Pepe Oneto y el Golpe

Fernando Santiago Muñoz | 9 de octubre de 2019

  • JOSELETE

    En el mes de agosto de 1976 el Consejo Asesor de Historia 16 reunió, entre otros de sus asesores, a Caro Baroja, Stanley Payne, Julio Valdeón, González Seara, Martínez Cuadrado, Hugh Thomas y Tuñón de Lara. El objetivo era analizar la difícil andadura democrática ante el posfranquismo. La última pregunta -de los cinco temas a debatir- era ¿Habrá algún día democracia en España? La respuesta del historiador Tuñón de Lara fue “establecer la democracia quiere decir que no volvamos a las andadas, que no se la pueda apuñalar inerme a la vuelta de la esquina”. ¡Qué razón llevaba! No habían pasado ni cinco años desde que expresó su fundado temor, cuando un grupo de cobardes desleales quiso volver a apuñalar la democracia “a la vuelta de la esquina”.
    Justo al lado de la fotografía del excelente historiador y de la mencionada intervención, aparece en la revista la portada del primer artículo que José Oneto entregó a Historia 16 y que titulaba “Arias, la soledad de un Presidente”, al que aludí hace un par de días en este blog y que leía cuando me enteré de la irreparable pérdida del comprometido periodista de La Isla. STTL.

  • Pepe Cabrales

    Alguien podría responderme a esta pregunta: ¿asistió Pepe Oneto al Mundial de Sudáfrica?. Por mera curiosidad.

  • Diego Gadir

    Joselete y Cabrales, veo que os habéis venido para acá.
    Os decía, en mi comentario de las 3:58 pm en la entrada “Pepe y las cositas buenas. Jorge Bezares en Público”, os decía, repito, que desde Ónega a Payne -citando dos casos fundamentales-, todos los cronistas y estudiosos coinciden en reseñar, con énfasis, la ejemplaridad del proceso transitivo del antiguo régimen a la democracia. Me faltó decir: por parte de los demócratas y con gran determinación frente a los avatares desgraciados que empañaron el proceso. Ahí brilló la ejemplaridad, en los demócratas convencidos.
    El testimonio de los testigos directos de esta etapa dificilísima garantiza un debate veraz. Y para siempre.
    Me fascina oir y leer a Fernando Ónega sobre la transición y a otros testigos presenciales, como me interesa leer a José M. Calleja sobre los difíciles aconteceres en el querido País Vasco.
    Me encantaba hablar con Pepe Cavero de la transición. Podía resultar muy agrio. La realidad lo es, como se aprende leyendo a Schopenhauer. Pero todo lo que somos se reinicializó entonces.


Comentar


Nombre (Obligatorio)

Correo electrónico (Obligatorio)

Página web (Opcional)

El autor, en este espacio, se limita a recoger la opinión y contenidos de los lectores, por lo que no se hace responsable de los mismos. Si encuentra algún texto ofensivo, erróneo o alguna opinión que no sea respetuosa, le rogamos que nos lo haga saber