Begin the beguine. Por Julio Malo

Fernando Santiago Muñoz | 13 de julio de 2019

MAMEN PALYA_Fotor“Volver a empezar”, del director José Luis Garci, fue la primera película española que obtuvo un Oscar a la mejor producción en lengua no inglesa. Estrenada en 1982, relata el regreso a Gijón de un exilado, profesor en la Universidad de Berkeley, que acababa de recibir el Premio Nobel de Literatura. En su Asturias natal recupera el amor de su juventud, Elena y Antonio vuelven a los lugares que él hubo de abandonar tras nuestra guerra civil, incluyendo El Molinón, estadio del Sporting de Gijón, equipo en él cual había jugado. La guerra y el exilio han sido temas recurrentes de nuestro cine desde el momento en que finaliza la dictadura, lo cual representa a su vez una reflexión acerca de la recuperación del tiempo perdido, que este mismo director trata en otra de sus más conocidas películas, “Asignatura pendiente” (1977). El tema de Coole Porter, que da título a la película, es su compañía musical junto al Canon de Johann Pachelbel, mostrando la importancia de la música en el cinematógrafo, desde sus mismísimos orígenes, ya el cine mudo se exhibía acompañado de instrumentos musicales.

 

Entre las muchas películas que indagan en la búsqueda de los tiempos perdidos, resultan particularmente entrañables dos cintas producidas en los años 70. En “Verano del 42″ (1971) de Robert Mulligan, basada en las memorias de Herman Raucher, un adolescente recuerda sus vacaciones cuando la Segunda Guerra Mundial se encontraba en plena escalada, mediante un bello romance con una mujer cuyo marido muere en el frente. En 1976 Jaime Camino rueda “Las largas vacaciones del 36″ que fue el primer relato cinematográfico de nuestra guerra civil sin el control de la censura franquista. La rebelión militar de aquel verano sorprende algunas familias catalanas en su lugar de veraneo, el prolongado conflicto que inesperadamente se desencadena representa para la chavalería un extenso e inexplicable estío. Ya en 1984 se rueda “Las bicicletas son para el verano”, de Jaime Chávarri, basada en la obra dramática de Fernando Fernán Gómez, vivencias de una familia de clase media en el Madrid sitiado y bombardeado a lo largo de casi tres años, durante ese episodio que Albert Einstein califica como “La gesta mas heroica de la historia de la humanidad”.

 

Volver a empezar, recuperar el tiempo perdido, revivir una infancia feliz e insolente, sentimientos que hacen tan atractivas las narraciones que revisan nuestro pasado reciente. En la mecánica cuántica el tiempo va tanto hacia delante como hacia atrás, experimentos realizados en Estados Unidos calculan las posibilidades de conseguir información sobre el futuro al igual que sobre el pasado. Pero ésta es una ciencia aún compleja de entender y que según los especialistas no puede explicarse mediante un lenguaje convencional sino a través de paradojas. Se dice que el verano es la estación más cinematográfica de todo el año, tal vez porque el tiempo libre permite a la gente entregarse a esas ensoñaciones que muchas veces conducen a disfrutar los manjares de la añoranza. Para quienes vivimos la cándida adolescencia en Cádiz, esta época se repartía entre la playa y los cines de verano. Pasear ahora por la extensa franja oceánica desde la Playita de las Mujeres hasta Cortadura, los pies descalzos sobre la fina arena dorada, el incesante rumor de la marejada y el olor salobre del océano, representa también un viaje al pasado. Una joven amiga con un atrevido dos piezas, y el comentario de mi padre: mira Julito, más allá Nueva York.

 

Julio Malo de Molina.

  • Gustavo

    La que está comiendo pipas (centro) tiene cierto aire a El Rayo Verde.

  • hartodetodo

    Bonita foto. Una pena que el tiempo perdido no se recupere nunca.

  • Carmen Fraisoli del Cuvillo

    Gustavo, que Dios te conserve la vista. Ese rayo no es Lalia si no yo, hace algunos añitos.

  • Gustavo

    Es cierto, El Rayo Verde se distingue porque siempre está sonriendo sin necesidad de comer pipas…

    https://twitter.com/laliags

  • Choperpor

    Bonito texto y bonita foto. Mamen, aunque no te conozca, permíteme el atrevimiento de decirte que en la foto pareces una actriz de Hollywood.

  • Carmen Fraisoli del Cuvillo

    Sonreía entonces y comía pipas. Ahora me río aún más, eso tiene la madurez. Eso sí, por cosas que me hagan gracias, no desde luego por las pamplinas que con frecuencias cuelga Vd. aquí.

  • Carmen Fraisoli del Cuvillo

    Choperpor,a mi no me molestan los piropos!!. Gracias.

  • JOSELETE

    Me choca el “bañador” de las demás. Mamen, hasta comiendo pipas demuestra Vd. un estilo elegantísimo. Le felicito por eso y por todo lo demás.
    Julio, hablando de cine y literatura reprimida ¿sabes si es cierto que Cs,PP y Vox han pactado en Andalucía retirar, como obra de lectura obligatoria en Bachillerato la excelente obra “Los girasoles ciegos”?

  • Gustavo

    Es verdad, sonríe sin necesidad de comer pipas…

    https://www.diariodecadiz.es/elbalcon/Inauguracion-nuevo-restaurante-Dirty-Bone_0_1264073978.html

    Si tengo que elegir que me quedo con… ¡El Rayo Verde!

  • Gustavo

    Banda sonora del artículo del Sr. Malo…

  • Tirio

    Sic transit gloria mundi.

  • Carlos

    Joselete: aprovecha esta entrada y habla criticando las barbacoas de Teofila .

  • JOSELETE

    ¡Cómo voy hablar de las barbacoas de Teófila en esta entrada teniendo esa foto ahí arriba!
    Gustavo, no metas más la pata. Te ha dado un berrinche cuando Mamen te ha dicho que “esa” es ella.

  • anganga

    Muy monas todas y una ya identificada. ¿ Y las otras cuatro ?

  • Gustavo

    Ya lo podría haber dicho cantando (y sin reproches : “Gustavo, que Dios te conserve la vista”)…

  • josedelacalle

    Gracias Julio.El recuerdo de aquellos años,cuando la frescura ,la simple compañía de aquellas y aquellos amigos,sin más, sin pliegues,reconforta .Ahora que han pasado algunas décadas, y después de leerte,me has traído bonitos recuerdos,curiosamente me he acordado de compañeros de viaje,que tenía olvidados.Doña Carmen,su mirada me ha recordado una poesía de Benedetti,gracias.

  • lola

    Y el partido que se disputaba en El Molinón en la película “Volver a empezar” –cosas de un reconocido atlético como Garci– era el Sporting-Atleti.

  • Julio Malo de Molina

    Compruebo que lo mejor del artículo es la foto de Carmen en la playa, desde luego, lo merece más que mi humilde texto. En la imagen acompañan a Carmen sus amigas: Ana Blanco, Montse Maestre, Inés Cantalapiedra y una guapa veraneante sevillana cuyo nombre no recordamos. Gracias a todos-todas.

  • Mata hari

    Mamen, ¿las de la foto son Lola G.A. y P.H.?

  • JOSELETE

    Julio, vale, pero es la primera vez que ocurre.

  • Gustavo

    Con el Sr. Bueno (me resisto a llamarlo Sr. Malo) siempre se despejan los nubarrones.

  • Carmen Fraisoli del Cuvillo

    Joselete…¡¡ Gracias!!

  • Carmen Fraisoli del Cuvillo

    Mata-Hari, de las que conozco ya dije los nombres. La que está a la derecha no la reconozco, como a ti, que no se quien eres!. ¿O si?

  • Gustavo

    Una pamplina de las mías…

  • Carmen Fraisoli del Cuvillo

    Estás aburrido??

  • Gustavo

    “Primera general en la historia de las Fuerzas Armadas españolas”…

    https://elpais.com/politica/2019/07/10/actualidad/1562784246_624867.html

    Noticia inexacta, en todo caso la segunda (general): ¡por aquí manda una “generala” de armas tomar!

  • Yomismo

    Gustavo jajajaja.
    Ten cuidadin.

  • Gustavo

    ¡Peter Pan (Sr. Malo… perdón ¡el Sr. Bueno!) me salvará!

  • Gustavo

    Otra pamplina…

  • Gustavo

    ¿O será esta otra… pamplina?…

  • Diego Gadir

    https://m.youtube.com/watch?v=_y_SVVFJTM0
    Amigo don Julio, entro muy tarde en sus dominios, y veo que su artículo brilla como una mañana de juventud.
    Cole Porter tenía un arte para la belleza, la sátira picante y el doble sentido muy afín a los creadores gaditanos.
    Mi amigo Pere Porta me llevó a ver “Kiss me, Kate” en el Martin Beck Theatre, allá por 1999… “mira Julito, más allá Nueva York”.
    Porter es un mago del erotismo musical popular, con vocación moderna -Artie Shaw convirtió Beguin the beguine en la gran joya del swing-, y de la pasión amorosa que se inflama a la sombra de las palmeras, como nos cuenta la famosa canción.
    Gracias don Julio por aventar la nostalgia.
    Aquí os dejo esta versión de esa joya de Porter -canta Sheryl Crow-, que es la preferida de Rosa y de este amigo vuestro. Pertenece a la película De-Lovely, de Irwin Winkler (2004).
    Agur.

  • Julio Malo de Molina

    Se le echaba de menos amigo Diego, la espera se compensa con el regalo del entrañable tema de Cole Porter interpretado por Sheryl Crow, me ha encantado. Por cierto, curioso el uso de la voz “beguine” que creo solo se emplea en esta frase, por otro lado hermosa: ¡volver a empezar!
    Como ve, de este artículo parece interesar más la foto de mi mujer con su pandilla juvenil en una playa muy diferente a la actual, pero yo me quedo con la frase de mi padre que recuerdo tantas veces al mirar el horizonte en el Océano de Cádiz: “mira Julito, más allá Nueva York”. Gracias, a Diego y a los restantes contertulios.

  • Diego Gadir

    Don Julio Malo, tiene usted un alma cortada para el arte. El ejercito español no habría sabido en qué cuerpo ubicarle… Tal vez, en el cartográfico. Entre los militares hay hombres y mujeres muy sensibles para con los asuntos artísticos. Tuve mecenas en la mili que me dejaban pintar en el cuartel.
    El cine no ha sido nunca mi gran pasión. Me gusta mucho, en cualquier caso. Adoro el neorrealismo italiano. Y el cine de Pedro Almodóvar.
    Pero el cine de verano era un ritual más allá del cine mismo. Sobre todo, como bien dice, en la adolescencia. Yo iba al Terraza, con mi familia; al Caleta, con mi querido Juan Carlos Iglesias; y al Brunete, con mis primos.
    Nos tragábamos muchos bodrios a la par que el salitre de la brisa y las papas fritas. Aquellas películas de pandillas rebeldes y grandes persecusiones… con la piba espectacular que siempre terminaba con el gamberro.
    Mi primo Paco se identificaba tanto, que empezaba levantándose el cuello de la camisa y seguía remangándose hasta estrangularse los hombros. Calzábamos tórtolas. El tupé… lo traíamos de fábrica. Ahora, se nos ven las intenciones.
    Al salir del Brunete, la película continuaba… Trille arriba. Cada uno tomaba su rol y seguíamos la trama sin que ningún director nos cortara el rollo.
    Ya cada uno en su cama, la película seguía y seguía, dilatándose hasta volverse sueño vivo, alucinante, sin frenos narrativos… atizado por el levante fresco que penetraba las madrugadas.

  • Julio Malo de Molina

    Amigo Diego, fui alférez de Ingenieros Zapadores Ferroviarios, “por imperativo legal” y durante seis meses que el comandante Gutiérrez quiso prorrogar sin éxito al proponerme el curso de ascenso a teniente, pero como diría Moustache, “eso es otra historia”. Por entonces yo era cinéfilo contumaz, luego como usted me fue descolgando. Un amigo que es director cinematográfico, sostiene que el cine español no tiene mercado exterior y por eso se trata de una industria abocada al fracaso si no la financia el Estado.
    Esto nada tiene que ver con nuestra adolescencia gaditana, playa por la mañana y cine de verano con cerveza y buenas compañías por las noches. el cielo debe ser algo parecido a eso.


Comentar


Nombre (Obligatorio)

Correo electrónico (Obligatorio)

Página web (Opcional)

El autor, en este espacio, se limita a recoger la opinión y contenidos de los lectores, por lo que no se hace responsable de los mismos. Si encuentra algún texto ofensivo, erróneo o alguna opinión que no sea respetuosa, le rogamos que nos lo haga saber