Feísimo en el Rectorado

Fernando Santiago Muñoz | 12 de octubre de 2018

  • Diego Gadir

    A VECES, TERMINO DE PINTAR CON UN DOLOR DE CABEZA DEL BADAJO
    Y CON LA VISIÓN TOTALMENTE NUBLADA, COMO SI FUESE EN UNA ZODIAC RAJANDO EL LEVANTE Y SE ME METIERA POR LOS OJOS UN NUBARRÓN INMENSO DE ESOS QUE PARECEN TENER LA YUGULAR REVENTONA Y CÁRDENA. ME VENGO A TRISTE TRATANDO DE IMAGINAR QUÉ SENTIRÁN ESOS HERMANOS NUESTROS AFRICANOS CUANDO RAJAN CON SU ILUSIÓN LAS CARNES DEL ESTRECHO ANTES DE ZOZOBRAR. Y ME VIENE A LA MEMORIA EL SOBERBIO POEMA DE FERNANDO QUIÑONES TITULADO NO COMO AYER, DE LAS CRÓNICAS DEL YEMEN, CON AQUEL VERSO DEMOLEDOR: “POR ESE ESTRECHO, NOCHE A NOCHE, / BARCAZAS DE LA SUERTE Y DE LA MUERTE…”
    NO RECUPERO AÚN MI NORMALIDAD VISUAL, NI LA DEL ALMA. POR ESTA CAUSA ESCRIBO EN MAYÚSCULA PERMANENTE, COMO EL ENLACE, PUES TENGO MENOS “VISTA” QUE CUANDO SE ESTÁ A PUNTO DE LLEGAR A LO MÁS ALTO DEL PUENTE NUEVO DE CÁDIZ. TENGO AÚN QUÉ HACER A ESTA HORA, PERO ME DOY UNA VUELTECITA ANTES DE CENAR POR ESTA “PLAZUELA DE SANTIAGO” Y ME ENCUENTRO CON ESA RAREZA DE ENTRADA BAJO EL EPÍGRAFE “FEÍSIMO EN EL RECTORADO”. ES RARO TODO: EL EPÍGRAFE, LA FOTO Y LA SOLEDAD EN LA SALITA DE COMENTADORES. ESTA PÁGINA ESTÁ MÁS VACÍA QUE VARGAS PONCE UN VIERNES SANTO -RAZONO, NO SIN ESCALOFRÍOS… ES COMO SI FUESE A PASAR ALGO GRANDE, MUY GRANDE DE UN MOMENTO A OTRO, COMO ANTES DE CANTARLE MI PADRE AL NAZARENO SU SAETA. Y LO MÁS RARO ES QUE NO VEO NADA ESPECIALMENTE FEO EN LA FOTO, AUNQUE LA FOTO SEA UN HORROR,TÉCNICAMENTE HABLANDO. SERÁ QUE ESTOY MUY MAL ACOSTUMBRADO POR MIS GRANDES AMIGOS FOTÓGRAFOS: LOLA GUTIÉRREZ, PEPE TAMAYO, HUMBERTO YBARRA, JESÚS GARCÍA HINCHADO, KOEN SNAUWAERT…
    EN LA FOTO SE VE COMO UNA CASAPUERTA EN EL RECTORADO DE LA UNIVERSIDAD GADITANA, POR DONDE ANDA EL RETRATO DE ROSA TITULADO OCTUBRE. SE VE COMO SI HUBIESEN COLOCADO UNA ALFOMBRA DE MÁRMOL DE AMBULATORIO SOBRE UN SUELO DEL FORO ROMANO. MÁS QUE FEÍSIMO ES RARÍSIMO, EN SUS ACEPCIONES DE INSÓLITO Y NOTORIO (EL PARCHE NO CUELA). LO PEOR ES CUANDO LA SUSODICHA ALFOMBRA DE MÁRMOL DE AMBULATORIO, COLINDANTE CON EL UMBRAL DE LA PUERTA, CHOCA PATÉTICAMENTE CON LA TARIMA FLOTANTE, QUE, A BUEN SEGURO, ESTÁ MÁS A FLOTE QUE MI CABEZA ESTA NOCHE, QUE MI CORAZÓN DESPUÉS DE HABER LEÍDO LOS VERSOS DEL EGREGIO POETA DE LAS CRÓNICAS DEL YEMEN ¡QUÉ SOLITO ESTOY, MADRE! ¡QUE ENTRE ALGUIEN, JODER!

  • Gala

    Me voy a tener que poner las gafas de sol, porque las letras deslumbran, se juntan por arriba y por abajo y por todos lados, son como una alfombra de mármol que resbalan y no se dejan leer.

  • gadita

    Don Diego pásese al café descafeinado.

  • Diego

    Esperemos que recupere pronto su normalidad visual, del alma… y su normalidad en general, amigo Diego Gadir, aunque si viene así de fábrica no va a ser sencillo.


Comentar


Nombre (Obligatorio)

Correo electrónico (Obligatorio)

Página web (Opcional)

El autor, en este espacio, se limita a recoger la opinión y contenidos de los lectores, por lo que no se hace responsable de los mismos. Si encuentra algún texto ofensivo, erróneo o alguna opinión que no sea respetuosa, le rogamos que nos lo haga saber