Campañas gaditanas. Por Fernando Santiago

Fernando Santiago Muñoz | 19 de mayo de 2019

Una mala campaña te quita votos, como ejemplo la que ha hecho Pablo Casado de extrema derecha. Una buena campaña te puede dar votos: Pablo Iglesias se recuperó algo tras un buen debate. En general hace falta una buena lista con gente solvente que aporte a la candidatura, un buen programa que ofrezca propuestas ilusionantes y realizables, y una campaña que despierte ilusión entre la ciudadanía. Con esos ingredientes se consiguen mejorar las expectativas, si fallan los tres es que algo va mal. En general los partidos en Cádiz han hecho las listas llenas de amigos y de leales. Ninguna candidatura se ha hecho pensando en integrar gente capaz o referentes sociales, con todas las excepciones que ustedes quieran. Amigos del candidato, gente que ha perreado al que tiene el poder en el partido, algunos que quieren vivir de la política. Esa es la norma, listas hechas para mirarse el ombligo. Ninguno de los programas, que yo haya visto, son para tirar cohetes. Todos tienen buenas ideas, incluso algunas de ellas realizables, aunque luego hay que saber ponerlas en práctica. Las campañas son reguleras. A mi modesto entender las mejores, por ahora, las del PP y del PSOE. Adelante Cádiz empezó bien con las caricaturas del alcalde y luego se ha venido un poco abajo, quizás porque se creen triunfadores, como si fueran a ganar el partido sin bajarse del autobús, por si fuera poco ahora han girado los dardos hacia el PSOE. Aviso para navegantes: las dos campañas más localistas acabaron en fracaso: Gutiérez Trueba (Gaditano Total) y Fermín Moral(Gaditano como tú). En la ciudad se ve mucho a los dos grandes partidos en los medios, en las farolas y en las paredes. Mini mítines y reuniones con colectivos sociales hacen todos. A veces el PP hace un acto con perritos o con niños para paliar la metedura de pata de poner a Ramoní en lugar destacado, herencia de Antonio Sanz que iba a dimitir en diciembre y ahí sigue, colocando a los fieles para garantizarse poder orgánico. Han venido a apoyar a Fran González dos ministros y se espera para la semana que viene a Pedro Sánchez. No sabemos si el presidente del Gobierno le dará Kichi (ufff) el carnet del partido en algún acto público, el mismo miércoles en la plaza Mina, por ejemplo. Los de Vox siguen escondidos en la planta de señoras de El Corte Inglés, como si esto de la campaña fuera una molestia, con lo bonita que era la democracia orgánica, cuando se elegía por tercios a los concejales. El sol se pone en Cortadura.

Fernando Santiago


Comentar


Nombre (Obligatorio)

Correo electrónico (Obligatorio)

Página web (Opcional)

El autor, en este espacio, se limita a recoger la opinión y contenidos de los lectores, por lo que no se hace responsable de los mismos. Si encuentra algún texto ofensivo, erróneo o alguna opinión que no sea respetuosa, le rogamos que nos lo haga saber