Maier

Fernando Santiago Muñoz | 18 de octubre de 2019

  • Uantuzri

    Yo he bajado al sótano, he visto los alambiques de cobre.
    A los niños nos daban un trocito de una pasta dura amarga resultante del proceso de fabricación de la cerveza negra, no me acuerdo lo que era, ni como se llamaba, era un residuo del proceso, como el hipercalórico arrope del moscatel que tanta hambre quitó en la postguerra, pero en este caso en vez de dulce era realmente fuerte, de sabor acre .
    Recuerdo a los camareros de barra, unos señores mayores con delantal hasta los pies.
    La made de Enrique Kieslich hacía un embutido de mariscos para chuparse los dedos, lo ponían de tapa.
    Quizás fue la predecesora de la cocina de Angel León.
    Tempus fugit.

  • Carlos

    Uantuzri: Creo que te daban levadura de cerveza. Es de sabor amargoy en aquellos años nos la daban a algunos niños para “abrir las ganas de comer”. El embutido era butifarra de marisco, que se podía degustar también en otros lugares como, en el Bar Granada.
    Recuerdo tambien, aquellos paquetes de patatas fritas, metidas en su bolsita de papel blanco. Camareros tales como Manolo Cortina y su hijo Antonio y Juán, con su defecto en un ojo. Fuera, en la calle, Manolo y Aurelio, pregonaban : ¡ Camarones, cangrejos, quisquillas! ; aquella calle que, en esos días, se la conocía todavía como Del Puerto. ¿Quien no recuerda aquellas jarras de medio litro de cerveza ? o las de a litro. Parece que aún veo a un cliente de a diario que, tras dar un sorbo,tapaba su jarra con un cartoncito, para que el sabor y olor de su cerveza no se escapara . ¡ Cuánto me gustaría volver a entrar en aquella cervecería, de la mano de mis padres! No dudo que me regalarían el cartucho de patatas, como el mismo cariño que me daban un beso.


Comentar


Nombre (Obligatorio)

Correo electrónico (Obligatorio)

Página web (Opcional)

El autor, en este espacio, se limita a recoger la opinión y contenidos de los lectores, por lo que no se hace responsable de los mismos. Si encuentra algún texto ofensivo, erróneo o alguna opinión que no sea respetuosa, le rogamos que nos lo haga saber