Javi Osuna sobre el flamenco

Fernando Santiago Muñoz | 20 de septiembre de 2019

Javier Osuna García es productor de Canal Sur Radio en Cádiz. Galardonado con el Premio Ondas en 2011 por su programa Radio la Pepa, desde el 18.12 de la banda de Onda Corta. Fue guionista del programa El Pelotazo. Ha escrito más de diez libros sobre el flamenco y el carnaval. Es autor de Los fardos de Pericón (1512), blog especializado en la historiografía del arte flamenco. Ha compuesto músicas y letras a artistas como Mariana Cornejo, Carmen de la Jara o David Palomar. Ha sido ponente y director en diferentes congresos y conferenciante en la Universidad Pablo Olavide, en la Universidad de Cádiz o en el Instituto Andaluz de Flamenco. Miembro del comité científico de los congresos de Carnaval de la UCA. Recientemente ha sido galardonado por la Asociación de la Prensa de Cádiz con el Premio Paco Navarro, por su trayectoria y aportación innovadora en los formatos de radio y televisión. El 26 de septiembre del corriente imparte en la Universidad de Cádiz un taller de estudio e investigación del carnaval: fuentes, bibliografía y métodos. Y, además de todo esto, es una grandísima persona.

– ¿Le puedo llamar maestro o eso en Cádiz está fuera de compás?
– Según las reglas de la etimología, eso está cuadrao como una soléa y así rememoramos a El Maestrito, donde se freían las mejores herreritas. Eso sí: no lo diga en territorios fronterizos con los Reinos de Granada que puede caer regular. Según la realidad me viene grande tal consideración.

– Pues sepa que es usted una de mis referencias.
– Muchas gracias. Para mí es el Alfred Hitchcock de Arahal, o sea, usted, por la conjunción tan armónica que consigue entre intuición y método científico. ¡Y no es ojana!

– Tras tantos años investigando y todo lo publicado, ¿qué papel cree que jugó la Tacita en la creación de lo que llamamos flamenco?
– Junto a Los Puertos, un papel absolutamente primordial. Probablemente las noticias más tempranas de su génesis y la más amplia diversidad estilística, propiciada por su estratégica situación: puerto, puerta y encrucijada ultramarina, y la mar embarcando sones y acentos mestizos. Negritud, afroamericanismo y el único foco de romances épicos, inhallables fuera de aquí, recolectados por Luis Suárez. Por cierto, papel preponderante negado por la Junta de Andalucía –la de antes y la de ahora–, cuyos jurdeles flamencos solo son destinados en exclusiva a Jerez o Sevilla, que es como subvencionar una Bienal o un Festival de Jazz y no contar con Nueva Orleans.

– ¿Lo saben los gaditanos en general o les importa más el Carnaval?
– Lo saben y les indigna. Que Cádiz tenga un Carnaval de referencia no invalida su incontestable cuna flamenca. Del Carnaval de Jerez hay referencias documentadas desde 1592, con agrupaciones y bailes de máscaras donde participaban familias flamencas (como la de Manuel Torre). Del Carnaval de Sevilla hay datos desde 1606, también con comparsas decimonónicas, al modo y modelo gaditano.

– ¿Qué personaje flamenco le gustaría que le quitara el sueño a la hora de investigarlo?
– Enrique el Mellizo. Creo que aún tiene mucho que contarnos. Localizamos que un 21 de enero de 1894 su malagueña, tipificada ya como célebre –para descreídos de su gran celebridad–, sonó en una audición fonográfica. Intuimos y dejamos abierta, entonces, la posibilidad de que él mismo la hubiera grabado y, efectivamente, lo había hecho dos días antes según reciente hallazgo de José María Otero.

– Se resiste Paquirri, ¿no? ¿Cree que era nativo de Cádiz?
– Parece ser que nacido en el Puerto de Santa María. Faustino lo rastreó tocando en las tablas del Teatro del Balón. Barberán clavó luego su trágica muerte y amplió el conocimiento de su figura.

 

«Los jurdeles flamencos de la Junta de Andalucía solo se destinan a Jerez o Sevilla. Es como subvencionar un Festival de Jazz y no contar con Nueva Orleans»

 

– Dígame tres grandes verdades del flamenco en Cádiz.
– Cádiz documenta la primera burlería referida al cante en 1908 y en boca de Chiclanita. También la Escuela de Guitarra más primitiva y sin embargo ignorada: de Patiño, Tapias, Habichuela, El Pollo… Y un corpus de villancicos de negros del siglo XVI y de tradición villancística flamenca, desdeñada por los declaradores de singularidades culturales.

– Y ahora, tres grandes mentiras.
– Que el flamenco está desapareciendo. Ya Demófilo lo auguraba en 1881. Su etapa hermética (que fue fabulada). Y que Cádiz sea sinónimo de cante fácil: de los 60 estilos clasificados de siguiriyas, 41 pertenecen a Cádiz y los Puertos, según el exhaustivo estudio de los Soler. El resto se lo reparten otros territorios.

– ¿Qué artista flamenco de Cádiz le ha entusiasmado más?
– De Cádiz, La Perla y Juan Villar. De Los Puertos, Camarón.

– ¿Hay futuro flamenco en la Tacita?
– Mucho. De toque, de cante y de baile.

-¿Qué hace Cádiz por el flamenco, si es que hace algo?
– Ha de hacerse bastante más. Repito, bastante más. Dicho lo cual, es de justicia reconocer el esfuerzo que en los dos últimos años ha hecho el equipo municipal, con dos soberbias programaciones, llenas de talleres, clases magistrales, encuentros y actuaciones diversas.

– Defina Cádiz con una sola palabra, desde el punto de vista flamenco.
– Compás.

 

 

  • Dick Turpin

    Que bonito es el amor

  • VIÑERO

    Y todo esto sin presumir de su saber y como tu dices una magnifica persona que está dispuesto siempre a colaborar con todo aquello en lo que él cree que puede . Desde su pluma ha colaborado en engrandecer todo aquello que sea bueno para Cádiz (Flamenco, Carnaval, Patrimonio , Historia ,etc…)dando luz y taquígrafo a todo lo que escribe . Grande Javi , sigue así amigo

  • Porculero

    Este hombre, es el que decía saber donde está el famoso cuadro de los MOJOSOS que se perdió cuando lo custodiaba el Ayuntamiento. Que hable.


Comentar


Nombre (Obligatorio)

Correo electrónico (Obligatorio)

Página web (Opcional)

El autor, en este espacio, se limita a recoger la opinión y contenidos de los lectores, por lo que no se hace responsable de los mismos. Si encuentra algún texto ofensivo, erróneo o alguna opinión que no sea respetuosa, le rogamos que nos lo haga saber