El ciclomotor capicúa. Por Fernando Santiago

Fernando Santiago Muñoz | 19 de agosto de 2019

Lo peor de una promesa es cuando el que la formula sabe que no la va a cumplir, de manera especial cuando se trata de un político. Hay casos dolorosos porque suscitaron mucha ilusión: la llegada del AVE a Cádiz que iba a producirse en 1992, repetida por el PSOE hasta la saciedad. Pasados 27 años no hay AVE y es probable que no lo va a haber nunca. Otra que cuando se hizo ya se sabía que no se cumpliría son los 5.000 puestos de trabajo que se iban a crear en la Zona Franca, formulada por el PP con Cristóbal Montoro al frente. Desde entonces lo más que hemos visto es a un Delegado del Estado del PP , Manuel Rodríguez de Castro, entrar en la cárcel. Asuntos distintos son los proyectos de los que ya nadie habla: el hotel sobre la estación, el de la Comisaría, el del Pirulí , el de Puerto América , por citar proyectos a los que dimos credibilidad . Algunos otros los recordamos de vez en cuando para verificar que no se harán por la sencilla razón de que no hay dinero, como sabían los que los propusieron (PSOE) y saben quienes dicen que están en vigor(PP): la Ciudad de la Justicia y el nuevo hospital. Ya nadie recuerda las casas sobre palafitos de la Zona Franca, los edificios en altura llamados “hitos” que se iban a elevar sobre el cielo de Cádiz gracias al PP. O por irnos más cerca: dijo Podemos que con dos millones iba a terminar con el problema de la vivienda en Cádiz cuando ahora festejan como si hubieran descubierto la pólvora que le entregan una vivienda a un indigente. Aquella promesa de Podemos de que con energías renovables se iba a suministrar toda la energía a la ciudad “en Cádiz hay sol, hay viento y hay mar” dijeron como un hallazgo. No hablamos , claro, de “lo primero es que coman los niños” y “que vuelvan por el puente los que se fueron” grandes éxitos del Equipo de Gobierno. Esta ciudad ha terminado por acostumbrarse a los gatillazos, a los engaños, a las promesas falsas, a los políticos que nos aseguran un provenir brillante y al final lo único seguro es que ellos siguen dedicados a vivir del presupuesto. Mensaje especial para liberales irredentos: una de las últimas promesas fue hecha por la empresa privada, de los primos Contreras, y jaleada por los políticos de todos los partidos, PP, PSOE y Podemos: que Torrot se iba a instalar en la Zona Franca para crear centenares de puestos de trabajo en una nueva moto eléctrica, “el ciclomotor capicúa que primero se sitúa” que decían por los altavoces de la playa hace 40 años

Fernando Santiago


Comentar


Nombre (Obligatorio)

Correo electrónico (Obligatorio)

Página web (Opcional)

El autor, en este espacio, se limita a recoger la opinión y contenidos de los lectores, por lo que no se hace responsable de los mismos. Si encuentra algún texto ofensivo, erróneo o alguna opinión que no sea respetuosa, le rogamos que nos lo haga saber