para pillar una subvención de la Junta. Ahí dejo la idea…


Comentar


Nombre (Obligatorio)

Correo electrónico (Obligatorio)

Página web (Opcional)

El autor, en este espacio, se limita a recoger la opinión y contenidos de los lectores, por lo que no se hace responsable de los mismos. Si encuentra algún texto ofensivo, erróneo o alguna opinión que no sea respetuosa, le rogamos que nos lo haga saber