Maíllo

Fernando Santiago Muñoz | 17 de junio de 2019

Antonio Maíllo es un tipo culto y un parlamentario con una oratoria brillante, que destaca más porque la mayoría de los intervinientes no tienen ni formación ni inteligencia. Era tan buen parlamentario que su grupo lo mandó a segundo portavoz adjunto detrás de la lamentable Ángela Aguilera cuya principal virtud es la servidumbre al poder en su organización.

Dicho lo anterior: se ha cargado Izquierda Unida, supongo que para siempre.

Conocí a Antonio Maíllo cuando era concejal de IU en Sanlúcar, donde daba clase. Él y sus colegas formaban parte de una corriente interna de Izquierda Unida llamada “Cascos Azules” o Tercera Vía, liderada por el que era alcalde de Carmona, Sebastián Martín Recio. Luego se hizo un radical, lo que no le impidió ser asesor del consejero de Educación Manuel Pezzi. Tan radical tan radical que fue director general con José Antonio Griñán y luego con Susana Díaz.


Comentar


Nombre (Obligatorio)

Correo electrónico (Obligatorio)

Página web (Opcional)

El autor, en este espacio, se limita a recoger la opinión y contenidos de los lectores, por lo que no se hace responsable de los mismos. Si encuentra algún texto ofensivo, erróneo o alguna opinión que no sea respetuosa, le rogamos que nos lo haga saber