Fronteras. Por Julio Malo

Fernando Santiago Muñoz | 16 de noviembre de 2019

ARTÍCULO%20FRONTERASComo Serrat, “prefiero los caminos a las fronteras”, muy al contrario que Santiago Abascal quien además afirma que “una nación sin fronteras no es una nación”, lo cual no es cierto pues la existencia de fronteras no coincide ni con las naciones ni con los estados. Hasta el siglo XIX en España existieron múltiples fronteras interiores, de las que abundan vestigios históricos: los recintos amurallados de Pamplona para segregar tres comunidades diferentes; también la estación madrileña de metro llamada Portazgo, en alusión al lugar donde se vigilaban las entradas y salidas a la villa. En la actualidad se han suprimido fronteras entre los estados de la Comunidad Europea, si bien ésta obliga a mantenerlas frente a territorios ajenos al espacio común. Como consecuencia de la relativa acogida de un discurso tan rancio, el también cantautor Coque Malla acaba de circular a través de las redes sociales un texto en el que manifiesta su tristeza porque haya calado tan hondo como para que más de tres millones de votantes españoles le hayan concedido cincuenta y dos diputados a Vox en las recientes elecciones, y eso escenifica la aparición de la extrema derecha más fuerte de Europa. Como antídoto a este veneno de intolerancias y muros fronterizos, Coque Malla propone a los jóvenes viajar a países exóticos y extraños, traspasando esas barreras que la ignorancia pretende levantar; seguir la senda de Jim Hawkins quien para ganar un auténtico tesoro supo que debía de hacerse de algún modo filibustero.

 

La Europa que muchos soñamos como una sociedad abierta y solidaria, con los derechos humanos por bandera, con la seguridad de unos servicios públicos eficientes, con gobiernos amables y territorios reconocibles en bicicleta, es una aspiración amenazada por esa enfermedad que recientemente infecta a uno de sus estados más antiguos y emblemáticos, el nuestro. Mediante falsas alarmas se pretende descalificar esa idea de una Europa amable, acogedora y solidaria, así que gran parte de nuestro continente se haya en peligro de abordaje por los feroces monstruos del miedo y del odio. Europa se ahoga con cada persona que sucumbe sin ayuda en el Mediterráneo y las medidas que se pretenden imponer contra la migración, para preservar la identidad cristiana, rechazarían a Jesús de Nazaret por ilegal. No existe un estatuto común europeo para los refugiados y eso establece de hecho fronteras virtuales; por otra parte, la explosión demográfica africana, junto a la baja tasa de natalidad europea, aconseja establecer una política migratoria común para el enriquecimiento recíproco.

 

Por aclarar algunas ideas que maneja la derecha radical aconsejo consultar el Diccionario Etimológico de la Lengua Castellana, de Joan Corominas, que explica el origen de las palabras “nacional” y “nacionalismo”, las cuales no aparecen en nuestra lengua hasta principios del siglo XX, derivadas de “nacer”, datada ésta en la segunda mitad del siglo X. El pasado jueves se conoció el fallo del jurado que ha concedido el premio Cervantes de este año, el galardón más importante de las letras hispánicas, al poeta catalán Joan Margarit i Consarnau que ha compuesto en lengua catalana su extensa obra. El autor es además un excelente arquitecto que ejerció hasta su jubilación como catedrático de cálculo de estructuras en la Escuela de Arquitectura de la Universidad Central de Barcelona. Buen profesional, excelso poeta y por tanto una gran persona, tuve el placer de tratarle con afecto, en una de sus visitas a nuestra ciudad compuso mientras me esperaba un bello poema: L’alba a Cádiz.

ULIO MALO DE MOLINA

  • Luis Ramírez Rodrigo

    Enhorabuena sr. Malo. Su artículo me ha hecho reflexionar. Y, le digo, además, que yo también “prefiero los caminos a las fronteras”.

  • JOSELETE

    Un objetivo claro de la extrema derecha es debilitar a Europa a través de la vuelta a las fronteras levantadas por los nacionalismos trasnochados. Para ello transforman a las víctimas en sospechosas, ya sean inmigrantes, islamistas, mujeres maltratadas, independentistas o los llamados “menas”. Para crecer, la ultraderecha utiliza el miedo, como siempre. La escala para ese ascenso suele apoyarse en la humillación de los demás y en un discurso catastrofista, machista, xenófobo y antieuropeísta.
    Vox tiene como aliados en Italia a Giorgia Meloni, fundadora del partido posfascista Hermanos de Italia y partidaria de hundir los barcos de
    las ONGs. El odio que destila la Meloni dejará a Matteo Salvini como un socialdemócrata. La extrema derecha vaticana también es aliada de Abascal. Ahí está el cardenal Robert Sarat, claro opositor a la política migratoria del sucesor de Pedro, sin que le dé vergüenza colocarse sobre los hombros el manto púrpura. Con ambos se ha entrevistado, hace unos meses, el admirador de Isabel y Fernando y captador de mamandurrias madrileñas, Santiago Abascal.
    Afortunadamente, si hay pacto de investidura y legislatura de izquierdas, Vox seguirá haciendo lo único que sabe hacer: ruido.
    Las fronteras se quedarán donde no están.

  • hartodetodo

    En mi opinión contraponer la inmigración irregular y el auge de VOX y la extrema derecha es una falacia interesada que solo favorece a VOX por un lado y a los que se alinean detrás de las pancartas del “refugees wellcome” por otro. Ni toda Africa cabe en Europa ni todo opuesto a la inmigración irregular es de VOX.
    Y digo más, o la Europa de los valores deja sus complejos y se atreve a regular de un modo racional la inmigración irregular o ésta acabará siendo regulada a lo bestia por los Salvinis de turno, y a los resultados electorales en España me remito.

  • JOSELETE

    El auge de la extrema derecha de Salvini fue gracias a su particular política contra la inmigración. Afortunadamente, quien sobraba era él y supieron quitárselo de encima.

  • Plaza Mina

    JOSELETE, fallas más que una escopeta de feria. Las siglas no llevan nunca la ese del plural. Se escribe las ONG, no las ONGs como escribes tú, analfabeto. Además, en este caso podrías haber empleado el sustantivo “oenegé”, que está aceptado por la RAE, y entonces sí podrías haberlo escrito en plural (las oenegés).
    Yo no sé cómo te atreves a dar lecciones aquí de gramática, payasete. Tú eres de los que han aprendido tres reglas sobre la colocación de la tilde y ya te crees el rey del mambo en esto de la ortografía.
    No me cansaré de decirlo: eres patético.


Comentar


Nombre (Obligatorio)

Correo electrónico (Obligatorio)

Página web (Opcional)

El autor, en este espacio, se limita a recoger la opinión y contenidos de los lectores, por lo que no se hace responsable de los mismos. Si encuentra algún texto ofensivo, erróneo o alguna opinión que no sea respetuosa, le rogamos que nos lo haga saber